"Nunca encarcelaremos a la opinión, y reprimiéndola sólo la exacerbamos."



Yo no te bloqueo por pensar distinto

Que es la opinión: Cuando el grado de conocimiento genera suficiente confianza en su validez como para poder afirmarlo como verdadero, pero no de forma perfecta. El que opina afirma, sí, pero no con perfecta confianza en la verdad de la proposición con la que el conocimiento se manifiesta. Teniendo lo que se afirma como verdadero se admite sin embargo la posibilidad del error y de la posible verdad de la opinión contraria.

¿Porque acallarla entonces?

La presencia de la duda en la opinion, da lugar a una correcta refutacion. Siempre y cuando se posean los argumentos suficientes para hacerlo. La falta de esos elementos nos lleva a intentar taparlos a como de lugar. La ignorancia, pero mas que nada las pocas posibilidades de mostrar su propia postura mas alla de un discurso libreteado, (ya sea por si mismo, por otro, o por un conjunto determinado) nos lleva a realizar este tipo de acciones.

La mayor parte de los hombres no tiene opinión, y es preciso que esta le venga de fuera a presión, como entra el lubricante en las máquinas.

La busqueda del silencio de las opiniones, es una lucha destinada al fracaso antes de iniciarse. Es perseguir el sueño infructifero de poseer la razon de todo. Olvidando que las ideas no se pueden encarcelar, que estas son eternas, y jamas callan.
Mas la propia arrogancia, que otorga la ingenuidad de la ignorancia, ciega a estas personas, y los envia a luchar contra algo de forma incorrecta. Blandiendo la espada, donde la pluma debe actuar.


Cambiaré de opinión tantas veces y tan a menudo como adquiera conocimientos nuevos, el día que me aperciba que mi cerebro ha dejado de ser apto para esos cambios, dejaré de trabajar. Compadezco de todo corazón a todos los que después de haber adquirido y expresado una opinión, no pueden abandonarla nunca más.

La hipocrecia de quienes censuran las opiniones de los demas, es tal, que gritan a los cuatro vientos cuando sus opiniones son cercenadas. Se amparan en la libertad de expresion cuando les conviene, pero no dudan en violarla, uno, dos, o todas, las veces que fuera necesario, para poder creerse poseedor del monopolio de la razon.

Podrán callarnos, pero no pueden impedir que tengamos nuestras propias opiniones.