Efectos de los impuestos en la economía


¡Hola a todos! ¿Como están? Espero que muy bien

En esta oportunidad, comparto un apunte referido a los efectos que causan los impuestos en la economía (de modo general). En mi próximo post complementaré este tema, haciendo hincapié en la incidencia particular de diferentes impuestos en la economía argentina.

¡Espero que les sea de utilidad!

Cito la bibliografía utilizada al final de la publicación.

¡Saludos cordiales!

@Esthefy =)


efectos

economía


Los impuestos crean una obligación tributaria a cargo de quienes aparecen señalados como destinatario en la Ley respectiva. Por su parte, el Fisco adquiere el derecho de exigir su importe y de tomar las medidas que juzgue adecuadas para su eficiente recaudación. Es a partir de ese momento cuando el impuesto empieza a surtir sus efectos.

La consecuencia inmediata parece ser el pago de una prestación en beneficio del erario (tesoro público). La hipótesis normativa de los impuestos toma como ámbito personal de aplicación a una pluralidad indeterminada de sujetos. Es decir, está en presencia de una disposición de carácter general, que tiene como origen y destino a una colectividad que se estima productora de recursos económicos. A su vez esta colectividad de destinatarios integra un núcleo social en el que compiten los intereses personales, monetarios, sociales y hasta políticos.

Ante tal situación, deben contemplarse dos tipos diversos de efectos: negativos y positivos; cuyas consecuencias se traducen en la falta de pago o bien en el pago mismo.

Como efectos negativos podemos mencionar:

impuestos La evasión

Argentina El fraude fiscal

Efectos de los impuestos en la economía La remoción


Como efectos positivos:

efectos La incidencia

economía Incidencia simple

impuestos Incidencia con traslación o repercusión

Argentina Protraslación

Efectos de los impuestos en la economía Retrotraslación

efectosPago de los impuestos.


A continuación, se describirán cada uno de ellos.

economía

impuestos


LA EVASIÓN Y EL FRAUDE FISCAL


Su distinción es bastante sutil ya que puede afirmarse que se trata de una misma situación: la falta de pago por parte del causante de impuestos que se encuentra legalmente obligado a cubrir. El clásico efecto negativo.

FRAUDE: Es un delito patrimonial que consiste, en términos generales, en obtener mediante falacias o engaños, o por medio de maquinaciones o falsos artificios, la usurpación de cosas o derechos ajenos.

El Fraude Fiscal se caracteriza por el accionar de sujeto pasivo, que lleva a cabo una serie de maquinaciones, artificios y falacias con el deliberado propósito de eludir las prestaciones fiscales.

Se trata de un caso de dolo y mala fe, en el que se persigue causar un perjuicio al Erario, a través del camino del engaño. Un defraudador fiscal es un individuo deshonesto sin lugar a dudas, pero si opera con éxito se transforma en un envidiable ejemplo a seguir, en un foco permanente de tentaciones negativas.

En tales condiciones, el legislador al establecer un impuesto, necesita prever las perspectivas de defraudación, a fin de evitarlas no solamente mediante una regulación exhaustiva del problema o a través de un diluvio de sanciones, sino con base en la fijación proporcional y real del tributo.

En materia fiscal, lo correcto es legislar para la realidad económica y social que se está viviendo. A muy pocos gobernados les agrada vivir al margen de la Ley, y solamente recurren a este expediente cuando consideran que un impuesto es exagerado e inequitativo en comparación con las cargas que gravitan sobre otros sectores de la población.

Puede afirmarse que cada impuesto específico posee causas específicas. Por ejemplo: El Contrabando: que se define como la extracción o introducción de mercancías en un país, sin pagar los impuestos de importación y exportación correspondientes.


Factores genéricos del Fraude Fiscal:

Argentina Altas tasas impositivas frente a la capacidad económica real de la población que tributa.

El fundamento de todo sistema impositivo debe ubicarse en el ingreso del núcleo social que resultara gravado así como en el porcentaje progresivo del alza del costo de la vida. Ante que las obligaciones públicas, están las necesidades personales y familiares. Y si el cumplimiento de estas obligaciones le priva alguna de esas necesidades, inmediatamente buscara el modo de defraudar al fisco.

Efectos de los impuestos en la economía Inmoralidad administrativa.

Proporciona efectos negativos por razón de imagen. El particular pierde respeto hacia sus autoridades y no se siente moralmente obligado a proporcionarles sostén económico.

efectos Falta de conciencia ciudadana y por ende de escrúpulos, por parte de los causantes.

La falta de conciencia y de recursos, el alza en el costo de la vida y los malos ejemplos gubernamentales deben ubicarse en aquel sector de la población integrado por gente inescrupulosa que encuentra especial deleite en transgredir la Ley. En ningún país falta esta clase de personas que sin principios morales o éticos dedican sus mejores esfuerzos a defraudar al fisco. Para controlar este efecto negativo se deben imponer sanciones que prevengan y repriman estas conductas, pero deben emplearse con prudencia a fin de no cometer injusticias que subleven a causantes de buena fe.

economía


EVASIÓN: Opera fundamentalmente como un caso de omisión. Es decir, el causante en forma pasiva deja de cubrir los impuestos, ya sea por ignorancia o por imposibilidad material. Esta situación se presenta con mayor frecuencia que la que pudiera pensarse, y por tanto debe analizarse por separado del fraude fiscal. La ignorancia de la Ley no excusa su incumplimiento.

La postura que debe adoptar el Legislador, es aquella que tienda a procurar el mayor volumen posible de ingresos al Fisco; por lo tanto se encuentra obligado a proporcionar al causante los elementos necesarios para el cabal conocimiento de sus obligaciones tributarias.

Mientras las leyes impositivas requieran de una especialización técnica para ser entendidas, subsistirá un gran número de causantes de buena fe, que por falta de los conocimientos adecuados acaban por convertirse, involuntariamente, en evasores fiscales.

Otro caso bastante frecuente de evasión suele presentarse cuando el causante debido a sus exiguos ingresos y también quizás a sus crecientes necesidades familiares, se ve en la imposibilidad material, de pagar los impuestos respectivos, utilizando las cantidades debidas al Fisco como un ingreso adicional o como el complemento de su presupuesto personal.

De tal manera al monto de los impuestos deben sumarse las erogaciones realizadas para poder cubrirlos en debida forma. Lo cual en múltiples ocasiones, representa un gasto que se encuentra más allá de las posibilidades económicas de muchos particulares.


Algunos factores determinantes de la evasión y fraude fiscal:

impuestos La magnitud de las alícuotas impositivas, en cuanto a que a mayores tipos impositivos mayor evasión.
Argentina El riesgo a ser fiscalizado, en el sentido que a mayor probabilidad de fiscalización menor propensión a evadir.
Efectos de los impuestos en la economía La magnitud de las sanciones (multas y penas privativas de la libertad), disminuyendo la propensión a evadir ante aumentos de las penas.
efectos La equidad del sistema tributario, en cuanto que a mayor equidad menor propensión al fraude.
economía La actitud social hacia quienes no pagan, disminuyendo la propensión a la evasión ante una mayor reprobación social.
impuestos La relación de intercambio entre las prestaciones públicas y las obligaciones tributarias, en particular en casos de comparación con otros contribuyentes, decreciendo la propensión al fraude ante aumento de los beneficios individuales que se perciben de las prestaciones públicas.
Argentina El conocimiento por parte de los contribuyentes de la existencia de altos niveles de evasión, ante mayor información en este sentido menor propensión al cumplimiento.
Efectos de los impuestos en la economía La falta de valoración positiva de los bienes sociales financiados por los tributos.
efectos La moral media de la sociedad.

economía


LA REMOCIÓN: Se ha considerado tradicionalmente a la remoción, como una forma lícita de eludir el pago de los impuestos, en virtud de que se presenta cuando el causante al no poder cubrir las cargas fiscales opta por dejar de realizar las actividades gravadas. Generalmente se tipifica por el cierre de industrias, comercios y fuentes de trabajo, o bien por el traslado de dichos centros económicos a otras regiones o países cuyo sistema tributario resulte tolerable. Entre sus consecuencias más graves pueden señalarse, el desempleo y la fuga de capitales, con el consiguiente retroceso en el desarrollo nacional.

Se trata de un fenómeno económico que el estado no puede controlar en forma directa, ya que un orden democrático resulta imposible obligar a alguien a realizar actividades gravadas por las leyes fiscales, en atención a que en ese caso se violaría la garantía individual universalmente consagradas de libertad de comercio e industria.

No pueden precisarse las causas concretas del fenómeno sin embargo vamos a esbozar tentativamente 3 causas que estimamos como ejemplificativas de esta cuestión:

impuestos Las altas tarifas impositivas:

Esta es la causa más frecuente y la más lógica. No hay que olvidar que el particular que se dedica a la realización de actividades económicas lo hace con el único fin de obtener el mayor número posible de ganancias. De nada le sirve generar ingresos si éstos no van a dejarle una utilidad razonable.

No hay que perder de vista que cualquier actividad económica requiere de gastos, inversiones, reinversiones, reservas y ahorros. En tales condiciones, el legislador al gravar una fuente productiva, tiene que evaluar la forma y proporción en que el impuesto incrementará los gastos contra el ingreso global, disminuyendo en consecuencia la ganancia.

Si considerado el impuesto la ganancia no es redituable, o si bien para convertirla en redituable es necesario suprimir inversiones o reservas que a la larga afectarán desfavorablemente las perspectivas de progreso del causante, se habrá dado paso irremediablemente, a la remoción.

Frente a estas circunstancias, el legislador debe fijar las tarifas tributarias, después de un minucioso estudio de la situación económica real de la fuente que va a gravar, de tal manera que el impuesto incida en forma razonable sobre la verdadera utilidad del administrado.

Por otra parte, todo impuesto debe contener un sistema de deducciones que impida que se convierta en un gasto más. No puede considerarse correcto prohibir o diferir la deducción de gastos efectivos y necesarios bajo el pretexto de incrementar los ingresos del Erario, ya que dicho efecto es un alivio pasajero que puede esfumarse al desequilibrarse a la larga el presupuesto de los causantes.

La remoción provoca atraso económico, desempleo, cierre de fuentes de trabajo, fuga de capitales y resentimiento en contra de las autoridades. Por tanto, tales efectos negativos, deben evitarse adecuando la legislación fiscal a la situación económica del país.

Argentina La mala política hacendaria:

Otro factor que afecta la estabilidad financiera de los causantes frente a las cargas fiscales, está constituido por una política por parte de las autoridades hacendarias que al tratar de garantizar el fiel cumplimiento de las obligaciones tributarias, no hace sino desvirtuar la finalidad de las mismas, creando fricciones y costos adicionales.

Según Adam Smith, dicha política de recaudación, convierte en anti-económico un impuesto. Es decir, ocasiona la disminución de los ingresos obtenidos por el Erario.

El propósito de toda legislación fiscal es el de procurarle al Erario la mayor cantidad de ingresos posibles para la atención y desarrollo de las actividades estatales.

La política del Fisco debe operar dentro de un marco de estricta imparcialidad. Descubriendo y sancionando verdaderos evasores pero evitando las injusticias, las amenazas al causante, las intimidaciones que en ocasiones suelen ser verdaderamente grotescas, y particularmente las vejaciones. El abuso del poder jamás contribuirá a fortalecer la conciencia ciudadana y el respeto hacia las autoridades.

Efectos de los impuestos en la economía La insuficiencia de capitales de inversión:

Este elemento opera fuera del ámbito de control de los órganos del gobierno, ya que más bien se trata de una característica propia de sistemas económicos poco avanzados.

Toda actividad productiva requiere de empréstitos y de alivios de tipo económico. En ocasiones, el comerciante o el industrial necesitan de auxilios monetarios que les permitan ampliar sus actividades para posteriormente lograr las ganancias deseadas. Pero cuando los capitales de inversión resultan insuficientes o el interés conforme al cual operan, los coloca lejos del alcance del comerciante o industrial medio, las perspectivas de desarrollo económico a largo plazo, tienen a desaparecer, provocándose el consiguiente cierre de fuentes de trabajo y la desocupación.

Desde luego, esta circunstancia opera dentro del estricto marco de las relaciones económicas de cada nación y obedece fundamentalmente a factores derivados del problema de la libre concurrencia. Sin embargo, el Estado debe intervenir frente a este problema, con el objeto de mantener un desarrollo comercial e industrial estable y uniforme, a través de la regulación del crédito y mediante el control de la libre concurrencia, con el objeto de evitar el enriquecimiento excesivo de un sector de la población y el endeudamiento progresivo del resto de la misma, ya que en caso contrario, al sobrevenir el cierre de comercios e industrias, el propio Estado será el primero en resentir sus consecuencias.

efectos

economía


En este apartado, haremos referencia a los problemas que regularmente suelen presentarse cuando los tributos son cubiertos. En primer término, cabe señalar, que el pago correcto de los impuestos representa un signo alentador de progreso dentro de las comunidades, que el Fisco debe estimular y mantener a través de una política de acercamiento y comprensión hacia los causantes. El pago de impuestos es una obligación, pero también un ingreso seguro y necesario para el Estado, que éste tiene que garantizar en debida forma.

Cuando los impuestos son cubiertos normalmente, en principio el Fisco no enfrenta mayor dificultad, puesto que la finalidad buscada ha sido alcanzada. Sin embargo, el pago de impuestos da lugar a una serie de relaciones económicas entre los gobernados que pueden desembocar en un alza general del costo de vida.

Cuando el legislador crea un impuesto, persigue básicamente gravar una determinada actividad productiva tratando de que el mismo incida sobre los rendimientos de un sector de la población.

Pero… ¿Son los sujetos señalados en la Ley Tributaria como causantes quienes efectivamente pagan los impuestos? ¿Qué garantía tiene el Estado de que el sujeto pasivo no incrementa el precio de los artículos que elabora a fin de compensar el costo del impuesto? ¿Qué seguridad existe de que no redujo el personal a su servicio? ¿De que no suspendió determinadas prestaciones de servicios? Es decir, de que por una parte cubrió un impuesto mayor pero por la otra encareció un producto, fomentó el desempleo o canceló otro tipo de actividades económicas que también constituyen fuentes de impuestos.

Es en este punto en donde se presenta el principal efecto positivo de la relación tributaria: la traslación o repercusión. Fenómeno fiscal definido como "El proceso por medio del cual, se forza a otra persona a pagar el impuesto".

Lo anterior nos hace pensar que el impuesto una vez constituido sigue un camino que va repercutiendo por todos los ámbitos de la economía nacional. Camino que lo lleva en diversos sentidos y que afecta todo tipo de relaciones industriales, comerciales y de consumo, frente a las cuales los principios constitucionales de equidad y proporcionalidad quedan relegados a un segundo término, provocándose así el principio de injusticia social que su desconocimiento implica.

Recorramos dicho camino…

impuestos


LA PERCUSIÓN DEL IMPUESTO


La primera etapa en el camino se encuentra en el punto donde la Ley impone la exigencia. A esto se le denomina la percusión del impuesto, y deviene de la lógica misma de la obligación tributaria. En efecto, toda ley fiscal tiene como elemento esencial y constitutivo, el señalamiento del causante o causantes.

En tales condiciones, la percusión del impuesto se presenta cuando el causante gravado por el legislador ocurre a pagarlo.

Dentro de un sistema tributario económicamente sano, llegar a este punto representa un ideal, puesto que positivamente se está afectando la fuente de ingresos que se desea gravar. Se individualiza al contribuyente y puede apreciarse válidamente el impacto genérico sobre la economía nacional, lo que indudablemente mantiene un control adecuado sobre los imponderables que suelen impedir una correcta planeación fiscal hacia el futuro.
La percusión es tan sólo el punto de inicio, en el que eventualmente suele incidir el impuesto, pero que sirve de base para el fenómeno de la traslación, ya que el obligado directo, trata de que sean otros los que en última instancia soporten las cargas fiscales.

La traslación puede implicar una verdadera cadena, ya que el tercero que ha recibido el gravamen del obligado directo, a su vez lo repercute en otra persona diferente y así sucesivamente.

Podemos diferenciar dos formas clásicas de traslación: la protraslación y la retrotraslación:

a) LA PROTRASLACIÓN

Es una forma de traslación de impuestos que consiste en incrementar el precio de bienes y servicios.
El comerciante añade al precio de venta el monto de los impuestos que paga, convirtiendo al consumidor en el verdadero destinatario de los mismos.

Su principal efecto es el encarecimiento de la vida, porque llega a convertirse en un medio de generar utilidades netas sin pago de impuestos y sin violar la ley, pero perjudica al sector consumidor.

La Protraslación da lugar al llamado “impuesto en cascada” porque se producen repercusiones en las diversas etapas de producción: El fabricante traslada el impuesto a los distribuidores, estos a sus comisionistas quienes lo repercuten en los comerciantes, y éste, finalmente en el consumidor. Debido a ésta situación, el Fisco pierde todo control e interés, puesto que ya recibió el ingreso previsto en la Ley Tributaria.

Cada uno de los causantes que intervienen en la derrama en cascada, comercia con base en un costo determinado que incorpora al precio del artículo y al cual debe sumar el monto del impuesto repercutido. Cuando el producto llega a manos del público consumidor, su precio se ha incrementado por la suma de costos e impuestos trasladados.

Por todo lo antedicho, concluimos que la protraslación se presenta como un serio problema que agrava el encarecimiento de la vida, puesto que al no ser cubiertos los impuestos por los verdaderos causantes de los mismos, cuyos ingresos o rendimiento el legislación pretendió afectar, inciden sobre otros sectores de la población, sujetos al pago de diversos impuestos directos.


b) LA RETROTRASLACIÓN

Consiste en pagar menos por los bienes y servicios. En este caso el fabricante absorbe impuestos, destinados a los consumidores, por exigencias del propio mercado o por presiones de tipo oficial. Esto quiere decir que no afectará a la clase consumidora.

El peligro de la Retrotraslación es que los fabricantes al ver reducidos los precios de los artículos que elaboran, así como sus ingresos y utilidades, pueden elevar los precios de otros artículos o disminuir sus volúmenes y costos dejando de tributar por otros conceptos y ocasionando desocupación.

Argentina


LA INCIDENCIA DEL IMPUESTO


La fase final del camino que los impuestos siguen como consecuencia de la repercusión, se ha denominado "incidencia del impuesto". En términos generales, suele definírselo como el lugar de descanso del impuesto, que se ubica cuando el mismo llega a una persona que está imposibilitada para trasladar la carga del gravamen a otro tercero.

En principio, puede decirse que la incidencia es susceptible de presentarse en cualquiera de las fases de los efectos positivos que los tributos producen al ser debidamente cubiertos.

En el caso de la retrotraslación, el comerciante se ha visto forzado a absorber un impuesto destinado a incidir sobre la clase consumidora, buscará compensar el monto del mismo con cargo a los precios de otros artículos, o bien, tratará de reducir costos dejando de realizar algún otro tipo de actividades o disminuyendo el nivel de calidad del artículo de que se trate.

Por otra parte, en el caso de la protraslación, tampoco es fácil determinar con precisión en quien descansa la carga del tributo. Puede decirse que cuando se cobra más por los bienes y servicios, es la clase consumidora la que va a soportar el impuesto correspondiente. Sin embargo, esta clase puede reaccionar solicitando aumentos de salarios y mejores prestaciones, que necesariamente van a afectar a los organismos públicos o privados que se ven obligados a otorgarlos, incidiendo en última instancia sobre las propias fuentes creadoras de impuesto.
Efectos de los impuestos en la economía


BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA

VILLEGAS, HÉCTOR B. "Curso de Finanzas, Derecho Financiero Y Tributario". Ediciones Depalma. Buenos Aires. Argentina. 7ma. edición. (2001)



efectos
economía