El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Corriente Anglosajona: Kuhn, Feyerabend, Popper

Siguiendo con resumenes aca hay un poco de epistemologia clasica con grandes autores como

Kuhn, Feyerabend, Popper



Popper:


La lógica de la investigación científica.
Las ciencias empíricas pueden caracterizarse por el hecho de que emplean “métodos inductivos”, según esta tesis la lógica de la investigación científica sería idéntica a la lógica inductiva, es decir al análisis lógico de tales métodos inductivos. Es corriente llamar a una inferencia “inductiva” cuando pasa de enunciados singulares (tales como descripciones de resultados de observaciones o experimentos) a enunciados universales (tales como hipótesis o teorías). De ahí Popper establece que el problema de la inducción puede formularse como la cuestión acerca de si están justificadas las inferencias inductivas o debajo de qué condiciones están. Por otro lado, puede formularse también sobre la cuestión de cómo establecer la verdad de los enunciados universales basados en la experiencia, siendo que todo informe que esta nos da no puede ser originariamente de carácter universal, sino solo un enunciado singular. El autor establece que dista mucho de ser obvio que estemos justificados al inferir enunciados universales partiendo de enunciados particulares, por elevado que sea su número.
En cuanto al método deductivo de contrastar, hace referencia al hecho de que una hipótesis solo puede contrastarse empíricamente únicamente después de haber sido formulada. El método inicia con una nueva idea presentada con titulo provisional, que aun no está justificada, y se extraen conclusiones de ella por una deducción lógica, así estas conclusiones se comparan entre sí y con otros enunciados pertinentes, para poder hallar relaciones lógicas que existan entre ellas. Se dan diferentes pasos: primero se comparan las conclusiones y se somete a contraste la coherencia interna del sistema, segundo se la estudia lógicamente para determinar su carácter, tercero se la compara con otras teorías tratando de determinar si constituiría un adelanto científico, y por ultimo, se la contrasta por medio de la aplicación empírica de las conclusiones deducidas de ella. Cuando se comparan los enunciados deductivos con los resultados de aplicaciones prácticas y experimentos, y esta comparación no contradice los enunciados, la teoría pasa la contrastación y quiere decir que ha sido verificada, pero solo temporalmente. Por otro lado, si se da lo contrario las conclusiones han sido falsadas, es decir la teoría de la que se han deducidos lógicamente es también falsa.
La cuestión acerca de cómo se le ocurre una idea nueva a una persona puede interesar a la psicología empírica, pero no al análisis lógico del conocimiento científico ya que no interesa por cuestiones de hecho, sino de justificación o validez, aunque el autor da su parecer y establece que no existe un método lógico de tener nuevas ideas, ni reconstrucción lógica de este proceso, y que todo descubrimiento guarda algo de irracional.
En cuanto al problema de la demarcación, Popper establece la lógica inductiva no proporciona un criterio de demarcación apropiado; este problema no permite encontrar un criterio que distinga a las ciencias empíricas de los sistemas metafísicos. Propone como su criterio de demarcación una propuesta para un acuerdo o convención, donde el criterio no sería una verificabilidad sino la falsabilidad de los sistemas, o sea que puedan ser refutados por la experiencia. Esa asimetría entre verificabilidad y falsabilidad deriva de la forma lógica de enunciados universales, siendo que estos no son deducibles de enunciados singulares, pero sí pueden estar en contradicción con estos últimos (es posible argüir de la verdad de enunciados singulares, la falsedad de enunciados universales). Así el autor establece que el método deductivo se caracteriza por exponer a falsación el sistema que ha de contrastarse, no para salvar sistemas insostenibles, sino para elegir comparativamente al más apto, sometiendo a todas a una lucha por la supervivencia.
Un sistema teórico empírico debe ser sintético, de manera que pueda representar un mundo no contradictorio; posible, que satisfaga el criterio de demarcación, representando un mundo de experiencia posible; y es necesario que sea un sistema que se distinga de otros semejantes por ser quien represente nuestro mundo de experiencias.
Para que la falsación pueda utilizarse como criterio de demarcación, deben tenerse enunciados singulares que puedan usarse como premisas en las inferencias falsadotas. En cuanto al problema de la base empírica, este es el concerniente al carácter empírico de los enunciados singulares y su contrastación, pertenece a la teoría del conocimiento donde con frecuencia se considera que los enunciados básicos están justificados por la experiencia.
En cuanto a la objetividad científica y convicción subjetiva, la primera hace referencia a que la objetividad de los enunciados científicos descansa en el hecho de que pueden contrastarse intersubjetivamente. Por otro lado, una convicción subjetiva nunca puede justificar un enunciado científico, y solo tiene un papel en la indagación empírica.

Conjeturas y refutaciones:
Capítulo 1:
La distinción entre ciencia y pseudo-ciencia esta determinada por la posibilidad de refutabilidad o testabilidad, que es lo que establece el status científico, es decir esto es lo que establece la línea divisoria, por lo tanto para que los sistemas de enunciados puedan ser colocados en el rango de científicos, deben ser susceptibles de entrar en conflicto con observaciones posibles o concebibles.
Para determinar la cientificidad de una teoría Popper establece dichas teorías para ser científicas no deben ser la recopilación de observaciones sino que estas sean invenciones, conjeturas audazmente formuladas para su ensayo y que deben ser eliminadas si entran en conflictos con observaciones, las cuales sean establecidas como normas con la intención de someter a prueba a esa teoría para, si es posible, obtener una refutación decisiva. Vemos presente la teoría del ensayo y el error, de conjeturas y refutaciones.
El autor establece algunas conclusiones:
• Es fácil obtener confirmaciones o verificaciones para casi cualquier teoría, si con confirmaciones lo que buscamos;
• Las confirmaciones solo cuentan si son el resultado de predicciones riesgosas, es decir, si, de no basarnos en la teoría en cuestión, habríamos esperado que se produjera un suceso que es incompatible con la teoría, y la refutara;
• Toda “buena” teoría científica prohíbe que sucedan ciertas cosas, y cuanto mas prohíbe mejor;
• Una teoría que no es refutable por ningún suceso concebible no es científica, siendo la irrefutabilidad un vicio;
• Todo genuino test de una teoría es un intento por refutarla;
• Los elementos de juicios confirmatorios no se deben tomar en cuenta, excepto cuando son resultado de un genuino test de la teoría;
• Algunas teorías genuinamente testables, después de hallarse que son falsas siguen contando con el sostén de admiradores, por ejemplo introduciendo supuestos ad hoc o reinterpretándola, escapando a la refutación.
El autor cuando habla del problema de la inducción, establece que el intento por justificar la práctica de la inducción mediante a una apelación a la experiencia conduce a un regreso infinito, como resultado las teorías no pueden inferidas de enunciados observacionales ni justificadas racionalmente por éstos.
Hay dos tipos de actitudes que puede tener el individuo con respecto a la ciencia, una es la actitud dogmática en la cual aquel busca no solo regularidades, sino también imponer leyes a la naturaleza, incluso donde no es posible. Además, esta actitud que nos hace aferrarnos a nuestras primeras impresiones indica una creencia vigorosa, mientras que una actitud crítica, dispuesta a modificar sus afirmaciones, admite dudas y exige test, e indica una creencia débil, ya que hay una disposición a someterlas a prueba y refutarlas si es posible. Así, la actitud crítica podemos identificarla como una actitud científica, y como la tradición de libre discusión de teorías con el propósito de descubrir sus puntos débiles para mejorarlas, siendo esta una actitud racional, ya que las teorías no se transmiten como dogma, sino mas bien con el estimulo a discutirlas y mejorarlas. Mientras que la actitud dogmática, podemos relacionarla con la pseudo-ciencia.
Esto podemos relacionarlos con la discusión sobre la inducción de la siguiente manera, la inducción se basa en enunciados universales derivados de la experiencias, los cuales son considerados reglas generales, siendo que en realidad no son mas que casos particulares, y la suma de éstos no indica que la premisa de la regla sea irrefutable ni esté justificada. En realidad, los casos particulares pueden estar en contradicción con las premisas universales y de esta manera determinar lo que no es, lo cual no es menor porque permite avanzar en el conocimiento científico descartando casos y reduciendo el margen de posibilidades. En conclusión, podemos identificar la inducción con una actitud dogmática, ya que busca universalidad aun donde no la hay, imponiéndola y basándose en ella en el conocimiento científico (aunque se demuestre que tan universal no es, nos seguimos arraigando a ella), por lo tanto al adoptar esa universalidad como regla no permite avanzar en la ciencia, a diferencia de esto, la actitud critica o científica relacionada con el método del ensayo y error, sirve para afirmar la falsedad de enunciados universales aceptando la verdad de ciertos enunciados singulares.

Capítulo 16:
Las ciencias sociales para Popper, no son ciencias ya que no se basan en el método de las ciencias naturales (el de la contrastación y luego es de la fasabilidad), es decir no poseen un método único. Pero sin embargo le atribuye un papel, el cual es discernir las repercusiones sociales inesperadas de las acciones humanas intencionales.
El método historicista se basa en la idea de que podemos predecir revoluciones como es posible predecir eclipses solares, por lo tanto las ciencias sociales tienen la misma función que las ciencias naturales: hacer predicciones históricas acerca del desarrollo social y político de la humanidad. Hechas las predicciones es posible determinar las tareas de la política. Pero Popper establece que la sociedad cambia y se desarrolla, y este desarrollo no es en lo fundamental repetitivo, y solo en la medida en que lo sea podríamos hacer profecías, por lo tanto en conclusión no podemos hacer predicciones con respecto al comportamiento de la sociedad, porque las acciones humanas traen repercusiones inesperadas.


Kuhn:


La estructura de las revoluciones científicas:
Capítulo 2:
La ciencia normal es la investigación basada firmemente en una o más realizaciones científicas pasadas, realizaciones que alguna comunidad científica particular reconoce, durante cierto tiempo, como fundamento para su práctica posterior. Dichas realizaciones era relatadas por libros de textos científicos, que sirvieron implícitamente para definir los problemas y métodos legítimos de un campo de la investigación para generaciones sucesivas de científicos, y podías hacerlo porque en primer ligar, su logro carecía de precedentes como para haber podido atraer a un grupo duradero de partidarios, y segundo porque eran lo bastante incompletas para dejar muchos problemas a ser resueltos por aquel grupo de científicos. A las realizaciones que comparten estas características el autor las denominó “paradigmas”, los cuales proporcionan modelos de los que surgen tradiciones particularmente coherentes de investigación científica. La adquisición de un paradigma y del tipo más esotérico de investigación que dicho paradigma permite es un signo de madurez en el desarrollo de cualquier campo científico. Así también para ser aceptada como paradigma, una nueva teoría debe parecer mejor que sus competidoras, pero no necesita explicar y nunca lo hace, todos los hechos que se puedan confrontar con ella. Este nuevo paradigma implica una definición nueva y más rígida del campo de conocimiento donde surge, una redefinición de los problemas o las cuestiones a tratar, y quienes no deseen o no sean capaces de ajustar su trabajo a ella deberán aislarse o unirse a otro grupo.
Se considera revolución científica, por lo tanto, a todos aquellos episodios de desarrollo no acumulativo, en que un paradigma antiguo es reemplazado completamente o en parte, por otro nuevo, incompatible (cuando un paradigma existente deja de funcionar adecuadamente en la exploración de un aspecto de la naturaleza). La asimilación de todas las nuevas teorías, significa la destrucción de un paradigma anterior y un conflicto consiguiente entre las escuelas del pensamiento científico. Es evidente que éste existe entre el paradigma que descubre una anomalía y el que, más tarde, hace resulte normal dentro de nuevas reglas.

Capítulo 3:
Un nuevo paradigma es quien tiene mas éxito que sus competidores en la resolución de determinados problemas, pero esto no quiere decir que sea un éxito completo, por lo tanto el éxito de un paradigma es al principio una promesa de éxito discernible en ejemplos seleccionados y todavía incompletos. La ciencia normal consiste en la realización de esa promesa, lograda por la ampliación del conocimiento de aquellos hechos que el paradigma muestra como reveladores. Así también las operaciones de limpieza que ocupan a la mayoría de científicos, es decir, un intento de obligar a la naturaleza a que encaje dentro de los límites preestablecidos, y relativamente inflexibles que proporciona el paradigma (siendo que a aquellos fenómenos que no encajarían dentro de esos límites ni se lo ve) constituyen también la ciencia normal.
Hay tres tipos de problemas que encuentra la ciencia, y que son los puntos de apoyo sobre los que giran las revoluciones científicas:
1. Determinación del hecho significativo: hechos que el paradigma muestra como reveladores de la naturaleza de las cosas, y que hace que valga la pena determinarlos con mayor precisión y en una mayor variedad de situaciones;
2. Acoplamiento de los hechos con la teoría: hechos que pueden compararse con las predicciones de la teoría del paradigma;
3. Articulación de la teoría: consiste en el trabajo empírico emprendido para articular la teoría del paradigma, resolviendo algunas de sus ambigüedades residuales, permitiendo resolver problemas que anteriormente solo se había llamado la atención.

Posdata de 69’:
La posdata fue escrita no solo para responder a críticas, sino también para clarificar el uso que le da al termino “paradigma”, el cual hace referencia a: por un lado, a la constelación de creencias, valores, técnicas, etc, que comparten los miembros de una comunidad dada (termino sociológico); por otra parte, denota una especie de elemento de tal constelación, las completas soluciones de problemas que, empleadas como modelos o ejemplos, pueden reemplazar reglas explicitas como base de la solución de los restantes problemas de la ciencia normal.
En cuanto al termino “matriz disciplinaria” (disciplinaria, por la posesión común de quienes practican una disciplina particular, y matriz por estar compuesta de elementos ordenados de varias índoles), esta compuesto por tres elementos:
1. Generalizaciones simbólicas: componentes formales, o formalizables, encontrándose en una forma simbólica o en palabras. Estos funcionan como leyes, pero en parte definiendo alguno de sus símbolos;
2. Paradigma metafísico: compromisos como creencias en modelos particulares, siendo que dicho modelos dan al grupo analogías y metáforas preferidas o permisibles, ayudando a determinar lo que se aceptará como solución o explicación de determinados problemas, así como también los enigmas no resueltos;
3. Valores: generalmente se los comparte entre diferentes comunidades, dándole sentido de comunidad a los científicos naturalistas en su conjunto, por ejemplo. Los valores deben ser compartidos, a diferencia de los demás elementos, por personas que difieren en su aplicación, es decir depende en cierto grado de los rasgos personales de los individuos que los aplican;
4. Ejemplares: concretas soluciones a problemas que los estudiantes encuentran desde el principio de su educación científica, las diferencia entre los conjuntos de ejemplares dan a la comunidad una finísima estructura de las ciencias.
Cada comunidad científica, o “lingüística, puede producir resultados completos en su investigación que, aunque sean descriptibles en frases comprendidas de la misma manera por las comunidades en cuestión, no pueden ser explicados por una de ellas en sus propios términos. Por lo tanto, la inconmensurabilidad es entendida como intraducibilidad, es decir el problema deviene del uso de conceptos (habiendo caso en los que no se logra reconstruir la trama del sentido si uno no se convence de que una parte de la lengua no puede ser traducida). Es necesario cambiar el punto de partida conceptual.
A kuhn se lo toma como un autor relativista, en el sentido de que al reconocer a las comunidades como distintas de cultura-lenguaje, sugiere que en algún sentido ambos grupos puedan estar en lo cierto (esto aplicado a la cultura), mientras que por el lado de la ciencia, la capacidad demostrada, por los participantes, de plantear y resolver enigmas dados por la naturaleza, es la norma imperante cuando hay conflictos de valor, y el comportamiento de una comunidad que la hace preeminente será distinto del de aquella que no lo haga. Además, destaca el hecho de que la “verdad” de una teoría descansa en su propia ontología y no pasa a ser mas que una ilusión, aunque a menudo se crea que una teoría es mejor que su predecesora en cuanto a la tarea de descubrir y resolver enigmas, y a la vez, constituyendo una mejor representación de lo que en realidad es la naturaleza, esto no quiere decir que se de una sucesión con una dirección coherente en el desarrollo ontológico.
El autor concibe a la ciencia, al igual que al idioma, como la propiedad común de un grupo o no es nada en absoluto. Y para llegar a comprenderla se necesita conocer las características principales de los grupos, que la crean y se valen de ella.

La tensión esencial:
Capítulo 9:
El pensamiento divergente, es la libertad de partir en direcciones diferentes, rechazando la dirección antigua y tomando una dirección nueva, mientras que por el contrario el pensamiento convergente goza de un consenso establecido sólidamente, adquirido a través de una educación (científica) anterior y fortalecido por la práctica. Ambos pensamiento son importantes para el avance de la ciencia, y entran inevitablemente en conflicto por lo tanto uno de los requisitos parta la investigación científica es que posea la capacidad para soportar una tensión que se volverá, talvez, insoportable. Para que esto sea posible, el científico debe dejar de lados elementos de su credo y prácticas anteriores hasta encontrar nuevos significados y relaciones. Pero esta flexibilidad e imparcialidad, que caracterizan al pensador divergente, no es suficiente para producir avance científico y revoluciones científicas, ya que solo una pequeña parte de la investigación es revolucionaria, y la otra esta fincada en un fuerte consenso, pero esto último es lo que desemboca en la revolución, ya que solo las investigaciones cimentadas firmemente en la tradición científica contemporánea tienen la posibilidad de romper con ella y dar lugar a otra nueva, esto es entendido como “tensión esencial” de la investigación científica.
El científico debe adquirir una variedad de compromisos intelectuales y prácticos, sin embargo su aspiración puede estar fundada en su capacidad para abandonar esa red de compromisos a favor de otros que él mismo invente.
La etapa del preconsenso se identifica con el pensamiento divergente, donde se da la presencia simultánea de teorías rivales, lo cual imposibilita llegar a la madurez, esto entendido como la etapa del consenso, es decir esta es la tensión esencial que caracteriza la tradición e innovación en la investigación científica.
Kuhn establece una crítica al científico estadounidense: por más que el científico deba poseer flexibilidad mental y estar preparado para el reconocimiento de problemas, ser innovador, esto no da lugar a explotar a fondo el talento del mismo, aludiendo a un firme tradicionalismo o un pensamiento convergente.

Capítulo 11:
Popper y Kuhn, concuerdan en el proceso en el cual se adquiere el conocimiento, y no en la estructura lógica de los productos de la investigación científica, y toman a los hechos como datos legítimos, remontándose a la historia para encontrarlos. Así también, no toman al progreso de la ciencia como acumulativo, sino que es un proceso revolucionario donde la teoría antigua es rechazada y reemplazada por otra nueva e incompatible. A pesar de esto, Popper subraya pruebas clásicas para caracterizar la actividad científica, que según Kuhn son acontecimientos extremadamente raros en el desarrollo de las ciencias, y que es la ciencia normal la que mejor distingue a la ciencia de otras actividades, y no la ciencia extraordinaria, es decir, las ocasiones revolucionarias.



Feyerabend:


La ciencia en una sociedad libre:
El autor concibe a la ciencia o a la racionalidad es una tradición entre muchas y no un criterio al cual deban ajustarse las demás tradiciones (es decir, la excelencia de la ciencia se supone, no se defiende), así estas solo pueden ser tomadas como buenas o malas cuando se las considera desde el punto de vista de alguna otra tradición (la racionalidad no es arbitro entre tradiciones, sino que es ella misma una tradición o un aspecto de una tradición, no es, por lo tanto, ni buena ni mala; simplemente es).
Una sociedad libre es aquella en la que todas las tradiciones tienen igual derechos e igual acceso a los centros de poder, es decir conceder esta igualdad no solo es justo, sino conveniente. La estructura básica de una sociedad libre es una estructura protectora, no una ideología, y funciona como una barandilla de hierro y no como una convicción, y esta estructura protectora esta basada en la iniciativa de los individuos a pequeña escala y, a una escala mayor, entre naciones, conformada por discusiones abiertas y no dirigidas. Por lo tanto, no se debe dejar que los intelectuales determinen la estructura de la sociedad, siendo que los problemas que esta posee no deben ser resueltos por los especialistas, sino por las personas afectadas (o directamente interesadas), de acuerdo con las ideas que ellas valoran y los procedimientos que ellas consideran como los más apropiados. En conclusión, una sociedad libre insiste en la separación de la ciencia y de la sociedad.
La ciencia no es democrática, ya que sus supuestos se nos imponen sin votación alguna previa, y aunque en su momento la misma empresa que una vez dotara al hombre de las ideas y de la fuerza para liberarse de los temores y los prejuicios de una religión tiránica, le convierte ahora en una esclavo de sus intereses, es decir, posee control no solo frente a las mentes, sino también antes las instituciones, papel que en su momento jugó la iglesia. Pero está se la consideró superior por dos razones: utilizando un método adecuado para conseguir resultados (aunque no hay ningún método único), y existiendo múltiples de aquellos que prueban la excelencia de dicho método (pero no sabemos si otras tradiciones podrían haberlo hecho mucho mejor). Actualmente tenemos que hacer ciencia sin confiar en ningún método científico bien definido y estable, y la hegemonía y superioridad que hoy posee no se debe a sus méritos, sino al tinglado que se ha montado a su favor (presiones políticas, institucionales e incluso militares).
En conclusión debemos tener la posibilidad de elegir como dejar que la ciencia influya en nuestras vidas, ya seas utilizándola como guía práctica, en ideología y hasta en el contenido de “vida”, o solo considerándola en cuestiones prácticas y construyendo nuestras concepciones del mundo a partir de fuentes de conocimientos totalmente diferentes.
Además vale destacar, que aunque la ciencia se nos presenta como una gran envergadura totalmente homogénea, no es mas que un monstruo constituido de opiniones de diferentes personas o escuelas científicas que lo único que buscan es imponer sus concepciones del mundo por sobre las demás, tomando solo como válida su “verdad”. Esto no solo les otorga poder, sino que además la ciencia se vuelve totalmente lucrativa, siendo que el Estado destina una cantidad impresionante de dinero a investigaciones que resultan totalmente improductiva para la gente “común”, y es por esto que los mas interesados deben tomar parte en el asunto.
El cambio científico, encierra un aspecto subjetivo que guarda relación con las propiedades objetivas: todo argumento entraña supuestos cosmológicos en los que se ha de creer, pues de lo contrario el argumento nunca parecerá plausible. No hay ningún argumento puramente formal.
Se da un problema de la investigación, el cual es que toda teoría que tenga mayor contenido es preferible sobre otras, pero esta acumulación tiene límites, puesto que vivimos en un mundo finito. Si el mundo es finito, hay una realidad única y el racionalismo critico resulta así inadecuado como filosofía. Critica a Popper.
En cuanto a los criterios de Investigación no podemos solucionar nuestros problemas antes de conocer sus términos. No podemos especificar los criterios antes de saber qué es lo que han de juzgar, los criterios son instrumentos previstos para ciertos fines por quienes conocen las circunstancias y las han analizado minuciosamente.


Contra el método:
El planteo de Feyerabend sobre las reglas de la ciencia, es que considerando cualquiera de ellas, por fundamental que sea, da lugar a que haya circunstancias en las que se hace aconsejable no solo ignorar a la regla sino adoptar su apuesta, y esto es necesario para el progreso. Sostiene, además, que toda regla tiene sus límites y que no hay ninguna racionalidad global, pero aun así no debemos proceder sin reglas ni criterios, por eso las reglas absolutas deben ser complementadas por reglas contextuales.
El autor arrojó una visión "anarquista" de la ciencia, donde introdujo la frase "todo vale", con la cual se refirió, específicamente, a que no puede hablarse de un "método científico" único e infalible y que cualquiera de las hoy conocidas como ciencias no posee mayor valor cognitivo que, por ejemplo, la magia, la alquimia o la astrología.
Una parte esencial de todas las teorías de inducción es la regla que dice que los hechos miden el éxito de una teoría. Feyerabend sugiere proceder inductivamente, pero también contrainductivamente, es decir, introduciendo hipótesis inconsistentes con teorías, con hechos bien establecidos o con puntos de vistas comúnmente aceptados. Justifica la contrainducción diciendo que hay teorías en las que la información necesaria para contrastarlas sólo sería patente a la luz de otras teorías contradictorias con la primera. Este principio de proliferación es también parte esencial de una perspectiva humanitaria, donde es posible conservar lo que se puede llamar la libertad de creación artística, y utilizarla al máximo como una vía de escape y también como un medio necesario para descubrir e incluso cambiar las propiedades del mundo en que vivimos.
En cuanto a la relación objeto-sujeto el autor establece que se provocó una fuerte fisura y que se debe reincorporar al sujeto cognoscente, por esto critica la creciente deshumanización del pensamiento científico: La ciencia dejó de ser un instrumento humano variable para explorar y cambiar el mundo y se transformó en un sólido bloque de ‘conocimiento’, impermeable a los sueños, deseos y expectativas humanas. Al mismo tiempo los científicos se hicieron más y más distantes, ‘serios’, ansiosos de especial reconocimiento, e incapaces y carentes de la voluntad de expresarse de un modo que todos pudieran entender y del que todos pudieran gozar.
El autor establece algunas críticas acerca de la relación entre experimentos-hechos-observaciones: primero, es imprudente dejar que la evidencia de los hechos juzgue directamente nuestras teorías sin mas impedimentos; segundo, un juicio de las teorías por lo hechos directamente y sin la necesaria cualificasión, está sujeto a eliminar ideas simplemente porque no ajustan en el entramado de alguna vieja cosmología; por último, dar por garantizado los resultados y observaciones experimentales, y dejar a la teoría el peso de la demostración significa dar por garantizada la ideología observacional sin haberla ni siquiera examinado.
Feyerabend plantea tres rasgos del empirismo contemporáneo:
1. Distinción entre un contexto de descubrimiento y uno de justificación: el descubrimiento puede ser irracional y no necesita seguir ningún método reconocido, mientras que la justificación o crítica, empieza solo después de que se han hecho los descubrimientos y procede de una manera ordenada;
2. Distinción entre términos observacionales y teóricos: esta es una distinción la cual no juega actualmente ningún papel en la empresa de la ciencia;
3. Problema de la inconmensurabilidad: la existencia de teorías inconmensurables crea otra dificultad al racionalismo crítico, debido a que pueden ser refutadas por referencia a sus respectivos tipos de experiencias, es decir, descubriendo las contradicciones internas que sufren (en ausencia de alternativas conmensurables, estas refutaciones son bastante débiles). Sus contenidos no pueden ser comparados, ni es posible hacer un juicio de verosimilitud excepto dentro de los confines de una teoría particular.

La conquista de la abundancia:
El autor para explicar el problema de la historicidad del conocimiento y de la realidad, parte de dos supuestos:
1. Las teorías, los hechos y los procedimientos científicos que conforman el conocimiento (científico) de una época concreta son el resultado de desarrollos históricos determinados y muy idiosincrásicos;
2. Lo que ha sido descubierto por este método idiosincrásico y culturalmente dependiente existe con independencia de las circunstancias del descubrimiento (podemos separar el método del resultado sin perder éste – presunción de separabilidad).
Estos supuestos encierran dificultades, para lo cual el autor establece que los dioses griegos no fueron refutados con “argumentos”, es decir los adversarios de las creencias populares sobre los dioses nunca ofrecieron razones que, haciendo uso de los supuestos comunes, mostraran la insuficiencia de las creencias, en realidad lo que tenemos es un cambio social gradual que conduce a nuevos conceptos y nuevas formas de relatos que se construyen sobre aquellos. Por lo tanto, fue la historia, y no el argumento, lo que refutó a los dioses, o también podríamos decir que los criterios de la aceptabilidad de las creencias cambian con el tiempo, la situación, y la naturaleza de las creencias (las entidades científicas, así como también los dioses, no son simplemente sueños, son invenciones que atraviesan largos periodos de adaptación, corrección y modificación, y luego permiten producir efectos antes desconocidos, e influyen en la vida de los individuos).
El poder de la ciencia o la superioridad que ésta tiene, ante las demás formas de conocimientos, no se debe más que a que siguió un camino de menor resistencia, de este modo al proyectar entidades teóricas expulsaron a los dioses de su posición de poder, y como las entidades científicas mas fundamentales obedecen a leyes intemporales, se demuestra que aquellos nunca existieron. Pero el hecho de que la ciencia domina ciertas áreas del conocimiento por sí mismo no elimina las respuestas alternativas, además no solo estamos lejos de poseer un solo conjunto consecuente de leyes fundamentales, sino también la pretendida unidad e integración de la ciencia no es un hecho sino una presunción (metafísica) y no nos ofrece ninguna pista sobre la estructura del mundo como un todo, sino solo aproximaciones groseras.
La insuficiencia de la ciencia cuando se la compara con los dioses no se puede expresar con mayor claridad. Existen varias maneras de abordar la situación: una puede ser pasarla por alto y seguir describiendo al mundo de acuerdo con la propia metafísica favorita, esto es lo que entendemos por dogmatismo; por otro lado, los instrumentalistas desechan la segunda presunción pero no del todo, es decir solo respetan algunas entidades; y en cuanto al relativismo, aceptan la primera presunción pero relativizan la segunda (ejemplo, los átomos existen dado el marco de referencia conceptual que los proyecta), pero relativizar la existencia haciendo de ella un simple sistema conceptual, cerrado por lo tanto a los demás y que se presenta en detalles unívocos, mutila las tradiciones reales y crea una quimera, aunque los relativistas aceptaron en el hecho de que la tentación de proyectar ciertas entidades aumenta en determinadas circunstancias y disminuye en otras.
En cuanto al lado subjetivo del conocimiento, al estar entrelazado de modo inextricable con sus manifestaciones materiales, no se puede extirpar sin más. Lejos de constatar simplemente lo que ya está allí, crea las condiciones de la existencia, un mundo que se corresponde con esas condiciones y una vida que se adapta a ese mundo; las tres en conjunto apoyan o establecen las conjeturas que conducen hacia ellas. Por eso el autor dice que una vez el mundo estuvo lleno de dioses, luego se convirtió en uno monótono y material; y puede volver a cambiar si así sus habitantes se lo proponen.
En la visión científica del mundo se dan diferentes tendencias con diversas filosofías de investigación, por ejemplo la tendencia aristotélica hace que los científicos no se despeguen de los hechos; otra tendencia es la platónica, estimula la especulación, dispuesta a aceptar teorías cuya relación con los hechos es indirecta y compleja.
Los métodos que se utilizan a la manera de costumbre, sin pensar en las razones subyacentes, están con frecuencia vinculados a creencias metafísicas; sumando el éxito empírico a estas y otras tendencias llegamos al resultado de que la ciencia contiene muchas visiones del mundo que son, sin embargo, admisibles desde un punto de vista empírico, y que cada una tiene su propio trasfondo metafísico.
La presunción de una visión del unido única y coherente que subyace a toda la ciencia puede ser una hipótesis metafísica que intenta anticipar a una futura unidad, o un fraude pedagógico, o que ya se llego a una síntesis. Sin embargo, mezclarlos en una única visión del mundo científica coherente, es ir demasiado lejos. Según Popper, esta visión no existe del mismo modo que la ciencia no es una empresa uniforme, excepto en la mente de los metafísicos, maestros de escuelas, y científicos cegados por los éxitos de su propio gremio particular; una visión científica del mundo uniforme, puede ser útil para la gente que se dedica a la ciencia, representando esto como una “bandera” y dándoles una cierta motivación sin comprometerlos; no obstante, es un desastre para los “forasteros”, el público culto, quienes sin perturbarse por las complejidades de las investigación tienden a dejarse engañar por el mensaje de aquellos.

3 comentarios - Corriente Anglosajona: Kuhn, Feyerabend, Popper

@redentor01
Gracias me sirve para algunas cuestiones de tareas...
@mario_ushuaia
Gracias capo! + 10 por poner cosas interesantes