Mi paso por Taringa!

MI PASO POR TARINGA!


Me registré en Taringa! el 2 de marzo de 2011, tal vez por la misma razón que un amplio porcentaje de los miembros, es decir, quise entrar a un post al que sólo tenían acceso los usuarios registrados. Entré buscando música; desde 1987 soy seguidor de un grupo español llamado Hombres G, y si bien creo tener todos sus discos editados en mi país, sabía de algunas canciones que no podía conseguir en ningún otro lado, salvo en esta página. Lo mismo me pasó con Diego Vasallo y Nacho Vegas, cuya discografía es casi imposible de localizar en México, incluso en tiendas de discos especializadas o en iTunes, pero que aquí tenían hasta las versiones más antiguas, e incluso canciones inéditas.

En ese entonces, en el grueso de la población taringuera, sólo había “Novatos” y “New Full User”, y como Novato no podía pagar con puntos, por lo que opté por pagarle a la página, varios meses después, de la única manera que se me ocurrió, es decir, compartiendo un poco de mi trabajo.

Originalmente sólo pensaba subir unos cuantos poemas y seguirme de largo. Subí “Oscuridad”, que era un texto que escribí en el 2000, y para mi sorpresa, a los pocos minutos me llegó mi primera notificación; @b43p4 había leído, comentado y dejado mis primeros cinco puntos taringueros. Lo cual me llenó de una satisfacción que nunca había experimentado antes. Yo estaba acostumbrado a que sólo mi familia y uno que otro conocido me dieran su opinión sobre mis textos, pero el que alguien más, incluso de otro país, se tomara el tiempo para leer y comentar mi humilde aportación, era completamente nuevo, y me atrevería a decir que cambió mi vida.

Empecé a escribir cuentos en 1992, cuando tenía 15 años, pero dejé de hacerlo en 1995. Después vino la Universidad, y entre los deberes, Nietzsche, Kant, Heráclito y Sócrates, no había mucho espacio y tiempo para jugar con las letras. Pero varios años después, en el 2007, retomé esta afición y escribí seis cuentos, en el 2008 concluí tres que no había concretado el año anterior, empecé y terminé dos más, e inicié cuatro que concluí hasta el año siguiente. En 2009 escribí catorce e inicié uno que concluí en 2010, año en el que escribí treinta y dos. En el 2011 escribí treinta y tres y, como muestra del impulso que me dejó esta página, diré que en el 2012 escribí cuarenta y cinco, y este año ya llevo cuatro.

En mi tiempo en Taringa! me he topado con todo tipo de personas; desde las que me han ayudado e impulsado para seguir escribiendo, hasta las que no sólo no aprecian mi trabajo (lo cual se vale), sino que ni siquiera se toman la molestia de leerlo y me dejan como comentario “No leí un carajo”, como si eso fuese algo por lo que esa persona tuviese que estar orgulloso. Pero hay de todo, y me jacto en decir que siempre me he sentido de los privilegiados en esta página, ya que hay demasiados usuarios que exponen su trabajo, sin recibir ni siquiera un comentario (a favor o en contra).

Esta página también contribuyó a incrementar mi lenguaje. Antes, cuando me decían “Ché loco” o “Capo” en algún comentario, honestamente yo no sabía si agradecer o borrarlo. Hasta que poco a poco me fui familiarizando, incluso con palabras como “ban”, “trollear”, “bardo”, “holys”, “besiñus”, “comu”, “reco”, “SyS”, “MP”, etc.

También Taringa! me obligó a cambiar mi estilo. Si bien siempre he sido muy detallado, ahora suelo ser más breve. En parte porque sé que no es cómodo leer en una pantalla. Un libro puede tener más de mil hojas, pero uno lo puede abrir o cerrar, de acuerdo al tiempo que tenga disponible, pero la Internet es tan vasta que la mayoría de las veces que uno lee un texto, sabe que al cerrar la página no la volveremos a abrir jamás. Por lo que, si uno quiere que lo lean, debe aprender a decirlo todo, en muy pocas líneas (lo cual, confieso, es un objetivo que aún no logro alcanzar).

Hay muchas páginas en la Red, de hecho yo comparto mi trabajo en más de una e incluso me animé a crear mi propio Blog, pero sé muy bien que mi casa virtual es ésta. Pero lo que hace grande a esta comunidad no son la cantidad de miembros, sino la calidad de sus usuarios, que comparten desde dibujos, pinturas, esculturas, escritos, desvaríos, canciones, libros, programas para descargar, juegos, películas, convocatorias para ayudar a tal o cual causa o persona, en fin, de todo, propios o ajenos.

Sin duda, Taringa! actualmente está poblada por usuarios cada vez más jóvenes, pero hay de todo, y eso es otra cualidad que tiene esta página, la cual, si bien a veces nos hace “rabiar”, ya sea por algún contenido, comentario o “mejora técnica”, al final tenemos que admitir que todos somos responsables de ella, tanto en sus aspectos positivos como negativos, porque somos parte constructora de esta gran comunidad, incluso los que se crean una cuenta sólo para hacer “bardo”, o los que “no leen un carajo”.

Taringa! me ha permitido ampliar mi horizonte; ya que me ha dado la oportunidad de interactuar con tantas personas, y tan variadas entre sí, que en definitiva han dejado una huella imborrable en mí, en mayor o menor grado.

@warinhari fue el primer usuario al que seguí, esperando algún día llegar a escribir con el mismo sentimiento que él. Y lo mismo me pasó con @lupibenavidez, cuyo estilo era tan claro y poético, que distaba mucho de mis trabajos oscuros y rebuscados. De hecho por ella dejé de subir poemas y empecé a subir sólo cuentos, ya que consideré que mi trabajo era infinitamente inferior al suyo.

Con @ZendGhaft realicé mi primer trabajo compartido, él con sus dibujos y yo con mis cuentos, fue una mancuerna que no duró lo que yo hubiese querido, pero que me dio muchas satisfacciones creativas. Sólo espero que algún día él retome los trazos y volvamos a trabajar juntos.

@CARANDAGU fue mi primer amigo virtual, y también quién me invitó a “Arte viva”, mi primera comunidad, donde conocí no sólo su trabajo, sino también el de tantos otros, como los cuentos bizarros de @Splash_Foop, los textos con imágenes, sonidos, y me atrevería decir texturas y aromas de @lacarancha, o el trabajo literario de una de las mejores escritoras que he conocido por acá @silvanayandy, sin olvidar a @Udyat, a quien conocí por un texto que se llamaba “El traidor”, que habla sobre Judas, y al que empecé a seguir sin saber que era moderador global, al grado que cuando me enteré de eso hasta sentí una corriente fría recorriendo mi espalda, ya que en ese entonces tenía pensado subir mi cuento más extenso sobre muertos vivientes, y sabía que si éste llegaba a violar el reglamento de Taringa!, por el contenido “gore”, ya no podría pasar desapercibido, porque estaría vigilado. Al grado que terminé subiéndolo en una comunidad, y les pregunté a varios usuarios si consideraban que mi trabajo era demasiado “grotesco” para la página principal. Después lo subí a “Mexicanos en Taringa!”, y no fue hasta algunos meses después que me atreví a preguntarle a Rafa, y él me respondió que el “gore” estaba prohibido para las imágenes, pero no para los textos, lo cual, de alguna manera, me dio libertad para subir otros cuentos que hasta ese momento permanecían archivados como “no apropiados”.

También en Arte viva conocí a @Belceboso, quien me invitó a “Proyecto arte”, que era una comunidad que tenía como objetivo combatir la censura en el arte en Taringa! Ahí conocí los post culturales de @luthienyberen (quien con “Comenzamos…®” me reveló mi ignorancia musical, y meses después se volvió mi hermano virtual), los textos de @roy_vader (quien últimamente se ha especializado en embellecer Taringa! con tapices de la República Méxicana, y una que otra belleza más carnal), también a @Dave70 (con sus poemas, pinturas, gustos musicales y literarios), y a @redblak_monster (fotógrafo, periodista, poeta, cuentista, antropólogo, historiador y alburero). Por ellos conocí a @vidrioso, cuya fascinación por The Beatles es sólo comparable con su gusto por compartir temas de interés general, quien me enseñó que uno puede aprender en cualquier lugar. El primer movimiento contra la censura fue un éxito, pero el segundo nos valió la suspensión de todos, y ni siquiera por subversivos, sino por “organizarnos para postear sobre un mismo contenido”, pero así es la vida.

También Taringa! está llena de gente que desborda “buena vibra” y que siempre están dispuestos a regalarte una palabra de aliento o un mimo que en más de una ocasión me ayudaron a sobrellevar mis tropiezos, además de que con su aporte le han dado un poco de luz a toda la oscuridad que a veces nos rodea. @clara69, @siscofranco, @ClaudiaAbu, @_Alison_ @By_dafne, @bettydLangel, @Mariaxhe, @Excaliburr, @spereyra93, @Keidy_15,en especial los tres últimos, son usuarios que cada vez que he intercambiado alguna opinión o comentario, siempre me sentido halagado de contar con su confianza. En esta lista iba a sumar a @lamichy y a @Eva_Princess, pero ellas no transmiten ese tipo de luz, ya que la belleza que estas dos usuarias desbordan, es oscura, tierna y cruel, como gotas de sangre, que nos hablan de vida, amor, dolor y muerte, sin dejar de ser magníficas.

De regreso con las letras, casi como una isla en un mar de “shouts” resalta el trabajo de @Squall70, @Peperina83 y @Arrafieli, la paz, reflexión y mano sincera de @pela65, el buen humor de @Lizo96, la angustia y relatos de terror de @Bronko_83, la pasión de @Alosofi, las descripciones, cada vez más gráficas, de las historias de @quitosin, la belleza en las palabras de @eTeRnAl_pEaCe, la audacia, estilo y honestidad de @samiraa, los poemas e historias aterradoras de @hirimi (quién me recuerda un poco de mí, y quien me da esperanza en las nuevas generaciones), la lógica ilógica y apasionados poemas de @TheGirl_Dragon, la belleza en las palabras de la que he llamado “gentil dama de las letras” @coincidir, la excelente narrativa de @Matafuego83, el ingenio de @abrahamct5 (quien inmerecidamente me honra llamándome “maestro”), la tenacidad y narrativa de @gonzzCABJ, la elegancia y soltura en los textos de @Mousbeats, las rimas de @pabloelkpo92 (a quien confieso que empecé a seguir más por su avatar de Megan Fox, pero que poco a poco eso sólo quedó en lo anecdótico y sus aportes hablaron por sí solos), el terror en los relatos de @Maauurux (quien me enseño que ser joven no significa no saber escribir), el análisis crítico de @jamesmorrrison1, los personajes de @luciacqua, la crueldad y sadismos de los textos de @AnaAshford, el surrealismo en las letras de @IHTV15, la profundidad en los trabajos de @Rorsch83, la naturalidad de @Ryokokari, la mezcla entre literatura y redes sociales de @Mariaflor85, y tantos otros que no podré citar por falta de espacio y memoria.

Pero haré una mención especial a @OliverTours, que si bien últimamente hemos tenido más de una diferencia “operativa”, no puedo hacer menos sus aportes literarios e iniciativas que buscan fortalecer el gremio de los escritores en esta página, como su expo de escritores o el “hashtag” #Escritordeldia. Lo malo con él es que a veces me da la impresión de que muerde mucho más de lo que puede masticar, lo cual es entendible, por su juventud y energía. De hecho no dudo que algún día pueda devorar al mundo, pero una cosa es “devorarlo” y otra muy distinta es “digerirlo”.

@laboga67 nunca ha dejado de enseñarme con sus aportes, que van desde la salud mental a la física, por no olvidar el humor. @sucabezas me ha regalado muy buenas pesadillas con sus post de arte, así como ambas han incentivado mi imaginación en más de una historia de terror que he escrito.

El usuario más “buena onda” que he conocido es @Ru1nA, que recuerdo que la primera vez que lo seguí me llenó de notificaciones, al grado que le tuve que preguntar si siempre era así de participativo o ese era un día especial. Pero poco a poco me ido acostumbrando a eso, aunque también implicara dejar de contestar cada shout, como solía hacerlo antes.

A @DarkWolf884 le agradezco la confianza que ha depositado en mí, además de la barra que me hizo para “El Club del Miedo”. Es una chica muy joven, pero comprometida y emprendedora, que desde mi punto de vista ha rescatado a esa comunidad en más de una ocasión, con mano firme y dándonos más de un jalón de orejas.

Hay dos usuarios que siempre serán mi modelo (inalcanzable) de lo que significa “comentar”; @Meteor_B y @Cuervosangriento son incomparables en ese aspecto. Ellos no se limitan a decir “me gustó” o “buen trabajo”, son modestos cuando se les elogia, pero hasta ahora no he conocido a nadie que desglose un texto con la finura y tacto, como ellos.

A nivel más personal, @Mesalina131 es una de esas personas que entran en nuestra vida y poco a poco interpretan distintos papeles; originalmente era una lectora que recomendaba mi trabajo desde las sombras, después empezó a saludarme todas las mañanas, mientras el resto de Taringa! dormía, más tarde se volvió mi amiga, o mejor dicho “mon amie”.

Llegó el turno de hablar de mi hijo virtual @AxelYinYAng, con quien he aprendido más de lo que quizás él suponga, y cuyo trabajo me ha sorprendido más de lo que él pudiera pensar. Un joven que cuando lo conocí decía ser de Italia, y ahora creo que es de Dinamarca, pero bueno, eso es lo de menos, el caso es que es una persona que aún tiene mucho potencial que desarrollar, pese a haber dado tanto y seguir aportando en esta página.

Por último está @Andryvirtual, aunque ella bien sabe que es la primera para mí, quien no sólo es mi compañera tanto fuera como dentro de la Red, sino además mi correctora de textos, mi motor, musa, Diosa, y amor de mi vida. Ella fue la que hizo mis primeras “barras” de presentación, lo cual aprendió en un post de Taringa!, luego me enseñó a mí, al grado que ahora soy yo quien diseña las de ella. Nunca aprendí a hacer gifs, no sé si por no contar con el software apropiado, o porque soy muy “bestia”.

Son tantos los usuarios a los que me hubiera gustado integrar a este texto, pero como ya mencioné en renglones pasados, el espacio y la memoria me lo han impedido. Tenía pensado un escrito corto, pero ya voy en la sexta cuartilla, por lo que, para no hacer el cuento más largo, sólo me resta decirles a todos ustedes; usuarios, comunidades, página en general: ¡Gracias!




link: http://www.youtube.com/watch?v=efbpscMJDPM


taringa!
Texto

gracias

mi paso por taringa!

Mi paso por Taringa!

taringa!

Texto