epelpad

Excélsior

Excélsior

La fachada de la fábrica de calzado Excélsior, cuando se ubicaba en la actual esquina de Benjamín Hill y Carlos B. Zetina. Hoy en su lugar se encuentra la Secundaria Técnica #8, "Guillermo Gonzalez Camarena", frente a la universidad La Salle, que antiguamente fue el Colegio Alemán de Tacubaya. Años veinte.

Imagen: INAH

A principios del siglo XIX las máquinas de vapor causaron una verdadera revolución en los procesos tradicionales de hacer zapatos y en el transporte de las mercancías. En un principio, el público fue escéptico con el calzado industrializado pero, poco a poco, los atractivos aparadores de los comercios ganaron la batalla de la aceptación. Hacia finales de siglo, el taller de Carlos B. Zetina, llamado Excélsior, se convirtió en la gran fábrica de calzado mexicano. Tras la Revolución, en la que se usó todo tipo de calzado y donde todavía la mitad de la población indígena no usaba zapatos, estalla en México la carrera desenfrenada de la moda. Las creaciones europeas de Ferragamo, Charles Jourdán y Channel rigieron los cánones del gusto de la sociedad mexicana de principios de siglo. Pasadas unas décadas, en los años sesenta, la industria del calzado en México vive su mejor momento hasta nuestros días. El tenis comienza un auge sin precedentes que rebasa el cincuenta por ciento de la producción total del calzado. Las ciudades de León y Guadalajara se convierten en los centros de mayor producción, mientras que el Distrito Federal se sitúa como la principal plataforma nacional de comercio.

Hoy en día, la tecnología es el motor de esta industria y el contrabando de calzado su mayor enemigo. Millones de zapatos pasan cada año las fronteras mexicanas, procedentes de países asiáticos, ejerciendo una competencia desleal sobre la industria del calzado mexicano. La penetración de esta mercancía ilegal es todo un problema. Representantes de la industria y autoridades competentes intentan detener el flujo ilícito de zapato, pero parece ser que los esfuerzos no son suficientes. Por otro lado, la nueva reforma fiscal ha significado otro obstáculo en el desarrollo de esta industria que ve frenado su despegue definitivo

1 comentario - Excélsior