El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Modernismo

El Modernismo, es ante todo, una renovación estética y del lenguaje poético gestada en Hispanoamérica que realizará una síntesis del Parnasianismo y del Simbolismo, dos corrientes poéticas francesas. De la primera toma la noción del arte por el arte, el gusto por lo refinado y por la perfección formal; del Simbolismo recibe el gusto por la música y la incorporación de símbolos, sinestesias e imágenes sensoriales. Además, los modernistas reciben influencias de la literatura norteamericana (Poe, Whitman) o de la italiana (D’Annuncio) y sintieron admiración por clásicos (Berceo, Jorge Manrique…) y románticos (Bécquer y Rosalía de Castro).
El Modernismo triunfa en 1888 con la publicación de Azul, de Rubén Darío y se prolonga hasta 1916, año de la muerte del autor nicaragüense y de la publicación de Diario de un poeta recién casado, de Juan Ramón Jiménez. Sin embargo, es fundamental para la implantación del movimiento en la Península, el año 1892, cuando con motivo de la conmemoración del IV centenario del Descubrimiento, llega a España Rubén Darío trayendo los intentos de renovación poética que ya se estaban practicando en Hispanoamérica.

link: http://www.youtube.com/watch?v=mOuuUAjcWLc


CARACTERÍSTICAS

- El Modernismo pretendió lograr la belleza absoluta a través del lenguaje. El culto a la belleza llevó a los autores a buscar nuevos escenarios, nuevas formas métricas y un nuevo estilo. Supuso la afirmación de la libertad creadora, la búsqueda de nuevos ritmos para la prosa y el verso y la creación de una lengua sugerente. Muestran una actitud antirrealista, antiburguesa y antivulgar, defendiendo un arte aristocrático y elegante.
Los temas empleados en la lírica modernista apuntan a dos direcciones:
1) La exterioridad sensible.- Los autores modernistas, como le sucedía a los románticos, desdeñan el mundo en el que viven, se sienten desarraigados y se evaden en otras épocas (mundos exóticos, predilección por la Antigüedad clásica, el mundo medieval y legendario, el ambiente de París), son cosmopolitas (interés por otros lugares y culturas, siendo París la ciudad emblemática de los modernistas), sus temas fundamentales son el amor y el erotismo aunque también fueron habituales en sus textos los temas americanos y los hispánicos.

2) La intimidad del poeta.- el poeta modernista muestra sus sentimientos interiores de tristeza, melancolía, soledad o hastío.

Los escenarios pasan a ser nuevos mundos exóticos, irreales o lejanos como medio de escapar a la realidad circundante. Estas composiciones se llenan de animales fabulosos (unicornios, centauros) o exóticos (cisnes, pavos reales), de riquísimos palacios llenos de princesas y jardines con fuentes y vegetación exuberante.
Las formas métricas son elementos fundamentales que buscan la capacidad de sugerencia, los efectos rítmicos y la musicalidad heredados del Simbolismo francés. Los modernistas guiados por su afán renovador adaptaron formas métricas francesas, emplearon profusamente versos poco usuales (como el eneasílabo, el decasílabo, el dodecasílabo...); volvieron a usar estrofas que no se empleaban desde hacía tiempo (como la cuaderna vía) e introdujeron variaciones en las formas métricas establecidas (como el soneto de trece versos o compuestos con versos alejandrinos). El verso predilecto, por su musicalidad, fue el alejandrino.
El léxico es culto, rítmico y sonoro. Se caracteriza por el exotismo y su capacidad evocadora y rítmica, que se reflejará en su predilección por la palabra esdrújula (dado su valor musical). Su afán renovador les hace convertir la lengua en un objeto de belleza, creando nuevas palabras (neologismos) y utilizando cultismos, arcaísmos y extranjerismos (especialmente italianismos y galicismos). Deben al Parnasianismo el uso (y abuso) de tecnicismos artísticos y el gusto por el léxico suntuario; las palabras que aluden al mundo greco-romano, al ambiente medieval o dieciochesco. Por otro lado vamos a encontrar en estas composiciones gran número de términos que aluden a las sensaciones psicológicas (especialmente las relacionadas con las turbaciones del ánimo), así como las que aluden a la voluptuosidad y la lujuria. Estos autores emplean también, con mayor o menor precisión, palabras relativas al esoterismo.
El Modernismo

AUTORES IMPORTANTES

Rubén Darío fue el máximo representante del Modernismo. Logró una síntesis perfecta entre el Parnasianismo, el Simbolismo y otras tendencias importantes del momento. Trató temas paganos, exóticos, legendarios, amorosos, cosmopolitas… Normalmente se distinguen en su obra dos momentos:
-1ª etapa: la componen dos obras Azul (1888) y Prosas profanas (1896). La primera está formada por composiciones en verso y en prosa. Su estilo responde al Modernismo característico de Hispanoamérica: exotismo, musicalidad, erotismo, temas relacionados con los mitos precolombinos…
Con Prosas profanas culmina el proceso iniciado en el libro anterior. Se trata de una poesía brillantísima, que supuso una renovación en la temática, el lenguaje (especialmente rico) y la experimentación métrica. Sorprende por su deslumbrante sensualidad, el vitalismo paganizante, la fantasía, el aristocratismo y un toque de cierta frivolidad.
-2ª etapa: tras su segunda visita a España (1899) comienza la elaboración de una poesía teñida de preocupación por el ser humano, que recogió en Cantos de vida y esperanza (1905). En él aparecen motivos españoles (“Letanía a nuestro señor don Quijote) y temas políticos (“Oda a Roosevelt). Junto a ellos vuelven a aparecer poemas que recuerdan los de la etapa anterior, pero más importantes resultan las composiciones de tono grave y existencial que muestran lo más profundo del autor (“Lo fatal”). Además de brillante escritor de versos, Rubén Darío fue un gran prosista. Escribió cuentos en prosa poética y numerosos artículos periodísticos de tono diverso.
La llegada a Madrid de Rubén Darío en 1892 supuso un punto de referencia para los escritores españoles de su tiempo. La obra de Darío cautivó a muchos escritores españoles que siguieron sus pasos. A partir de 1899, Darío volverá con frecuencia a nuestro país, ya como maestro indiscutible para muchos. Siguiendo su estela de obras coloristas, brillantes y musicales se encuentran las obras de Manuel Reina, Salvador Rueda con En tropel (1893) o Francisco Villaespesa, El alcázar de las perlas. El cambio de tendencia también es apreciable con revistas literarias como Electra, La Vida Literaria o Revista Ibérica que publicaron poesías y escritos teóricos modernistas, siendo la revista modernista más importante Helios, que incluía también poemas de Rubén Darío
Literatura

1 comentario - El Modernismo

@hegel-21
Toma tomate , hermoso !