Diferencia radical entre el hombre y el animal

En este discurrir del pensamiento se tratará de describir de manera sencilla la crucial diferencia entre el hombre y los demás animales.

“Si se concede la inteligencia al animal, ¿Existe más que una mera diferencia de grado entre el hombre y el animal? ¿Existe una diferencia esencial?”

El animal posee un cierto tipo de inteligencia, pero que no alcanza para designarla inteligencia como tal, pues posee una serie de limitaciones cruciales que imposibilitan su manifestación real.

Esas limitaciones se muestran como la incapacidad de poseer conciencia, la incapacidad de captar o intuir el ser de las cosas, la incapacidad expresar sus sentimientos, etc., estas manifestaciones cortan toda posibilidad de sostener que el animal irracional pueda poseer un cierto grado por lo menos de inteligencia.

Poseer un grado significa que es capaz de proyectarse, de trascender, realidad imposible para los animales irracionales, pues no pueden actualizar lo que no tienen en potencia. La metafísica aristotélica refuta ampliamente las tesis iniciales.

“... denominaremos persona al centro activo en que el espíritu se manifiesta dentro de las esferas del ser infinito, la rigurosa diferencia de todos los centros funcionales de vida, que, considerados por dentro, se llaman también centros anímicos.”

Todas las cualidades tomadas anteriormente como, exclusivos del hombre (la inteligencia, la conciencia, la intuición, la expresión, etc.), se sintetizan en una sola palabra, en el espíritu, que trasciende la vida misma, pues los animales y las plantas inclusive la poseen, pero el hombre es el único ser creado que por esencia posee el espíritu.

Además se utiliza el término persona como el ser depositario del espíritu, en el cual el espíritu posa y se manifiesta. Entonces el hombre a través de su espíritu es capaz de trascender, ente los demás animales, supera las limitaciones de la animalidad, deja de ser solamente un ser con vida, pues posee una conciencia que le posibilita una intuición del mundo, de los demás seres vivientes y de sí mismo. Tiene la potencialidad de transformar el mundo de ajustarlo según su conveniencia. Sin embargo el animal irracional desde que nace ya está determinado para toda su vida, en si mismo termina todo, en sí mismo está acabado, no tiene la opción de proyectarse hacia el mundo y hacia los demás.

El animal en si mismo ya lo es todo, es un plenamente determinado, determinado por su naturaleza, El hombre sin embargo siempre es indeterminado, está en todo momento en búsqueda de su determinación.

El hombre cuando nace es el ser más indefenso, más inacabado, más débil necesita del otro de manera necesaria para vivir, sin embargo, los animales irracionales desde que vienen al mundo ya están casi plenamente capacitados para vivir están determinados de por vida, son seres plenamente acabados, enteros. Sin embargo el hombre es totalmente contrario a lo manifestado, es un ser que inacabado, indeterminado que necesita proyectarse en la vida para realizarse como persona.

Estas ideas manifestadas refutan cualquier teoría científica que sostenga que es ínfima la diferencia entre el hombre y el animal.

BIBLIOGRAFÍA

Scheller, Max. El puesto del hombre en el cosmos.

Brugger, Walter. Diccionario de Filosofía. – Barcelona : Herder: 1988.

Autor: Juan Saucedo

3 comentarios - Diferencia radical entre el hombre y el animal

@Garkimucho
la diferencia mas radical es que los animales no matan por placer...
Somos una especie de mierda............
@lostjart
De hecho es el quinto primate... en otras palabras, somos un mono más.