Las supersticiones y creencias populares más difundidas..

Las supersticiones más populares y excéntricas involucran objetos, animales, flores y plantas, astros, elementos, colores, piedras preciosas y minerales, números, elementos del zodíaco, condiciones particulares de un individuo, y otras varias. Cada una tiene una historia que le es particular.

EL ANILLO DE BODAS

Al anillo de bodas, llamado alianza desde la segunda mitad del siglo XV, se le atribuyen poderes que giran en torno a las vicisitudes del matrimonio.
Si el anillo se rompe o se pierde, lo mismo pasará con el amor del otro cónyuge o será señal de futura viudez.
En caso de pérdida, debe ser reemplazado por un anillo similar comprado por un familiar o amigo, a pedido del otro cónyuge, porque sino trae mala suerte. Quitárselo antes que nazca el primer hijo trae mala suerte.
Si se cae el anillo al suelo el día de la boda, el matrimonio durará poco.
Si al colocar el novio durante la ceremonia nupcial el anillo, éste llega hasta el fondo del dedo de la esposa, es ésta quien mandará en el matrimonio.

LOS ALFILERES

Los alfileres se relacionaron siempre con prácticas mágicas y de hechicería.
Plinio el Viejo, historiador de la antigüedad, escribió en su "Historia Natural", que los alfileres clavados en el umbral de una puerta alejaban las pesadillas nocturnas.
Al regresar de un funeral la creencia popular indicaba que clavar un alfiler en el marco de la puerta de la propia casa alejaba la mala suerte.
Tocando 9 veces una verruga con un alfiler y enterrándolo, la verruga desaparecía cuando el alfiler se oxidaba.
Una novia no debe guardarse ninguno de los alfileres con los que se confeccionó su vestido de bodas. Deben ser arrojados al fuego por las modistas que deseen conseguir novio.
Colocando alfileres nuevos dentro de los zapatos, se olvidan los males de amores.
Si una persona encuentra un alfiler que le apunta, no debe recogerlo, porque le traerá mala suerte. Si es la cabeza del alfiler lo que está hacia la persona, la buena suerte está asegurada.
Si se alcanza un alfiler, una aguja u otro objeto con punta, hay que pinchar un poquito al que lo recibe, para que la amistad no se corte.
Recibir un broche o un objeto que incluya un alfiler como regalo, puede traer mala fortuna. Para contrarrestar esto, hay que pagar algo simbólico a cambio de ese regalo.
Soñar con alfileres es augurio de problemas y dificultades.
En la Grecia antigua, si se perdía un objeto, había que clavar un alfiler en una silla diciendo"pincho al diablo", y el objeto perdido no tardaba en aparecer.

EL CIGARRILLO
Encender tres cigarrillos con el mismo fuego trae mala suerte al último que lo enciende.
Esta superstición proviene de un hecho supuestamente real, en el cual tres soldados encendieron sus cigarrillos con la misma cerilla, lo cual permitió al enemigo identificar su posición con el primero, apuntar con el segundo y disparar, dándole muerte al tercero.
Algunos dicen que este hecho ocurrió en la guerra de los Boers, otros en la Guerra Civil Española, otros en la Primera Guerra Mundial.

LOS CORDONES DE LOS ZAPATOS

Cicerón, cónsul romano, en su libro "De Adivinatore", nos cuenta que la rotura de un lazo o de un cordón de sandalias en Roma o de zapatos en la actualidad, provoca un tropiezo, es decir, trae mala suerte. Hay que dar nueve pasos antes de atarlo, si no la mala suerte durará todo el día.

LA ESCOBA

Las escobas fueron asociadas desde siempre con las brujas. Estas salían a volar hacia los aquelarres en escobas untadas con un ungüento maléfico, con el que también se untaban las manos, en el dorso o en las palmas.
Pero también tienen significados protectores conttra las brujerías. Por ejemplo, colocada con el mango sobre el suelo, impiden la entrada en la casa de embrujos y hechicerías.
Detrás de una puerta, en posición invertida, impide las visitas inoportunas, o hace que se retiren pronto.

EL ESPEJO

Los espejos son empleados como puerta de entrada hacia lo desconocido. Su rotura trae 7 años de mala suerte.
La adivinación por medio del espejo se denomina catopromancia, y proviene de Persia.
Soñar con espejos, supone una traición.
Son el origen del empleo de "La bola de cristal" como utensilio de adivinación.
En la Edad Media se utilizaban niños o muchachas vírgenes a las cuales se les vendaban los ojos y que eran colocados delante o detrás de un espejo de metal brillante, ya fuera este cobre, bronce, plata u oro.
El consultante miraba fijamente la superficie del espejo, hasta entrar en una suerte de trance y dialogaba con el niño o con la joven vírgen, a través de las preguntas efectuadas por el Adivinador.
Estas practicas, fueron muy perseguidas, y desde Jaime I, (El Conquistador) Rey de Aragón, (1208-1276), hijo de Pedro II, a los Reyes Católicos estaba castigada con la pena de muerte y los Papas amenazaban con la excomunión a quienes hicieran uso de estas brujerías.
Sin embargo, personajes famosos como Catalina de Médicis y el rey Enrique VII de Inglaterra eran adeptos a este método. Indudablemente estos rituales eran sexuales u eróticos.
Durante el siglo pasado una metodología similar se empleaba para desenmascarar a los culpables de un robo, o de otro acto criminal, considerando que la confrontación del presunto criminal con su imagen producia un efecto hipnótico.
También se decía que en Europa, las mujeres que querían enamorar a un hombre, ofrecían su alma al diablo a través de un espejo.

Las supersticiones y creencias populares más difundidas..
Gato Negro <-- Mala Suerte

Supersticiones que generarían "desgracia"

Doblar la servilleta usada, o guardar una servilleta en su servilletero al final de una comida quebrantará la amistad.
Mencionar o formular verbalmente cualquier cosa no deseable o desgraciada (ver maldición).
Para contrarrestar la desgracia, inmediatamente se debe tocar madera.
Romper un espejo.
Pasar debajo de una escalera apoyada contra una pared, la escalera con las superficies del suelo y la pared forman un triángulo, representación de la Trinidad. Por lo tanto, cruzarla era atentar contra dicho dogma, o también representa una puerta de entrada al mundo de los espíritus.
Cruzarse con un gato negro.
Derramar sal: la sal, en la Antigüedad, representaba riqueza.
Derramar aceite.
Poner el pan invertido en la mesa.
Limpiar la mesa con papel, y no con un paño de tela, trae pérdidas económicas, porque representa un desprecio al papel moneda.
Escuchar el nombre de una persona que transmite «mala suerte» (persona que está «salada», jetattore, un mufa, aojador, gafe, cenizo)
Para contrarrestar la maldición, a la persona se la margina y se la menciona como «el/la innombrable».
En Argentina los varones se tocan el testículo izquierdo, y las mujeres el pecho izquierdo.
Ser víctima de un «trabajo» de vudú o magia negra.
Rezar con las piernas cruzadas.
Pisar en primer lugar con el pie izquierdo al levantarse de la cama. (Véase el artículo zurdo).
Casarse o embarcarse un martes 13: en los países anglófonos se refieren al viernes 13.
Bautizar a un barco con el mismo nombre que tiene otro barco.
Sentarse a comer 13 personas a la mesa, por la Última Cena de Cristo con sus discípulos (ver triscaidecafobia).
Estornudar, por temor a perder el alma, sólo durante la Edad Media.
El riesgo se minimizaba cuando otra persona respondía de manera apotropaica «¡Jesús!».
Abrir un paraguas bajo techo, dentro de una casa.
Que se cayeran las tijeras con el pico abierto, o dejarlas a posta abiertas encima de la mesa de alguien, o dejarlas abiertas entre dos o más personas, supuestamente produce riña por el entrechocar de las espadas.
Hacer girar cualquier objeto.
Poseer un solo vaso de una colección en la que se han ido rompiendo todos los demás.
Mirar fijamente a una persona, mal de ojo o aojamiento, que desde entonces sufre mala salud periódicamente o muere. Esta superstición se documenta desde la época romana.
Decir «¡por Dios!» ante cualquier suceso: según el mandamiento de la ley mosaica, no debía tomarse el nombre divino en vano.
Cuando una persona se ríe mucho es que le espera alguna desgracia o disgusto.
El acostarse del lado del corazón ocasiona malos sueños.
Cortarse las uñas en los días que tienen erre (martes, miércoles y viernes) genera padrastros.
Matar a las golondrinas: porque una leyenda (no bíblica) dice que le extrajeron las espinas a Cristo en el Calvario.
Toparse con un tuerto al salir de casa por la mañana.
Que un artista (actor, cantante, músico, etc.) salga al escenario con una prenda amarilla.
Que el novio vea a la novia vestida de tal antes de la ceremonia.
En México (especialmente en el estado de Jalisco), pisar un mango echado a perder.
Se puede revertir comiéndolo directamente de la suela del zapato.

Supersticiones contra el mal o la mala suerte

Determinadas acciones son tradicionalmente consideradas como conjuros o actos contra el mal, los malos espíritus, las brujas y la mala suerte, y se realizan para protegerse, desviarlos, evitarlos o rechazarlos:

Poseer amuletos u objetos que protegen de la mala suerte o de las brujas, como llevar siempre una castaña recogida el día o la Noche de San Juan, o
En Aragón, ponerles pendientes hechos con ramitas de enebro a las ovejas.
Echar sal detrás del hombro, para aplacar a los malos espíritus que están tras la persona.
Tocar un objeto de madera al oír algo que se considera inauspicioso, pues algunas culturas creen que poseen propiedades mágicas o se puede pedir un deseo.
Tener en el hogar un altar con estampitas de santos y vírgenes.
Encender una vela a un santo, en una iglesia católica o en el hogar.
Hacer una "limpieza" mediante magia blanca con una bruja o curandera.
"Tirar el cuerito" es un tipo de masaje shamánico relacionado con la piel de la cintura o el abdomen.
Decir «¡Jesús!» cuando se estornuda, ya que se consideraba antaño signo de mal agüero o de mal augurio.
Santiguarse al oír algo que proporciona mala suerte.
Hacer el conjuro de la taza de agua y las gotas de aceite para evitar el mal de ojo o aojamiento.
Golpear ligeramente las copas antes de beber su contenido, espanta a los malos espíritus y evita que entren al momento de abrir la boca.
Encontrar un trebol de 4 hojas.

creencias
En algunos edificios no existe el piso número 13, como éste de Buenos Aires (Argentina)

Supersticiones de buena suerte

Herradura puesta con el propósito de atraer la buena suerteDerramar el vino predice buena suerte o trae alegría.
Encontrarse por casualidad una herradura con 7 agujeros para los clavos es un buen augurio en Algeciras, o la sola posesión de una herradura.
Tener la pata de un conejo, frotarse y acariciarse con ella.
El número Siete
Para ganar la lotería se debe apoyar el billete en la espalda de un jorobado o en el vientre de una embarazada.
Tener amuletos, como una pata de conejo, estampitas de santos, alguna piedra especial o semipreciosa, etc.
Tener la bendición de los padres al casarse.
La mujer soltera que —durante una fiesta de casamiento— atrape el ramo de la novia cuando ésta realiza el rito de tirarlo violentamente por encima del hombro será la siguiente en casarse (en la Edad Media era primordial que una mujer se casase).
Cuando una persona debe pasar una prueba o realizar un examen académico, debe encender (ella misma u otra persona) una o varias velas en su casa o en una iglesia católica.
El feng shui chino y el vastu de la arquitectura hindú poseen conceptos parecidos y hasta equivalentes, que analizan qué lugares y fechas son las mejores para construir un edificio o iniciar una empresa o negocio o una relación de pareja.
En México se dice cada Viernes Santo hay un aguacate que en vez de carozo contiene un huevo de paloma. Hay que sostener el huevo en la mano y rezar un Padre Nuestro. El huevo se abrirá, y saldrá volando un polluelo, que es el Espíritu Santo. El lugar donde el polluelo se pose estará bendito incorruptiblemente hasta la llegada del Fin del mundo.

Magia
Herradura puesta con el propósito de atraer la buena suerte

Supersticiones que auguran el futuro

Cuando a un difunto se le quedan los ojos abiertos es señal de que pronto le seguirá algún individuo de la familia.
No deben echarse las cáscaras de los huevos en el fuego, porque se les secará el ano a las gallinas y no pondrán más huevos.
Quien duerma en una cama con los pies hacia la calle morirá.
Cuando se tira al suelo una cerilla encendida, y ésta no se apaga, es el augurio de una muerte próxima.
Una mujer, durante la menstruación, no puede hacer mantequilla, mayonesa, tocar o preparar la leche o productos lácteos, regar las plantas, dar de comer a los animales... la mantequilla o mayonesa no ligarán, la leche se cortará, las plantas se secarán, los animales morirán, especialmente crías o bebés ajenos, o se les estropeará la comida, o se arguellarán. Esta superstición está relacionada con la pureza y la impureza de la mujer, y coincide con supersticiones afines del mundo islámico actual.
"Dineros o palos". Si se siente comezón o picazón en la palmas de las manos, es que se va a recibir dinero, o se van a recibir palos.
La mujer que siga el vuelo de una mariquita dará con el hombre ideal.
Una mariposa que vuela alrededor de una persona augura buenas noticias si es blanca, y malas noticias si es negra.
Cuando una pulga pica en el dorso de la mano, es señal de que se va a recibir dinero (en la Edad Media había pulgas en todas las casas).
Cuando una persona sueña con toros, es que le tocará la lotería, si es que ha jugado.
Cuando a una persona soltera se le barren los pies, no se casa.
Pisar accidentalmente el excremento de un animal traerá buena suerte.
Todos los 2 de febrero, la estatua de la Virgen María sale en procesión ritual por las calles cercanas al templo. Si vuelve a entrar con la vela encendida, será buen año.
Las roscas y roscones, comidas en fechas señaladas, San Valero, Reyes Magos... coincidentes con las fiestas paganas de la siembra, la recolección, la primavera etc., suelen llevar una o dos sorpresas. Una solía ser una moneda o regalo favorable, y la otra, habitualmente desfavorable que trae pagar el roscón consiste generalmente en una semilla de haba, relacionada con el glande masculino.
En México, cuando un cuchillo cae y se clava en el suelo, augura la llegada de una visita.
En Aragón (España), cuando una persona, sin darse cuenta, se pone una prenda del revés (por ejemplo, la camiseta con la espalda al frente), es que se va a producir una sorpresa, un imprevisto bueno o malo.
En Aragón (España), "Soñar con muertos, saber de vivos": cuando se sueña con personas que han muerto, sobre todo familiares, es que se van a recibir nuevas noticias de, o se va reunir uno con, amigos o parientes.

POR FAVOR DEJEN PUNTITOS

7 comentarios - Las supersticiones y creencias populares más difundidas..

@t1nch088
yo t paso a decir un poar mas:

si te barren los pies, te sacan la suerte, si se te cae un objeto puntiagudo:cuchillo, tenedor, tijera, pisalo antes de levantarlo, si tiras la sal tirate sobre el hombro izkierdo(es el hombro del diablo y asi lo salas para q se calle y no se ria mas), no dejar arriba de la mesa: zapatos, zapatillas, ni PEINES.

buueno es todeo lo q m acuerdo x ahora
@opit30
mejor no creer (sino tenes q estar pensando mucho antes de hacer cualkier cosa)
@annita_tw
Mis 10 puntos del dia para vos! me re sirvio para un ensayo que tengo q hacer! Gracias!
@nadi127
El copiar y pegar no sirve, amigo..

Pero buen post!
@angelumana88
ayer encontre 13 alfileres aca en mi cama, que significara.. si alguien sabe...
@Srpompom
gracias!!! justo ando necesitando esta info para un tp...