Generalidades

Resumen completo Edad Media

Período histórico de la Civilización Occidental comprendido entre el siglo V y el siglo XV. Marca su inicio la caída del imperio romano de Occidente (476), y su fin con la caída del Imperio Bizantino, o Romano de Oriente (1453), que coincide con la invención de la imprenta y el fin de la Guerra de los Cien Años. Un final alternativo puede ser el descubrimiento de América (1492).
El paso de la antigüedad a la edad media fue, sin embargo, gradual, entre los siglos III y VIII. Fue una etapa de trancisión en todos los ámbitos:

•Economía: sustitución del modelo de producción esclavista por el modo de producción feudal.
•Sociedad: desaparición de la ciudadanía romana y la definición de los estamentos medievales.
•Política: descomposición de las estructuras centralizadas romanas y dispersión del poder entre los pueblos bárbaros.
•Ideología y cultura: sustitución de la cultura clásica por el teocentrismo cristiano o musulmán.

Se suele dividir a la edad media en dos períodos: la Temprana, o Alta Edad Media (siglo V a X, fin del mundo romano, migraciones bárbaras, Imperio Carolingio) y la Baja Edad Media (siglo XI a XV, Plena edad media o etapa feudal y crisis de la Edad Media).

Para muchos es considerada una etapa oscura entre la Edad Antigua, identificada con el arte, cultura y civilización grecorromana de la antigüedad clásica y la renovación cultural de la Edad Moderna (Humanismo y renacimiento). Así, sería una etapa de atraso y aletargamiento cultural, social y económico.

Se percibió hacia su final el nacimiento de una incipiente vida urbana y una burguesía que con el tiempo desarrollarían el capitalismo. También surgieron formas políticas nuevas (califato, poderes universales de la cristiandad latina, y por sobre todo, las monarquías autoritarias).
Todos los conceptos asociados a la modernidad, nacen con la edad media, ninguno de los cuales sería entendible sin el previo feudalismo, entendido como sistema económico y político.

El intercambio cultural se dio entre dos mundos bien diferenciados por la ruptura de la unidad del Mediterráneo: el cristianismo y el Islam, y la cultura latina fue preservada gracias al monacato altomedieval.

En Europa Occidental se produjo una impresionante sucesión de estilos artísticos, mestizados con el arte islámico y bizantino en los límites.
La ciencia medieval no respondía a una metodología moderna, pero tampoco lo había hecho la de los autores clásicos.
Los avances en herramientas y procesos productivos fueron lentos pero constantes.

Un fenómeno de occidente

Las grandes migraciones de la época significaron el cierre al contacto entre oriente y occidente. La civilización islámica, que ocupaba el lugar intermedio sirvió como puente pero a la vez como obstáculo.
Los mapas eran escasos y rudimentarios.

China era la civilización más avanzada de la época pero estaba vuelta hacia su propio interior.
Japón, a su vez, experimentaba cierto atraso debido a su aislamiento, y el llamado feudalismo japonés, llegó recién cerca del año 1000 y duró hasta 1868.
India y la África negra contaron con una importante influencia de la civilización musulmana, pero de manera diferente.
América no tuvo ningún contacto con el viejo mundo, más allá de la llamada colonización vikinga, que se limitó a una reducida y efímera presencia en Groenlandia y la enigmática Vinland.
Pueblos que interfirieron en el centro de asia fueron los turcos otomanos y los mongoles, con sus repetidas invasiones a occidente y su límite con oriente medio.

Inicio de la Edad Media

El inicio esta ubicado supuestamente en el año 476, pero es más exacto decir que la edad media no nace, sino que se hace por espacio de cinco siglos, provocando diversos y profundos cambios.

Crisis del siglo III en Roma:

•Problemas con el modelo de producción esclavista.
•Fijación del limes romano, que evitaba la expansión.
•Sucesión de malas cosechas y epidemias.
•Invasión de los bárbaros y sublevaciones campesinas.
•Breves y trágicos mandatos de sucesivos emperadores.
•La ciudadanía estaba extendida a todos los hombres del imperio, por lo que ya no era una cualidad atractiva.

Reformas de Diocleciano, durante el Bajo Imperio:

•Difuminación de las diferencias entre esclavos y colonos, pero sujetos a servidumbre, teniendo que trabajar siempre la misma tierra.
•Herencia obligatoria de cargos públicos y oficios artesanales, para evitar la evasión fiscal
•Implantación del cristianismo como religión oficial por el Edicto de Tesalónica (380), precedido por el Edicto de Milán (313).

Serie de hechos catastróficos:

•Invasión de los godos, vándalos, ostrogodos y los hunos de Atila.
•Derrocamiento de Rómulo Augústulo por los hérulos (476).
•Reubicación de los pueblos germanos a lo largo y ancho de Europa.

A pesar de todo esto, la cultura latina romana no se perdió totalmente, sino que se adaptó y sobrevivió a los cambios, así como el cristianismo y las diversas instituciones romanas.

Alta Edad Media

Hierro, peste, hambre y fieras

Entre 379 y 468 los bárbaros habían cruzado el limes romano del Rin, inhabitualmente helado.
Los bárbaros experimentaban una situación de atraso respecto a los romanos, a los que percibían admirativamente, mientras que eran percibidos con una mezcla de desprecio, temor y esperanza (llegaron a ser vistos como justicieros por algunos pensadores).
El nombre “bárbaros” viene de la onomatopeya griega “bar-bar”, la cual usaban para designar a los extranjeros no helenos, e implicaba un grado de desarrollo inferior a la civilización y superior al salvajismo.

Los germanos, que contaban con varias instituciones peculiares como la Asamblea de guerreros libres o la figura del rey, comenzaron a adaptarse a las instituciones romanas.
Los nuevos reinos germánicos evolucionaron posteriormente a monarquías feudales y monarquías autoritarias, hasta convertirse en estados nación (como Francia, con antepasados francos y España, con antepasados godos).

Transformaciones del mundo romano

A finales del siglo IV la situación del pueblo romano era estable, tras guerras civiles, el imperio estaba nuevamente unido y contaba con una nueva religión: el cristianismo.
Se habían encauzado los afanes de protagonismo político de los más ricos senadores y de las provincias occidentales y se habían formado acuerdos con la aristocracia militar germana, para ponerse al servicio del imperio.

En el 475 fue asesinado Valentiniano III, los nobles que tanto habían confiado en los destinos del imperio, parecieron dudar. El gobierno imperial recluido en Rabean fue victima de intrigas, que seguían los intereses de un grupo de altos oficiales del ejército itálico, muchos de ellos germanos.
El poder pasó a depender de lo militar, y esto derivó en el desarrollo de una política autónoma.

Recluidos, los honestiores, acabaron por aceptar las ventajas de la legitimidad del gobierno de los reyes germanos, que les garantizaban más seguridad que las dispersas fuerzas imperiales recluidas en Rávena.
Estos nuevos reyes estaban bastante romanizados y además, el avituallamiento de sus tropas resultaba más barato que el de las imperiales.
Los grupos de humuiliores, los campesinos, hicieron lo mismo, y se agruparon jerárquicamente en torno a los aristócratas germanos, ya que habían venido soportando continuamente el abuso fiscal romano y buscaban un cambio.

La metamorfosis de Occidente de romano a romano-germano, fue un cambio gradual y transitó un camino sinuoso antes de cumplirse.

resumen

Los nuevos reinos

Las invasiones bárbaras del siglo III, demostraron la permeabilidad del limes romano de los ríos Rin y Danubio. Los germanos que los cruzaron se asentaron únicamente en el imperio occidental, ya que el oriental aún era fuerte.

Los visigodos fueron los primeros en institucionalizarse y formar reinos (Tolosa y Toledo). Tras esto, desde el Imperio se les encargó la pacificación de la Galia e Hispania, en manos de suevos, vándalos y alanos.

De estos tres, los suevos lograron instalar el reino de Braga, mientras que los vándalos se asentaron en el norte de África, siendo desplazados tiempo después por los Bizantinos (Justiniano I y los generales Belisario y Narsés, entre el 533 a 554).

Los ostrogodos desplazaron a los hérulos de la península itálica, quienes habían depuesto al último emperador: Rómulo Augústulo. El reino Ostrogodo sin embargo, cayó también bajo la presión bizantina.

El segundo grupo de invasores (siglo IV), encabezado por los francos, irrumpió en las Galias, desplazando a los visigodos, de su capital Tolosa (Tolouse) a Toledo. También absorbieron a burgundios y alamanes tras derrotarlos.
En el siglo VIII los mismos francos derrotan a los lombardos del norte de Italia, y prepararán el camino para la llegada del imperio de Carlomagno.

En Gran Bretaña, los anglos, los sajones y los jutos lucharán entre sí formando reinos rivales hasta ser unificados por los daneses, en lo que formaría más adelante el reino de Inglaterra.

Las instituciones

La monarquía germánica era una institución temporal, estrechamente vinculada al prestigio personal del rey, quien no dejaba de ser, el primero entre pares, elegido para una misión o expedición militar completa.
El contacto con las instituciones romanas, fomentó que esta figura comenzara a ocupar un lugar más centralizado y permanente.

Los linajes nobiliarios germanos, enriquecidos por la posesión de tierras, comenzaron a relacionarse con la antigua nobleza romana, en un proceso que puede llamarse feudalización.
La figura del rey fue fortalecida por la Iglesia, que sacralizó la coronación, entregó al rey funciones religiosas y taumatúrgicas.
Un caso interesante es el de Carlos Martel, un mayordomo que obtuvo el poder suficiente tras la batalla de Poitiers para formar su propia dinastía: la carolingia.

La convivencia entre las mayorías germanas y minorías romanas fue solucionada por los pueblos más duraderos, los visigodos y los francos, en forma de matrimonios mixtos, una nueva legislación y conversiones al catolicismo.

Algunas características de las instituciones germanas se conservaron: como el predominio del derecho consuetudinario frente al derecho romano (escrito), no obstante hubo intentos de algunas codificaciones legislativas.

La cristiandad latina y los bárbaros

La expansión del cristianismo entre los bárbaros, el asentamiento del episcopado en las ciudades y el monacato en ámbitos rurales constituyeron una poderosa fuerza fusionadora de culturas y ayudó a asegurar que rasgos de la civilización clásica pervivieran e incluso se expandieran por la mitad occidental del imperio.

Los francos se convirtieron al catolicismo con el reinado de Clodoveo I (496 o 499). Los suevos se hicieron cristianos arrianos con Remismundo, y se convirtieron definitivamente en el catolicismo con Teodomiro (599 a 570).
Los ostrogodos y lombardos, de la península itálica no llegaron a experimentar la trancisión y permanecieron predominantemente arrianos.

El cristianismo fue llevado a Irlanda por San Patricio a principios del siglo V y allí se extendió por escocia, habitada por los paganos pictos y escotos.
Los britones cruzaron por mar a la costa de Galicia y Asturias y fundaron la diócesis de Britonia.
El cristianismo en Irlanda evolucionó de una manera distinta al cristianismo continental, tomando el nombre de “cristianismo irlandés”. Los irlandeses fundaron monasterios en Francia, en Suiza e incluso en Italia.

Imperio Bizantino (IV a XV)

La división de Oriente y Occidente fue, además de una estrategia política, un reconocimiento esencial entre ambas mitades del Imperio.

•Oriente, muy diverso, era la parte más urbanizada y con la economía más dinámica y comercial, frente a un occidente en vías de feudalización.
•La lingua franca en Occidente era el griego, mientras que en Oriente era el latín.
•Oriente disponía de los patriarcados de la Pentarquía menos el de Roma (Alejandría, Antioquia, Constantinopla y Jerusalén).
•La supervivencia de Roma dependía de la supervivencia de Oriente, mientras que no sucedía lo mismo a la inversa. Así, Roma fue abandonada a su suerte y sacrificada a los bárbaros.

El emperador Justiniano I de Constantinopla consolidó las fronteras del Danubio y la Persia Sasánida, lo que le permitió concentrar los esfuerzos en el Mediterráneo.
Entre los años 533 y 555, el general Belisario aniquila a los vándalos incorporando la provincia de África y varias islas del Mediterráneo, Mundus ocupó Dalmacia y Belisario, Sicilia. Rávena volvió a ser una ciudad imperial.
Liberio desplazó a los visigodos del sur de la península Ibérica.

En Constantinopla se iniciaron dos programas ambiciosos: una recopilación legislativa, llamada el Digesto, y un programa constructivo, destinado a levantar la Basílica de Santa Sofía.
La Academia de Atenas fue clausurada.

Crisis, supervivencia y cristianización

Entre los siglos VII y VIII, Bizancio experimentó una etapa oscura al igual que Occidente, entre otras cosas, a causa de:

•La pérdida de prestigio y control efectivo del poder central.
•Feudalización incipiente.
•Renovación de la guerra con los persas.
•Invasión musulmana: pierden los territorios más ricos: Egipto y Siria.

En los siglos siguientes la autoridad imperial volvió a reforzarse de la mano de un proceso de helenización, con una organización territorial más militarizada y fácilmente gestionable.
El período entre el 867 y 1056, se conoce como Renacimiento Macedónico, y Bizancio pasa a ser nuevamente una potencia mediterránea. Se impulsa la difusión del alfabeto cirílico (adaptación del griego para la fonética eslava), y la difusión del cristianismo ortodoxo.

En la segunda mitad del siglo XI, se presenciará sin embargo un nuevo desafío, representado por los turcos selyúcidas y la intervención del papado y los europeos occidentales en las Cruzadas, la actividad comercial de los mercaderes italianos y las polémicas teológicas del Cisma de Oriente y Occidente.

perros

La expansión del Islam

En el siglo VII, tras las predicaciones de Mahoma y las conquistas de los primeros califas, se había producido la unificación de Arabia y la conquista del Imperio Persa y de buena parte del Imperio Bizantino. En el siglo VIII se llegó a la península Ibérica, la India y Asia Central.
En el occidente, la invasión se frenó en dos puntos: la Batalla de Poitiers (732) ante los francos, y la Batalla de Covadonga (722) ante los Asturianos.
Desde el siglo VIII se produjo una difusión más lenta del mundo musulmán por sitios tan lejanos como Indonesia y el continente africano, Anatolia y los Balcanes. Los árabes se relacionaron con China e India, y el Océano Índico pasó a ser un mare nostrum para su civilización.

El intercambio comercial y cultural se llevó a cabo mediante dos rutas:

•La ruta de las especias: marítima y de caravanas, que recorría el Mar Rojo y el Golfo Pérsico.
•La ruta de la seda: atravesaba los desiertos y cordilleras de Turquestán.

Innovaciones e intercambios que se llevaron a cabo durante la época:

•El ajedrez.
•La numeración índigo-arábiga.
•El concepto de cero.
•Algunas obras literarias.
•El papel.
•El grabado.
•La pólvora.
•Reinterpretación de la filosofía clásica.
•Cultivos y técnicas agrícolas mediterráneas.
•Circulación monetaria (sólo en el mundo islámico).

La civilización musulmana fue destacable por el gran número de eruditos polifacéticos que produjo. Es una muestra de la homogeneidad de la filosofía islámica sobre la ciencia, y su énfasis sobre la síntesis, las investigaciones interdisciplinares y la multiplicidad de métodos.

Imperio Carolingio (VIII a IX)

caballeros

Hacia el siglo VIII la situación política europea se había estabilizado. En occidente algunos reinos aseguraban relativa estabilidad a varias regiones: Northumbria a Inglaterra, Visigotia a España, Lombardía a Italia y el Reino Franco a la Galia.

El imperio Carolingio surge de las bases creadas por los predecesores de Carlomagno desde principios del siglo VIII (Carlos Martel y Pipino el Breve). La aspiración de Carlos era reconstruir la extensión del Imperio Romano Occidental, siendo la primera entidad política de la edad media que estuvo en condiciones de convertirse en potencia continental. Su capital era Aquisgrán.
Como resultado de la estrecha relación entre la dinastía carolingia y el pontificado, el papa León III reconoció las pretensiones imperiales de Carlomagno y lo coronó en el año 800.

Se crearon marcas para fijar las fronteras de los enemigos exteriores. El territorio interior fue organizado en condados y ducados. Los funcionarios que los dirigían eran vigilados por inspectores temporales.
La consignación de las tierras junto con los cargos, pretendía sobre todo el mantenimiento de la costosa caballería pesada, gran fuerte del ejército del imperio.

Comenzó a visualizarse una red piramidal de fidelidades que es origen del vasallaje feudal.

Carlomagno negoció de igual a igual con el Imperio Bizantino, el Emirato de Córdoba y el Califato Abatida. Impulsó un notable programa artístico y pretendió rodearse de una corte de sabios e iniciar un programa educativo. Para eso llamó a la intelectualidad de su tiempo a sus dominios, dando impulso, con la colaboración de Alcuino de Cork, el llamado Renacimiento carolingio.

División y hundimiento

Tras la muerte de Carlomagno en 814, toma el poder su hijo Ludovico Pío. Los hijos de éste se enfrentaron militarmente disputándose los diferentes territorios del imperio. Más allá de las alianzas aristócratas, manifestaban distintas personalidades, tenían un idioma, costumbres, tradiciones e instituciones propias.
El tratado de Verdún (843) pretendió disolver el imperio carolingio, y dividirlo entre los hijos de Ludovico Pío, aunque su objetivo se cumplió a medias.
La división, sumada al proceso institucional de descentralización inherente al sistema feudal, en ausencia de fuertes poderes centrales, y al debilitamiento preexistente de las estructuras sociales y económicas hizo que la siguiente oleada de invasiones bárbaras (magiares y vikingos), sumieran a Europa nuevamente en una edad oscura.

El sistema feudal

El fracaso del proyecto político centralizador de Carlomagno, llevó en ausencia de ese contrapeso, a la formación de un nuevo sistema político, económico y social, que recibe el nombre de feudalismo.
Se suele hablar de un “primer feudalismo” o “feudalismo carolingio” desde el siglo VIII al año 1000, y un feudalismo clásico, del 1000 al 1240.

Dos instituciones eran clave en el feudalismo:

•El vasallaje: era la relación jurídico-política entre el señor y el vasallo, consistente en apoyos y fidelidades mutuas. Se llevaba a cabo entre dos nobles de distinta categoría. Mediante una ceremonia, el más poderoso se convertía en el señor y el menos poderoso se convertía en el vasallo, y recibía sus correspondientes tierras.
•El feudo: era una unidad económica y de relaciones sociales de producción entre el señor del feudo y sus siervos. No era un contrato igualitario sino que el señor feudal otorgaba protección a cambio del trabajo y protección de los campesinos.

Otros elementos claves del sistema feudal:

•Homenaje e investidura: dos puntos del proceso por el cual, un señor concedía un feudo a un vasallo, por sus honores y logros, generalmente militares.
•Organización del feudo, la encomienda: rara vez se hacía una ceremonia o se escribía un documento para hacer constar de la relación de servidumbre del campesino frente al señor. Este tenía la obligación de defender a sus siervos y aplicar justicia, y a su vez debía correspondérsele labrando la tierra y pagando los correspondientes impuestos.

Estamentos feudales

Los tres estamentos del feudalismo eran los bellatores, oratores y laboratores. Los que guerrean, los que oran y los que trabajan. Los dos primeros son privilegiados, es decir que no se les aplica la ley común, tienen un fuero propio, distinto de los no privilegiados.
No eran estamentos cerrados, ya que el ascenso social existía, y era debido al mérito.

•Los bellatores, o guerreros: su función era la defensa, la protección física contra las amenazas exteriores, las agresiones y las injusticias. Estaba organizada piramidalmente empezando por el emperador, pasando por los reyes y siguiendo hasta el último escudero.
Suelen clasificarse sin embargo, en alta y baja nobleza. La primera (marqueses, condes y duques) poseía feudos del tamaño de regiones o provincias, y la segunda (caballeros, barones) poseían pequeñas comarcas o municipios, o a menudo ningún territorio y vivían en el castillo del señor al que servían.
•Los oratores, o clérigos: formado por el clero, encargado de garantizar la salvación de las almas inmortales. Algunos formaban parte de la élite más poderosa (obispos, abades) y otros más humildes (bajo clero, curas y monjes). Otra división se marcaba entre el clero secular y el regular. El primero controlaba la administración de sacramentos y la trayectoria vital de la población; y el segundo, conformado por monjes sometidos a tres votos: pobreza, obediencia y castidad.
Fue una estrategia común que los hijos segundones ingresaran al clero para no interferir con el pasaje de herencia de sus hermanos primogénitos, y además eran bien mantenidos gracias a las donaciones y dotes.
Los nobles eran privilegiados por la Iglesia, pero el Papa tenía el poder para desligar a algún vasallo de su servidumbre y fundar un nuevo reino dependiente del papado.
•Los laboratores o trabajadores: los más numerosos, encargados del mantenimiento del cuerpo, considerada la función más baja. Podían ser campesinos o artesanos. Estos últimos podían encontrarse tanto en aldeas campesinas como en pequeñas ciudades. La excepción eran los maestros de obras o arquitectos, que eran nómadas.

Fuera de esta organización podían encontrarse: zonas sin dependencia, que solían progresar más rápido, caballeros villanos, que se mantenían y defendían a sí mismos, y behetrías, que contaban con el poder de designar a su propio señor y cambiar si era necesario.

El sistema feudal era a pesar de todo, estable, donde cada quien tenía su lugar.

Baja edad media (XI a XV)

La Baja Edad media es un término que a veces produce confusión, pues procede de un equívoco etimológico entre alemán y castellano: baja no significa decadente, sino reciente; alta significa en alemán “antigua” (alt).

La plena edad media (XI a XIII)

La justificación de esa denominación es lo excepcional del desarrollo demográfico, económico, social y cultural de Europa que tiene lugar en ese período de tiempo, coincidente con un clima bonancible.
El simbólico año mil no significa nada por sí mismo, pero a partir de entonces se da por terminada la Edad Oscura.
La Europa de la Plena Edad Media es expansiva también en el terreno militar: las cruzadas al Próximo Oriente, el avance de los reinos cristianos sobre la península Ibérica es frenado, siendo los musulmanes obligados a retroceder a la orilla sur del Mediterráneo.

•El modelo feudal se desarrolla sin encontrar límites.
•Nacen y se desarrollan ferias, rutas comerciales, terrestres y marítimas.
•El imperio Bizantino se mantiene entre el Islam y las cruzadas.
•El arte románico y el primer gótico son protegidos por las órdenes religiosas y el clero secular.
•Cluny y Císter llenan Europa de monasterios. Aparecen las universidades y la escolástica llega a su cumbre con Santo Tomás de Aquino.
•El derecho romano empieza a influir en los reyes que se ven a sí mismos como emperadores en su reino.
•Los conflictos crecen a la par de la sociedad: herejías, revueltas campesinas y urbanas.

La expansión del sistema feudal

El feudalismo medieval era lo suficientemente flexible como para permitir el desarrollo de dos procesos que se retroalimentaron mutuamente favoreciendo una rápida expansión.

•Por un lado, asegurar e lugar de cada persona dentro del sistema, lo que permitió la expulsión de todos aquellos para los que no había lugar enviándolos como colonos y aventureros militares e incorporando nuevas tierras.
•Por otra parte, asegurar cierto orden y estabilidad social para el mundo agrario tras el período de invasiones. El nivel de violencia tendía a ser controlado por las instituciones o incluso a ser ritualizado (justas, torneos).

Las ciudades eran seguras, con sus murallas, su estricto toque de queda y su sistema de justicia, y los campos inseguros, y para más con señores feudales que abusaban de su poder.
El modo de producción feudal generaba cierto interés en el aumento de la producción puesto que se beneficiaba directamente de él. Si el aumento productivo demostraba ser permanente, el señor feudal podía aumentar los impuestos, enriqueciéndose junto con la nobleza y el clero que lo rodean. Y al ver que el resultado, los campesinos buscarían nuevas tierras para roturar en el límite de los mansos.

Esta dinámica lucha de clases entre siervos y señores dinamizaba la economía y hacía posible el inicio de una concentración de riquezas acumuladas a partir de las rentas agrícolas.
Se estimulaba el rudimentario comercio a larga distancia, la circulación monetaria y la vida urbana marcarían el resurgimiento económico de Europa occidental, pero acabarían por conducir el feudalismo a la ruina.

Se dieron escasas mejoras técnicas en materia agrícola, y muchas aún estaban por descubrirse:
•Los bueyes se reemplazaron por caballos de tiro.
•La collera y el arado de vertedera.
•Barbecho de año. La rotación de cultivos todavía no estaba descubierta.
•Se escatimaba el uso del hierro.
•El nivel técnico era precario.
•El molino de viento, se incorporó desde Asia.

La Universidad

Las primeras universidades de la Europa Cristiana fueron fundadas para el estudio de derecho, medicina y la teología.
Además de centros de enseñanza eran un lugar de investigación y producción del saber y focos de vigorosos debates y polémicas.
Las más prestigiosas recibían el nombre de Stadium Generale y su fama se extendía por toda Europa.
Entre 1200 y 1400 fueron fundadas en Europa 52 universidades, entre ellas Bolonia, Oxford y Cambridge.

medieval

La escolástica

La escolástica fue la corriente teológico filosófica dominante en del pensamiento medieval y se basó en la coordinación de fe y razón, la segunda sometida a la primera.
La Biblia era la principal fuente de conocimiento pero a pesar de eso se estimuló la especulación y el razonamiento, sometido a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debía exponerse a refutaciones y preparar defensas.
El apogeo de la escolástica coincide con el siglo XIII en que se fundan las universidades y surgen las órdenes mendicantes: dominicos y franciscanos.

La Burguesía

La burguesía es un nuevo agente social formado por artesanos y mercaderes que surgen en el entorno de las ciudades (Burgos, formados en los cruces de caminos).
La burguesía estaba interesada en presionar al poder político para que se facilitara la apertura económica de los espacios cerrados de las urbes, se redujeran los tributos de portazgo y se garantizaran las formas de comercio seguro y una centralización de la administración de justicia e igualdad de las normas en amplios territorios que le permitieran desarrollar su trabajo, al tiempo que garantías de que los que vulnerasen dichas normas serían castigadas con igual dureza en los distintos territorios.

Los que permitían el desarrollo de la burguesía veían incrementar sus riquezas. Ahora las alianzas entre señores eran más comunes, pero orientadas a estimular el desarrollo económico.
Los burgueses se encontraban fuera del sistema feudal.

Quienes podían radicarse en las ciudades tenían un mundo de oportunidades para explotar, y gozaban de la pax urbana. Comenzaron a surgir con esto las primeras monarquías autoritarias, con grandes concentraciones de poder.

Los artesanos comenzaron a asociarse en instituciones llamadas gremios, en donde había aprendices a cargo de un maestro, que les transferiría su rango en cuanto aprendieran su oficio.
Se procuraba evitar todo rasgo posible de competencia fijando los precios, las calidades, los horarios y las condiciones de trabajo, incluso las calles donde podían radicarse. El objetivo era conseguir la supervivencia de todos, no el éxito del mejor.

Más apertura demostró el comercio. Los buhoneros iban de aldea en aldea, y los escasos aventureros que se atrevían a hacer viajes más largos eran los mercaderes más habituales de la Alta Edad Media, antes del año 1000. Tres siglos después cientos de rutas se habían trazado en Europa de Norte a Sur y de Este a Oeste.
Esto permitió el desarrollo de ciudades como Hamburgo, Lubeck y Danzig, y el establecimiento de consulados y consulados de mar.
El contacto era cada vez más fluido entre gentes de distintas naciones. Todo esto desarrolló un incipiente capitalismo comercial con el incremento o surgimiento de la economía monetaria (banca, préstamos, seguros, actividades que mantuvieron siempre recelos morales).

La aparición de burgueses ricos y una plebe urbana pobre originó un nuevo tipo de tensiones sociales. Aparecieron las primeras herejías, y las órdenes mendicantes.

Nuevas entidades políticas y religiosas

En la plena edad media se observó una gran disparidad en la escala a la que se ejercía el poder político: los poderes universales (Pontificado e Imperio) seguían reivindicando su primacía frente a las Monarquías feudales.
Las entidades más pequeñas en extensión demostraban ser más dinámicas en las relaciones internacionales, y el municipalismo demostró ser una fuerza a tener en cuenta en Europa.
El redescubrimiento del Digesto Justinianeo permitió el estudio autónomo del derecho, y a su vez el redescubrimiento paulatino del Derecho Romano.

La difícil convivencia entre el pontificado y el imperio, dio origen entre el siglo X y el XI a una querella de investiduras.
El Papa pretendía marcar la supremacía de la autoridad religiosa sobre el poder civil, mientras que el emperador pretendía hacer valer las legitimidades de su cargo, que pretendía derivar del antiguo Imperio Romano.
Ambas pretensiones distaron mucho de hacerse efectivas.

Parlamentarismo

Era una forma de representación política que con el tiempo se convirtió en el precedente de la división de poderes consustancial a la democracia de la Edad Contemporánea.
Ejemplos: Cortes de León, el Parlamento Inglés.

La reforma gregoriana y las reformas monásticas

Hildebrando de Toscaza, ya desde su posición bajo los pontificados de León IX y Nicolás II, y más tarde como papa Gregorio VII emprendió un programa de centralización de la Iglesia, con la ayuda de los benedictinos de Cluny, que se extendieron por toda Europa Occidental implicando a las monarquías feudales.

El fortalecimiento del poder papal intensificó las tensiones políticas e ideológicas con el Imperio Germánico y con la Iglesia Oriental, que terminarían llevando al Cisma de Oriente.

La Cruzadas trajeron como consecuencia la creación de un tipo especial de órdenes religiosas, que, además de someterse a una regla monástica, llevaban una vida militar. Fueron creadas luego de la toma de Jerusalén en 1099 y fueron los templarios, hospitalarios y caballeros del Santo Sepulcro. También se constituyeron en otros contextos geográficos, tal es el caso de las Órdenes Militares Españolas y los caballeros Teutónicos.
En los siglos XII y XIII surgen las órdenes mendicantes, cuyos miembros eran frailes, en lugar de monjes.

Innovaciones dogmáticas y devocionales

A partir del siglo XI y el siglo XII, se introdujeron las siguientes innovaciones: se impuso el rito romano sobre la anterior multiplicidad de liturgias, la imposición del celibato sacerdotal, y el hallazgo del papel del purgatorio como estadio medio de las almas entre el cielo y el infierno.

La virgen María pasa a un papel más protagónico, y da origen a la mariología, que trae consigo nuevas oraciones y devociones.

Expansión geográfica

La expansión se llevó a cabo o intentó llevarse a cabo, el menos en varias direcciones, siguiendo no tanto un propósito determinado por concisiones nacionalistas inexistentes en la época, sino la dinámica propia de las casas feudales.
Los normandos dieron origen a una de las casas feudales más expansivas de Europa, que se extendió por Francia, Inglaterra e Italia. Las casas de Navarra y Castilla, Francia, Borgoña, Flandes y Austria son otros buenos ejemplos.
Los vikingos orientales, llegaron hasta Constantinopla y fundaron los reinos de Ucrania y Rusia. Los vikingos meridionales (los normandos) se instalaron en Normandía, Inglaterra, Sicilia y el sur de Italia.

Las cruzadas

fantasia

Fueron expendiciones emprendidas, en cumplimiento de un solemne voto, para liberar tierra santa de la dominación musulmana, bajo el símbolo de la cruz hecha de tela. Fueron impulsadas por el Papa Urbano II y las predicaciones de Pedro el Ermitaño.

Primera cruzada (1096-1099)

•Cruzada de Pedro el Ermitaño, o cruzada de los pobres, acabó en un fracaso, cuando la multitud de gente fue asesinada por los turcos.
•Cruzada de los príncipes: propiamente la primera cruzada. Formada por Francia, los Países Bajos, y el reino normando de Sicilia.
•Recuperaron Antioquia y tomaron Jerusalén tras una cruenta matanza. Se fundaron principados en ambas ciudades, además de Edesa y Trípoli.

Segunda cruzada (1145)

•En Jerusalén se dan diversas alianzas cristiano-musulmanas, por conveniencias, y sucesivas escaramuzas.
•Los musulmanes se lanzan en un jihad o guerra santa. Zengi conquista Edesa.
•Bernardo de Claraval lanza la segunda cruzada, encabezada por Luis VII de Francia, Leonor de Aquitania y el emperador Germánico Conrado III.
•Ignoraron Edesa y atacaron Damasco, aliada del rey de Jerusalén, Balduino III. La expedición fue un fracaso.

Tercera cruzada (1187 aproximadamente)

•Saladino se hace con el control de Egipto y Siria, acumulando una gran fuerza militar.
•El Rey Leproso, Balduino IV muere, y los estados de la región se dividen. Guy de Lusignan toma el control del ejército de Jerusalén.
•Reynald de Chatillon, provoca un enfrentamiento quebrando la tregua, y los cristianos pierden Jerusalén.
•Parte una segunda expedición liderada por Ricardo Corazón de León, Felipe Augusto y Federico Barbarroja. El ejército de éste último, se dispersó con su muerte, antes de llegar a Palestina.
•Los cruzados tomaron Acre. Felipe Augusto regresó por diferencias con Ricardo y éste se vio obligado a realizar una tregua con Saladino.
•Ambos mueren tiempo después.

castillos

Cuarta Cruzada (1199)

•El objetivo de esta cruzada, por orden del Papa Inocencio III, era Egipto, considerado el punto débil de los musulmanes.
•Bonifacio de Montferrato y Alejo IV Ángelo confabularon para redirigir la cruzada sobre Constantinopla.
•Inicialmente los cruzados lucharon contra los húngaros de Zara, por lo que fueron excomulgados por el Papa.
•En el año 1204 saquearon Constantinopla, producto de una serie de disputas y deposiciones de gobernantes (basileos). Europa recibió un aluvión de riquezas y obras de arte producto del saqueo.
•El imperio Bizantino se desmiembra. Se funda el Imperio Latino, y varios estados menores. Se corta el suministro de tropas para los Estados Francos en Palestina.

Ocaso de la edad media (XIV a XV)

El fin de la edad media está marcado por la crisis del siglo XIV, y llega con el comienzo de la trancisión del feudalismo al capitalismo.
La ley de rendimientos decrecientes empezó a mostrar sus efectos a medida que el dinamismo de los campesinos forzó la roturación de las tierras marginales y las lentas mejoras técnicas no podían sucederse a un ritmo semejante.
La coyuntura climática cambió, y las hambrunas debilitaron físicamente a las poblaciones, preparando el terreno para la Peste Negra de 1348.
La repetición sucesiva de epidemias caracterizó un ciclo secular.

Consecuencias

•Los supervivientes acumularon capital en forma de herencias, que en algunos casos se convirtieron en empresas comerciales y patrimonios nobiliarios.
•Tensiones nunca vistas de oferta y demanda.
•Aparecen los salarios.
•Las rentas feudales pasaron a ser inseguras. En primer lugar, esto llevó a que los señores fueran más comprensivos con sus siervos, pero más adelante, se impulsaron cambios en la estrategia productiva, como el cambio de agricultura por ganadería.
•Se desatan verdaderas guerras comerciales.
•La nobleza con más capacidad se pudo convertir en la nueva gran nobleza, mientras que los menos hábiles decaían y se empobrecían.
•Se abre un abismo entre el alto clero de obispos, canónigos y abades, y los curas de parroquias pobres, frailes y vagabundos.
•En las ciudades la alta y baja burguesía viven un proceso similar de separación de fortunas.
•Se abre la posibilidad de que la condición social dependa de la capacidad económica (no específicamente tierras) en lugar del linaje.
•Frente al mundo medieval dividido en tres órdenes, surge un mundo basado en una economía comercial.
•Los caballeros medievales comienzan a ser superados por nuevas armas, como el arco de tiro largo y la pica.
•Los ejércitos se vuelven profesionales y aparece la pólvora en occidente.
•La caballería y los castillos quedan obsoletos.

Nuevas ideas

Las nuevas ideas religiosas ya estuvieron en el fermento de las herejías que se habían producido previamente, a partir del siglo XII, y que habían encontrado eficaz respuesta en las nuevas órdenes religiosas mendicantes.

Se produjo el Cisma de Occidente, que tuvo un impacto devastador en la cristiandad occidental, ya que se pudo ver a dos (y hasta tres) papas excomulgándose mutuamente, uno en la llamada Cautividad de Avignon a la que lo sometía el rey de Francia, otro en Roma y el tercero elegido por el Concilio de Pisa (1409).

La escolástica se enfrentaba a su propia crisis y cuestionamiento interno. La mentalidad teocéntrica le iba cediendo el lugar al antropocentrismo, que culminaría en el humanismo del siglo XV.
Personalidades extravagantes como Juana de Arco se convierten en héroes populares.

Fin de la edad media en la península ibérica

Mientras que para el Mediterráneo oriental el fin de la Edad Media supuso el avance imparable del islámico Imperio Otomano, en el extremo occidental, los expansivos reinos cristianos de la península ibérica, tras un período de crisis y ralentización del avance secular hacia el sur, simplificaron el mapa político con la unión matrimonial de los Reyes católicos (Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla), los acuerdos de estos con el Portugal, y la conquista de Granada, Navarra, (1492) dividida en una guerra civil entre bandos orientados e intervenidos por los franceses y aragoneses, sería anexionada en su mayor parte a la creciente monarquía católica en 1512.

final

Arte Medieval

La edad media, supone más de mil años de arte en Europa, en Oriente Medio y África del Norte.
En la alta edad media los artistas permanecían en el anonimato de una condición artesanal de poco prestigio social, mientras que en los últimos siglos de la baja edad media, sobre todo en el siglo XV, alcanzarán la consideración de cultivadores de las bellas artes.

Los historiadores clasifican el arte medieval en períodos y movimientos: arte paleocristiano, arte prerrománico, románico, gótico, bizantino e islámico, con influencias mutuas.
Además, cada nación o cultura de la edad media, desarrolla sus propios estilos diferenciados.

Diferentes disciplinas que se cultivaron:
•Arquitectura.
•Escultura.
•Orfebrería.
•Manuscritos ilustrados.
•Frescos.
•Pintura en tabla.
•Mosaicos.

Función del arte medieval

•No existe el concepto del arte como fin en sí mismo o de la belleza como único objetivo del artista.
•Carácter básicamente funcional.
•Una ofrenda a Dios, a los santos o a los difuntos, por lo que no se dudaba de la legitimidad de los adornos en las iglesias.
•Su función pedagógica era explicar los dogmas de la Iglesia.
•Era una afirmación del poder de la Iglesia, y a la vez de aquellos que podían encargar obras de arte.

examen

Movimientos artísticos

•El arte paleocristiano: cubre el período desde el siglo III, hasta el inicio del arte bizantino. Adopta técnicas romanas de pintura.
•El arte bizantino: durante el período de iconoclastía, la gran mayoría de los íconos fue destruida, tan solo han sobrevivido algunos ejemplos. Se considera el arte más refinado de la Edad Media en términos de calidad material y habilidad, con la producción centrada en Constantinopla. El logro supremo del arte bizantino eran los frescos monumentales y mosaicos dentro de las iglesias abovedadas.
•El arte islámico: además de la producción arquitectónica, cubre una amplia variedad de artesanías, incluyendo manuscritos ilustrados, textil, cerámica, trabajo en metales y cristal.
•El arte prerrománico: cubre el período entre el siglo V y el siglo X. Se divide en varios estilos locales, entre los que se encuentran: el arte producido durante el período de las migraciones germanas y eslavas, en Italia, con los escasos monumentos ostrogodos, en España, el arte visigodo, el arte asturiano y el arte mozárabe y arte de repoblación; el arte de Francia y las zonas centrales del imperio carolingio; el arte otoniano en Alemania; y el arte de Irlanda y Gran Bretaña, conocido como “celta medieval”.

edad media

Baja edad media

Dos estilos internacionales marcan la época, dividiéndola en dos mitades: el arte románico durante los siglos XI y XII, y el arte gótico, que comienza en Francia a mediados del siglo XII y se va imponiendo en Europa central durante los dos siglos que siguen.

El nombre “románico” es utilizado por historiadores para compararlo con la arquitectura de la roma antigua; mientras que el término gótico es un despectivo utilizado por los artistas y tratadistas de arte del renacimiento para designar a todo el arte medieval, que consideraban una degeneración del arte clásico de Grecia y Roma contaminado por los godos.

historia

Las catedrales y la búsqueda de altura

En la edad media la oposición entre lo alto y lo bajo “se proyecta en el espacio”: se construyen torres y murallas muy elevadas, muy visibles, para manifestar que se quiere escapar de los bajo. Lo alto es hermoso, los castillos y las catedrales son altos. Esa oposición es el correlato de la que existe entre el cielo y la tierra.
Luego se buscó la luz, e incluso se acabó por identificar a Dios con la luz.
Se dio un uso cada vez más sofisticado del hierro y los diversos metales dieron nacimiento entre los siglos XI y XIII a las grandes catedrales.

Se desarrolló una rivalidad entre ciudades como Siena y Florencia, manifestada en las catedrales que construían. Las dimensiones de ambas hicieron imposible que se terminaran antes de la crisis bajomedieval. Los sieneses se conformaron con esto, pero los florentinos esperaron a que Filipo Brunelleschi consiguiera resolver el desafío técnico con la impresionante cúpula de tambor octogonal, que abre la época del Renacimiento.