Castro y El Che perseguían a los homosexuales

Algunos fragmentos del libro “Exposing the Real Che Guevara: And the Useful Idiots Who Idolize Him”:

Página XX: “Cuando Madonna se exhibe sin pudor con una camiseta con la cara del Che ¿no se da cuenta de que está haciendo propaganda a un régimen que criminalizaba la práctica del sexo homosexual y castigaba cualquier cosa que se considerara amaneramiento gay? A mediados de los sesenta el crimen de tener un comportamiento afeminado hizo que miles de jóvenes fueran arrancados de las calles y parques de Cuba por la policía secreta y llevados a campos de concentración. En un lema con un paralelismo con el de Auschwitz, entre los encargados de las ametralladoras apostados en las torres de vigilancia se leía sobre la puerta en grandes letras: ‘El trabajo os hará hombres’”.

Páginas 18-19. “Canek Sánchez Guevara, nieto del Che que escapó de Cuba, en una entrevista a la revista Proceso de México: ‘En Cuba no existe la libertad. El régimen quiere sumisión y obediencia… El régimen persigue a los hippies, homosexuales, librepensadores y poetas… Para ello emplea la vigilancia constante, el control y la represión’”.

Página 100: “… Castro dejó manos libres a su policía con los ‘elementos antisociales’, ‘pervertidos’ y aquellos que Che Guevara llamaba ‘lumpen’ (el término es indicativo de su famoso autor). El objetivo eran los jóvenes, con un énfasis especial en aquellos con el pelo largo, los sospechosos de escuchar rock and roll, los incorregibles religiosos y, especialmente, los homosexuales. A estos jóvenes el régimen les solía acusar de ‘peligrosidad predelictiva’. El pelo largo, una pinta rara, el gusto musical, unos pantalones apretados, la práctica del cristianismo sin tapujos, el origen familiar, la negativa a participar en fines de semana de trabajo ‘voluntario’, todas ellas eran algunas de las razones favoritas del régimen para hacer de un joven un violador de la moral revolucionaria.

… Este sistema de campos-prisión en los que estuvo Emilo Izquierdo y decenas de miles de jóvenes como él, se llamaba de ‘Unidades Militares de Ayuda de Producción’. El eufemista título oficial, UMAP, no podía ocultar el verdadero pretexto de los campos: trabajos forzados. En la Rusia de Stalin las iniciales GULAG significan lo mismo. Estos campos estaban completamente rodeados de altas alambradas, tenían ametralladoras en todas las torres de vigilancia y feroces perros vigilándolos. Como hemos visto, los campos para homosexuales tenían un letrero encima de la puerta de entrada en el que se leía ‘El trabajo os hará hombres’ que recordaba al lema de Auschwitz: ‘El trabajo os hará libres’.

Los campos UMAP implicaban trabajo extremo bajo el sol tropical y palizas y ejecuciones sumarias para los que no cumplieran los objetivos. Como en el campo de Guanahacabibes, ninguno de los prisioneros de UMAP había sido condenado, ni siquiera en la farsa de los tribunales castristas, de ningún crimen ‘contrarevolucionario’. Los camiones y las furgonetas de la policía simplemente rodeaban una zona de La Habana conocida como lugar de ligue homosexual, de reunión de roqueros o cercana a alguna iglesia. Inmediatamente todas las personas que se estuvieran en las cercanías eran arrastradas a los camiones a punta de pistola”.

El texto continúa relatando las barbaridades y torturas infligidas a los prisioneros con las excusas más peregrinas, y para los que no la hayan visto, se recomienda la película “Antes que anochezca” (Julian Schnabel, 2000) sobre la vida y muerte del poeta cubano homosexual Reinaldo Arenas (1943-1990). Este la verdadera cara del Che, ese “revolucionario” y “libertador” que muchos ignorantes adolescentes gays llevan en la camiseta. Este es el “luchador” que Zerolo homenajeó y del que dijo “Es el hermano mayor que todos hemos querido tener”.


http://aquiles.blogsome.com/