Las preguntas que tradicionalmente se hacen durante una entrevista, orientadas hacia el desempeño, las tareas y la responsabilidad son útiles, pero las respuestas a esas preguntas no suelen iluminar el compromiso o la inteligencia emocional que el trabajo requiere.

Cuando se hacen otras preguntas es sorprendente lo que se averigua. Esos hallazgos pueden ayudarlo a tomar mejores decisiones, disminuir los cambios de personal y reducir de manera significativa los costos de contratación.

A continuación, una lista de preguntas legales, indiferentes al género y basadas en la conducta, diseñadas para hacer surgir las actitudes más profundas y complejas y los esquemas de pensamiento de un candidato para un puesto.

- ¿Qué me preguntaría en este instante?


- ¿Qué me resultaría verdaderamente sorprendente con respecto a usted?


- ¿Qué otra cosa?


- ¿Cuál es su verdadera motivación para cambiar de trabajo? No, la razón real (ponga a prueba, vuelva a poner a prueba)


- ¿Cuál es su filosofía con respecto a la fijación de metas?


- ¿Qué material de lectura encontraría yo en su mesa del living?


- Cuénteme cómo y cuándo se encontró frente a un dilema ético y dígame qué pasó


- ¿Cómo se ganaba la vida cuando estaba en la universidad?


- ¿Cuán lejos ha llegado en sus viajes? (Tenga un mapa sobre su escritorio)


- Hágame un diagrama circular (porciones de torta) donde aparezcan sus actividades durante ocho horas en un día cualquiera.


- ¿Usted es curioso? Si lo es, déme un ejemplo.


- ¿Cuál es su historia de éxito favorita? ¿Cuál es su historia de fracaso favorita?


- ¿Qué debería haberle preguntado y no lo hice?


- ¿Quiere ser millonario? ¿Por qué? ¿Qué está haciendo para estar preparado?


- ¿Está listo para renunciar a su trabajo en cinco días? ¿Qué harán sus empleadores cuando usted se vaya? ¿Qué cree que dirán de usted cuando se haya ido?


- ¿Alguna vez ha hecho un plan estratégico a 30, 60, 90 días para su trabajo o un trabajo futuro? (Bien, hoy es su día de suerte)


Las investigaciones muestran que más del 75% de los ejecutivos carecen de cualquier forma de entrenamiento formal para entrevistar.

Las consecuencias de la falta de habilidad al hacer una entrevista tienen efectos duraderos y algunas veces son difíciles de reconocer hasta que es demasiado tarde. Se contrata a una persona inadecuada, o se pasa por alto alguien muy valioso. Utilice estas 15 preguntas en beneficio de su empresa y contrate aspirantes que sean verdaderamente apropiados para el trabajo.

Y si está del lado de quien va a ser entrevistado, úselas para entrenarse y pensar qué contestar.


fuente http://www.minutouno.com/