Altos Hornos Zapla


Introducción


Altos Hornos Zapla


altos


Aceros Zapla ex Altos Hornos Zapla es un complejo minero forestal siderúrgico que se encuentra en el departamento Palpalá, provincia de Jujuy, Argentina. Fue el primer centro siderúrgico de Argentina, donde se realizó la primera colada de arrabio el 11 de octubre de 1945. La planta se encuentra a 13 km de Palpalá, la ciudad cabecera del departamento homónimo.
Cuenta con 15.000 ha de un bosque de 30 millones de árboles de eucaliptos para extraer el carbón necesario en el proceso. El complejo integraba dos minas de mineral de hierro: "9 de Octubre" y "Puesto Viejo", a no más de 27 km del alto horno; y la explotación de caliza

Hallazgo e historia


El descubrimiento de la zona minera de Zapla ocurrió de la manera mas obsoleta una mañana de 1939, el baquiano Wenceslao Gallardo junto al italiano Ángel Canderle, partieron de la ciudad de Jujuy donde residían a casar sobre los bosques de Zapla.
Cuando ambos llegaron al arroyo de los tomates, llamándolo así por estar en lugar cubierto de tomates silvestres, emprendieron al ascenso de la ladera. Candirle, conocedor de la minerales en su país de origen durante la primera guerra mundial ,se intereso por el color rojizo del suelo que recorrían. Lo comento con su compañero y ambos decidieron hacer una recolección de piedras del lugar para que alguien idóneo en la materia diera su veredicto.
A su regreso, en lugar de las presas de caza llevaban las alforjas llenas de las muestras recogidas. Se informo al respecto, pero para iniciar algo tentativo debían contar con dinero que, por cierto ninguno poseía. Recurrieron a la ayuda de don Domingo Capra, sastre de oficio y de otro jujeño, don Antonio Senes dueño de un taller mecánico, quienes aportaron monetariamente para iniciar este emprendimiento.
Ante la incertidumbre de continuar con la indagación del yacimiento se dirigieron al Cnel. Sueiro, que alejado de su carrera militar, amigo del Gral. Savio, que en conocimiento de la situación les advirtió que el ejercito seria el único interesado en la mina y envió muestras a Buenos Aires, nadie había mencionado antes Zapla. En su informe destaco la importancia del descubrimiento, sosteniendo que el mismo contenía una cuenca sedimentaria de hematita con una reserva de 50 Millones de toneladas como mínimo.
La mina se encontraba a 1500 mts. sobre el nivel del mar. El 9 de octubre de ese año la idea obsesiva del gral. Savio se tomo en realidad. Por Ley numero 12709 se creo fabricaciones militares, de la cual el fuera su primer presidente, asistiéndolo en la actividad el Dr. Luciano Carlos Cattalano quien había efectuado los estudios oficiales del yacimiento jujeño.
Se decía que el general Savio tenia urgencia de poner en marcha la mina de hierro de la serranía. Es así que en 23 de enero de 1943 se designo con el nombre de "Altos Hornos Zapla" a la unidad siderurgia integrada por los yacimientos existentes y a la incipiente planta de Palpalá, iniciando desde entonces la actividad. Este centro fue posteriormente llamado "General Savio" , en homenaje al precursor de la siderurgia Argentina. En cuanto al nombre de la mina fue en conmemoración a la fecha de creación de Fábricas Militares.
Al no existir infraestructura carretera en la veta de la mina, el mineral, (muy heterogéneo por cierto), era conducido a la planta por un cable carril de 14 Km. de longitud, equipado con vagonetas. Este cable había sido montado por la empresa Thissen.
Ante tanta precariedad en sus orígenes, había que crearle el Establecimiento y a su población minera muchos incentivos para retenerlos en un tiempo, en que Pálpala y la mina, no contaban con una sólida infraestructura.
Por tal motivo se construyo un centro cívico habitacional con todos los servicios elementales y los espacios para el desarrollo social, educativo, recreativo y cultural, con una población estable de aprox. 600 habitantes. El 20 de septiembre de 1945 a horas 11 y 45 el mismo Gral. Savio encendió el primer Horno de Fundición de Arrabio con la presencia del Cáp. Enrique Lutteral quien fuera el primer director de Altos Hornos Zapla, técnicos y operarios que levantaron la estructura y el 11 de octubre de 1945 se produjo la primera Colada de Arrabio Argentino. En el año 1997 se produce el cierre de la Mina 9 de Octubre y 4 anos mas tarde se lleva acabo la privatización de Altos Hornos Zapla. Después de varios años de abandono del centro cívico, la sanción de la ley Provincial 4910, un 20 de junio se transfiere a la municipalidad de Palpalá los derechos sobre el predio del antiguo pueblo minero.
La Mina 9 de Octubre y la fabrica
En los comienzos de 1941, el Ministerio de Ejercito tuvo conocimiento de la existencia de mineral de hierro en las serranías del Zapla. . Cumplidos los requisitos legales se crea, por Decreto Nº 141.462 del 23 de enero de 1943, el establecimiento con el nombre de Altos Hornos Zapla (AHZ). Iniciados los estudios definitivos, proyectos y obras necesarias para el funcionamiento del nuevo organismo, el 11 de octubre, se efectúa la Primera Colada de Arrabio Argentino.
Una publicación local de 1960 recordaba esto expresándolo de la siguiente forma: “Este hecho de tanta trascendencia para la economía y grandeza del país, repercutió en todos los ámbitos de la Nación, llevando hasta sus últimos rincones el nombre de JUJUY..., rico suelo que engendro la materia necesaria para una nueva etapa industrial en la vida del pais” (Jujuy al dia, 1960).
El descubrimiento de la Mina 9 de Octubre y la decisión de impulsar la industria siderúrgica nacional con AHZ, atrae mano de obra especializada de otras provincias y una corriente migratoria de países limítrofes, especialmente de Bolivia, que se traduce en un importante incremento en la población provincial.
El 20 de febrero de 1951, se procedió a dar funcionamiento al segundo alto horno, el que fue construido íntegramente con dirección técnica, ejecución y materiales nacionales, según destacan los periódicos de la época. A fines de 1952 se completa el ciclo siderúrgico con la construcción de: cuatro Altos Hornos (con una capacidad diaria de 150 toneladas de producción por cada uno); dos hornos eléctricos (de 10 toneladas de colada cada ano); una Planta de laminación (con producción de 120.000 toneladas anuales de hierro).
El establecimiento contaba de cuatro centros de producción: Centro Siderúrgico; Centro Mina “9 de Octubre”; Centro Mina “Puesto Viejo” y Centro Forestal. El Centro Siderúrgico poseía, a su vez, tres plantas básicas de producción: Altos Hornos; Acería y Laminación. Para satisfacer las necesidades de estos cuatro centros de producción, contaba con: usina termoeléctrica; planta de oxigeno; talleres de mantenimiento; planta de tratamiento del agua; laboratorio; y taller de fundición. Paralelamente al desarrollo de su centros de producción también se construyeron complejos habitacionales para obreros, profesionales y subprofesionales; clubes completos en cada centro con cines, campos de deportes, piletas de natación, canchas de tenis y una de golf. Además AHZ contaba con almacenes, comedores, escuelas primarias y secundarias, instalaciones de asistencia medica y odontológica, un Casino y una iglesia.
Durante décadas el crecimiento demográfico de Palpalá fue vertiginoso, la ciudad creció al ritmo de la oferta laboral que brindaba el establecimiento siderúrgico y el conjunto de pequeñas industrias que habían desarrollado productos dependientes del acero. Este fenómeno continuo en consonancia a las posibilidades laborales que brindaban estas importantes industrias y a la oferta de servicios privados y públicos que se iban estructurando alrededor.

La privatización de Altos Hornos Zapla


A manera de replica de diversas experiencias internacionales relativamente contemporáneas, en los ´80 la Argentina incorpora un nuevo tema en la agenda de la sociedad: la desestatización de las Empresas Publicas (EP). Tales proyectos no prosperan, pero a poco de asumir el gobierno nacional el Dr. Carlos Menem, a mediados de 1989, se eleva al Congreso y logra la aprobación legislativa de un ambicioso programa de privatizaciones. Promulgada la ley 23.696 de Reforma del Estado, se inaugura una nueva fase en cuanto al papel del sector público en la Argentina, así como en términos de la emergencia de nuevos mercados para la actividad privada y de nuevas áreas privilegiadas por las políticas publicas.
El proceso de privatización de AHZ comienza en noviembre de 1991 cuando el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Defensa, anuncia el llamado a licitación para la privatización de este complejo minero-forestal-siderúrgico. En ese momento la planta de trabajadores y empleados era de 2.560 personas. La valuación fue efectuada por el Banco Nacional de Desarrollo (BANADE) y el Banco Mundial; y con la firma del Decreto 2.332/91 el 6 de noviembre de 1991, se oficializa el llamado a licitación.
En 1991 AHZ se encontraba en estado de mínima producción con racionalización de gastos y reducción de la planta de personal de 8.000 a 2.560 personas. Esto formaba parte del programa de estado iniciado en los ´80, de desestatización de las Empresas Públicas. Todas estas personas fueron pasadas a retiro voluntario y sus indemnizaciones fueron pagadas con aportes financieros del Estado Nacional. Con respecto a la actividad sindical en ese momento había por lo menos cuatro gremios principales y uno secundario: el Sindicato Único de Altos Hornos Zapla (el mas antiguo de los cuatro y que nucleaba a los operarios de la fabrica); Asociación Trabajadores del Estado (ATE); Unión Personal Civil de la Nación (UPCN); Asociación de Supervisores de la Industria Metalmecánica de la Republica Argentina (ASIMRA); y por ultimo la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), que agrupaba una franja muy pequeña en comparación con los anteriores. Estas organizaciones obreras tendrían diversas intervenciones pero cumplirían roles similares en el periodo de privatización, ya que todos los anuncios y gestiones colocaron a los trabajadores en una situación de inestabilidad e incertidumbre. No tuvieron certeza de cuantos serian los despedidos o quienes o a cuanto ascenderían los montos de las indemnizaciones por retiro voluntario.
Entre los acontecimientos mas sobresalientes de esta etapa, en diciembre de 1991 viajarían representantes de los trabajadores a Buenos Aires que el 6 de ese mes acordaron con los funcionarios nacionales el pase a retiro de los obreros y empleados puestos en disponibilidad con una indemnización del 1,5 del bruto del mejor sueldo del ano que se pagarían en cinco cuotas de hasta 3.000 dólares como limite.
El día 31 de enero se conoció al único oferente, un consorcio formado por capitales argentinos, franceses y estadounidenses cuyo nombre es Aceros Zapla. La propuesta que elevaban consistía un pago de 33.250.000 de dólares por los activos de la empresa y una inversión de 50.000.000 de dólares. En cuanto a los trabajadores, se comprometía a conservar a 882 personas del un total de 2.560; pero preveía aumentar las contrataciones conforme las ventas de los productos en el mercado mejoraran. AHZ es adjudicado al único oferente y se anuncia la apertura de la lista para retiros voluntarios. El Ministerio de Defensa confirma que posee los fondos necesarios para pagar las indemnizaciones.


Actualidad


En octubre de 1999, Sergio Taselli, empresario ítalo-argentino la compró Altos Hornos Zapla asumiendo la deuda de u$s 70 millones, al Citibank. Hoy Aceros Zapla S.A. produce 5.000 toneladas de aceros especiales por mes, y duplicará su producción, tras la instalación de un nuevo horno, cuenta con una facturación anual que ronda los u$s 60 millones y una patrimonio cercano a u$s 40 millones.
Zapla provee a las industrias petrolera, gasífera y automotriz, entre otras. Se fabrica el 90% de las variedades de acero que se consumen dentro de la Argentina.

mineria