ACA EL RESUMEN DEL LIBRO RELATO DE UN NAUFRAGO
Este libro, como su titulo indica, nos cuenta la historia de un naufrago llamado Luis Alejandro Velasco, que, con 20 años, paso 10 días en el mar, sin beber, ni comer, a acepciones de un trozo minúsculo de pescado, una raíz i un poco de agua de mar. Después de su hazaña, cuando llego a tierra firme, todo el mundo lo adoraba, y lo hicieron rico con la publicidad, pero al publicar en un periódico la pura verdad de las causas de la tragedia, el gobierno lo negó, pero Luis Velasco no, y fue a partir de entonces cuando, tuvo que abandonar la marina, y se desbarrancó en el olvido de la vida común.

Luis Alejandro Velasco (el naufrago): Muchacho de 20 años, macizo, con mas cara de trompetista que de héroe de la patria, tenía un instinto excepcional del arte de narrar, una capacidad de síntesis, y una memoria asombrosa, y bastante dignidad silvestre como para reírse de su propio heroísmo.
En la barca su físico, hizo un cambio, al no poderse ni afeitar durante tanto tiempo hizo que so barca llegara hasta su cuello, el cuerpo ampollado, los hombros y los brazos quemados por el sol, los ojos irritados, y al caerse del destructor se hizo una herida a la rodilla derecha.
Mary Address: Novia de Luis Alejandro. Los amigos de Luis la llamaban María dirección.
Luis Rengifo: Marinero primero, nacido en Chocó, lejos del mar pero lo llevaba en la sangre. Era estudioso, y hablaba el castellano tan correctamente como el ingles; estaba casado y era ingeniero.
Ramón Herrera: Marinero segundo, y amigo íntimo de Luís Alejandro. Siempre estaba alegre, y era de Arjona, sabía tocar el tambor y tenía un don especial para imitar a todos los cantantes de moda.
Miguel Ortega: Cabo primero. Nunca ningún marinero había sido tan juicioso como él. Siempre hablaba de su esposa y sus hijos.
Jaime Martínez Diago: Teniente de fragata, segundo oficial de operaciones, fue el único oficial que murió. Era alto fornido y silencioso. Natural del Tolima y excelente persona.
Elías Sabogal: Jefe de máquinas. Lobo de mar. Pequeño, de piel curtida, robusto y conversador. Tenía alrededor de 40 años, y según el protagonista, cree que la mayor parte de sus 40 años los pasó conversando. Tenía esposa y 6 hijos.
Eduardo Castillo: Marinero segundo, almacenista, soltero, bogotano, y muy reservado.
Jaime Manjarrés: Bogotano, y el amigo más viejo de la marina. En las apariciones, iba vestido con el uniforme de trabajo, que era: un pantalón y una camisa azul, y la gorra ligeramente inclinada a su oreja derecha.
Dámaso Imitela: Es la segunda persona que vee cuando llega a tierra firme. Hombre blanco pálido, con sombrero de caña y los pantalones enrollados hasta la rodilla. Tenía una carabina terciada a la espalda.
Su mujer es la primera persona que Luis Alejandro ve.
Esta historia empieza en el 22 de febrero de 1955, que es cuando se anuncia a los marineros que regresarían a Colombia. Pero no es hasta el día 28 de febrero que empieza la verdadera historia, es el día en que el destructor sufre el accidente, el marinero pasa 10 días a la deriva en una balsa, por lo tanto, no es hasta el día 9 de marzo de 1955, que el naufrago no toca tierra firme
El principio de la historia pasa en Mobile, cerca de Nueva Orleans, desde allí sale el destructor, el cual va tranquilamente por el golfo de México, pasa por el canal de Yucatán, cuando llega al mar del Caribe sucede el accidente, y es donde se separan los caminos, el destructor sigue en dirección a Cartagena de indias, pero en cambio la balsa en la que va el naufrago (Luis Alejandro) se desvía de la trayectoria del destructor y 10 días después del accidente, la balsa llega a Uraba.