Epoca rosista

Trabajo practico de Historia

ÔĀ∂ √Čpoca Rosista (1829-1852)
ÔĀ∂ Biograf√≠a De Rosas


√Čpoca Rosista (1829-1852)

Primer gobierno de Rosas (1829-1832)
Juan Manuel de Rosas, gobernador de la Provincia de Buenos Aires. El primer gobierno de Rosas como gobernador de Buenos Aires tuvo lugar de 1829 a 1832. Además de ser gobernador con facultades extraordinarias (es decir que, además de ejercer el poder ejecutivo, podía dictar leyes), tenía el título de Representante de las Relaciones Exteriores del País, es decir que cualquier tratado con otro país, conflicto externo y cualquier acuerdo comercial era decidido y negociado por él.
Primeras medidas Uso obligatorio de la divisa punzó para empleados civiles, militares y eclesiásticos.
Militares y sacerdotes deb√≠an tener en sus divisas la frase ‚Äúfederaci√≥n o muerte‚ÄĚ.
Removi√≥ de sus cargos a los funcionarios p√ļblicos, militares y eclesi√°sticos sospechosos de ser unitarios.
Censuró periódicos no federales.
Mediante un decreto acusó de rebelión a todos los que participaron de la revolución de Lavalle, castigándolos con detenciones y hasta fusilamientos.
Firmó el pacto federal en 1831 para iniciar la lucha contra la liga unitaria del Gral. Paz.
Redujo el gasto p√ļblico y expandi√≥ la actividad ganadera.
la economía prospero durante la época de rosas
Liga unitaria y Liga federal Mientras Rosas iniciaba su gobierno en Buenos Aires, el unitario Paz, como gobernador de Córdoba, consolidaba su poder en el interior. El caudillo Quiroga atacó Córdoba en 1830, siendo totalmente derrotado en Oncativo (25 de febrero de 1830).
Paz extendi√≥ su influencia en el interior. Mediante los tratados del 5 de julio y del 31 de agosto de 1830, las provincias del interior ‚ÄďC√≥rdoba, Tucum√°n, Salta, Mendoza, San Juan, San Lu√≠s, La Rioja, Santiago del Estero y Catamarca- se aliaron integrando una liga ofensiva-defensiva con el prop√≥sito de organizar constitucionalmente la Naci√≥n mediante un congreso. Se entregaba a Paz el poder militar. Si bien no se hablaba de unitarismo, ese era el sistema pol√≠tico propiciado por su organizaci√≥n; pero a diferencia de las experiencias anteriores, este proyecto ten√≠a su centro en el interior y se opon√≠a a la hegemon√≠a de Buenos Aires, liderada por Rosas.
Ante el ascenso de Paz en el interior, Buenos Aires y las provincias del litoral buscaron establecer una alianza. Se creó una Comisión Representativa de los gobiernos del Litoral y se pospuso la convocatoria de un congreso.
Pacto federal .El Pacto Federal se redactó el 4 de enero de 1831, siendo firmado por Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires; Corrientes lo hizo con posterioridad. El Pacto establecía, entre otras cosas, una alianza defensiva-ofensiva, libre tránsito de personas y comercio y la creación de una Comisión Representativa de los gobiernos de las provincias litorales, compuesta por un representante de cada una de ellas, que residiría en Santa Fe.
Las atribuciones de la Comisión eran: celebrar tratados de paz, declarar la guerra e invitar a las demás provincias a unirse por medio de un Congreso que organizase la administración general del país bajo el sistema federal.
La Comisión declaró la guerra a Paz y nombró a López jefe de las fuerzas que debían enfrentarlo. Después de la guerra, todas las provincias adhirieron al tratado, que se transformó en el documento fundamental de la Confederación Argentina hasta la sanción de la Constitución Nacional.
Guerra entre las Ligas Unitarias y Federal Las acciones contra Paz se iniciaron simultáneamente en diversos frentes: Quiroga, invadió Córdoba, venció en Río Cuarto, ocupó San Luís y Mendoza y se dirigió a La Rioja. López, a cargo de las fuerzas que debían atacar por el Este, rehuyó el combate a la espera de refuerzos de Buenos Aires. En Santiago del Estero y Salta se produjeron rebeliones contra los gobernadores que respondían a Paz. Para evitar la lucha en dos frentes, Paz decidió atacar a López y se adelantó con su ejército para presentarle batalla, pero boleado su caballo por una partida santafesina cayó prisionero (11 de mayo de 1831).
Desaparecido Paz, La Madrid quedó al frente de la Liga unitaria. Quiroga lo derrotó en La Ciudadela (4 de noviembre de 1831) y reafirmó su autoridad en el interior. Ibarra recuperó el gobierno de Santiago del Estero. López y las fuerzas de Buenos Aires entraron en Córdoba. El gobierno de la provincia recayó en José Vicente Reinafé, que respondía a las directivas del gobernador de Santa Fe, López. La expansión de la influencia política de éste disgustó a Quiroga, que había llevado casi todo el peso de la lucha.
Terminada la guerra, el federalismo se impuso en todo el país. Tres hombres ejercieron el poder en distintas zonas: Rosas, López y Quiroga.
Luego del triunfo federal, los representantes de Santa Fe y Corrientes creyeron llegado el momento de la organizaci√≥n nacional e invitaron a las provincias a unirse al Pacto Federal. L√≥pez, que aspiraba a la organizaci√≥n de la Rep√ļblica se reuni√≥ con Rosas en Rosario (Santa Fe) en octubre de 1831, sin embargo, el gobernador de Buenos Aires dej√≥ claro que consideraba prematura la organizaci√≥n constitucional. Finalmente, Rosas exigi√≥ tambi√©n la disoluci√≥n de la Comisi√≥n Representativa (que ces√≥ en julio de 1832) y sus funciones fueron delegadas a √©l mismo.
Transición política (1832-1835) Terminado su período de gobierno el 5 de diciembre de 1832, Rosas fue reelegido sin facultades extraordinarias, por lo que renunció en forma indeclinable.

Biografía De Rosas


(Buenos Aires, 1793-Swathling, Hampshire, 1877) Militar y político argentino. Se incorporó muy joven al ejército que hizo frente a la segunda invasión británica de Argentina, pero no intervino en las luchas por la independencia. Retirado al campo, se convirtió en un gran propietario ganadero de la Pampa, organizando en su estancia un ejército personal para combatir a los indios.
En 1828, al ser derrocado y ejecutado por los unitarios el gobernador de Buenos Aires, Dorrego, Rosas encabezó un levantamiento popular que triunfó en Buenos Aires y en el resto del litoral, mientras que las provincias del interior permanecían en el campo unitario. Tras ser capturado el general unitario Paz, el interior fue reconquistado y Argentina volvió a la unidad bajo la égida de Rosas, López y Quiroga. Gobernador de Buenos Aires (1829-1832), renunció por no concedérsele poderes absolutos, dejando el puesto a un hombre de su confianza, Balcarce, aunque Rosas siguió dominando la situación como comandante en jefe del ejército.
Nuevamente gobernador de Buenos Aires en 1835, con plenos poderes, tuvo que hacer frente al malestar provocado por el bloqueo de la armada francesa (1837) y al enfrentamiento con la Confederaci√≥n Per√ļ-boliviana. Con el apoyo franc√©s, Lavalle organiz√≥ un ej√©rcito de descontentos que avanz√≥ hacia Buenos Aires. Sin embargo, Rosas, tras lograr un tratado con Francia, pudo reconquistar el interior, donde nombr√≥ gobernadores adictos.
De este modo, en 1842 alcanz√≥ un poder absoluto sobre el territorio nacional, se autoproclam√≥ ¬ętirano ungido por Dios para salvar a la patria¬Ľ y disolvi√≥ la C√°mara de Representantes. Apoy√°ndose en las masas federales (campesinos, gauchos, negros), organiz√≥ el Partido Restaurador Apost√≥lico y mantuvo al pa√≠s en una perenne cruzada contra los unitarios, exterminando a sus enemigos.

4 comentarios - Epoca rosista

@legalmentterupia +2
Wooh, es tanto,. no quiero leer mas odio Historia, pq me la tuve que llevaaaaaaaaaaaaaaar?
@nico_rnr_12 +1
jaja es lo que tengo en historia ahora justo justo el mismo texto ...
que raro la profe juaa
@TINRBEL
EXTERMINAR??? EN D√ďNDE SE VIO ESO?????? TU FOTO LO DICE TODO