Bullying - Acoso Escolar

Acoso Escolar

(bullying)


Bullying  -  Acoso Escolar


La violencia escolar, según Olweus (1997) es la que se produce en el sistema escolar. Dentro de ella hay un tipo de violencia muy preocupante en nuestros días: el acoso (bullying). El acoso escolar tiene un gran parecido en su modus operandi y consecuencias con el acoso laboral (mobbing).


DEFINICIONES DE VIOLENCIA ESCOLAR Y ACOSO


* La violencia escolar es cualquier tipo de violencia que se da en contextos escolares. Puede ir dirigida hacia alumnos, profesores o propiedades.

* Estos actos tienen lugar en instalaciones escolares (aula, patio, Lavamanos, etc.), en los alrededores del centro y en las actividades extraescolares.

* El término acoso (bullying) hace referencia a un comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación, cuyas consecuencias suelen ser el aislamiento y la exclusión social de la víctima.



Hablamos de acoso cuando se cumplen al menos tres de los siguientes criterios:


* La víctima se siente intimidada.
* La víctima se siente excluida.
* La víctima percibe al agresor como más fuerte.
* Las agresiones son cada vez de mayor intensidad.
* Las agresiones suelen ocurrir en privado.

Ordinariamente, suele considerarse que el acoso va acompañado de una “ley del silencio” donde se ve, oye, toca y conoce lo que sucede, pero “NO SE HACE NADA”. Por que? ¿Qué impide tomar acción? ¿A quien o a quienes le corresponde hacer lo correcto para disminuir o ponerle limites a este mal hábito, a esta Plaga Social venenosa que parecería parte de la vida de las personas?


¿Cómo se inicia un acosador?


Educación

Las escuelas públicas o privadas son los lugares favoritos para demostrar estas conductas antisociales tanto en estudiantes, como en adultos. No obstante, son precisamente los niños(a) los más afectados e impactados en el escenario escolar por actos de violencia o “Bullying” diariamente. Muchos educadores han visto esta mala práctica, como algo que está en la norma del niño y más que nada del adolescente. Sus acciones negativas reciben la honrosa justificación de falta de madurez, disciplina, problemas sicológicos o simplemente presiones sociales. Nada más lejos de la realidad. El niño “Bullie” o “Abusador” es una bomba de tiempo en la escuela y si no recibe ayuda, tratamiento y disciplina a tiempo se convertirá en una amenaza social para su familia, sus amigos, su trabajo y su país en un futuro.


Señales de peligro “Bullying”.Tomado del Libro de Allan L. Beane, “Bully Free Classroom; over 100 tips and Strategies for teachers K-8 Free Spirits 1999.


1. Sentirse con poder y control de los demás.
2. Buscar dominar y manipular compañeras.
3. Es muy popular y envidiado @ por sus compañeros.
4. Podría ser físicamente más grande y fuerte que los demás del grupo.
5. Es impulsivo. Le encanta ganar en todo. Odia perder a toda costa.
6. En ambas cosas, mal ganador y mal perdedor.
7. Parece que deriva placer del dolor, miedo, sienten incomodidad de otros.
8. Parece sobré limitar la línea de respeto.
9. Logra ser respetado con miedo.

Un jovencito abusado y maltratado en la escuela está desorientado, solo, baja las notas. Siempre esta triste y lo más desolador: Se quiere quitar la vida. No lo aceptan como es y él no quiere vivir. ¡Terrible!


Existen según los expertos dos tipos de “Víctimas de Bullying”, estos son: Las víctimas pasivas y las víctimas provocativas.



Pasivas – son ansiosos, sensitivos, solitarios, apagados, carecen de autodefensas, no piensan rápidamente, y tienen pocos amigos, que les den apoyo.

Provocativas- rápidos de respuestas, impulsivos, molestan a los niños que atacan a los bullies, reciben los huevos y ataques, ellos mismos se ponen de blancos de tiro, no se defienden ellos mismos.


Conductas de las Víctimas en la Escuela


1. Repentinos cambios en asistencia y logros académicos.
2. Asistencia errática.
3. Pérdida total de interés por la escuela.
4. Descenso en calidad del trabajo escolar.
5. Éxitos académicos aparecen como mascotas de maestros.
6. Dificultad de concentración en el salón de clases. Fácilmente distraídos.
7. Van al recreo tarde y regresan rápido.
8. Tienen problemas de aprendizaje o diferencias con el grupo.
9. Carecen de interés de actividades escolares.
10. Se dan de baja de cursos y no aceptan mentores o tutores.



Conducta Social de las Víctimas de “Bullies


Solitarios, retirados, aislados.
Pobre o ninguna interacción social.
No tienen amigos o solo unos pocos.
Son no populares en el grupo, pasan desapercibidos.
Reciben las migajas de la clase.



Conductas Emocionales de las Víctimas


1.Repentinos cambios de conducta y de humor.
2. Pasividad, timidez, callados, retirados, temerosos, asustados.
3. Baja o ninguna autoestima y auto confianza.
4. Sobre reactivos ante peligro, hipersensibles.
5. Nerviosos, preocupados, miedosos, inseguros.
6. Lloran fácilmente delante de otros. Demuestran su debilidad a los otros.
7. Bajas o ningunas destrezas asertivas.
8. Irritables, destructivos, agresivos, pierden rápido el temperamento, pelean, pero siempre pierden.

¡Atención!
NO ES BULLYING TODO LO QUE PARECE


Desde hace un par de años el término acoso y violencia escolar se han divulgado y difundido de forma que han pasado a engrosar la terminología cotidiana, lo cual es positivo porque refleja una cierta sensibilización social hacia este fenómeno. Sin embargo, esta inicial toma de conciencia va unida a errores en la conceptualización y a una cierta amplificación y magnificación del fenómeno ya que se habla mucho de bullying y muchos de los problemas de convivencia se etiquetan como acoso (una pelea, un insulto, un conflicto entre dos amigas…), llegando incluso a utilizarse como sinónimo de violencia escolar. Al mismo tiempo apreciamos un notable olvido del abordaje de otros problemas que ocurren en las relaciones interpersonales (¿qué pasa con los problemas de inhibición, timidez….?) y se relega lo referido al desarrollo intencional de habilidades para convivir.

En efecto el bullying está de moda y se llega a hacer una utilización parcial, interesada y oportunista del término y del concepto, no solo por parte de los medios de comunicación, sino también por parte de algunos centros educativos, investigadores, expertos, editoriales y organizaciones sindicales. Por ello aseveramos que no es bullying todo lo que parece.

Para delimitar y clarificar lo que entendemos por bullying, se expondrá aquí aquellos criterios que en la bibliografía sobre el tema aparecen como definitorios y característicos del bullying.



artículo
Hablamos de bullying o maltrato entre iguales cuando “un/a chico/a, o un grupo, pega, intimida, acosa, insulta, humilla, excluye, incordia, ignora, pone en ridículo, desprestigia, rechaza, abusa sexualmente, amenaza, se burla, aísla, chantajea, tiraniza, etc. a otro/a chico/a, de forma repetida y durante un tiempo prolongado, y lo hace con intención de hacer daño poniendo además a la víctima en una marcada situación de indefensión”.


Los criterios que distinguen y caracterizan el maltrato entre iguales son los siguientes:


1. Conducta agresiva intencional

El chico o chica que maltrata a sus compañeros busca hacer daño deliberadamente y sabe que lo que hace no está bien, por este motivo lo oculta y/o lo niega repetidamente cuando es descubierto. A la larga, disfruta con el sometimiento y con el sufrimiento de la víctima y estos hechos le resultan placenteros.
No se trata de bromas puntuales (esconderle la mochila, mandarle un anónimo), ni de una agresión esporádica que no tiene intención de dañar. El agresor o agresora actúa con deseo e intención de dominar y de ejercer poder sobre otro/a.


2. Habitual, persistente y sistemática

La conducta de intimidación, se repite muchas veces y permanece en el tiempo, con lo que la víctima está sufriendo estas experiencias de forma prolongada y sistemática. Ocurre que entre el intimidador y la víctima se establece un vínculo pernicioso.
Esta peculiar “relación“, y la expectativa de la repetición de los actos intimidatorios tiene consecuencias nefastas para la víctima. Generalmente la agresión intimidatoria comienza con actos aislados como burlas, insultos o poner un mote y, progresivamente, se produce una escalada en el grado y diversidad de conductas hasta llegar a formas muy complejas y dañinas.
No se trata de episodios esporádicos de violencia, como pueden ser un atraco, dar una paliza, asaltar para robar o una pelea.


3. Desequilibrio de fuerzas entre los/as participantes

En el maltrato entre iguales se produce una relación desequilibrada, asimétrica y desigual tanto en el poder, ya que el intimidador tiene más poder físico o psicológico, como en la capacidad de respuesta, debido a que la víctima está indefensa y no puede hacer nada por evitarlo, ya que no tiene la fuerza física o psíquica necesaria.
La conducta de intimidación implica una relación de dominio-sumisión, de fuerte débil, llevada a sus extremos y basada en un esquema de relaciones interpersonales empapadas de abuso, violencia y prepotencia de uno/s sobre otro/s. Es todo lo contrario a lo que debe ser una interacción entre compañeros/as que como hemos señalado se caracteriza por la igualdad y reciprocidad. Esto hace que, en la mayoría de los casos, la víctima esté indefensa y no pueda hacer frente al problema por sí misma, por lo que está claro que necesita ayuda para salir de la situación de acoso.

No se trata de un conflicto o problema entre iguales (un enfado, una divergencia, una faena...), situación esta en la que las y los implicados tienen una capacidad semejante de afrontamiento del problema.
Aunque no es un criterio definitorio, en muchos casos, el maltrato entre iguales, por su propia naturaleza, puede pasar desapercibido y no ser conocido por el profesorado ni por la familia; son los iguales los que tienen información de lo que pasa. ¿Por qué no se sabe? Generalmente hay cierto grado de privacidad y secreto; se hace en sitios en los que no se ve mucho y hay un silencio que el/la agresor/a exige o que la víctima se impone por distintos motivos (vergüenza, temor, “como acuses!, ¡te vas a enterar!“). Las y los iguales están como espectadores que callan y no comunican los hechos debido a temor a represalias, cobardía, no ser soplón... En torno al bullying hay una marcada “Ley del silencio“.

De acuerdo con lo anterior, cuando hablamos de bullying, hay que considerar a los siguientes implicados, aunque lo están con distinto grado de responsabilidad y participación:

Directos
El/La intimidador/a.
El/La víctima.

Indirectos
Las y los espectadores.

Lejanos
Las personas adultas: profesorado y progenitores




MAS VALE PREVENIR QUE CURAR


Pero, ¿es necesario prevenir?, ¿por qué? Existen tres razones que fundamentan la respuesta
afirmativa:


1ª) Los niños y adolescentes, considerados como personas especialmente vulnerables y en proceso de desarrollo, tienen el derecho a que se respete su integridad física y psicológica y tienen el derecho de estar protegidos ante cualquier forma de explotación, maltrato o abuso físico, psicológico o sexual. Por supuesto que tienen el derecho a aprender en un clima social positivo. Estos derechos conllevan unos deberes en la familia y el profesorado que han de desarrollar los aspectos necesarios para su protección y garantizar un contexto escolar seguro y positivo.

2ª) Los datos empíricos disponibles en la actualidad evidencian que el bullying es un problema importante por la frecuencia de aparición; no hay más que hacer una rápida revisión de los últimos estudios hechos a este respecto fuera y dentro de nuestras fronteras.

3ª) Los estudios ponen de manifiesto las nefastas consecuencias del proceso de victimización; son claros los efectos psicológicos y emocionales muy negativos para las y los implicados. Entre ellos:

Para el/la intimidador/a que sufrirá el rechazo de los otros aunque inicialmente se le acepte por miedo; que además aprende a maltratar y a la larga se muestra con conductas antisociales y/o delictivas consolidadas.

Para el/la víctima que sufrirá baja autoestima, ansiedad y temor, llegando a rechazar la situación escolar, al fracaso escolar, a la revictimación, a la depresión y hasta al suicidio.

Para las y los espectadores que se acostumbran a vivir en un clima interpersonal de abuso y de injusticia y aprenden a no hacer nada ante ello (Pasotismo emocional), con lo cual terminan siendo cómplices y encubriendo al agresor o agresora, aspectos que afectan a su adecuado desarrollo moral.

Estas tres razones tienen la suficiente entidad para que propugnemos que es necesario prevenir, que no hay que dejar que los hechos se consoliden porque los daños socioemocionales que ocasiona a las y los implicados, son bastante complejos de tratar, por lo que también en este tema más vale prevenir que curar.



Estrategias para el centro escolar en la prevención del bullying.


1. Generales
Campañas de sensibilización a la comunidad educativa: información y formación
Campañas de sensibilización al alumnado, pero que implican aspectos organizativos y curriculares para el profesorado y familias:

No te calles

No sufras en silencio


2. Curriculares
- Proyecto Educativo de Centro y Proyectos Curriculares con objetivos, contenidos y actividades específicas de prevención:
Plan de Convivencia
Plan de Acción Tutorial del Centro


3. Organizativas
* Normativa específica promotora de buenas relaciones y explícitamente contraria a la violencia.
* Condiciones de seguridad y protección en el centro.
* Personas adultas a las que acudir-
* Medios de denuncia y petición de ayuda: e-mail, buzón, teléfono…
* Incremento de la supervisión en el patio, pasillos y el comedor.
* Información de cauces y vías de denuncia de sus malos tratos.
* Comisiones de investigación de distintos problemas: bullying, vand alismo…
* Formación del profesorado.
* Formación de familias /Escuela de padres

4. Interpersonales y clima de centro
* Exploración de las relaciones interpersonales y de los problemas de convivencia (cuestionario al profesorado, familias, alumnado..)
* Cultura de diálogo y solución pacífica de conflictos.
* Implicación y participación de las familias.
* Abordar estos temas explícitamente en las reuniones con la familia.
* Establecer cauces de comunicación, diálogo y escucha de los padres.


Lic. Medina Martínez

Fuentes de Información - Bullying - Acoso Escolar

Dar puntos
2 Puntos
Votos: 1 - T!score: 2/10
  • 0 Seguidores
  • 8.519 Visitas
  • 3 Favoritos

8 comentarios - Bullying - Acoso Escolar

@crapo16 Hace más de 4 años
TERRIBLE
@Mr_sarcasmo Hace más de 4 años +1
los que son victimas de los bullies, tienen que ponerse las pilas, no se dejen ganar por los deseos de suicidio, uds no tienen la culpa, la culpa la tienen los profesores y los padres de esos pibitos, sean fuertes autosuperence. y a los que les gusta molestar tengan en mente que la venganza nunca olvida
@denis007 Hace más de 4 años -1
crapo16 dijo:TERRIBLE

@XztomaszX Hace más de 4 años +1
Mr_sarcasmo dijo:los que son victimas de los bullies, tienen que ponerse las pilas, no se dejen ganar por los deseos de suicidio, uds no tienen la culpa, la culpa la tienen los profesores y los padres de esos pibitos, sean fuertes autosuperence. y a los que les gusta molestar tengan en mente que la venganza nunca olvida

gracias...
@SilverDX7 Hace más de 3 años +1
un consejo hermanos ACABENLO VERBALMENTE delante de sus amigos
@ojosx Hace más de 3 años
k perso loko eaeaea me ayudaste en mi tarea
@Bondiolazero Hace más de 2 años
A mi me molestaban de chico y los cagué a tiros a todos...
Ahora soy millonario
@secretos8 Hace más de 2 años
Bondiolazero dijo:A mi me molestaban de chico y los cagué a tiros a todos...
Ahora soy millonario

No me digas!!!