¿Por qué no chocan los aviones?


Puesto que todos los días miles de aviones surcan los aires, ¿por qué no chocan? Además los pilotos ni siquiera saben ni pueden ver si hay otros aviones volando en esos momentos. Entonces ¿Por qué no chocan?


notas curiosas


Esto se debe a que la mayoría de los países cuenta con un sistema de control del tráfico aéreo. Un equipo de especialistas sigue desde tierra las diversas fases de los vuelos que se realizan bajo normas de vuelo con instrumentos. Esto significa que mientras el piloto atiende sus deberes en la cabina, muchos ojos y oídos en tierra siguen la evolución del vuelo. El piloto se comunica por radio no solo con los controladores de los aeropuertos de origen y destino, sino con otros a lo largo de su ruta.

Y esto es sumamente importante, por que imaginemos que dos aviones comerciales viajan por la misma ruta en direcciones opuestas. Para cuando los aparatos sean visibles al ojo desnudo de los pilotos, estos solo tendrán unos segundos para eludir la colisión. La función del controlador aéreo es impedir que algo así ocurra. Mucho antes de que los pilotos se vean, ya habrán recibido instrucciones para que se separen y mantengan una distancia segura. La Organización de Aviación Civil Internacional optó por el inglés como lengua internacional para evitar riesgos al viajar a otros países.

Si el controlador considera necesario desviar un avión para evitar un accidente, cuenta con tres opciones. Puede ordenar al comandante que cambie 1) de rumbo (procedimiento llamado vectorización); 2) de velocidad, en caso de que una nave esté alcanzando a otra, o 3) de altitud, la opción más común.

Como medida de seguridad extra, muchos radares alertan al controlador cuando se presentan situaciones de riesgo. Se encienden alarmas audibles y visibles si se detecta, por ejemplo, que dos aviones pasarán muy cerca el uno del otro. Y también se dispara una alarma si alguno se acerca demasiado a tierra.

Así que aquí tenemos otra razón para perder el miedo a volar, pues siempre se busca la seguridad de las personas.


Mike, el pollo que vivió sin cabeza 18 meses


Esta es una de las noticias más extrañas e insólitas que he leido, gracias a que alguien me ha enviado este link de Crónica, El Mundo. Se trata del milagro de ‘Mike’ el pollo que vivió sin cabeza 18 meses. (Aunque un poco vieja )

Todo parecía normal un 10 de septiembre de 1945, cuando el granjero Lloyd Olsen fue a buscar un pollo para la cena y escogió a uno de los más cebados. Levantó el hacha con cuidado intentando dejar la mayor parte del cuello posible -la zona que más le gustaba a su suegra- y le cortó la cabeza. Tras ser decapitado, el pollo dio unos pasos y se fue al corral con las demás aves. Mike agitaba sus plumas e incluso intentaba esconder lo poco que quedaba de su cabeza bajo el ala. También quiso piar aunque el único sonido que podía emitir era un leve gorjeo procedente de su esófago abierto.

A la mañana siguiente el granjero se quedó maravillado al verlo vivo. Comenzó a alimentarlo y darle de beber con una pipeta. Tras una semana seguía vivo, el granjero lo llevó a Salt Lake City para que fuera estudiado por los científicos de la Universidad de Utah. Le explicaron que el golpe le había dejado intactas la yugular, gran parte del cerebro y un oído. Así la hemorragia se detuvo, y si se le da de comer manualmente, a través de la abertura, el animal podría vivir durante un tiempo

curiosasnotas

‘Mike’ se alimentaba de granos de maíz y leche, a lo que fue ganando peso. De poco más de un kilo pasó a los 3,5 en apenas unos meses. Olsen comprendió que podría beneficiarse si lo exhibía por todo el país presentándolo como un auténtico milagro. Se pagaban más de 25 centavos por verlo correr y observar su cabeza flotando en un frasco de formol. Llegó a ganar 4.500 dólares al mes.

Se convirtió en una estrella y las revistas más prestigiosas como Life y Time crearon sensación con la noticia, así muchos granjeros hicieron lo mismo con sus pollos, el que más vivió fue uno llamado Lucky, quien solo vivió 11 días. Finalmente en marzo de 1947 murió Mike por asfixia al atragantarse con unos granos de maiz. La pequeña ciudad de Fruita en Colorado (EEUU) desde 1999 organiza una fiesta en honor a ‘Mike’. Tiene su escultura en el centro de la ciudad. Existe un libro con fotos de este insólito animal y hasta una pagina web: (http://www.miketheheadlesschicken.org) Sin duda un pollo singular.