También los demonios creen en Dios
“Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan”. Santiago 2:19

Tiemblan, porque lo conocen, saben de su poder, saben que es el Creador de todo y saben de su ira. Y saben que me preocupa que también nosostros los cristianos sabemos todas esas cosas, y no temblamos; y hasta lo tomamos livianamente.

Cuando Dios hablaba con Moises, el pueblo temblaba y no queria estar cerca por la santidad y poder de un Dios tan grande.

Cuando Jesús se transfiguró, y le aparecieron Moises y Elías, los discípulos que acompañaban a Jesús, se postraron y tuvieron gran temor. Siempre en que la gloria de Dios se apareció hubo temor; es que la pecaminosidad de la carne no resiste la santidad de Dios, y así debe ser el verdadero cristiano.

Ahora me pregunto y te pregunto hermano y hermana, tú tiemblas y tienes temor de Dios? tu corazón palpita más aceleradamente cuando lo alabas, te arrodillas ante su presencia?, sientes el temor reverencial a su nombre?.

Cada uno tendrá una repuesta sincera, no escusa porque la escusa es pecado, pero en una gran porcentual de los cristianos en el mundo de hoy, ni tiembla, ni teme a Dios; y es preocupante no solo para el cristiano en sí, sino muchos más para los líderes y pastores, porque su congregación será lo que ello son.

Hoy se escuchan quejas de que el cristianismo no progresa, no produce frutos, ni siquiera se acerca a aquel cristianismo relatado en el libro de Hechos, y cuál es la diferencia, somos hombres y mujeres iguales a aquellos pioneros, tenemos muchas más posibilidades tecnológicas de conocer a Dios y su poder; Dios sigue siendo el mismo ayer, hoy y siempre, y sigue realizando milagros; pero sigue faltando algo.

Hoy una campaña evangelística el 90 por ciento de los asistentes son cristianos de iglesias convertidos o convencidos, y sólo un 10 por ciento no conocen el Camino y de eso el 1 por ciento puede ser que se agregue a la iglesia, que lejos de aquellos 3.000 que se agregaban luego de la predicación de Pedro!

Mis queridos hermanos y hermanas, hoy falta temor de Dios, pero temor, no miedo, ese temor que tiene amor, reconocimiento de un Dios soberano, que tiene control y soberanía sobre nuestras vidas, que sabe lo que hacemos, lo que pensamos y tiene un plan para nuestras vidas preestablecido, que nos lleva a la vida eterna.

Pareciera que no reconocemos a un Dios lento para la ira y grande en misericordia que pasa inadvertida nuestra frialdad o falta de respeto y por su misericordia sigue tratanto con nosotros, respondiento las oraciones y realizando milagros y nos creemos grandescristianos ; pero hay veces que hasta livianamente oramos y mencionamos el nombre de Dios, como el de Juan o Pedro, etc.; pero distingamos que Dios esgrande , omnipotente, omniciente, todopoderoso y que en cumplimiento del plan para salvarte a ti y a mí, envio a su Hijo que nosotros lo crucificamos y lo sepultamos, pero Él resucitó y por su gran misericordia vendrá nuevamente a buscar a aquellos que perseveren hasta el fin.

Los demonios tiemblan ante el nombre de Dios por el castigo que recibirán; y nosostros no temblamos ante el nombre de Dios, con el sólo pensar del castigo que tendremos por nuestros pecados si no tomamos lascosas en serio y somos desde la cabeza hasta los pies convertidos verdaderamente y nuestros corazones comienzan a temblar ante un Dios soberano y poderoso.

Es un asunto nuestro, es cuestión que nos entreguemos con todo nuestro corazón, alma y cuerpo a Dios, y veremos que nuestras vidas comienzan a cambiar, y en el temor a Dios se inicia la verdadera sabiduría.

Deseo servir a Cristo, en mis ultimos años de vida y que todo lo que El me enseñó en casi 34 años de cristianismo, lo pueda aplicar a los demas en consejos y enseñanza. Segun sus revelaciones y visiones que me ha dado en la vida que llevo.
Solo soy un siervo de Dios.