hoy les voy a contar leyendas urbanas de culiacan,sinaloa,mexico, que es donde yo naci y donde vivo.
aqui van empiezo con la mas famosa creo:

La novia de Culiacan

Apenas tenia veinte años, hermosa, con toda una vida por delante. Se había enamorado perdidamente de Jesús y él también de ella. Eran amigos de Ernesto, quien toda su vida la había amado.



Guadalupe Leyva Flores, se llamaba pero le decían “Lupita” de cariño. Aquel día, Jesús le pidió matrimonio. Ella encanta aceptó. Todo estaba perfecto, la felicidad no podía ser mayor. Ernesto no se enteró hasta que Jesús le pidió de favor que fuera su padrino de bodas. Éste, con la furia en la sangre fue a la casa de Lupita a reclamar, porque el sentía un amor muy grande por ella, desde que eran niños. Lupita, tiernamente, explicándole las cosas amablemente le dijo que ella lo quería como un hermano, que amaba a Jesús y que por favor lo entendiera.



Llegó el día de la boda, en la ciudad de Culiacán Sinaloa México. La catedral lucía esplendida, Jesús, llegó primero y esperaba con ansias a su hermosa novia. Su padrino lo acompañaba en aquel momento.



Cuando la vio llegar, sus ojos se le iluminaron, era tanta la felicidad que sentía que nada que pudiera pasar se la quitaría. La abrazó, la dio un beso en la frente.



Ernesto no podía soportar aquello, era como si se estuvieran burlando en frente de él. Sacó una pistola y le dio un balazo en la cabeza a Jesús. Todos estaban espantados, Lupita no lo podía creer, de hecho nunca lo creyó, lloró sobre su cuerpo, mientras que Ernesto se daba un tiro también cayendo muerto al instante.



Pasaron los días, los meses los años, Lupita jamás se quitó el vestido de novia, incluso se le veía hablar sola, ida, ilusionada, muchos dicen que veía a su novio muerto. Durante más de treinta años se le vio pasear por las calles de la ciudad, con su vestido desgarrado de novia, hasta que un día murió.

La Maldicion de la Familia HUMBRIANGA
En 1995 hubo un suceso que se le llamó "La maldición de la familia Humbrianga" situado en la ciudad de México, Culiacán Rosales Sinaloa, en la colonia Infonavit Humaya andador Amanecer, a un costado de la carretera rumbo a los Mochis.
La familia Humbrianga siempre dio mucho que decir gracias a los hijos que tuvieron, dos varones y una mujer, uno de los jóvenes era el mayor para continuarle la chica y el más joven, otro varón.

El señor Humbrianga era el tipo borracho celoso, mientras que la señora Humbrianga se dedicaba a vender productos de x marca, el hijo más mayor siempre se dedicó a los estudios y la chica se la pasaba de casa en casa buscando drogas y alcohol; el más joven era todo un temerario para los golpes además de tener el empleo de repartidor de periódicos.

Con el tiempo la chica se marchó con unos familiares a la ciudad de Los Ángeles, California, donde se encontraría con su príncipe azul; tres meses más tarde se casaría con él, para dejar en el olvido a su familia.


Pero la maldición empezó a dar a luz en 1995 cuando un día cualquiera como otro en esta familia el señor se encontraba en el trabajo cuando escuchó que les habían dado la tarde libre. El señor al escuchar esto dio camino a la cantina más cercana para echarse sus primeros tragos del día cosa que ya era normal en su vida alcohólica. Ya casi para oscurecer su mujer se encontraba en casa cuando llego una vecina diciéndole que una chica quería echarle un vistazo a sus productos, agarró sus cosas y se marcharon a casa de esa muchacha; para este entonces el señor llegó a casa y la encontró vacía cosa que le sacó mucho de onda y en sus alucines estúpidos pensó que su mujer se encontraba en casa de otro hombre engañándolo como él siempre le decía cada vez que no la encontraba en casa. Fue al patio de su casa por tres envases de cerveza para continuar con su borrachera, al llegar subió a su cuarto y se sentó en una silla y prendió la televisión para disponerse a chupar. Ya entrada un poco la noche llegó su mujer pero no esperaba que su marido realmente estuviese enfurecido. Cuando bajó del cuarto la miró y empezó a insultarla, tanto así que la mayoría de sus vecinos escucharon sus gritos grotescos y groseros. El señor la golpeó como nunca en su vida, mas al llegar el hijo mayor el señor se calmó y volvió a subir para continuar viendo su televisión. La pobre madre casi toda destrozada de tanto chingazo casi se muere. El hijo la miró tristemente y trató de defenderla pero ella lo detuvo y le comento “no hijo, así déjalo, no quiero que te lastime”. El joven se dispuso a cocinar sus alimentos en su pequeñita y humilde cocina, mas de pronto la madre mira en la mesa un pica hielo el cual lo agarró con su mano y dio marcha al cuarto donde se encontraba su esposo.

Cuando la señora llegó junto al señor le ensartó en la espalda cinco veces el pica hielo; para esto el señor siempre tenía en el piso un machete con el cual le daba el uso para abrir las corcho latas de su cerveza. El señor, al caer al piso junto su machete, se dispuso a darle duro a su mujer. Fuera de acto de salud empezó a cortarla en pedazos con su filoso machete ensangrentado. Mientras todo esto pasaba su hijo corrió rápidamente al cuarto tras oír los gritos de sus padres, pero desgraciadamente el joven por más que trató de entrar en el cuarto forcejeando y golpeando la puerta no pudo abrirla. Misteriosamente la puerta se atoró con su propio seguro. Como acto final el señor, ya al ver a su mujer en pedacitos, empezó a llorar y puso su filoso machete en su garganta logrando cortársela completamente toda.

Su hijo envuelto en llanto e intriga tirado en el piso y con su mano golpeando la puerta.

Fue así como la policía y los vecinos encontraron al joven. Rápidamente uno de los policías con un gran disparo le dio al seguro logrando abrir la puerta del cuarto maléfico donde el impacto de todos fue ver todo lleno de sangre por todos lados, a la mujer cortada en pedazos y al señor prácticamente decapitado con un pica hielo en su espalda.

El joven al ver todo aquello empezó a gritar y llorar cada vez más fuerte para terminar en un hospital psiquiátrico. Las autoridades procedieron a investigar inmediatamente encontrando los papeles de la familia y dándose cuenta que tenían dos hijos más. Rápidamente las autoridades se dispusieron a informales, al más chico lo pudieron localizar gracias a una nota escrita donde decía que estaría fuera de la ciudad con unos amigos dejando un teléfono para cualquier cosa; al localizarlo por teléfono no le informaron completamente, sólo que había sucedido algo muy grave y que sus padres estaban muertos. El chico pidió uno de los carros de sus amigos sin contarles nada, rápidamente subió a uno de ellos pero la maldición acechaba a la familia y a escasos cinco kilómetros de entrar a Culiacán el carro topó en un muro de contención que se encontraba en la carretera mas no como señal sino como un pedazo de escombro por la orilla de la carretera junto a un puente, justo donde fue a caer el automóvil del chico matándolo instantáneamente con un fuerte golpe en su cabeza.

Al día siguiente el joven que había sido hospitalizado en el psiquiátrico amaneció muerto, el chico con todo su coraje logró trozar unos trozos de tela de su cuarto formando una especie de soga para terminar ahorcándose.

Cuando fue informada la hija cedió camino de regreso a México con su esposo e hijo pequeño de tres años de edad. Al llegar a la ciudad identificó los cuerpos de su familia

No tengo que explicar lo que sintió pues ya se imaginarán, no más pónganse en sus zapatos y me entenderán.

Tres meses más tarde la chica muere en un accidente automovilístico, volteándose un camión de carga de cemento cayendo frente a su coche inundándola entre los dos autos y el cemento.

Así es como acaba la maldición de esta pobre familia

El Angel de la Curva

Para estos lados de Culiacán Sinaloa exite un lugar rumbo a la carretera internacional a Los Mochis donde se aparece una chica en una curva muy peligrosa ya que está muy cerrada y muchos han muerto allí al no bajar la velocidad cayendo al precipicio o estrellándose en el muro junto al cerro.

Dicen que ella es muy hermosa, que se encuentra a unos metros antes de llegar a la curva, siempre pidiendo un raite (auto-stop), se dice que quien se detiene la sube a su coche y al terminar de pasar la curva te ofrece su cuerpo (como una prostituta); 3 millas más adelante tienen su chocita donde te pide que te detengas y te invita a pasar la noche con ella. Comentan que entras a la chocita y todo está muy bonito y muy acomodado, toda una jovencita ordenada. Y mientras pasa la noche y llega la hora de dormir se acuesta con ellos, mas al despertar dicen que miras la chocita completamente abandonada y llena de telarañas por todos lados.

Muchos han comentado que han estado en esa chocita y ninguno la ha vuelto a ver a pesar de pasar adrede de nuevo por esa curva, dicen que sólo pasa una vez y que pasa a las personas que están a punto de morir en la curva y por eso ella se aparece para que bajes la velocidad, y también dicen que si no le das raite tu destino será estrellarte en esa curva.
Muchos le dicen "el ángel de la curva" mas otros le dicen "el demonio de la curva", quién sabe en verdad qué será, si un ángel o un demonio, lo que sí se sabe es que si se te aparece lo mejor es darle raite y dejar que se vaya a su chocita.

Juan el Grande


Esto sucedió hace muchos, muchos años…


-


Era una mañana como cualquier otra, con la diferencia de que en la calle a una cuadra de mi casa había una ambulancia y mucha gente alrededor de ella, había pasado “algo” o obviamente. La calle de mi casa era y es tranquila por las mañanas.


-


En aquel entonces me trasladaba a la secundaria en moto. No llegue a ver el mitote, no lo acostumbraba entonces ni ahora.

-



En aquel entonces no existía la Internet ni mucho menos, para enterarse de las noticias había que esperar al periódico del día siguiente o enterarse en el noticiario nocturno del canal 3 (canal local de Culiacán).

-



Lo que paso en aquella mañana fue que un corredor de maratones de nombre Juan y apodado “Juan el Grande” había sufrido un infarto fulminante mientras corría y quedo tendido sin vida en el camellón del bulevar que entonces se llamaba Paseo de las Palmas, justo enfrente de un edificio de oficinas donde estaba la sede de un grupo de alcohólicos anónimos. Lo que sucedió fue eso, la leyenda o el mito se origino después.

-



Después de algunos días del fallecimiento de Juan, un grupo de amigos y colegas corredores instalaron un monumento que consistía en una cruz con la inscripción “JUAN EL GRANDE” y una placa de mármol con un pensamiento o una lista de nombres… no recuerdo bien.


-



Al tiempo empezó a circular el rumor, mito o leyenda –como gusten denominarlo- de que si alguien durante el día colocaba una piedra sobre la cruz, a la media noche al tocar la puerta de una casa que se encontraba a algunos metros del lugar donde estaba ubicada la cruz, Juan abría la puerta y platicaba con los visitantes.

-



Como era de esperarse, la historia se contamino en poco tiempo, el efecto teléfono descompuesto hizo de las suyas… no faltó quien aseguraba que al abrirse la puerta había una persona ahorcada, o quien abría la puerta era un monstruo, o que tenía la cara y las manos ensangrentadas… y un sin fin de variantes de supuestos hechos reales de gente que coloco la piedra en la cruz y regreso a la media noche a tocar en la puerta indicada.

-



Mi historia favorita era de un supuesto altar satánico que se encontraba en una cueva localizada entre el edificio de oficinas frente al cual Juan falleció y una pared de piedra que forma parte de un cerro contra el cual estaba construido el mencionado edificio… fue tal la afluencia de gente al lugar que la administración del edificio termino tapando ese hueco con ladrillo.

-



Con los años la cruz y la placa de Juan sufrieron las inclemencias del ambiente, la destrucción voluntaria o involuntaria de los curiosos hasta que a la vuelta de 3 0 4 años ya no quedaba nada, ni de la cruz ni de la placa, y la leyenda se olvido por completo.

-



Dato real a la Mythbusters.

-



Un grupo de amigos y yo colocamos la piedra en la cruz y fuimos a la puerta indicada a la media noche y no paso nada. Lo hicimos por mera curiosidad y porque lo grabamos en vídeo para demostrarles a unas amigas que todo era falso. Tenía la absoluta seguridad de que no sucedería nada, por eso nos animamos por supuesto je, puesto que la puerta donde le tocaban a Juan era la puerta de atrás de la casa de una compañera de la secundaria, incluso en alguna ocasión había entrado y salido por ahí.


-



Del altar satánico… la cueva o hueco no tenía mas de 3 metros de longitud y era utilizado por la misma gente del edificio para almacenar cacharros y basura (sillas rotas, cajas con papeles, “triquero” como dice mi compadre, etc.), me consta porque entre live in person y no encontré ningún altar.

-



Una leyenda urbana que se desvaneció con una generación, supongo que porque ya no esta la cruz en el lugar que Juan falleció.

bueno eso es todo.

saludos

Pd:Lawer23 ya encontre las baterias del xbox