Conocimiento según Kant, Platón, Aristóteles y Foucault


Bueno... Este es un laburo que hice para el colegio.. Espero les guste



Cuando Aristóteles menciona que todos los hombres desean por naturaleza conocer se refiere a que desde pequeños sentimos curiosidad por las cosas que nos rodean y queremos saber más sobre ellas.
No es algo que desarrollemos por nuestros medios sino que por naturaleza humana sentimos la necesidad ampliar nuestro conocimiento, que es considerado un bien que perfecciona la naturaleza ya que nos aproxima a la sabiduría.
Hablamos del término sabiduría porque Aristóteles era un filósofo dogmático.
1. La cita “A través del conocimiento le vamos dando significado al mundo en que vivimos quiere decir que el descubrir lo oculto de este mundo le da sentido a nuestra vida que sin el conocimiento sería vacía y sin rumbo (mientras más conocimiento adquirimos menos nos cuesta entender como es el mundo y su funcionamiento).
Aristóteles era esencialista, el esencialismo nos dice que el ser humano piensa y luego existe, por lo tanto nosotros reflexionamos que hay que tener conocimiento para poder pensar correctamente y así, existir.
2. El conocimiento a tenido distintos significados e importancia a través de la historia. Por ejemplo, en la Antigüedad el conocimiento era primordial para entender la vida y como actuar en ella. Los sabios eran considerados como tales ya que representaban la mayor cantidad de conocimiento y su vida era considerada “la vida feliz”.
El conocer permitía ver las cosas con claridad y sin parcialidades, es decir, sin errores.

Luego, en la Modernidad, el conocimiento deja de ser importante para ver la “realidad” del mundo y se transforma en un conocimiento científico.
El sabio como representación máxima del conocimiento es cambiado por la imagen del Investigador.
El conocimiento era considerado una forma de poder sobre los demás que a la vez evitaba la manipulación externa.

En la actualidad el conocimiento no solamente está almacenado en nuestra experiencia sino bancos de información, a los que debemos tener capacidad y facilidad de acceder. Por lo que ya no se trata de conocer la vida ni como funciona sino de ser operativo
La nueva figura más representativa del conocimiento es el administrador de empresas u operador.

3. La gnoseología o teoría del conocimiento es la disciplina que reflexiona acerca del conocimiento en general. Se pregunta si no es posible el conocimiento, cuáles son los limites del conocimiento humano, cómo se relacionan experiencia y razón, cómo es posible pasar del conocimiento de lo particular y concreto al concepto, que es universal.
Ejemplo de planteo actual acerca del conocimiento: ¿Cómo organizo el conocimiento para que pueda acceder a los bancos de información?
4. El conocimiento es una actividad que siempre involucra a alguien (sujeto) que conoce algo (objeto). El conocimiento es esta relación
Se ha planteado como problema en todas las épocas y en cada una se ha acentuado o bien el papel del objeto, o bien el papel del sujeto que conoce, y se ha interpretado el vínculo entre ambos de forma diferente.
Interpretación tradicional: El conocimiento es interpretado como una relación entre el sujeto que quiere conocer y el objeto que va a ser conocido. En el acto de conocer, el objeto no modificado: no cambia; en cambio el sujeto si lo hace ya que adquiere información del objeto y la hace propia

Interpretación moderna: La principal deferencia de esta interpretación con la tradicional es que en esta, tanto el sujeto como el objeto son modificados en la relación entre ambos, el sujeto se modifica por adquirir conocimiento del objeto, y este también cambia su imagen para con el sujeto, ya que será interpretada de una forma distinta para él.

Interpretación actual: La posición más importante acerca del conocimiento es la fenomenología. El conocimiento no se adquiere a través de un acto, sino a través de más de uno, mientras más hechos vividos, más experiencia acumulamos y mientras más experiencia tenemos, más conocimiento se tiene.

5. Conocer y pensar no es lo mismo.
Dallera nos dice que el pensar es lo más importante en la filosofía, que le es indispensable. Pero, para pensar debemos conocer, que es tener noción del objeto sobre el cual pensamos. Pensando aumentamos nuestro conocimiento, lo ampliamos. Pensar es indagar sobre lo que conocemos.





Biografía de Platón
Platón se llamaba en realidad Abrastoles. Recibió el apelativo con el que le conocemos y que significa ""espalda ancha" por su corpulencia. Durante su juventud llegó a ser bicampeón olímpico de lucha. Pertenecía a una familia noble. Su padre, Aristón, se decía descendiente del rey Codro, el último rey de Atenas. Su madre Períctiona, descendía de la familia de Solón, el antiguo legislador griego. Era además hermana de Cármides y prima de Critias. Platón tuvo dos hermanos, Glaucón y Adimanto, y una hermana, Potone. Tuvo una educación esmerada en todos los ámbitos del conocimiento. De joven, Platón tuvo ambiciones políticas pero se desilusionó con los gobernantes de Atenas. Es posible que se iniciara en la filosofía con las enseñanzas del heracliteano Cratilo. Cuando cuenta veinte años tiene lugar el encuentro con Sócrates que contaba entonces 63 años y se convertirá en su único maestro hasta su muerte. Se proclamó discípulo de Sócrates, aceptó su filosofía y su forma dialéctica de debate: la obtención de la verdad mediante preguntas. Parece ser que fue testigo de la muerte de su maestro. Temiendo por su vida, abandonó Atenas algún tiempo y viajó a Italia, Sicilia y Egipto. En el año 387 Platón fundó en Atenas la Academia, institución a menudo considerada como la primera universidad europea. Se daban materias como astronomía, biología, matemáticas, teoría política y filosofía. Aristóteles fue su alumno más destacado. Ante la posibilidad de conjugar la filosofía y la práctica política, viajó a Sicilia en el año 367 a.C. para ser tutor del nuevo gobernante de Siracusa Dionisio el Joven. El experimento fracasó. Platón regresó a Siracusa en el año 361 a.C., pero una vez más su participación en los acontecimientos sicilianos tuvo poco éxito. Pasó los últimos años de su vida dando conferencias en la Academia y escribiendo. Murió próximo a los 80 años en Atenas en el año 348 o 347 a.C.
Es el primer pensador griego cuya obra se ha conservado íntegramente, y Aristóteles ha transmitido incluso fragmentos de su enseñanza oral en la Academia, al parecer discordante con sus escritos. Sus escritos adoptaban la forma de diálogos, exponiendo ideas filosóficas, se discutían y se criticaban en el contexto de una conversación o un debate en el que participaban dos o más personas. El primer grupo de escritos de Platón incluye 35 diálogos y 13 cartas.
Platón diferencia dos ámbitos del conocimiento. Uno es el de lo opinable, llamado doxa también, aquellos conocimientos a los que damos nuestro asentimiento sin exigirles demostración, aquellos conocimiento que nos guían en nuestra vida cotidiana, el conocimiento del medio que nos rodea y de las personas.
El otro ámbito de lo ilegible, el verdadero conocimiento (episteme) que incluye el conocimiento matemático y el filosófico, un saber que a través de un trabajo de la inteligencia cada vez mayor y complejo se independiza de la percepción sensible para alcanzar un saber sin supuestos.
Platón establece una gradación en el conocimiento humano, que podría marcarse como un ascenso desde la ignorancia hacia un conocimiento más completo.
Atribuye el grado inferior de conocimiento a la imaginación, esta se ocupa de imágenes, de copias de simulacros que tienen mayor capacidad de engañarnos haciendo que las confundamos con el conocimiento verdadero. No es lo mismo conocer algo por lo que nos han contado de él que ver, tocar ese “algo” para saber cómo es cómo funciona.
El conocimiento de lo sensible es un conocimiento de naturaleza inferior, que ocupa el segundo grado en el ámbito de lo opinable o doxa, está todavía lejos de ser un conocimiento verdadero. La facultad que le corresponde es la creencia y su característica fundamental es la incapacidad de dar razón a aquello en que se cree. Sabemos por práctica, por costumbre, por la experiencia personal, pero no es un saber seguro hasta que no se compruebe y a la vez, carece de justificación racional.
En el ámbito de lo inteligible o episteme Plató diferencia también dos niveles. El inferior de esos dos es el pensamiento discursivo, propio de la matemática que son ideas que se apoyan en imágenes sensibles y en supuestos para alcanzar una conclusión.
Así ubica al pensamiento discursivo como la mediación entre la mera opinión y el trabajo de la inteligencia pura o nous, propia de la filosofía. Éste es el grado superior del conocimiento. El nous es la facultad del alma a través de la cual se contemplan las ideas, es decir el conocimiento de la idea que lo realiza el alma.
Idea es el máximo grado de conocimiento que se puede alcanzar, el que logra educar su alma podrá lograr la idea, que es lo perfecto, lo ideal.
No se apoya en imágenes sensibles para llegar a una conclusión ya que las imágenes sensibles se apoyan en las ideas y no en viceversa.
Uno pasa por todos los tipos de conocimiento antes de llegar a la idea, si es que lograr llegar.

Biografía de Kant:
(Königsberg, hoy Kaliningrado, actual Rusia, 1724-id., 1804) Filósofo alemán. Hijo de un modesto guarnicionero, fue educado en el pietismo. En 1740 ingresó en la Universidad de Königsberg como estudiante de teología y fue alumno de Martin Knutzen, quien lo introdujo en la filosofía racionalista de Leibniz y Wolff, y le imbuyó así mismo el interés por la ciencia natural, en particular, por la mecánica de Newton.
Su existencia transcurrió prácticamente por entero en su ciudad natal, de la que no llegó a alejarse más que un centenar de kilómetros cuando residió por unos meses en Arnsdorf como preceptor, actividad a la cual se dedicó para ganarse el sustento luego de la muerte de su padre, en 1746. Tras doctorarse en la Universidad de Königsberg a los treinta y un años, ejerció en ella la docencia y en 1770, después de fracasar dos veces en el intento de obtener una cátedra y de haber rechazado ofrecimientos de otras universidades, por último fue nombrado profesor ordinario de lógica y metafísica.
En el pensamiento de Kant suele distinguirse un período inicial, denominado pre crítico, caracterizado por su apego a la metafísica racionalista de Wolff y su interés por la física de Newton. En 1770, tras la obtención de la cátedra, se abrió un lapso de diez años de silencio durante los que acometió la tarea de construir su nueva filosofía crítica, después de que el contacto con el empirismo escéptico de Hume le permitiera, según sus propias palabras, «despertar del sueño dogmático».
En 1781 se abrió el segundo período en la obra kantiana, al aparecer finalmente la Crítica de la razón pura, en la que trata de fundamentar el conocimiento humano y fijar así mismo sus límites; el giro copernicano que pretendía imprimir a la filosofía consistía en concebir el conocimiento como trascendental, es decir, estructurado a partir de una serie de principios a priori impuestos por el sujeto que permiten ordenar la experiencia procedente de los sentidos; resultado de la intervención del entendimiento humano son los fenómenos, mientras que la cosa en sí (el nóumeno) es por definición incognoscible.
Pregunta fundamental en su Crítica es la posibilidad de establecer juicios sintéticos (es decir, que añadan información, a diferencia de los analíticos) y a priori (con valor universal, no contingente), cuya posibilidad para las matemáticas y la física alcanzó a demostrar, pero no para la metafísica, pues ésta no aplica las estructuras trascendentales a la experiencia, de modo que sus conclusiones quedan sin fundamento; así, el filósofo puede demostrar a la vez la existencia y la no existencia de Dios, o de la libertad, con razones válidas por igual.
El sistema fue desarrollado por Kant en su Crítica de la razón práctica, donde establece la necesidad de un principio moral a priori, el llamado imperativo categórico, derivado de la razón humana en su vertiente práctica; en la moral, el hombre debe actuar como si fuese libre, aunque no sea posible demostrar teóricamente la existencia de esa libertad. El fundamento último de la moral procede de la tendencia humana hacia ella, y tiene su origen en el carácter a su vez nouménico del hombre.
Kant trató de unificar ambas "Críticas" con una tercera, la Crítica del juicio, que estudia el llamado goce estético y la finalidad en el campo de la naturaleza. Cuando en la posición de fin interviene el hombre, el juicio es estético; cuando el fin está en función de la naturaleza y su orden peculiar, el juicio es teleológico. En ambos casos cabe hablar de una desconocida raíz común, vinculada a la idea de libertad. A pesar de su carácter oscuro y hermético, los textos de Kant operaron una verdadera revolución en la filosofía posterior, cuyos efectos llegan hasta la actualidad.

El conocimiento requiere siempre una crítica, porque las cosas no suelen ser como parecen o como creían que eran. La posición critica es la que examina, la que desoculta, que se pregunta el porque de todo. Se diferencia de la actitud natural en que esta da todo por obvio, todo lo aceptar sin preguntarse nada, el dogmatismo considera ciertas afirmaciones como indiscutibles e incuestionables.
Sabemos que en el conocimiento siempre se ponen en juego prejuicios, ideologías y saberes previos, que si no se consideran dirigen el rumbo de lo que queremos saber.
La postura crítica implica saber acerca de estas determinaciones que nos afectan cuando queremos conocer. No se sabe si las podemos eliminar definitivamente pero al menos podremos manejarlas a nuestro gusto. Para conocer algo debemos dejar de lado todo remoto conocimiento que haya venido de otra persona u objeto y se tiene que analizar objetivamente.
La puesta en cuestión de los conocimientos desde una posición crítica nos conduce a la búsqueda de fundamentos racionales que dan cuenta de la verdad o falsedad de lo afirmado.
Kant nos dice que no todo saber es ciencia, porque no todos los saberes poseen la una fundamentación experimental. Para ser ciencia el saber debe tener esta fundamentación experimental.
Hasta ahora el saber se regulaba por los objetos, ahora en cambio son los objetos los que se regulan por las condiciones de posibilidad de conocimiento del sujeto. Influye la capacidad que tenemos nosotros para conocer.
Este filosofo expresa que todo conocimiento se inicia con la experiencia, es necesario que un objeto estimule nuestros sentidos, sin embargo no todo procede de la experiencia ya que el conocimiento es una composición entre lo que recibimos de las sensaciones y lo que nosotros aplicamos por nuestra facultad de conocer. Es decir una parte de cada una de estas cuestiones y no solo por la experiencia completamente.
Kant denomina a priori a todo conocimiento que es independiente de la experiencia, y a posteriori, a todo aquel conocimiento que tiene su fuente en la experiencia. El objeto es el resultado de la actividad cognoscitiva del sujeto, por consiguiente está determinado por las condiciones que hacen posible esa actividad.
¿Cuáles son las condiciones de posibilidad de conocimiento que aporta el sujeto y que son independientes de la experiencia? Kant va a distinguir las condiciones de posibilidad del conocimiento que pertenecen a la sensibilidad y las que pertenecen al entendimiento.
Se llama sensibilidad a la capacidad de nuestro espíritu de recibir representaciones de los objetos por medio de las intuiciones. La intuición es la captación inmediata de un contenido sensible. La intuición tiene un sentido empírico constituido por las sensaciones y una forma cuyo fin es ordenar la materia que proviene de las sensaciones. Kant llama formas a priori de la sensibilidad al espacio y al tiempo. Conocemos aplicando espacio y tiempo y estas son las condiciones por las cuales nuestra sensibilidad puede captar algo como objeto. El resultado de la síntesis operada por las formas a priori del espacio y el tiempo sobre el dato sensible es el fenómeno.
Pero no hay conocimiento sin la actividad del entendimiento, que determina qué es lo que se conoce y cómo es. Por lo cual el entendimiento debe aplicarse ahora al fenómeno que fue el resultado de la primera síntesis realizada en nuestra sensibilidad. Ahora, la materia del conocimiento va a ser el fenómeno y las condiciones que hacen posible su comprensión las pone el entendimiento.
Hasta el siglo XIX la filosofía expresa que el conocimiento está inscripto en la naturaleza humana, aún cuando argumente que el sujeto también tiene importancia, no pone en duda la idea anterior.
Es decir que conocer es parte de nuestra esencia del ser humano, ya nacemos con esta esencia, que proviene de la naturaleza humana que nos ha dado Dios y nadie nos la puede quitar. Todos los seres vivos humanos tenemos el conocer en nuestra esencia.
A partir del siglo XIX se producen nuevas formas de interpretar la realidad. Estas nuevas formas de pensar permiten plantear problemas como éste: ¿Por qué conoce el ser humano? ¿Cual es el fundamento del conocimiento? A partir de ese momento, la respuesta a esta pregunta no se redujo a interpretar la existencia del ser humano como precedida de una esencia en la cual están inscritas todas sus dotes genéricas.
Las nuevas interpretaciones fueron que el ser humano no traía consigo la facultad de conocer, sino que esta actividad era resultado de su propio desarrollo, de su pensamiento de sus valores, que el conocer es objetivo y es propio a cada uno d los seres humanos, no tenemos la facultad de conocer en nuestra esencia, ya que esta no existe.

Michel Foucault produce una modificación sustancial en la interpretación tradicional del conocimiento, el prefiere hablar de una Arqueología del saber.
En principio hay que decir no es una teoría del conocimiento. El instrumento es el análisis del discurso, y los conceptos o aspectos sobre los cuales recae ese análisis son: el conocimiento, el saber y la verdad.
El discurso: La arqueología no se ocupa de las cosas en sí, sino que su objeto es el discurso, que sin ser una “cosa”, es “algo”. Podríamos decir de él, que es un “material incorpóreo”, una relación entre enunciados. Al discurso se lo reconoce por sus efectos. Estos efectos son materialidades de significación ( el discurso siempre significa algo), de exclusión (con lo dicho siempre queda fuera lo que dejo de decir) y de dominación
Con el análisis del discurso se busca que la cosa se explicite a sí misma: que se diga. El discurso muestra que no se habla como se ve. La arqueología se detiene en la superficie de lo dicho porque es lo único que cuenta. Más allá del discurso no hay nada. Por lo que quien elabora el discurso dominante, organiza una aprehensión de lo inteligible, organiza una manera de entender lo que pasa.

El saber: Es el tema central de la arqueología. Es a esa instancia a la que se busca acceder con el análisis del discurso. Podemos definir el saber, tal como se entiende en este contexto, como un complejo de elementos discursivos (enunciados, relaciones entre enunciados), y no discursivos (prácticas institucionales, sociales e ideológicas)
El saber no es lo mismo que “lo que se conoce”. Entendido como un complejo de elementos discursivos, el saber es generador de una práctica ejercitada al nivel de los discursos. Las conceptualizaciones en ese nivel son “activas”, queriendo decir que desde la producción del discurso se elabora una manera de entender el mundo y las cosas (el saber es la forma en que se entiende el mundo en cada momento histórico; es una construcción histórica generada a partir de los discursos). Se dice entonces que desde esa práctica se reorganiza la experiencia. Esta reorganización es aquello que se conoce, o que se puede conocerse, por lo tanto, el conocimiento está subordinado al saber.

Conocimiento: Es un tipo de violencia ejercida sobre las cosas, porque la práctica discursiva “fuerza” a la cosas a ser del modo que el discurso dominante “las pinta”. Entre el discurso que produce conocimiento y su objeto real no existe ni identidad ni semejanza. En primer lugar, esta postura rechaza la idea del conocimiento como representación o como reproducción el objeto en el sujeto (en este sentido el conocimiento no tiene ningún referente en la realidad exterior por lo que se dice que el conocimiento esta subordinado al saber ya que conocer producir las condiciones para comprender las cosas.
Lo único que genera el discurso es un conjunto de reglas que posibilitan la aparición de lo cognoscible, es decir que el correlato del discurso son las reglas que él mismo produce para que se pueda “entender” lo que ocurre
Si el conocimiento es una producción, nada que se conozca puede ser estable o eterno. En síntesis, el conocimiento es un sistema práctico e ideológico de apropiación de conceptos y enunciados dentro de un saber.

Bibliografía:

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/k/kant.htm
http://literatura.itematika.com/biografia/e99/platon.html


Conocimiento según Kant, Platón, Aristóteles y Foucault

25 comentarios - Conocimiento según Kant, Platón, Aristóteles y Foucault

@ZeroAces
che leer esto me ayudo para los examenes de filosofia graxxx master
@jhua_64 +1
Exelente trabajo!!
@nosoyloquesoy +1
los punto que te debia! +10 para vos y tu post! aguante taringa y la revolucion!
@What123
muy buen post. y ademas me gustaría saber quien es la morocha delgif de nosoyloquesoy.
espectacular todo. (el post y la morocha)
@dlr10
Man te dejo 2 puntos porque tadavia eres novato.... y 3 mas porque escribiste bastante... a la proxima buscate par de imagenes oK! y agradece los comentarios que eso se ve lindo! jaja xD! salu2 y que seas NFU!!!
@dahigo
solo te hacen falta 10 XD

conocimiento
@soyyoenserio
infotronix dijo:
ZeroAces dijo:che leer esto me ayudo para los examenes de filosofia graxxx master


Me alegro, ojalá te vaya joya!


a mi no me ayudó.. me confundio mas...
@hudone -1
No esta bien armado, no citas fuente en los autores, hablar de conocimiento en Aristóteles sin hablar de la sustancia o ousía es no decir nada. Recomiendo wikipedia...