Nutrición y Enfermedades nutricionales.



Nutrición y Enfermedades nutricionales.

Primera Parte: Introducción.

Conceptos básicos sobre la nutrición


La nutrición es un proceso biológico por el cual los seres vivos asimilan compuestos químicos necesarios para el funcionamiento y el mantenimiento de las funciones vitales.
Por lo tanto, un nutriente o nutrimento es cualquier elemento o compuesto químico utilizado por el organismo para realizar sus funciones orgánicas y mantener su metabolismo.
El concepto de alimento muchas veces es confundido con el de nutriente. Un alimento es toda aquella sustancia ingerida por un ser vivo con el fin de satisfacer las necesidades nutricionales y mantener su equilibrio funcional.
La dieta es el conjunto de productos alimenticios que habitualmente se consumen.

Los nutrientes

Los nutrientes que requiere el organismo humano son:
-Glúcidos
-Proteínas
-Lípidos
-Vitaminas
-Minerales
-Agua

Los glúcidos

Son los nutrientes que constituyen la fuente de energía básica del organismo. Están formados por Hidrógeno (H), Oxígeno (O) y Carbono (C). Obtenemos glúcidos a través de la fruta, las pastas y harinas, los dulces, el arroz, la papa, etc.
Los glúcidos se clasifican en:
Simples: se asimilan rápidamente por su estructura química y proveen energía por corto tiempo. Dentro de los glúcidos simples se pueden diferenciar varios tipos.
Monosacáridos: son los más simples porque están compuestos por una sola molécula. Cumplen funciones energéticas. Ej: glucosa, fructosa.
Disacáridos: están formados por la unión de dos moléculas de monosacáridos. Cumplen funciones energéticas. Ej: lactosa, sacarosa.
Complejos: debido a su estructura molecular, se asimilan más lentamente y proveen energía por más tiempo. Los principales glúcidos complejos son:
Polisacáridos: se originan por la unión de muchas moléculas de monosacáridos. Cumplen funciones de reserva y estructurales. Ej: almidón, celulosa.
Los glúcidos desempeñan diversas funciones, siendo la de reserva energética y formación de estructuras las dos más importantes.

Las proteínas

Son sustancias cuaternarias, ya que están formadas por cuatro elementos: C, H, O y Nitrógeno (N). Las proteínas se ingieren a través de las carnes, las legumbres, los productos lácteos, los cereales, los huevos, etc. Sus principales funciones son:
participar en la formación de membranas celulares.
acelerar reacciones químicas.
formar diversas sustancias que regulan funciones orgánicas.
formar anticuerpos que actúan contra agentes patógenos.
intervenir en el proceso de coagulación y de transporte en la sangre.
acumular sustancias de reserva.
Las proteínas pueden clasificarse de diversos modos:
Según su conformación:
Proteínas fibrosas: cuando forman estructuras alargadas llamadas fibras. Cumplen función de sostén y de protección. Ej: elastina, colágeno.
Proteínas globulares: cuando forman estructuras de forma esférica, como las hormonas y las enzimas. Ej: insulina, somatotropina.
Según su composición química:
Proteínas simples: son aquellas formadas sólo por aminoácidos. Ej: queratina, glutenina.
Proteínas conjugadas: son aquellas que, además de aminoácidos, tienen otros componentes, tales como lípidos, glúcidos o ácidos nucleicos. Ej: hemoglobina, caseína.
Según su importancia biológica:
Proteínas completas: son aquellas que contienen todos los aminoácidos que nuestro organismo no produce. Ej: carnes, lácteos, huevos.
Proteínas incompletas: son aquellas que no contienen todos los aminoácidos que el cuerpo no produce. Ej: cereales, legumbres.

Los lípidos

Son sustancias muy heterogéneas que comparten la propiedad de ser insolubles en agua y de ser solubles en solventes orgánicos. Principalmente están formados por O, C y H al igual que los glúcidos, pero con una disposición distinta de sus moléculas (también pueden incluir F y N). Sus principales funciones son:
actuar como la principal reserva energética del organismo.
proteger los órganos y las membranas celulares.
favorecer las reacciones químicas del cuerpo.
transportar las vitaminas y los ácidos grasos.
Los lípidos se clasifican en:
Lípidos saponificables: son aquellos que contienen ácidos grasos.
Simples: sólo contienen O, C y H. Ej: acilglicéridos, céridos.
Complejos: además de O, C y H, contienen otros elementos como F o N. Ej: fosfolípidos, glucolípidos.
Lípidos insaponificables: son aquellos que no contienen ácidos grasos. Ej: esteroides, terpenoides.

Las vitaminas

Las vitaminas son sustancias químicas no sintetizables por el organismo. No producen energía y por tanto no implican calorías, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos suministrados por la alimentación. Su efecto consiste en ayudar a convertir los alimentos en energía.
Las vitaminas se dividen en dos grupos:
Liposolubles: son aquellas que se disuelven en grasas y aceites. Se almacenan en el hígado y en los tejidos adiposos, por lo que es posible, tras un aprovisionamiento suficiente, subsistir un tiempo sin su aporte. Su consumo excesivo es tóxico.
Hidrosolubles: son aquellas que se disuelven en agua. No se almacenan en el organismo, por lo que su consumo debe ser regular. Su consumo excesivo no es tóxico.
En la siguiente tabla se hace una descripción general de las vitaminas y sus funciones:


Liposolubles
Vitamina
Funciones
Fuente

A
-interviene en la formación y mantenimiento de la piel, dientes y huesos.
-previene la presión arterial e interviene en la coagulación.
-participa en la elaboración de enzimas.
Lácteos, pescados, legumbres, frutas secas, hortalizas.

D
-regula la absorción y el depósito de Ca y F en los huesos.

Carnes, huevo, legumbres, cereales, lácteos y semillas

E
-protege las paredes de los vasos sanguíneos.
- es antioxidante y previene enfermedades cardiovasculares.
Aceites vegetales, frutas secas, semillas, germen de trigo.

K
- interviene en la coagulación de la sangre.

Legumbres, carnes, lácteos, hortalizas.

Hidrosolubles
Vitamina
Funciones
Fuente

C
- interviene en la formación de huesos, dientes y cartílagos.
- es antioxidante y antiinfecciosa.
- interviene en la metabolización de las grasas.
Cítricos, kiwi, espinaca, acelga, frutillas, tomate.

B1
(tiamina)
- interviene en el metabolismo de los glúcidos.
- regula la función nerviosa, muscular y cardíaca.
- mejora la digestión y previene el beriberi.
Cereales, semillas, frutas secas, levadura.

B2 (riboflavina)
- interviene en el metabolismo de glúcidos, proteínas y lípidos.
- mejora la digestión y mantiene sana la piel.
Lácteos, carnes, huevo, semillas.

B3 (nicotinamida)
- interviene en el metabolismo energético.
- mejora el funcionamiento de los sistemas nervioso y digestivo.
Carnes, semillas, levadura, germen de trigo.

B5 (ácido pantoténico)
- interviene en la síntesis de ácidos grasos.
- participa en la formación de anticuerpos.
Maní, huevo, cereales, carnes.

B6 (piridoxina)
- interviene en la formación de glóbulos rojos.
- ayuda a producir el ácido clorhídrico del estómago.
Carnes, legumbres, levadura, germen de trigo.

B8 (biotina)
- interviene en la formación de ácidos grasos.
Carnes, verduras, levadura.

B9 (ácido fólico)
- interviene en la formación de glóbulos rojos y previene la anemia.
- previene malformaciones fetales.
Levadura, germen de trigo, carnes, legumbres, cereales.

B12 (cobalamina)
- interviene en la síntesis de ADN y ARN.
- mejora el funcionamiento del sistema nervioso.
Lácteos, huevos, carnes.

Los minerales

Los minerales son elementos químicos imprescindibles para el normal funcionamiento metabólico. Al igual que las vitaminas, no aportan energía, pero cumplen una función tanto estructural como reguladora. Constituyen tejidos como hueso y dientes, regulan la transmisión neuromuscular, la permeabilidad de las membranas celulares, el balance hidroelectrolítico y el equilibrio ácido-base. Asimismo, participan en procesos tales como la acción de los sistemas enzimáticos regulando el metabolismo, la contracción muscular, el sistema nervioso, la coagulación de la sangre, etc. Por todo ello, el mantenimiento de una concentración normal de minerales en los líquidos corporales es vital para el individuo.
Los minerales se clasifican en macroelementos y microelementos. En la siguiente tabla se hace una descripción general de los minerales y sus funciones:

Macroelementos
Mineral
Funciones
Fuente


Calcio (Ca)
- forma parte de los huesos y dientes.
- interviene en la contracción muscular y la coagulación.
- previene la presión arterial alta.
Lácteos, pescados, legumbres, frutas secas, hortalizas verdes.


Fósforo (P)
- participa en la mineralización ósea.
- forma parte del sistema nervioso.
Carnes, frutos de mar, huevo, legumbres, lácteos.


Potasio (K)
- interviene en la contracción muscular, en la transmisión de impulsos nerviosos y en el equilibrio hídrico del cuerpo.
Hortalizas, frutas, semillas, legumbres, lácteos.


Sodio (Na)

- participa del equilibrio de fluidos del organismo.
Sal de mesa, conservas, enlatados, fiambres, agua mineral.

Magnesio (Mg)
- forma parte de los dientes y huesos.
- interviene en la transmisión de impulsos nerviosos.
Cereales, legumbres, semillas, hortalizas verdes.

Cloro (Cl)
- participa en el balance de líquidos del cuerpo.
- interviene en la transmisión de impulsos nerviosos.
Sal, algas, frutas, enlatados, conservas.

Azufre (S)
- interviene en el metabolismo de glúcidos y lípidos.
- forma parte de muchas proteínas.
Levadura, frutas secas, semillas, carnes, huevo.
Microelementos
Mineral
Funciones
Fuente

Hierro (Fe)
- forma parte de los glóbulos rojos.
- aumenta las defensas.
Carnes, legumbres y cereales.

Zinc (Zn)
- forma parte de algunas enzimas.
- aumenta las defensas.
Carnes, frutos de mar, huevo, lácteos.

Yodo (I)
- regula el funcionamiento de la glándula tiroides.
Pescados, frutos de mar, algas, sal yodada.

Flúor (F)
- forma parte de las estructuras ósea y dental.
Agua.

Cobre (Cu)
- participa en la formación de glóbulos rojos
Carnes, frutos de mar, frutas secas.




El agua

No hay otra sustancia tan ampliamente involucrada en diversas funciones en nuestro cuerpo como el agua. Todas las reacciones químicas del organismo tienen lugar en un medio acuoso. El agua sirve como transportador de nutrientes y vehículo para excretar productos de desecho; lubrica y proporciona soporte estructural a tejidos y articulaciones, etc. El ser humano está compuesto por un 70% de agua, y por lo tanto el balance entre la ingesta de líquidos y las pérdidas tiene gran importancia y cualquier alteración del mismo puede poner en peligro la vida del individuo. Por ejemplo, un adulto sano y bien nutrido puede vivir incluso 60 o 70 días sin consumir alimento, dependiendo evidentemente de las reservas de grasa que tenga, pero sin agua la muerte se produce en pocos días. El agua se ingiere a través de los líquidos y de los alimentos ricos en ella, como las frutas o las verduras.


La Pirámide Alimentaria.

Los seres humanos necesitamos una ingestión de alimentos variada y equilibrada. La razón es que no existe un único alimento que proporcione todos los nutrientes para mantener la vida y la salud. El consumo regular de un conjunto de alimentos dieta debe proporcionar las cantidades adecuadas de proteínas, lípidos, glúcidos, vitaminas, minerales y agua. La base de una buena nutrición reside en el equilibrio, la variedad y la moderación de nuestra alimentación. Es preciso aclarar que los requerimientos diarios de cada persona varían según la edad, el metabolismo y la actividad que realice. Pero la alimentación moderna urbana es a menudo desequilibrada, desestructurada y se suele juntar con una vida cada vez más sedentaria.
Para una adecuada selección y consumo de los alimentos se creó en EE.UU., en 1992, la Pirámide Alimentaria, una guía que establece un orden de consumo para llevar una dieta sana y equilibrada. La pirámide se divide en cinco grupos ordenados verticalmente en sentido ascendente, en donde los alimentos dispuestos en la cima o vértice superior son los que deben consumirse en menor cantidad, y los que están cerca de la base son los que se deben consumir con mayor frecuencia y en cantidades mayores. Estos cinco grupos son:
1-Cereales, legumbres y derivados.
2-Hortalizas y frutas.
3-Lácteos.
4-Carnes y huevos.
5-Aceites, grasas, azúcares y dulces.
En 2005, los norteamericanos hicieron una modificación de la pirámide, debido principalmente a su ineficiencia y ante los graves problemas alimentarios de su población. El nuevo gráfico sigue siendo una pirámide, pero su orden es horizontal y por colores. Además incluye a la actividad física como un factor importante para definir el patrón de consumo. Otro recurso utilizado es la Rueda alimentaria, un gráfico de torta con las proporciones necesarias de cada tipo de alimento.
Pero el guía más importante para nuestra dieta es el óvalo argentino, que representa nuestro propio patrón de consumo. En el gráfico, el agua representa la base de la vida, y por eso aparece de forma independiente englobando al resto de los alimentos; luego se ponen de manifiesto los seis grupos establecidos de alimentos que no deben faltar en la alimentación equilibrada. Estos seis grupos básicos aparecen representados en una mitad del óvalo y los tamaños que ocupan difieren de unos a otros. El espacio de cada uno de ellos refleja la proporción en la que deben estar presentes en la dieta diaria.





La Pirámide Alimentaria de 1992







Segunda Parte: Trastornos y enfermedades nutricionales.

Como se observó anteriormente, la salud de un individuo requiere obligatoriamente tener una dieta sana, diversa y equilibrada. Cuando este objetivo no se cumple, se producen una serie de trastornos nutricionales que afectan el metabolismo y la vida social del individuo. Estas enfermedades pueden tener orígenes funcionales (por un mal desempeño de los órganos), culturales (por un patrón de consumo inadecuado), sociales (por el ritmo de vida, problemas emocionales o psicológicos, que terminan afectando a la alimentación), económicos (por la incapacidad de conseguir alimentos adecuados), etc. A continuación veremos las principales enfermedades nutricionales, sus causas, sus efectos y sus síntomas.

La anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa (AN) es un trastorno alimentario que se caracteriza por la privación consciente del comer y por la pérdida excesiva de peso. La persona anoréxica tiene un fuerte temor a engordar, y se ve a sí misma de forma distorsionada: aún cuando su cuerpo esté muy delgado, lo nota con sobrepeso. A menudo experimenta estados de ansiedad y fobia, y el trastorno obsesivo- compulsivo (que consiste en tener pensamientos o ideas persistentes creando obsesiones; éstas forman actos compulsivos, por ej: hacer acciones repetitivas, limpiar excesivamente, cortar la comida en trozos pequeños, etc. El enfermo hace todo de forma consciente). También se observa depresión, mal humor, irritabilidad, abandono de las actividades placenteras y un gran retraimiento social y una menor comunicación con los amigos y la familia, lo que lleva a conflictos que acentúan el padecimiento. El enfermo utiliza en forma exagerada productos diet y light. La AN generalmente ocurre en la adolescencia o a comienzos de la edad adulta y es más común en las mujeres. El trastorno alimentario se observa principalmente en personas de alto rendimiento académico y que tienen familia o personalidad orientada hacia el logro de metas. Los síntomas físicos de la AN son los siguientes:
bajo peso
amenorrea (falta de menstruación)
fatiga
hipotensión (baja presión)
intolerancia al frío
lanugo (pelo blanco y fino)
caída del cabello
cansancio
constipación
alteraciones cardíacas
piel seca
uñas frágiles
edemas y osteoporosis ( no en todos los casos)
La causa exacta de la anorexia nerviosa no es conocida pero las investigaciones sugieren que una combinación de ciertos rasgos de la personalidad, patrones emocionales y de pensamientos, así como factores biológicos, sociales, culturales y ambientales podrían ser los responsables.
Las personas con anorexia nerviosa, con frecuencia, usan la comida como una manera de ganar un sentido de control cuando otras áreas de sus vidas están bajo mucho estrés o cuando se sienten abrumados. Los sentimientos de incompetencia, baja autoestima, ansiedad, rabia o soledad también podrían contribuir al desarrollo de este desorden. Adicionalmente, las personas con desórdenes alimenticios podrían tener relaciones problemáticas o tener una historia de haber sufrido burlas respecto a su tamaño o peso. La presión de los amigos y una sociedad que identifica la esbeltez y la apariencia física con la belleza también puede tener un impacto en el desarrollo de la anorexia nerviosa.
Los desórdenes alimenticios también podrían tener causas físicas. Los cambios en las hormonas que controlan la manera como el cuerpo y la mente mantienen el humor, el apetito, los pensamientos y la memoria, podrían fomentar los desórdenes alimenticios. El hecho que la anorexia nerviosa tienda a correr en las familias también sugiere que la susceptibilidad a este desorden podría ser heredada.
El tratamiento de la anorexia nerviosa es un desafío porque la mayoría de las personas que padecen este desorden niegan tener un problema. Las metas del tratamiento incluyen devolverle a la persona un peso saludable, tratar problemas emocionales tales como la baja autoestima, corregir patrones de pensamiento distorsionados y desarrollar cambios de conducta a largo plazo. La terapia se basa en una combinación de tres enfoques:
enfoque médico: evaluación del estado clínico, detección de complicaciones físicas e indicación de la medicación.
Enfoque nutricional: establecer un plan alimentario saludable, apuntando al objetivo de recuperar peso e incorporar al paciente al plan alimentario familiar.
Enfoque psicológico: se trabaja para superar las falsas creencias, corregir la distorsión de la imagen corporal, aumentar la autoestima y mejorar la conducta social.
Si la AN no es tratada a tiempo, puede haber consecuencias muy graves, a saber:
órganos dañados, especialmente el corazón, el cerebro y los riñones.
disminución del tamaño cardíaco
insuficiencia cardíaca
esterilidad
déficit de hormonas tiroides
desregulación de la producción de insulina
cabello fino y quebradizo
déficit de plaquetas
déficit de leucocitos
desnutrición severa
osteoporosis
suicidio
muerte por inanición

La bulimia

La bulimia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la aparición súbita de atracones (cuando se come en poco tiempo mucha comida de forma compulsiva) seguidos de un sentimiento de culpa por parte del enfermo, que lo lleva a realizar actos compensatorios inapropiados para evitar subir de peso. Las personas que padecen bulimia son incapaces de dominar los impulsos que les llevan a comer, pero el sentimiento de vergüenza tras ingerir muchos alimentos les lleva a ayunar, usar purgativos y provocarse vómitos para prevenir el aumento de peso.
La mayoría de los bulímicos tienen un peso dentro de la normalidad, si bien algunos pueden estar por encima o por debajo, por lo tanto es muy difícil detectar el padecimiento. Tienen una visión distorsionada de sí mismos y temen engordar. El enfermo de bulimia siempre se ve gordo, aun cuando su peso es normal, pero no puede reprimir sus ansias de comer. Los síntomas de la bulimia son los siguientes:
episodios de sobrealimentación en los que se consumen grandes cantidades de comida en corto período de tiempo.
autoinducción del vómito, utilización de laxantes, diuréticos o fármacos, práctica abusiva de actividades deportivas.
baja autoestima y distorsión de la imagen corporal.
miedo excesivo a la obesidad.
depresión, ansiedad, aislamiento.
deshidratación
caries
bruscos cambios de peso
perforación esofágica
roturas gástricas
Las causas de la bulimia son desconocidas, pero se cree que intervienen tres tipos de factores:
factores socioculturales: ideales de delgadez, prejuicios contra la obesidad, ciertas profesiones y deportes que exigen delgadez, malos hábitos alimentarios, preocupación excesiva de los padres por la figura, mala resolución de conflictos.
factores biológicos: antecedentes genéticos, alteraciones en los neurotransmisores cerebrales y alteraciones hormonales.
factores psicológicos: baja autoestima, depresión, trastornos emocionales, perfeccionismo, problemas de autonomía.
El tratamiento de la bulimia se basa en una combinación de enfoques, a saber:
enfoque nutricional: apunta a reducir los atracones incorporando las cuatro comidas principales y diversificando la dieta.
enfoque médico: evalúa el estado clínico y suministra la medicación pertinente.
enfoque psicológico: se trabaja para recuperar la autoestima, las ideas racionales, corregir la distorsión de la imagen corporal, motivar al paciente y reencauzarlo socialmente.
Las consecuencias de la bulimia pueden ser:
pérdida y debilitamiento de dientes.
esofagitis.
disfunción renal.
atrofia muscular.
hiperglucemia.
diabetes.
colapso del sistema renal.
esterilidad.
colapso del hígado.
artritis degenerativa.
ruptura del esófago.
pancreatitis.
desbalances hormonales.
daños en la voz.
cáncer de garganta o cuerdas vocales
parálisis
fallos cardíacos
muerte potencial causada por ataque al corazón o fallo cardíaco; colapso pulmonar; hemorragia interna por apoplejía, fallo del hígado o los riñones; pancreatitis, ruptura gástrica, úlcera perforada o suicidio.


Avitaminosis e Hipervitaminosis.

La avitaminosis es un trastorno producido por la carencia de una o más vitaminas. El déficit vitamínico puede deberse a falta de ingesta, mala absorción intestinal, mala utilización metabólica o aumento de demandas. La hipervitaminosis es un trastorno producido por el exceso de una o más vitaminas. El exceso vitamínico de forma natural es muy difícil y generalmente se debe al consumo desenfrenado de complementos farmacéuticos sintéticos. Dependiendo de la vitamina específica que sobre o falte, aparecerán determinados trastornos relacionados con su consumo. A continuación se hace una descripción general de las consecuencias del déficit o exceso de vitaminas.

Vitamina
Efecto de su carencia
Efecto de su exceso
A
Ceguera nocturna, retraso mental, detención del crecimiento, fotofobia
Anorexia, detención del crecimiento, piel seca y quebradiza, inflamación de los huesos.
B1
Beriberi: enfermedad que afecta el sistema nervioso y provoca fatiga, taquicardia y calambres.
Ninguno
B3
Pelagra: cuadros de demencia, diarrea, lesiones en la piel.
Vasodilatación. Provoca rubor y picazón en la piel.
B12
Pérdida de la memoria, trastornos en la visión y la digestión, anemia perniciosa
Neuropatía
B6
Trastornos neurológicos, convulsiones, neuritis periférica, detención del crecimiento.
Se desconocen
C
Escorbuto: provoca inapetencia, hemorragia de las encías, trastornos de la coagulación, debilidad general, edema de piernas, propensión a infecciones que pueden conducir a la muerte.
Ninguno
D
Raquitismo: causa deformidades en los huesos, alteraciones musculares, vientre prominente.
Osteomalacia: dolor de cintura y deformaciones de la columna vertebral.
Náuseas, diarrea, pérdida de peso, poliuria, calcificación de los tejidos blandos.
K
Hemorragias
Se desconocen
E
Alteraciones en el nivel de los lípidos. Esterilidad.
Se desconocen.

Trastornos por el déficit y el exceso de minerales

Mineral
Efecto de su carencia
Efecto de su exceso

Calcio y Fósforo
Mala mineralización ósea y dental. Raquitismo y osteomalacia. Debilidad muscular asociada al déficit de vitamina D.
Osteoporosis: fragilidad de los huesos causada por la pérdida de su densidad
Se desconocen los efectos del exceso de calcio. En el caso del fósforo, produce tetania

Hierro
Anemia ferropénica: provoca debilidad generalizada, decaimiento, caída de cabello, apatía, irritabilidad.
Hemosiderosis: depósito de hierro en los tejidos.
Yodo
Bocio: aumento del tamaño de la glándula tiroides.
No es perjudicial.
Cobre
Anemia
Alteraciones del hígado.
Magnesio
Tetania, calambres musculares.
Ninguno.

Potasio
Debilidad muscular, náuseas, distensión abdominal, confusión mental.
Bloqueo cardíaco.

Sodio

Náuseas, calambres, deshidratación.
Edemas generalizados.

Flúor

Caries
Fluorosis: manchas en los dientes.

Trastornos por el déficit y el exceso de proteínas, glúcidos, lípidos y agua.

Nutriente
Efecto de su déficit
Efecto de su exceso
Proteínas
Enfermedad de Kwashiorkor: provoca detención del crecimiento, trastornos de la inmunidad, infecciones y edemas generalizados.
Marasmo: provoca retardo en el crecimiento, piel seca y adelgazamiento extremo.
Sólo si se padece insuficiencia renal y hepática, su exceso es perjudicial
Glúcidos
Cetosis: al no haber glúcidos suficientes, el cuerpo recurre a las reservas de lípidos que originan cuerpos cetónicos, eliminados en laorina
Aumento de peso
Lípidos
Insaciabilidad, disminución de peso, alteraciones en la piel
Aumento de peso, aterosclerosis
Agua
Deshidratación y muerte
Molestias abdominales, edemas, dolor de cabeza, calambres, convulsiones, insuficiencia circulatoria


La obesidad

La obesidad es una enfermedad que se caracteriza por una acumulación anormal o excesiva de grasas en el cuerpo, producto de un balance energético positivo (cuando se incorporan más calorías de las que se utilizan) que genera aumento de peso en el enfermo. Una persona es considerada obesa cuando su IMC es superior a 30. Este trastorno es un importante factor de riesgo para otras patologías tales como la diabetes, los problemas cardiovasculares, hipertensión arterial o distintos tipos de cáncer. Las causas de la obesidad pueden ser:
genéticas: algunos genes involucrados pueden ser predisponentes para desarrollar la enfermedad.
metabólicas: algunas personas pueden tener problemas para absorber los nutrientes o para utilizar eficientemente las calorías.
por sedentarismo: cuando las calorías consumidas no se utilizan, ya que no se realizan actividades físicas ni de gran esfuerzo.
psicológicas: la depresión, la ansiedad, los conflictos con la familia o los amigos pueden predisponer a desarrollar la enfermedad.
por ingesta exagerada: al haber más calorías de las necesarias, las sobrantes se almacenan en el organismo.
socioculturales: el ritmo de vida, los malos hábitos alimentarios, los conflictos interpersonales y los problemas económicos pueden ser otros factores determinantes.
El tratamiento ideal de la obesidad consiste en un enfoque multidisciplinario basado en:
disminución de las calorías consumidas.
aumento de la actividad física.
indicación de fármacos (si son necesarios)
ayuda psicológica (si es necesaria).
en casos graves, se pueden realizar operaciones quirúrgicas.
modificación del estilo de vida.
Las consecuencias de la obesidad pueden ser:
hiperinsulinemia
hipertensión arterial
insuficiencia cardíaca
dilatación del ventrículo
insuficiencia venosa periférica
hipercolesterolemia
problemas respiratorios
cáncer
discriminación social y trastornos psicológicos
muerte potencial por fallos cardíacos y/o pulmonares, hipertensión, cáncer, obstrucción de venas y arterias, o suicidio.


Desnutrición

La desnutrición es un estado patológico provocado por la falta de ingesta o absorción de alimentos o por estados de exceso de gasto metabólico. Los síntomas de la desnutrición son: fatiga, mareos, palidez, alteraciones en la coagulación, pérdida de peso y disminución de la respuesta inmune. Tiene un efecto dañino sobre todos los sistemas orgánicos. Las causas de la desnutrición son:
factores socioeconómicos: la pobreza y las dificultades económicas son las principales causas de la desnutrición. La gran mayoría de las personas que tienen este trastorno son pobres o indigentes.
factores metabólicos: mala absorción o digestión de los nutrientes.
padecer anorexia, bulimia, alcoholismo, diarrea crónica, cáncer o sida.
seguir dietas muy estrictas o dietas vegetarianas inadecuadas.
en los ancianos, pérdida del apetito y del sentido del gusto.
El tratamiento se diferencia por la edad, gravedad y causa del trastorno, pero coincide en los siguientes enfoques básicos: restablecer los nutrientes faltantes, de forma rápida si la enfermedad es leve y de forma cuidadosa para no generar rechazos si es grave, suministrar medicación, si es necesaria y combatir con los métodos pertinentes los trastornos que produjo el padecimiento. Sin embargo, en la mayoría de los casos el enfermo curado vuelve a desnutrirse porque no puede conseguir los recursos económicos para alimentarse adecuadamente. La desnutrición puede provocar disminución de la tensión arterial, hipoglucemia, retardo del crecimiento en los niños, retraso mental, invalidez y muerte por inanición.

Anemia

La anemia es un trastorno frecuente que se caracteriza por la carencia de glóbulos rojos o hemoglobina en sangre. Los síntomas de esta enfermedad son:
dolor torácico y hormigueo
vértigo o mareo (especialmente al pararse o hacer esfuerzos)
fatiga o falta de energía
dolores de cabeza y problemas para concentrarse
dificultad para respirar, especialmente durante actividades físicas.
Las causas de la anemia pueden ser:
embarazo
dieta deficiente
problemas inmunitarios que destruyen células sanguíneas
problemas genéticos
pérdida de sangre
ingesta de ciertos medicamentos
El tratamiento se debe orientar hacia la causa de la anemia y puede incluir:
transfusiones de sangre
medicamentos para inhibir el sistema inmunitario
medicamentos que ayudan a la médula ósea a producir más eritrocitos
suplementos de hierro, vitaminas y nutrientes.
Las consecuencias de la anemia pueden ser: retraso en el crecimiento, pérdida del embarazo, bajo nivel de oxígeno en órganos vitales, riesgo de fallos cardiovasculares, menor resistencia a enfermedades, riesgo de intoxicación con metales pesados.

Diabetes

La diabetes es un trastorno relacionado con la absorción de la glucosa por el organismo. Cuando la glucosa es sintetizada por el sistema digestivo, pasa a la sangre para que ésta la distribuya por todas las células del cuerpo. Para que la glucemia (así se llama a la glucosa cuando está en sangre) ingrese en la célula, es necesaria la participación de la hormona insulina, secretada por el páncreas. Si la producción de insulina es insuficiente o nula, o si la célula no responde normalmente a esta sustancia, la glucemia no puede ingresar a la célula, quedándose en la sangre produciéndose hiperglucemia. También los niveles pueden disminuir anormalmente generando hipoglucemia. Quienes padecen esta enfermedad deben adoptar un estilo de vida sano, incluir un monitoreo de los niveles de azúcar en la sangre después de la ingesta de alimentos, realizar obligatoriamente ejercicio, seguir un dieta balanceada, tomar medicamentos y usar insulina, todo ello con el fin de evitar las terribles complicaciones.
Las consecuencias de la diabetes pueden ser: daños de capilares y venas, amputación de miembros por daños en la circulación, fallos hepáticos, renales, daños en los ojos, y en casos graves coma diabético seguido de muerte.

Vigorexia

La vigorexia es un trastorno alimentario caracterizado por la presencia de una preocupación obsesiva por el físico y una distorsión del esquema corporal. Implica una adicción a la actividad física (especialmente a la musculación): los vigoréxicos suelen realizar ejercicio físico excesivo, a fin de lograr un desarrollo muscular mayor de lo normal, pues de lo contrario se sienten débiles o enclenques. A esta exigencia se suma un trastorno en la alimentación que se hace patente en una dieta poco equilibrada en donde la cantidad de proteínas y carbohidratos consumidos es excesiva, mientras que la cantidad de lípidos se reduce. Esto puede ocasionar alteraciones metabólicas importantes, sobre todo cuando el vigoréxico consume esteroides que ocasionan cambios de humor repentinos. Es más mortal que la anorexia y bulimia, ya que el cuerpo humano sólo puede soportar un período máximo de 6 meses con éstos trastornos. Los síntomas de la vigorexia son:
baja autoestima
mareos
convulsiones
dolor de cabeza
taquicardia
expresar preocupación por el peso y la imagen corporal
hacer ejercicio excesivo
aislarse socialmente
Las consecuencias de la vigorexia pueden ser:
aumento de la presión arterial
cansancio crónico
disfunción del aparato reproductor
enfermedades del corazón y el hígado.
problemas óseos y articulares
cáncer de próstata

Otras enfermedades nutricionales

Gastritis: es la inflamación de la mucosa gástrica. Se observa comúnmente en personas con trastornos emocionales, problemas renales y bronquiales, con el consumo de alimentos irritantes o en exceso. Sus síntomas son náuseas, dolor epigástrico, sensación de saciedad, hemorragias, vómitos y mal estado en general.
Úlceras: son lesiones abiertas con forma de cráter con escasa o nula tendencia a la cicatrización. Generalmente se producen en el estómago y la boca, pero también pueden aparecer en el duodeno.
Diverticulitis: se trata de evaginaciones en zonas débiles de la pared intestinal. Su aparición se ve favorecida por dietas pobres en fibras. Los síntomas incluyen dolores abdominales, constipación, diarrea y flatulencia.
Celiaquía: es una enfermedad genética que se caracteriza por una intolerancia al gluten y un acortamiento de las vellosidades intestinales. Es incurable y provoca diarrea, vómitos, pérdida de peso, cambios de carácter, anemia, etc. Para no padecer estos síntomas es necesario realizar una dieta que no incluya gluten (está presente en el trigo, la avena, la cebada y el centeno).



Buenos, espero que les sirva. No tiene bibliografía detallada porque lo hice yo en base a distintas fuentes, entre ellas páginas de internet, libros académicos, enciclopedias y folletos del ministerio de salud.
Gracias y comenten.

Fuentes de Información - Nutrición y Enfermedades nutricionales.

Dar puntos
47 Puntos
Votos: 7 - T!score: 7/10
  • 1 Seguidores
  • 33.465 Visitas
  • 5 Favoritos

7 comentarios - Nutrición y Enfermedades nutricionales.

@turionrp Hace más de 4 años +1
lo lei entero y la verdad que me sirvio muchisimo. ya mismo lo estoy reenviando a mis contactos para que se informen. te pasaste, gran trabajo
@donya7 Hace más de 3 años +1
gracias me sirvio mucho para 2 temas a la vez
@elirock Hace más de 3 años +1
ooo hermano muy bueno información me sirvióbastante
@bruccoleri Hace más de 3 años +1
+10, me sirvio para la escuela
@montanero123 Hace más de 2 años +1
esta bastante completo; espero que lo vayas complementando, o bien, montes una segunda parte
@amigo_piedra Hace más de 9 meses +1
Muy buenos estos consejos y muy recomendables.
Dejo también un link que me ayudó en mi proceso:
http://veintipico.com/alimentos-que-mas-engordan-lista/
Saludos!
@SebastianEchavar Hace más de 2 meses +1
Excelente post!!!!!!!!! Me ayudo mucho para mi trabajo!!!!!!!!