En este día tan especial, quiero dejar mi granito de arena como contribucion para que no nos olvidemos de nuestros pueblos originarios, y los tengamos en cuenta como los verdaderos dueños de esta tierra.


La poblacion indigena en el sur de la Argentina: agricultores, ganaderos y artesanos reafirman la soberania.




Marginadas social, cultural y económicamente, las comunidades indígenas representan un sector mayoritario de la población en áreas de escasos recursos, al tiempo que reafirman la soberanía nacional con su presencia en vacíos fronterizos.

19 de Abril Dia de indio americano.


Mapuches


Dentro de la consideración de los problemas regionales del país, una temática frecuentemente olvidada la constituye el tratamiento de la población indígena. Existe en la Argentina una generalizada tendencia a minimizar, a descalificar el problema aborigen, quizá fundándose en su escaso número relativo. Como si ello fuera razón suficiente para dejar de considerar el tema. Esta falencia se presenta en la casi totalidad de los diagnósticos o análisis de la realidad aun, curiosamente, en aquellos abordados desde un supuesto interés regional.

En rigor de verdad, ni siquiera se conoce con exactitud la verdadera cuantía representada por la población aborigen. En este aspecto, el primer y único antecedente lo constituye el Censo Indígena Nacional dispuesto por decreto Nº 3998 del año 1965, cuyo objetivo declarado era "ubicar geográficamente las diferentes agrupaciones Indígenas que pueblan nuestra República, determinando en cada una de ellas sus características demográficas, al mismo tiempo que los niveles de vida alcanzados por dicha población".
El mencionado propósito era considerado como el paso inicial para el diseño posterior de programas de desarrollo comunitario.

mapuches


Selknam


En toda consideración del tema indígena es preciso partir de la identificación del sujeto: qué atributos deben considerarse como definidores del concepto indígena. El concepto adoptado en el Censo Nacional se basó en las siguientes características:

• que convivan en comunidad o grupo;
• que operen en una economía de subsistencia;
• que mantengan elementos culturales prehispánicos (principalmente la lengua, u otros como vestimenta, festividades, etc.);
• que expresen una Conciencia de pertenencia a un grupo étnico o de lo contrario que sea notoria su descendencia de éstos;
• que su hábitat se encuentre en la misma zona o muy próximo a la del período prehispánico.

Como se ve, un conjunto restrictivo de características, que tiende a excluir a aquellos descendientes que han perdido el sentido de pertenencia a la cultura aborigen y que se hallan integrados, evitando todo riesgo de sobreestimación.

Los trabajos censales se prolongaron hasta junio de 1968, fecha en que se suspendió la asignación de partidas presupuestarias, quedando inconclusos el relevamiento, el procesamiento de parte de la información ya obtenida y también la publicación de numerosos resultados. Las tareas del Censo Indígena Nacional habían alcanzado a completar a esa fecha el relevamiento Censal de 525 agrupamientos, con un total de 13.758 hogares que correspondían a 75.675 aborígenes.

Sobre la base de la información obtenida, grupos de investigadores estimaron que hacia fines del año 1966 la población indígena argentina alcanzaba a 165.000 personas. Esta cifra significa, aproximadamente, el 0,16% de la población total a esa fecha. O sea, que en la Argentina poco más de siete de cada mil habitantes son indígenas.

indigenas


Selknam


Por su baja relación parecería otorgarle sustento quienes opinan que no hay población indígena y, en consecuencia, no existe el problema del aborigen. Más aún, si se considera que la población indígena representa el 80% de la población en Guatemala, el 60% en Bolivia y Perú, o el 40% en Ecuador, la proporción de nuestro país sería incluso inferior al 0,9% de Canadá.

Sin embargo, desde una óptica regional, el tema obliga a una redefinición; aun en sus aspectos cuantitativos. Considerando tres provincias patagónicas como Chubut, Neuquén y Río Negro, el total de 28.797 aborígenes identificados, en 1966 representan el 5,5% de la población conjunta de dichas provincias. El origen étnico y cultural de estos aborígenes es araucano, y por el mismo hecho de tratarse de comunidades, mantienen formas de asentamiento relativamente estables y agrupadas. Al mismo tiempo que no presentan una distribución uniforme dentro de cada territorio provincial. De tal forma que, en algunos departamentos; la población indígena registra una presencia casi decisiva. Por citar algunos: Languiñeo (Chubut) 40,5%; Collón Cura 68,6% y Catan Lil 54,5% (Neuquén); Ñorquinco 69,8% (Río Negro).

Conforme a los mismos datos censales de 1966, la población indígena económicamente activa consiste en:

• 40% de agricultores o ganaderos;
• 30% de trabajadores rurales;
• 29% de hilanderas, tejedoras y. artesanos;
• 10% en diversas tareas de servicios.

La primera de estas categorías se relaciona con la cría de ovejas y cabras y plantea una organización productiva mínima, destinada predominantemente a la autosuficiencia familiar. Se complementa con las tareas, casi siempre femeninas, de hilado y tejido y la actividad masculina de la caza de las especies locales: zorros, guanacos, pumas, avestruces, por sus plumas. Parte variable de tales producciones se comercializan en "el mercado" y determinan una diversa intensidad en los contactos entre las comunidades indígenas y la restante población. En algunos son escasos mientras que otras comunidades mantienen mayor frecuencia y regularidad en los mismos, incluso participando como trabajadores asalariados, predominantemente en tareas ocasionales: esquila, baños lanares, etc.
La comercialización suele realizarse mediante "pasadas" de comerciantes o acopiadores de la región, predominando el trueque por diversas mercancías y los abusos en la determinación de precios, calidades, pesos y medidas.
Se han desarrollado algunas interesantes experiencias, en particular en la provincia de Neuquén, tendientes a favorecer la comercialización de las artesanías indígenas mediante precios adecuados y la garantía de autenticidad. Sin embargo, no se han desarrollado mecanismos equivalentes para la comercialización de las restantes producciones (lanas, carnes, pieles y cueros.)

aborigenes


Tehuelches


El principal problema de las comunidades indígenas, lo constituye la tierra. Por un lado, el reducido tamaño de sus explotaciones, ubicadas en las áreas ecológicas más desfavorecidas de la región. Por otro lado, el carecer de títulos legales de la propiedad que garanticen el futuro de los asentamientos. La superficie de tierras ocupadas por no propietarios de hecho o con permiso, es proporcionalmente muy elevada en las provincias Neuquén (41,3 %) y en Negro (25,2 %) y, en cierta medida, ratifican la afirmación anterior.

Mientras tanto, la población aborigen continúa sometida a la negativa influencia de estos factores y se manifiestan carencias sociales básicas. En materia de salud, enfermedades endémicas como la disentería y la tuberculosis. En materia educacional, las cifras del Censo Indígena Nacional señalan, para las comunidades indígenas de Chubut, índices de analfabetismo que oscilan entre 41% y el 61% de la población mayor de 14 años. Estadísticas recientes del Ministerio de Cultura y Educación permiten constatar, para los departamentos de la región con predominio de población indígena, muy bajos índices de retención en la escolaridad primaria. Para la cohorte inscripta en el año 1970, entre el 85/95% los niños no habían concluido la escolaridad primaria en 1976.


pueblos originarios


Mapuches


La importancia de mantener y mejorar las condiciones de vida de la población aborigen puede demostrarse, entre otras razones que la justifiquen, si consideramos que, para las tres provincias, los departamentos en donde el porcentaje de población indígena es superior al 30% de la población total representan una superficie conjunta de 118 mil km2. Esto equivale a 6 veces la provincia de Tucumán o al conjunto de Corrientes y Misiones. En esa extensión territorial habitan 32 mil personas, de las cuales 13 mil son indígenas (41%). Por otra parte, es un área despoblada cuya densidad es de 0,27 hab/km2, cuya población emigra con tasas muy elevadas. Entre los censos de 1960 y 1970 se registran en la zona 3.878 habitantes menos.

Teniendo en cuenta la proximidad de la frontera y el carácter litigioso de la misma, resulta paradójico —a 130 años de la Campaña al Desierto— que el ejercicio real de la soberanía nacional, expresado a través de la ocupación territorial, recaiga predominantemente en los descendientes de quienes sobrevivieron a aquella campaña.


19 de Abril Dia de indio americano.

Nguillatun


Diario Clarín.