Claves para hacer un buen discurso ya sea politico, social o de cualquier otra indole





DEBEMOS


Referirnos al tema siendo breves, explícitos y prácticos

Referirnos a la persona o a nuestra propia personas, si es que se va a hablar de estos, de una manera que refleje modestia y sinceridad.

Formular una interrogante, ya que esta puede ser uno de los métodos más seguros y sencillos para abrir la mente de los oyentes y capturarla.

Enunciar un aserto sorprendente llamado “choque técnico”, el cual consiste en expresar un comentario aventurado acerca de determinados hechos y opiniones.

Emplear una cita de un autor o bien anónima.

Tomemos en cuenta que el objetivo de la introducción es captar la atención de la audiencia por medio del planteamiento de un tema en forma clara y atractiva. Por lo tanto, en este apartado del discurso

NUNCA SE DEBE HACER:

Preámbulos excesivamente largos

Comenzar con circunloquios embarazosos o excusas banales

Iniciar con un cuento humorístico, ya que corres el riesgo de perder credibilidad, sin contar que no somos capaces de narrar una anécdota y podemos provocar el efecto de una “sonrisa fingida”.

DESARROLLO DEL DISCURSO:

Es la parte del discurso que ha de tener más duración. En esta parte nos adentramos en el tema principal.

Por ello es una de las partes también más conflictivas, ya que al ser más largo que el resto, corremos el riesgo de perder la disponibilidad del espectador y su consecuente interés.

Para evitar que el factor “desconexión” aparezca, hemos de utilizar todas nuestras armas:

Nuestros puntos a describir han de ser brevemente marcados en un principio, haciendo de esta manera que el oyente se realice mentalmente un planning del proceso del discurso.

Intentaremos no hacer un cambio brusco de la introducción al desarrollo

Seguiremos utilizando un vocabulario poco recargado y las frases utilizarán una sintáctica sencilla. Son preferibles y más aceptadas por la mente las frases cortas que las largas.

Argumentaremos cada punto a tratar.

Si podemos ofrecer una práctica de lo explicado, siempre conseguiremos un interés del público. La teoría y la práctica han de ser por separado y correlativas.

Siempre hemos de tener en cuenta que es la parte principal de todo nuestro discurso. Hemos de ser extremadamente claros, evitar expresar suposiciones interpretaciones.

No hemos de exagerar nada de lo que digamos, ha de ser natural y creíble para el espectador

Siempre será bueno ofrecer experiencias (si se puede dar el caso) sobre el tema que se explica, sea bien propias y teóricamente vividas por ti mismo, o sea de alguna persona conocida.

CONCLUSION

Es el punto estratégico de un discurso, pues lo que se diga al final de éste serán las últimas palabras que se expresen y quedarán sonando en la memoria del auditorio por un largo tiempo, ya sea de manera acertada o de reflexión. Por ser ésta la parte más importante, hemos de tener especial consideración en:

Hacer un recuerdo breve de las etapas recorridas durante todo el discurso

Formular los puntos de vista del orador y los méritos que éste dé ante una solución.

Si la naturaleza del tema requiere concluir con un reto o un consejo, es valido hacerlo.

Usar como broche final una frase vigorosa, una fórmula valiente, una cita elocuente, una pregunta en donde tu oyente piense en la solución, una reflexión, etc.


ESPERO LES HAYA GUSTADO EL POST

COMENTAR ES GRATIS