Trabajo práctico de Psicología. (final, espero que a alguien pueda resultarle útil, tanto el trabajo en si como la info)
Violencia de Género.



• ¿Qué es la violencia?
• ¿Cómo puede ser la misma?
• ¿A qué se denomina “género”?
• ¿Por qué se habla de “violencia de género”?
• ¿Por qué se produce?
• ¿Existe un “perfil de victimas y violentos”?
• ¿Cómo influye en el individuo y su impacto social?
• Conclusiones.



¿Qué es la violencia?

VIOLENCIA.
Violencia (según el diccionario de la Real academia Española) es ejercer una acción violenta contra el natural modo de proceder, aplicar medios a cosas o personas para vencer su resistencia.
Cuando hablamos de violencia (generalizada en escolar, doméstica, familiar, etc.) estamos asociando la misma al concepto del empleo de “fuerza”, y el uso de la mencionada se relaciona con el concepto de “poder”. Históricamente la violencia siempre ha sido un medio para hacer ejercicio del poder, relacionada con el predominio a través de la fuerza.
Podemos decir entonces que el objetivo de una conducta violenta siempre alude a una lucha de poderes, y que el daño residual de ésta es casi siempre a nivel físico, psíquico ó emocional.




¿Cómo puede ser la misma?

…Un ser vivo puede sufrir violencia física y mental...
Según el politólogo noruego Johan Galtung , al analizar la violencia, la clasifica en directa, estructural y cultural, dándose en todas ellas la violencia física y/o la violencia mental.

Violencia directa: es la que realiza una persona sobre otra (fuerza, abuso de autoridad, etc.), generalmente se da en relaciones asimétricas (desigualdades).
Violencia estructural: Se manifiesta cuando no hay un emisor o persona concreta que la halla efectuado (ejemplo: políticas de estado que conllevan a represiones y/o explotación), ambas actúan sobre el cuerpo humano causando hambre, miseria, enfermedades o incluso la muerte.
Violencia Cultural: generada y materializada por medio de la religión, la ideología, el lenguaje, el arte y las ciencias, entre otros. También se trata de una violencia que según los que la emplean es justa, necesaria y correcta. Es importante mencionar, que esta violencia es la que más lentamente se genera y la que es menos transformable, ya que tiene unas raíces profundas en la propia cultura de una sociedad.



¿A qué se denomina género?


La primera confusión es la que se produce entre SEXO y GÉNERO.
En los últimos tiempos, debido a la relevancia de algunos temas relacionados con mujeres, se han instalado en el lenguaje cotidiano, conceptos propios del feminismo académico (como el “genero”), o de la política feminista (como la “paridad”). Sin embargo estos términos no siempre son bien utilizados y generan confusiones.
SEXO y GÉNERO
El sexo viene determinado por la naturaleza, una persona nace con sexo masculino o femenino, en cambio el género (varón, mujer) se aprende, puede ser educado, cambiado y manipulado.
Se entiende por género la construcción social y cultural que define las diferentes características emocionales, afectivas, intelectuales, así como las comparaciones que cada sociedad asegura como propias y naturales de hombres y mujeres. Ejemplos de este englobamiento de comportamientos es pensar que las mujeres son habladoras, cariñosas y organizadas, y los hombres son activos, fuertes y emprendedores.

Nacemos biológicamente hembras o machos. Cuando vamos creciendo la sociedad nos educa y nos va haciendo primero niñas o niños y luego hombres o mujeres.
Las diferencias naturales entre mujeres y hombres son mucho más pequeñas de lo que nos imaginamos.

SEXO= Biología Condicionante
GÉNERO= Cultura Modulante


¿Por qué se habla de “violencia de género”?

Según la "Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer…" , se entiende por violencia de Género “la violencia como manifestación de la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quien/es sean o hallan sido sus conyugues, o de quien/es este/n o haya/n estado ligado/s a ellas por relaciones similares, de afectividad o convivencia”…
Cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado y puede suceder en la familia, centros de trabajo, escuelas, instituciones de salud, en la calle o en cualquier otro lugar.
Las manifestaciones más frecuentes de la violencia intrafamiliar son la violencia sexual, la física, la psicológica y la económica.
La violencia sexual puede ir desde una mirada o comentario malicioso, un manoseo, hasta la penetración forzada del pene o algún objeto.
La violencia física es la que se comete directamente en el cuerpo de la persona, son las agresiones que se hacen con las manos, el puño, las uñas, los pies, armas blancas u otros objetos al alcance del agresor. Este tipo de violencia puede ser fácil de observar por las huellas que deja en el cuerpo, pero también pueden ser golpes leves que no dejan huella aparente, pero que repetidos con frecuencias, también minan la salud de la víctima.
La violencia psicológica daña directamente el valor, la estima y la estabilidad emocional de la persona que la sufre, son las humillaciones, insultos, menosprecio, abandono, amenazas, omisiones, silencios y otras conductas similares a las que se somete cotidianamente a una mujer y a otros miembros vulnerables de la familia, y que tienen repercusiones de tipo psicológico, y seguramente en toda la salud de la persona que las sufre.
La violencia económica se refiere al control que tiene el hombre hacia la mujer por medio del chantaje económico. El hombre administra y maneja el dinero, las propiedades y en general todos los recursos de la familia a su libre conveniencia.
La violencia de género puede manifestarse en cualquiera de sus formas, pero puede también combinar dos o más de sus formas.
La violencia de género limita el sano desarrollo, disminuye la autoestima de la víctima, pone incluso en peligro la vida, su salud y su integridad, causando por ejemplo alteraciones emocionales, dificultades en las relaciones interpersonales y traumas sexuales; se infiere de manera sistemática, puede conformarse por un solo acto, o bien puede consistir en una serie de agresiones que, sumados, producen un daño, aunque cada una de ellas, aislada, no forzosamente lo produzca.

No siempre se ejerce por el más fuerte, física o económicamente, dentro de la familia, siendo con frecuencia otras razones las que impiden a la víctima defenderse. Habitualmente este tipo de violencia no se produce de forma aislada, sino que sigue un patrón constante en el tiempo. Los principales sujetos pasivos son las mujeres, niños y personas dependientes. Lo que todas las formas de violencia familiar tienen en común es que constituyen un abuso de poder y de confianza. Pero dada la complejidad y variedad del fenómeno, es muy difícil conocer sus dimensiones globales.
Este fenómeno social afecta a un alto porcentaje de familias de cualquier comunidad, en todos los niveles económicos y culturales. Se trata de relaciones que implican un abuso de poder de parte de quien ejerce maltrato.
La consecuencia del maltrato es el daño en diferentes niveles de la integridad personal, por eso los abusos pueden ser emocionales, físicos, sexuales, financieros y/o socio ambientales. La persona abusiva desarrolla su comportamiento en privado, mostrando hacia el exterior una fachada respetable.



TIPOS DE VIOLENCIA
1. Violencia Física: La violencia física es aquella que puede ser percibida objetivamente por otros, que más habitualmente deja huellas externas. Se refiere a empujones, mordiscos, patadas, puñetazos, etc., causados con las manos o algún objeto o arma. Es la más visible, y por tanto facilita la toma de conciencia de la víctima, pero también ha supuesto que sea la más comúnmente reconocida social y jurídicamente, en relación fundamentalmente con la violencia psicológica.
2. Violencia Psicológica: La violencia psíquica aparece inevitablemente siempre que hay otro tipo de violencia. Supone amenazas, insultos, humillaciones, desprecio hacia la propia persona, desvalorizando su trabajo, sus opiniones. Implica una manipulación en la que incluso la indiferencia o el silencio provocan en ella sentimientos de culpa e indefensión, incrementando el control y la dominación del agresor sobre la víctima
Dentro de esta categoría podrían incluirse otros tipos de violencia que llevan aparejado sufrimiento psicológico para la víctima, y utilizan las coacciones, amenazas y manipulaciones para lograr sus fines.
Se trataría de la violencia "económica ", en la que el agresor hace lo posible por controlar el acceso de la víctima al dinero, tanto por impedirle trabajar de forma remunerada, como por obligarle a entregarle sus ingresos, haciendo él uso exclusivo de los mismos (llegando en muchos casos a dejar el agresor su empleo y gastar el sueldo de la víctima de forma irresponsable obligando a esta a solicitar ayuda económica a familiares o servicios sociales).
También es habitual la violencia "social", en la que el agresor limita los contactos sociales y familiares de la víctima, aislándola de su entorno y limitando así un apoyo social importantísimo en estos casos.

3. Violencia Sexual: "Se ejerce mediante presiones físicas o psíquicas que pretenden imponer una relación sexual no deseada mediante coacción, intimidación o indefensión". Aunque podría incluirse dentro del término de violencia física, se distingue de aquella en que el objeto es la libertad sexual de la mujer, no tanto su integridad física. Hasta no hace mucho, la legislación y los jueces no consideraban este tipo de agresiones como tales, si se producían dentro del matrimonio.



CICLO DE LA VIOLENCIA FÍSICA.
Lenore Walker definió el Ciclo de la violencia a partir de su trabajo con mujeres, y actualmente es el modelo más utilizado por las/los profesionales.
El ciclo comienza con una primera fase de Acumulación de la Tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.
La segunda fase supone el Estallido de la Tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.
En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o Arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento. Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.
Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.



¿Por qué se produce?
Está vinculada al desequilibrio en las relaciones de poder entre los sexos.
Constituye un atentado contra el derecho a la vida, a la seguridad, la dignidad y la integridad física y psíquica de las mujeres.




Causas
Entre las causas desencadenantes de violencia contra la mujer, se pueden enumerar las que a grandes rasgos serían las principales:
1. El alcoholismo: En un gran porcentaje de veces, el agresor se encuentra bajo los efectos de esta droga (o alguna otra).
2. Ignorancia: y falta de conciencia respecto a creer que la mejor forma de cambiar la situación, es a través de la violencia.
3. La Incapacidad: De aprender a controlar los impulsos que llevan a cometer el acto en si.
4. Historial de violencia: Un niño desarrollado en un ambiente conflictivo, ha de ser (con grandes posibilidades) un adulto problemático y violento.
5. La misoginia .






¿Existe un “perfil de violentos y victimas” ?
Victimas
No existe un perfil si tenemos en cuenta que cualquiera puede verse en esta situación. Lo que sí se ha observado es que las mujeres que pasan por ello cuentan con unas características, bastante parecidas.
Hay mujeres con una mayor tendencia a caer en las redes de una relación violenta o dominadora y que en sucesivas relaciones “suelen dar” con hombres que las vuelven a maltratar.
La mujer que se encuentra bajo la tiranía de un hombre violento, se percibe sin posibilidad de salir de la relación, piensa que su marido es casi un “Dios todopoderoso”, perciben el mundo como hostil y cree que no va a poder valerse por sí misma.
El abuso emocional hace que se vea como inútil, tonta, loca, fea, sosa, gorda... duda constantemente de sus ideas y percepciones.
La mujer oculta lo que la pasa, y si el maltrato es únicamente psicológico, es difícil que se de cuenta de lo que la está pasando. En su casa es sumisa, pero tiene explosiones esporádicas. A veces puede llegar a tener reacciones muy exageradas ante cosas nimias.
El maltrato, al no ser continuo, sino intermitente, de castigo y refuerzo, crea una dependencia muy fuerte en la mujer.
En general, aunque siempre hay matices y podemos encontrar varias tipologías, incluso mezcladas, podríamos decir que hay dos tipos muy sintomáticos de mujeres:
1º) Las que han sido educadas con más responsabilidades de las adecuadas a su edad. Son mujeres que se vuelcan en los demás. Son felices dando y nunca dan bastante, si algo falla en la relación, entonces es porque no han dado bastante y dan más. Tienen un fuerte sentido del deber y de la responsabilidad y consideran que la felicidad de los otros está siempre por encima de la suya. Si en algo creen haber fallado se culpabilizan a sí mismas hasta el sufrimiento.
¿Con qué tipo de hombre se emparejará más habitualmente?
Con un hombre de apariencia débil, desdichado, que necesite ayuda... Ella será entonces la mujer de su vida, la que le va a salvar de su desdicha. La relación girará en torno a las necesidades de él. Ella abandonará todo por él. Una vez sometida comenzará la espiral de violencia. Esta violencia que surge creará sentimientos de culpa en la mujer que pensará que ella no le satisface en sus necesidades. Ella pensará que la maltrata porque se siente mal, no porque sea malo.
2º) Las mujeres que han sido excesivamente protegidas durante su infancia. No se las ha enseñado a ser independientes, por tanto buscan un hombre que las proteja. Un hombre protector y fuerte que tome decisiones por ellas.
¿Con quien se emparejará de una manera más habitual?:
Con un hombre protector, posesivo, celoso, un hombre que afirmará cosas como que sus amigos no la convienen porque la explotan, que su familia nunca la ha querido, que él si que la ama como nadie. La mujer se sentirá protegida entonces por este hombre que va a salvar su vida.







Factores que predisponen a las mujeres para ser maltratadas.
Aunque no se dan todos en la misma mujer, son:
• Baja autoestima (se quieren poco o nada a sí mismas)
• Carácter dependiente.
• Valores sociales muy tradicionales, con estereotipos sobre lo que es una mujer y un hombre.

Violentos
Los que no tienen capacidad de dialogar, los que vienen de una vida frustrada, porque aprendieron que la forma de conseguir las cosas es ejerciendo el poder sobre el otro. Tienen poder, el poder que les da la sumisión.
Tenemos que tener en cuenta que el golpe no es patrimonio de los pobres, el golpeador no pertenece exclusivamente a una clase social. Debemos saber que el hombre golpeador es un seductor; socialmente excelente, demasiado cortés o de un perfil bastante bajo tal punto que nadie puede creer que ese ser tan encantador o tan tranquilo golpee a su familia. El hombre golpeador en el fondo es una víctima de su educación familiar, por haber presenciado desde pequeño escenas de agresión física o psicológica del padre hacia la madre, de haber crecido en un hogar sin limites, donde el fue quien domino todas las situaciones, como mencionábamos anteriormente o personas con traumas infantiles no superados.
Igualmente existe una relación en el subconsciente de esos hombres golpeadores la relación de “esclavo patrón”. Así como en las antiguas haciendas los esclavos, eran golpeados no solo para castigarlos por no obedecer, sino también para apresurarlos en su trabajo como un arriero que golpea al burro para que camine, así mismo golpean a sus mujeres por los mismos motivos, y nuevamente para ejercer una “autoridad” de un sujeto que no la tiene. Solo que la mujer no es un animal más o menos indefenso y sin voluntad, y muchas veces por temor o por rencor reacciona como un ser humano, y no como animal y trata de defenderse o de oponerse al castigo, provocando la ira de su “hombre”. Por ende, la así humillada mujer recurre a la única “venganza” que cree tener, al negarse a brindarle los requerimientos sexuales de su “macho”.
Se produce así un escalamiento de la violencia que puede llegar hasta el homicidio. Este fenómeno aún se agrava más, cuando el hombre en su gran frustración, se alcoholiza y ya ebrio no solo se libra de esa frustración golpeando a su mujer, sino también a los hijos.
En realidad todo esto es la manifestación de una gran impotencia, también originada en una muy baja autoestima, y como siempre....la fuerza bruta es el único recurso de los ignorantes.
Hay un dicho que el valiente dura mientras el cobarde quiera, y en el caso presente, la “cobarde” SIEMPRE ES LA MUJER. Muchas veces por su muy baja autoestima, sigue dispuesta a seguir sufriendo este calvario, por creer “que se los merece” o porque le han inculcado desde niña, que es este un “derecho” que el hombre tiene sobre ella. Otras veces la aparente conformidad y apatía de la mujer ante las constantes agresiones, se debe al hecho de una total dependencia económica del hombre, que mal que bien le “da de comer” a ella y a los niños, y que el precio es el de aguantarse, porque nunca ha sabido valerse por si misma y desconoce los recursos para hacer valer sus derechos ante la ley...o desconfía de ellos....y con cierta razón.



¿Cómo influye en el individuo y su impacto social ?

Influencia en la mujer
a) Consecuencias para la salud
La violencia contra la mujer y la niña, y demás miembros de la sociedad, aumenta su riesgo de mala salud. Las consecuencias de la violencia contra la mujer pueden no ser mortales y adoptar la forma de lesiones físicas, desde cortes menores y equimosis (golpes, moretones) a discapacidad crónica o problemas de salud mental. También pueden ser mortales; ya sea por homicidio intencional, por muerte como resultado de lesiones permanentes o SIDA, o debido a suicidio, usado como último recurso para escapar a la violencia.
La violencia trae dos tipos de consecuencias: Físicas y Psicológicas
b) Consecuencias físicas
c) Homicidio
Numerosos estudios informan que la mayoría de las mujeres que mueren de homicidio son asesinadas por su compañero actual o anterior.
d) Lesiones graves
Las lesiones sufridas por las mujeres debido al maltrato físico y sexual pueden ser sumamente graves.
e) Lesiones durante el embarazo
Las investigaciones han identificado a la violencia durante el embarazo como un riesgo a la salud tanto de la madre como del feto no nacido.


f) Lesiones a los niños
Los niños en las familias violentas pueden también ser víctimas de maltrato. Con frecuencia, los niños se lastiman mientras tratan de defender a sus madres.
g) Embarazo no deseado y a temprana edad
La violencia contra la mujer puede producir un embarazo no deseado, ya sea por violación o al afectar la capacidad de la mujer de negociar el uso de métodos anticonceptivos. Los adolescentes que son maltratados o que han sido maltratados como niños, tienen menos probabilidad de desarrollar un sentido de autoestima y pertenencia que los que no han experimentado maltrato.
h) Vulnerabilidad a las enfermedades
Si se comparan con las mujeres no maltratadas, las mujeres que han sufrido cualquier tipo de violencia tienen mayor probabilidad de experimentar una serie de problemas de salud graves.
CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS.
a) Suicidio
En el caso de las mujeres golpeadas o agredidas sexualmente, el agotamiento emocional y físico puede conducir al suicidio.
b) Problemas de salud mental
Las investigaciones indican que las mujeres maltratadas experimentan enorme sufrimiento psicológico debido a la violencia. Muchas están gravemente deprimidas o ansiosas, mientras otras muestran síntomas del trastorno de estrés postraumático. Es posible que intenten recurrir al alcohol y las drogas para disfrazar su dolor; o aislarse y retraerse, sin darse cuenta, parece, que se están metiendo en otro problemas, aunque menos graves, pero dañino igualmente.
La violación y el maltrato sexual del niño pueden causar daños psicológicos similares. Un episodio de agresión sexual puede ser suficiente para crear efectos negativos duraderos, especialmente si la niña víctima no recibe posteriormente apoyo adecuado. Al igual que la violencia contra la mujer en el seno familiar, el maltrato del menor suele durar muchos años y sus efectos debilitantes pueden hacerse sentir en la vida adulta. Por ejemplo, la pérdida de autoestima de la mujer que ha sido maltratada en la niñez puede traducirse en un mínimo de esfuerzo para evitar situaciones en que su salud o seguridad estén en peligro.
Ser víctima de violación o abuso sexual es una experiencia muy traumática y sus consecuencias pueden prolongarse por mucho tiempo. Víctimas (mujeres, niñas y niños) que han sufrido ataques sexuales describen los siguientes sentimientos:

• Temor.
• Culpa.
• Desvalorización
• Odio
• Vergüenza
• Depresión
• Asco
• Desconfianza
• Aislamiento
• Marginalidad
• Ansiedad
• Ser diferente (se sienten diferentes a los demás)
Es un mito que la violencia sexual la ejercen solamente extraños, muchas violaciones y abusos son cometidos por hombres que la víctima conoce, incluyendo parejas y amigos íntimos. Por ello los ataques ocurren en cualquier momento del día.
Violación y abuso sexual puede ser realizado por extraños o conocidos, pero "nunca con culpa de la víctima", pues existe la errónea creencia que es la víctima quien lo provoca.
Efectos en el niño derivados de haber presenciado actos de violencia

Las investigaciones han indicado que los niños que presencian actos de violencia en el hogar suelen padecer muchos de los síntomas que tienen los niños que han sido maltratados física o sexualmente. Las niñas que presencian a su padre o padrastro tratando violentamente a su madre tienen además más probabilidad de aceptar la violencia como parte normal del matrimonio que las niñas de hogares no violentos. Los varones que han presenciado la misma violencia, por otro lado, tienen mayor probabilidad de ser violentos con sus compañeras como adultos.

IMPACTO SOCIAL
IMPACTO EN LA SOCIEDAD.

Es de vital importancia que para establecer posibles soluciones al problema de la violencia intra familiar ha de ponerse gran atención a la formación de los menores que son parte integral de una familia ya que es precisamente en la niñez donde a través de los padres se transmiten todos aquellos valores que servirán al individuo en su futuro para una debida adaptación en la sociedad, dando esto como resultado personas capaces de respetar los derechos de cualquier ser humano y por ende los derechos de las personas que conforman su propia familia, ya que se considera según la sociología que para evitar problemas sociales como es la delincuencia, la drogadicción, la prostitución, etc..es necesario atacar de raíz, es decir siendo la familia la célula principal de toda agrupación humana el atender de manera responsable su problemática se evitara el grave problema de la violencia familiar. Entre el impacto que recibe una sociedad donde sus habitantes o familias sufren de violencia, están los siguientes:

a) Costos agregados de atención de salud
Los costos a la sociedad de la violencia contra la mujer son extraordinarios, considerando solamente la atención de salud. Una proporción de estos costos son para tratar las lesiones físicas graves. Una cantidad sustancial también se gasta en problemas psicológicos como el manejo de las ansiedades y los síntomas que las mujeres más felices y más seguras pueden tolerar, pasar por alto o encogerse de hombros.
b) Efectos sobre la productividad y el empleo
Las mujeres que experimentan violencia pueden efectuar un menor aporte a la sociedad así como a la propia realización de su potencial. El impacto económico del maltrato puede extenderse a una pérdida del potencial de la mujer de percibir remuneración.

CONCLUSIONES

Ya sabemos que la violencia es un fenómeno social muy peligroso, saber que decenas de personas mueren a causa de tiros y golpes, es saber que debemos cuidarnos. Hay que tener muy en cuenta que debemos tratar de reducir la violencia.
El primer paso es saber cómo controlarnos, saber manejar nuestros impulsos negativos que tanto daño nos hacen. Así nuestra sociedad irá en un incremento de paz y no habrá tantos tiros y muertes inocentes.
Debido a los afectos desbastadores que generan lo interno de las familias, pone en peligro la estructura o la forma de la misma, es decir según la formación que se le dé al individuo, así mismo actúa dentro de la sociedad que lo rodea. Nos afecta a todos los miembros de una familia.
La auténtica educación tiene como fin el desarrollo integral de la persona; por eso debe proporcionar, además de conocimientos, valores, creencias y actitudes frente a distintas situaciones.
La comunicación es prevención porque nos posibilita encontrar un espacio, ser protagonistas, el aprender a respetar al otro; posibilita la capacidad de aceptar el error como incentivo para la búsqueda de otras alternativas válidas y ayuda a superar las dificultades que se presenten.


Violencia de Género (trabajo practico nº 2)


kadar®
Eczitozzz...