Los Mormones

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Los Mormones


La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida también como Iglesia S.U.D. (abreviación de Santos de los Últimos Días) es una congregación religiosa restaurada a través del profeta José Smith en el estado norteamericano de Nueva York hacia el año 1830. Aunque los Santos de los Últimos Días afirman seguir las enseñanzas de Jesucristo, no se consideran parte de ninguna de las tres grandes vertientes del cristianismo (ni de la católica, ni de la ortodoxa, ni la protestante) pues son la restauración del "cristianismo primitivo", luego de que éste apostatara tras la muerte de Pedro y los otros apóstoles, según sus seguidores.

Es la rama más grande del movimiento de los Santos de los Últimos Días, que de acuerdo a registros históricos, fue restaurado por José Smith, y continuado tras su muerte por Brigham Young. Luego del asesinato del profeta José Smith surgió otra corriente entre los seguidores del profeta, llamados hoy la Comunidad de Cristo, con sus propios profetas y congregaciones. Ellos tienen como parte de sus cánones de fe, creencias, ritos, y doctrinas que no son avalados, practicados ni aceptados por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, como por ejemplo la poligamia.

En los Estados Unidos, los Santos de los Últimos Días se encuentran esparcidos por todo el país, pero su presencia es muy notoria en el estado de Utah, donde constituyen la mayoría de la población. La capital del estado, la ciudad de Salt Lake City, es el centro religioso y espiritual de los Santos de los Últimos Días, similar a lo que es el Vaticano para los católicos. Allí se encuentran el Coro del Tabernáculo Mormón, la Universidad de Brigham Young y otras instituciones seculares y seglares de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ocupa el cuarto lugar en el amplio espectro religioso de los EE.UU. Se caracteriza por su férrea defensa de la familia tradicional (padre, madre e hijos biológicos) y sus líderes afirman que los miembros que han contraído matrimonio en el templo tienen la tasa más baja de divorcios del país. El clero (presidentes de estacas, obispos, presidentes de rama, etc.) no percibe remuneración alguna por sus servicios. Además, la Iglesia afirma ser transversal, es decir, que no distingue ni etnias, ni clases sociales, ni profesiones. Un obispo puede ser, afirman, ejecutivo de una empresa o un simple labriego. Actualmente cuenta con más 14 millones de miembros repartidos en diferentes países, incluyendo Latinoamérica, Europa, África, Asia y Oceanía, estableciendo congregaciones y templos a través del mundo. Los Santos de los Últimos Días testifican que Jesucristo guía la Iglesia por revelación dada al Presidente de la Iglesia, a quien consideran un profeta. Entre ellos hay más o menos 53.000 misioneros (la mayoría entre 19 y 21 años de edad), cuya actividad de predicadores dura dos años (las mujeres sirven misiones de año y medio, lo mismo que los matrimonios mayores). El movimiento de los Santos de los Últimos Días ha experimentado un fuerte crecimiento en América Latina, en especial en México, Chile, Argentina, Colombia y Brasil. En Europa, se han establecido ramas en casi todos los países, incluidos los de la ex-órbita socialista.

usa


Pero los Santos de los Últimos Días, sin embargo, son objeto de durísimas críticas por parte de numerosas iglesias cristianas, que afirman que en muchos aspectos se han alejado del verdadero Cristianismo, por su origen absolutamente diferente a todos los demás credos, pues los Santos de los Últimos Días no surgieron de la voluntad de algún devoto lector e intérprete de la Biblia, de un sisma religioso o de la división de cualquier otro grupo, secta o iglesia, pues ellos tienen su origen en las visiones y revelaciones dadas por el Señor Jesucristo al profeta José Smith. Numerosos sociólogos e historiadores sostienen que los Santos de los Últimos Días enseñan una versión completamente distorsionada de la historia de América. Algunas creencias de los Santos de los Últimos Días resultan extrañas para quienes su fe solo se puede fundamentar en los escritos de la Biblia y en un Cristo cuya realidad y vivencia solo se encuentra en las páginas de ese texto sagrado.

Creencias Básicas


¿En qué creen los mormones? Una buena pregunta. Poco después de la fundación de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el Profeta José Smith escribió trece Artículos de Fe, los cuales son declaraciones sencillas de las creencias básicas de la Iglesia Mormona, muchas de las cuales colocan a la Iglesia en una posición diferente de muchas otras denominaciones religiosas.

religión


1.Nosotros creemos en Dios el Eterno Padre, y en su Hijo Jesucristo, y en el Espíritu Santo.
2.Creemos que los hombres serán castigados por sus propios pecados, y no por la transgresión de Adán.
3.Creemos que por la Expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio.
4.Creemos que los primeros principios y ordenanzas del Evangelio son: primero, Fe en el Señor Jesucristo; segundo, Arrepentimiento; tercero, Bautismo por inmersión para la remisión de los pecados; cuarto, Imposición de manos para comunicar el Don del Espiritu Santo.
5.Creemos que el hombre debe ser llamado por Dios, por profecía y la imposición de manos, por aquellos que tienen la autoridad, a fin de que pueda predicar el evangelio y administrar sus ordenanzas.
6.Creemos en la misma organización que existió en la Iglesia Primitiva, esto es, apóstoles, profetas, pastores, maestros, evangelistas, etc.
7.Creemos en el don de lenguas, profecía, revelación, visiones, sanidades, interpretación de lenguas, etc.
8.Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente; también creemos que el Libro de Mormón es la palabra de Dios.
9.Creemos todo lo que Dios ha revelado, todo lo que actualmente revela, y creemos que aún revelará muchos grandes e importantes asuntos pertenecientes al reino de Dios.
10.Creemos en la congregación literal del pueblo de Israel y en la restauración de las Diez Tribus; que Sión (la Nueva Jerusalén) será edificada sobre el continente americano; que Cristo reinará personalmente sobre la tierra, y que la tierra será renovada y recibirá su gloria paradisíaca.
11.Reclamamos el derecho de adorar a Dios Todopoderoso conforme a los dictados de nuestra propia conciencia, y concedemos a todos los hombres el mismo privilegio: que adoren cómo, dónde o lo que deseen.
12.Creemos en estar sujetos a los reyes, presidentes, gobernantes y magistrados; en obedecer, honrar y sostener la ley.
13.Creemos en ser honrados, verídicos, castos, benevolentes, virtuosos y en hacer el bien a todos los hombres; en verdad, podemos decir que seguimos la admonición de Pablo: Todo lo creemos, todo lo esperamos; hemos sufrido muchas cosas, y esperamos poder sufrir todas las cosas. Si hay algo virtuoso, o bello, o de buena reputación, o digno de alabanza, a esto aspiramos.

Templos Mormones

iglesia


Solo los miembros de la iglesia mormona con recomendaciones para entrar a un templo pueden asistir a la dedicación oficial del edificio. El primer templo dedicado por la iglesia mormona fue el templo de Kirtland, dedicada por José Smith y la oración se encuentra registrada en el libro de Doctrina y Convenios, sección 109. Después de la oración de Smith, un coro de fieles cantó un himno titulado El Espíritu de Dios, escrito por William W. Phelps exclusivamente para la ocasión.La congregación luego participó del sacramento, al final de lo cual concluyeron el servicio alzando sus manos en el aire y tres veces alzando en voz alta la frase: «Hosana, hosana, hosana a Dios y el Cordero, amén, amén, y amén.»

Los templos en el presente siguen un patrón muy similar que el del templo de Kirtland para sus dedicaciones. El presidente de la iglesia, o en su defecto uno asignado por él, ofrece la oración dedicatoria, se entona el mismo himno, El Espíritu de Dios, y la congregación entera da el grito de hosana y en vez de alzar ambos brazos, se ondea un pañuelo blanco mientras se repite la frase

Casi todo lo que ocurre en el templo viene en forma de simbolismos, desde el vestuario del templo, la edificación, los cuartos y las ceremonias mismas y ese simbolismo representa elementos de su teología.

Cada templo lleva inscrito en su exterior las palabras Santidad al Señor, representando la misma inscripción que llevó el templo de Salomón. La mayoría de los templos tienen su facahada en dirección del este, apuntando hacia la dirección en que Jesucristo tiene profetizada su Segunda Venida. Las espigas y torres se elevan a mayor alturas que aquellas en el oeste por la misma razón y para representar la mayor autoridad del Sacerdocio de Melquizedec que el Aarónico o levítico. Algunos templos tienen rocas cavadas con lunas, soles y estrellas simbolizando los tres grados de gloria de la vida venidera. La estatua del ángel Moroni, puesta sobre la mayoría de los templos tienen el diseño de 1891 por Cyrus Dallin y representa la creencia que Moroni y su visita a José Smith es el ángel que se profetiza en el Apocalipsis de Juan capítulo 14.

Algunos de los templos construidos alrededor del mundo, incluyendo en los Estados Unidos, tienen dimensiones pequeñas en comparación con los primeros templos de la iglesia. Todas las actividades que se ofrecen en el templo de Salt Lake City, por ejemplo, el templo más grande de la iglesia SUD, se ofrecen en los templos pequeños, devotos exclusivamente para las ordenanzas eclesiásticas de esa iglesia

Los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días hacen convenios y realizan rituales especiales llamados ordenanzas, dentro de los templos. Sus fieles reportan sentir el poder de la divinidad al servir en los templos. Algunas de las más frecuentes incluyen:

El bautismo, su confirmación y la ordenación al sacerdocio en bien de aquellos que hayan fallecido. Estas ceremonias ocurren en las capillas para los vivos.
El lavamiento y unción—consideradas ordenanzas inciatorias o preliminares—.
La investidura.
El matrimonio o sellamiento eterno, así como el sellamiento de los hijos hacia sus padres.
Las ordenanzas a favor de los muertos ocurre solo en la iglesia SUD, fundamentado en su creencia de que una vasta congregación de almas, fallecidas sin estas ceremonias, pueden aceptarlas en el mundo de los espíritus cuando alguien sirve de voluntario vicario para recibirlas por ellos en la tierra.

Por lo general, los eventos personales que ocurren en el templo, no se comparten públicamente, por ser ellas de naturaleza personal.

cristianismo


Para entrar a un templo, los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, deben cumplir con un alta norma de dignidad moral para ser acreedores a la llamada recomendación para entrar al templo y asegurar así que nada impuro entre en el templo. En un principio de la historia de la iglesia, la recomendación era firmada por el presidente de la iglesia, aunque en la actualidad es otorgada por un obispo y presidente de estaca. La recomendación para el templo es también firmada por el individuo como simbolismo de su dignidad para entrar en un santo templo por haber vivido de acuerdo con la voluntad de Dios. La recomendación para el templo es válida por dos años y debe ser renovada al caducar. Las recomendaciones de uso limitado son obtenidas por aquellos que solo van a hacer obra vicaria bautismal por los muertos, como es el caso de los jóvenes entre 12 y 19 años y los conversos recientes de menos de un año desde su bautismo. Esta recomendación para uso limitado no es válida para participación en otras ceremonias del templo, como el matrimonio por las eternidades.

Las recomendaciones para el templo se reciben durante una entrevista personal con el líder eclesiástico local del individuo, sin la participación del clero mundial, donde se le hace preguntas que verifique:

*su creencia en Dios, el Padre, su hijo Jesucristo como redentor de la humanidad y en el Espíritu Santo;
*su creencia en la restauración de la fe de Jesucristo;
*sostenimiento de la Primera Presidencia y otras autoridades generales, así como locales;
*obediencia a la ley de castidad, un celibato estricto antes de y la monogamia después del matrimonio;
*refreno del abuso de los miembros de su familia;
*la no-afiliación a grupos polígamos o que se opongan a las enseñanzas de la iglesia;
*un esfuerzo de buena fe para asistir a las reuniones de la iglesia;
*la honestidad en el trato con los semejantes;
*el pago de un diezmo íntegro;
*seguimiento de la ley de salud de la iglesia, conocida como la Palabra de Sabiduría;
*el que se guarde los compromisos legales estipulados en un previo divorcio, de ser aplicable;
*el guardar los convenios realizados en el templo en el pasado, así como el uso del garment del templo, de día y de noche;
*la confesión de algún pecado serio a los líderes de la iglesia.

Los Misioneros (Elders)

elder



link: http://www.youtube.com/watch?v=y_OlDn-XurI

link: http://www.youtube.com/watch?v=-XXze2aDC7c

link: http://www.youtube.com/watch?v=33rnOOGsGoc

El Libro de Mormón

dias


El Libro de Mormón es uno de cuatro libros sagrados aceptados por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días,la Comunidad de Cristo y otras ramas del movimiento de los Santos de los Últimos Días (comúnmente llamado el mormonismo). El libro mismo dice ser una traducción de los escritos de hombres santos de la antigua América escrito en una forma similar a la Biblia. Toma su nombre de uno de los últimos de los profetas que, de acuerdo al libro, escribieron en él, Mormón, quien alrededor del 390 A.D. habría resumido en un compendio varios escritos y archivos dando alcance a 2500 años de historia.

Según la tradición del movimiento de los Santos de los Últimos Días, El Libro de Mormón contiene los registros de dos grandes civilizaciones que poblaron el continente americano, una procedente de Jerusalén por el año 600 adC y la otra arribando muchos siglos antes cuando el episodio bíblico de la Torre de Babel. Estos registros habrían sido mantenidos por profetas que vivieron entre esos pueblos, hasta que Mormón, uno de esos profetas, hiciera una compilación de los anales en un único volumen, gravado en planchas de metal.

Santos


.En la narrativa de José Smith, fundador de la Iglesia de Cristo, Moroni, un personaje para entonces angelical, le visitó el 21 de septiembre de 1823, instruyendole al respecto del antiguo registro y del plan de traducción de éste. Smith cuenta que cuatro años más tarde, las planchas fueron finalmente entregadas en sus manos, traduciéndolas enseguida, acreditando tener auxilio divino en esa labor. La labor de traducción o traslación del texto se realizó mediante el uso de un instrumento llamado Urim y Tumim que permitía a Smith interpretar los caracteres del egipcio reformado al inglés usado en la época. En dicha labor cooperaron Martin Harris y posteriormente Oliver Cowdery, ambos firmantes como testigos originales de las llamadas Planchas de Oro entregadas a Smith por el ángel Moroni.

José Smith publicó su obra por primera vez en 1830, con el título The Book of Mormon, en referencia al personaje del libro responsable de su compilación. Como resultado del trabajo misionero de los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y otras denominaciones afínes, el libro se ha publicado en 78 idiomas, con porciones traducidas en otras 32 lenguas, imprimiendo mas de 120 millones de copias, cubriendo el idioma nativo del 99% de sus miembros y el 87% de la población mundial total. En 1998 la Iglesia SUD dejó de traducir secciones resumidas de El Libro de Mormón, anunciando que la traducción del libro a cada nuevo idioma será una edición completa.



Fuente 1
Fuente 2
Fuente 3
Fuente 4

0 comentarios - Los Mormones

Los comentarios se encuentran cerrados