Claude Debussy, maravillosos compositor y pianista, autor de obras como: Claro de Luna, El mar, La catedral sumergida, Preludio a la siesta de un fauno, etc. Decía un día a un amigo suyo, mientras caminaban por las calles de París: -- Los hoteleros parisiennes son gente decidida y audaz, y en ningún caso se les ve perder la serenidad. ¿Quiere usted unas pruebas?, pues venga conmigo.
Ambos amigos entraron en un restaurante, y se sentaron frente a una mesa. Un instante después, el mismo propietario, viendo que se trataba de clientes nuevos, acudió a atenderlos. Debussy le dijo entonces muy serio:
--Deseamos un ala del ave fénix.
El hotelero, frente a este mitológico pedido, quedó turbado apenas un momento. Luego reponiéndose rápidamente, respondió con la mejor de las sonrisas:
--Lo siento mucho, Señores, pero la última ala del ave fénix, la hemos servido hace unos minutos.


Claude Debussy, anécdota muy divertido y original

pianista

debussy

compositor

restaurante