porifero, celenteros, nematelmintos, anelidos y platelmintos

1. Poríferos porifero, celenteros, nematelmintos, anelidos y platelmintosporiferos

Constituyen el grupo de las esponjas. Es un metazoo, es decir, un animal constituido por gran cantidad de células diferenciadas con funciones específicas. Mucha gente cree que estas especies son vegetales, pero en realidad son animales muy imperfectos. Son multicelulares acuáticos que se localizan sobre todo en aguas tropicales saladas, aunque también las hay de agua dulce. Hay especies de grandes proporciones y otras bastante pequeñas, pero una característica de todas es que necesitan de un medio líquido de lo contrario mueren, es por eso que existen en el fondo de las aguas.

La estructura de los poríferos es sencilla. No presentan diferenciación de órganos ni tejidos, pero sí se encuentran grupos de células especializadas. Un grupo es el de células que la recubren y se llaman pinacocitos; otro grupo la alimenta y se llaman flageladas; otro produce contracción y se llaman sensitivas; y otro grupo, llamado espículas esqueléticas, que sirven de sustento y son estructuras duras.

Su cuerpo siempre va a estar adherido a un sustrato (sésil). Esta masa está compuesta principalmente de mesoglea que es una sustancia muy flexible y amorfa que permite el paso del agua a través de un filtro de poros llamados ostiolos y ahí, con sus células flageladas, agarra el alimento para nutrir a la esponja; luego el exceso de agua lo saca a través de los orificios llamados ósculos, que son poros mayores.

La forma de reproducción es muy variada en una esponja. Se podría hablar de tres formas de reproducción:
Sexual. Las esponjas pueden ser hermafroditas (tienen los dos sexos) o unisexuales (de sexos separados). Las esponjas pueden fecundarse entre sí porque producen óvulos y espermatozoos que se unen y forman un zigoto (larva). Esta larva, que tiene capacidad de moverse, sale, nada libremente y se fija a un sustrato para vivir.
Asexual. A través de la gemación de yemas internas o externas (gémulas) que crecen de una esponja “madre” y de la que más tarde se desprenden y se fijan a un sustrato formando colonias.
Vegetativa. Para los biólogos es de mucho interés esta forma de reproducción que se la podría llamar “vegetativa” o por “regeneración”, ya que es una parte de la esponja que se separa (por el oleaje u otros motivos) y vuelve a producirse al fijarse a un sustrato.
Las esponjas pueden ser de tres clases: Calcáreas, Desmosponjas, Hexaltinélidas. Hay un cuarto grupo, las Esclerosponjas, aunque como solo se han encontrado fósiles de esa clase, hay discusión sobre si es o no una clase aparte.
Las calcáreas tienen las espículas esqueléticas de calcio.
Las desmospongias tienen espículas esqueléticas de sílice y fibras de espongina. Constituyen la mayoría de las esponjas existentes.
Las hexaltinélidas tienen espículas esqueléticas de sílice. Viven en las profundidades marinas, son grandes y de formas muy llamativas.
Las esclerosponjas tienen espículas esqueléticas de sílice y fibras de espongina que rodean a un esqueleto calcáreo central.

2. Celentéreos PLATELMINTOSaneldios

Constituyen el grupo de los corales, hidras, anémonas marinas y las medusas (o aguamalas). Tienen dos formas de vida: como pólipo o como medusa. Los primeros, con estructura de pólipos, suelen tener formas calcáreas rígidas, a veces similares a árboles pequeños; los segundos, con estructura de medusa, son de consistencia gelatinosa en forma de saco y provistas de tentáculos.

Los celentéreos son metazoos acuáticos de aguas saladas, existen muy pocos de agua dulce. El pólipo vive sésil (fijo a un sustrato), mientras que las medusas tienen vida libre con movimientos que le permite nadar o flotar.

Básicamente tiene una estructura formada por dos capas: la externa, que forma la epidermis, y la interna, que forma la cavidad gastrovascular. Entre las dos está la mesoglea que es muy flexible y algo rígida, en este caso, para darle estructura.

En la estructura de un pólipo y una medusa hay características que se comparten, así: tienen cierta simetría radial (en menor o mayor grado), la carencia de órganos o sistemas especializados, la presencia de una sólo abertura que es la boca y se comunica a la cavidad gastrovascular o digestiva. El resto de estructuras son sencillas y están provistas de células urticantes (producen picazón) llamadas nematocistos.

Al agarrar una presa por medio de sus tentáculos, los celentéreos los matan por medio de sus toxinas urticantes y las llevan hacia la cavidad gastrovascular por la boca. Células especiales digieren el alimento y distribuyen sus nutrientes por canales. Los deshechos son expulsados por la misma abertura (boca), ya que no tienen ano.

El pólipo, por un extremo de su cuerpo se fija al sustrato mientras que el otro se expande hacia arriba con un abertura que es la boca y está rodeada de tentáculos. Las medusas se mueven por contracción de fibras y por sus estructuras sensoriales responden a la luz, al calor y a estímulos.

La reproducción de los celentéreos es por metagénesis que se la podría comparar con la alternancia de generaciones. Esto quiere decir que pueden tener un ciclo vital como pólipo y medusa por reproducción asexual y sexual.

Hay medusas que tienen células reproductivas masculinas y otras tienen células reproductivas femeninas. Estas células se unen en el exterior formando una larva nadadora que se adhiere a un estrato y forma un pólipo; este pólipo, por gemación o escisión, se reproduce y forma una colonia. Son ciertos pólipos, los que al reproducirse asexualmente dan lugar a una medusa, cumpliéndose así el ciclo.

A los celentéreos los podemos clasificar en:
Hidrozoos, son los que cumplen el ciclo pólipo (asexual) y el medusa (sexual). En este grupo están las hidras.
Escifozoos, son los que presentan sólo la forma medusa y son grandes. Sus células nematocistos (urticantes) pueden llegar a causar la muerte.
Antozoos, son los que presentan sólo la forma pólipo ya sea individual o por colonias. A estos animales se les conoce también como “flor” y en este grupo están los corales y las anémonas.
Vale anotar que los pólipos son muy importantes en la vida de muchas especies acuáticas porque éstos forman parte de su hábitat y en ellos se forman verdaderos nichos ecológicos. La vida de muchas especies vegetales y animales se desarrolla entre pólipos ya que sus estructuras forman los arrecifes. Otras estructuras de pólipos sirven de sustrato para otros pólipos.

3. Platelmintos nematelmintoscelenteros

Los conforman los gusanos planos que pueden ser de tres tipos: las tenias (o solitarias), las duelas y los gusanos planos de vida libre (o planarias). Los platelmintos son, generalmente, parásitos que se alimentan de su huésped ya que se alojan en el intestino de animales o humanos. También los hay de agua dulce, agua salada y terrestres.

Estos animales son alargados, planos y blandos; tienen cabeza provista de manchas oculares (no ven, pero perciben parcialmente la intensidad de luz); carecen de sangre y presentan simetría bilateral. No tienen órgano de locomoción pero pueden estar provistos de pequeñas ventosas o ganchos para adherirse a su huésped.

Su estructura es ya un poco más compleja que los anteriores grupos porque presentan ciertos órganos con funciones, como un rudimentario intestino, sistema excretor y nervioso, pero carecen de aparato circulatorio y respiratorio.

El aparato reproductor es el más complejo y el que ocupa el mayor espacio en su cuerpo. Casi todos los platelmintos son hermafroditas (poseen los dos órganos sexuales). Las dos células germinales salen por conductos diferentes y se unen en una cámara especializada donde se producen los huevos. Los gusanos planos también se pueden reproducir de forma asexual por escisión con división binaria (un individuo se divide en dos) o por regeneración (un pedazo de un individuo se desprende y regenera).

A los platelmintos se los clasifica en tres grupos:
Turbelarios. Son los gusanos planos de vida libre no parásitos; pueden ser de agua salobre o dulce o de terrenos bastante húmedos. Son gusanos carnívoros y su boca está en la parte ventral del cuerpo. Las planarias son los representantes de este grupo.
Trematodos. Son gusanos planos parásitos. Son animales pequeños (hasta 3 cm.) y se alojan, generalmente, en ciertos conductos (intestino, pulmones, hígado, etc.) de los animales o del humano por medio de poderosas ventosas. Los más conocidos de este grupo son las duelas.
Cestodos. Son gusanos planos parásitos. Su mayor representante es la tenia, más conocida como “solitaria”. Su cuerpo se presenta segmentado y con una cabeza que posee garfios y ventosas para adherirse al huésped. Puede alcanzar longitudes muy grandes (hasta 8 mt.). Cada segmento de su cuerpo representa un individuo con funciones propias, por lo que puede dividirse para salir por las heces fecales y continuar su supervivencia.

La tenia es un gusano sumamente peligroso para la salud del ser humano. Si el intestino humano se convierte en huésped de este parásito, corre el riesgo de graves trastornos de salud ya que este animal se alimenta por ósmosis, es decir, su cuerpo que tiene membranas permeables, absorbe permanentemente sustancias de su huésped, sobre todo aminoácidos, grasas y glucosa lo que provoca, en el huésped, debilidad, trastornos digestivos, nerviosos y un desequilibrio general en su cuerpo.

En la carne de cerdo se pueden desarrollar los huevos de la tenia en “cisticerco”; si esta carne es consumida por un humano se desarrolla en su interior nuevamente las larvas de tenia que se alojan, generalmente, en el cerebro ocasionando una enfermedad de difícil curación llamada cisticercosis. De igual manera, los huevos de este parásito pueden alojarse en verduras o frutas rastreras (lechugas, frutillas, etc.) que son irrigadas con aguas contaminadas y, si no están debidamente desinfectadas, pueden transmitir la enfermedad al ingerirlos.

Para evitar este tipo de enfermedades ocasionadas por problemas sanitarios, es necesario cocinar bien la carne (sobre todo la de cerdo y borrego) y cuidar bien del aseo personal y de los alimentos que se van a consumir. Una periódica desparasitación, tanto de personas como de animales domésticos, es muy recomendada para matar y desechar este y otro tipo de animales parásitos que pueden afectar gravemente la salud.

4. Nematelmintoscelenteradosporifero, celenteros, nematelmintos, anelidos y platelmintos

Se los llama también Nematodos y son gusanos con cuerpos redondeados, cilíndricos. Existen muchas variedades de estos animales y se pueden desarrollar en muchos ambientes: agua dulce, agua salada, terrenos fangosos o tierras secas. Pocos nematelmintos viven en forma libre ya que la mayoría viven como animales parásitos de otros animales (incluido el humano) y plantas. Sus huevos pueden ser transmitidos al ingerir alimentos contaminados, o contagiarse a través de un portador, o pueden introducirse a otro cuerpo por la piel.

Estos animales son más desarrollados que los anteriores, pero todavía poseen una organización simple. Pueden vivir fuera del agua y su cuerpo, no segmentado, está provisto de boca y ano para ingerir alimentos y eliminar deshechos. Estos órganos se localizan en cada uno de los extremos de su cuerpo. No poseen aparato locomotor pero se desplazan por contracciones de su pared muscular. Presentan diferenciación de sexos y fecundación interna.

Los nematodos son animales sumamente perjudiciales. Los gusanos que se alojan en las plantas son microscópicos y estos parásitos pueden llegar a destruir cosechas enteras. Si se alojan en los animales o el humano pueden ocasionar desde leves trastornos hasta enfermedades bastante graves. La triquina es un parásito que afecta, sobre todo, a los músculos ocasionando intensos dolores; la filaria es el gusano que afecta la circulación de la sangre y provoca la “elefantiasis”. Los oxiuros y áscaris se alojan en el intestino y pueden afectar al ano y la vagina.

5. Anélidos poriferosPLATELMINTOS

Su nombre proviene del latín y significa “anillo pequeño”; efectivamente, estos gusanos están formados por varios segmentos.

El anélido es un gusano invertebrado muy desarrollado que posee órganos y sistemas bastante completos. Tiene una cabeza con boca y órganos sensoriales (al tacto, gusto y luz) y cerca de ésta están los órganos circulatorio, nervioso y digestivo. Su cuerpo tiene simetría bilateral y suele estar provisto de “quetas” o sedas, que son apéndices pequeños que le sirven para la locomoción. Respiran a través de la piel los anélidos terrestres, y por medio de branquias los acuáticos; también están provistos de un poro anal para la expulsión de desechos.

Se clasifican en tres grupos los anélidos:
Poliquetos. Provistos de varias quetas que están distribuidas a lo largo de sus segmentos; las quetas o sedas le sirven para la locomoción. En su mayoría son marinos de vida libre que respiran por branquias. Su cuerpo es muy flexible y está estructurado por celoma. Estos gusanos tienen sexos separados y su reproducción es externa.
Oligoquetos. Llamados también lombrices de tierra. Están provistos por pocas quetas y segmentos. Estos gusanos necesitan de la tierra húmeda con materia orgánica para vivir. Suelen huir de la luz por lo que se meten bajo tierra para no deshidratarse o cuando hay demasiada humedad. Los oligoquetos son hermafroditas que no se autofecundan sino que realizan una fecundación “cruzada”, esto es, que se unen dos lombrices y se fecundan entre ellas. El producto de esta fecundación son huevos que los entierran revestidos por una sustancia que segrega el clitelo (parte especializada de su cuerpo) y cuando ya están desarrolladas salen las lombrices.
Hirudíneos. Llamados también sanguijuelas. Son gusanos con el cuerpo aplanado y el número de sus segmentos no varía mucho de una a otra especie. No están provistos de quetas sino que poseen dos ventosas, una en cada extremo: por la anterior chupa su alimento y por la posterior se adhiere y desplaza. También pueden desplazarse por contracción muscular de sus fibras. Son parásitos que viven en la superficie de otros organismos alimentándose de su sangre (hematófago) o de su carne. Pueden vivir en el agua dulce o en la tierra. Este parásito come alrededor de tres veces su propio peso en cada toma, y con este alimento almacenado puede sobrevivir mucho tiempo. Las sanguijuelas son hermafroditas que producen huevos; algunas especies transportan a sus crías cuando salen de sus huevos y las mantienen hasta que puedan vivir independientemente.
Es muy propicio destacar la importancia ecológica del grupo de las lombrices de tierra, ya que los beneficios que se obtienen de ellas son muy significativos para el humano y otros animales.

En primer lugar, en la agricultura son muy útiles porque remueven la tierra y así la airean, es decir, la oxigenan. Con este movimiento, es más fácil la penetración del agua en los suelos, lo que ayuda en la irrigación. Al ser consumidores de desechos orgánicos vegetales y de otros alimentos que toman de la tierra, los excrementos de las lombrices se convierten en abonos bastante nutritivos para el suelo, lo que ayuda para su fertilización. Por todas estas características positivas, se ha desarrollado la lombricultura que es una técnica para producir lombrices y, por medio de ellas, fabricar compost que es el humus o abono orgánico resultado de la descomposición bioquímica que realizan estos gusanos.

Otro beneficio de las lombrices de tierra es que sirven como medio de control en el crecimiento de microorganismos terrestres, ya que se alimentan de ellos. A la vez, las lombrices también sirven de alimento a otros animales, como las aves, y son la base de supervivencia en la dieta de otros, como es en los topos, las musarañas, etc.

En épocas pasadas, las sanguijuelas fueron utilizadas con fines curativos, aplicadas en un proceso llamado “sangría” que consiste en colocar estos parásitos sobre la piel del enfermo para que chupen su sangre. Con este proceso lo que se obtenía era bajar la temperatura al aliviar la tensión sanguínea. Se solían aplicar ciertas sanguijuelas que tenían dientes muy poderosos que penetraban mucho en la piel causando una herida profunda.
Con los estudios realizados, se ha comprobado que estas sanguijuelas, además de succionar la sangre, secretaban una elemento que se lo llamó “hirudina”. Este elemento tiene como propiedad principal la anticoagulación, es decir, no deja secar la sangre siendo posible, de esta manera, que las sanguijuelas succionen sangre de manera contínua. Actualmente, en el área médica se estudia y hace uso de la hirudina para la creación de ciertas medicinas con anticoagulantes para las personas con problemas de circulación.

ta bueno... voten!

fuente: edufuturo.com

7 comentarios - porifero, celenteros, nematelmintos, anelidos y platelmintos

@gera96
10 niko mañana la uso para la tarea
@lucho306
Niko culia es una bandaaa chabonn
@pespillio
buena che!
solo que el termino "trematodos" ya no se usa xD
buen post!

me sirve para la leer un poco sobre lo que tengo que rendir