Teorías que explican el origen del UNIVERSO, DEL MUNDO Y DE

4. Teorías que explican el origen del UNIVERSO, DEL MUNDO Y DEL HOMBRE

4.1. Visión científica de la evolución
Lo que la ciencia y las ciencias digan sobre las diferentes realidades nunca han sido ni serán verdades cerradas, sus aportes podrían revertirse si nuevas investigaciones así lo exigen, sin embargo, hasta que la ciencia no diga otra cosa, presentamos como cierto lo que hasta ahora se conoce.
En este horizonte, uno de los eventos que ha dado un giro a la visión de la realidad del universo, de los seres y, sobre todo, de la existencia del ser humano, ha sido el de la teoría de la evolución.

4.1.1. La evolución biológica
1. La visión fijista de las cosas.- Al principio se creía que en los seres vivos todo era estático y fijo; se pensaba que cada una de las especies vegetales o animales era una creación directa y sin mediaciones de ningún tipo.

2. La visión de la evolución.- Hoy, cuando la tecnociencia nos circunda, ¿qué se entiende por evolución?
• Es el cambio cualitativo (paso de la potencia al acto) que se registra en todos los seres y en la materia misma;
• es un movimiento cualificante que va de menos a más;
• un cambio progresivo que va de lo simple a lo complejo y de lo singular a lo plural.

Por evolución entendemos, el proceso de cambio en el que cada fase subsiguiente tiene conexión con la precedente; crecimiento o desarrollo que entraña continuidad;
el paso de la simplicidad a la complejidad,
de la homogeneidad a la heterogeneidad, de todos los seres, y en forma gradual.

3. Finalmente.- Tenemos que asumir con las ciencias, que todo desarrollo presupone potencialmente y en el principio, todos los elementos factibles de desarrollo en cuanto se den las condiciones necesarias para el mismo.
Hoy, los cambios cualitativos que en las especies se dan ya no es una teoría, sino un hecho, es una ley biológica a la que todos los seres vivos y la materia están condenados. Se pueden discutir, las circunstancias, los mecanismos, las situaciones, pero no la facticidad de la evolución.

Un huevo, por ejemplo, posee en sí mismo todos los elementos de lo que potencialmente será no solamente el desarrollo del pollo sino el pollo mismo. Un óvulo fecundado, microscópico por su tamaño al principio, lleva en sí todo lo que será no sólo el niño o la niña al final de los nueve meses sino el hombre o la mujer en la totalidad de su vida.

Los cambios en las descendencias de las especies están ligados a los troncos biológicos de sus remotos antepasados. Las modificaciones no se registran inmediatamente en las generaciones presentes, en ellas sólo se hacen evidentes los resultados de todo un proceso a través de las generaciones. Estos cambios son cada vez más complejos: las formas más evolucionadas vienen de las formas menos evolucionadas.

4.1.2. La evolución cósmica
La evolución no sólo afecta a los seres vivos sino a toda realidad existente. También las estrellas, planetas, etc., nacen, evolucionan y mueren.

- Hablando de la formación del universo, la ciencia nos dice: en primera instancia hubo un paquete de energía condensada e informe (sin forma) y, que luego de una gran explosión (Big Bang) y en el proceso de expansión y de enfriamiento se fue auto-organizando hasta llegar a formar complejos sistemas vivos y que en su conjunto se constituyen en lo que llamamos universo.

- Hablando del hombre la ciencia nos dice: que el hombre desciende del primate (mono superior), el primate de la célula, la célula de la molécula, la molécula del átomo, etc.
Se comprende, entonces, que la vida en todas sus plurales y diferentes manifestaciones ha tenido un comienzo y se dirige hacia un futuro, pero nunca de manera lineal sino a través de <<shocks>> y de crisis en los que se evidencia el movimiento ya explicado por la física: del caos al orden y viceversa, con la novedad de que cada caos es un nuevo orden.

La vida es un sistema abierto: los eventos particulares son subsistemas abiertos del mega-sistema abierto que se llama universo.
En este horizonte la evolución tendría los siguientes estadios:
- La cosmo-génesis = desarrollo o evolución del cosmos.
- La bio-génesis = desarrollo o evolución de la vida.
- La antropo-génesis = desarrollo o evolución del hombre.

A todos estos procesos y etapas de evolución, Teilhard de Chardin propone incluirse como cumbre del proceso de evolución, la cristo-génesis que, según él, significa que la evolución del universo en su totalidad sólo tiene sentido en Jesús el Cristo, quien se constituye en el principio y el fin (Alfa y Omega) de la creación. Esta postura de Chardin es coherente con la visión cristiana y, nos permite reafirmar la visión actual de la creación evolutiva del universo.

4.1.3. Los estadios de la evolución

1. Cosmogénesis.- La teoría que explica el origen del universo es la de la “Expansión del Universo” y que fue elaborada por Eddington y Lemaitre hace 50 años. Los científicos que la avalan sostienen que hace 15.000 millones de años existía un núcleo -“más pequeño que la cabeza de un alfiler” dice Carl Sagan14- de energía condensada e infinitamente radioactiva y, que estalló, dando lugar al Big Bang y con ello al inicio de la expansión del universo: “empezó en la ‘Hora cero’, el espacio-tiempo”

Esta materia dispersa, comenzó a enfriarse y fue tomando forma, esas formas son las galaxias. En una de esas miles de millones de galaxias, hace 5.000 millones de años empezó la vida del sistema solar; en derredor de la estrella más grande (sol) del sistema que empezaba, se fue condensando el material disperso y formando los planetas debido a la atracción gravitatoria, entre ellos, la tierra. La tierra comenzó a enfriarse hace 4.600 millones de años, y se sigue enfriando doce grados cada 70.000 años, aproximadamente.

2. Biogénesis.- Después de que la tierra había alcanzado unos niveles de enfriamiento, hubo aproximadamente unos 600 millones de años de evolución química, a este período de tiempo se le llama era “azoica” (sin vida), que preparó el medio en el que surgiría la vida: un “caldo primitivo” de elevada concentración, en el que aparecieron las primeras huellas de vida: unas “bacterias extrañas”, hace 4.000 millones de años.

Las bacterias fueron los únicos seres que silenciosamente ocuparon la tierra por durante más de 2.000 millones de años, aproximadamente, tiempo después del cual aparecieron bacterias más complejas, las algas azules y, mucho muy tarde, hace 1.500 millones de años, aproximadamente, las algas verdes que revelan la presencia del oxígeno.
... a partir de hace 3.400 millones de años, la presencia de las bacterias es segura. Invadieron el océano y fueron los únicos ocupantes vivos de la tierra durante más de 2.000 millones de años. Aún hoy, las bacterias son omnipresentes. Han aprendido a colonizar los ambientes más exóticos, desde las fuentes de agua hirviente, hasta las zonas heladas más frías.

El Big Bang ocurrió hace 15.000 millones de años. Desde, hace 700 millones de años aparecieron los microscópicos seres pluricelulares, los mismos que, a través de mutaciones, han sido el origen de la existencia de más de 2 millones de especies existentes hoy.

Los vegetales y los animales que hoy conocemos y los que ya han desaparecido (como los dinosaurios por ejemplo), evolucionaron lentamente hace 600 millones de años

En esta “ascensión biológica” que va desde los unicelulares a los pluricelulares, y luego, a las formas de seres como las plantas y los animales, encontramos en el escalón más elevado y como punta de lanza del complejo proceso de la evolución al hombre.

3. Antropogénesis.- Se sostiene que el hombre ha evolucionado de los primates hace unos 2 ó 3 millones de años.
- ¿Cómo se entiende el salto cualitativo (la conciencia) del primate (mono superior) al hombre? La respuesta es: a mayor complejidad atómica mayor nivel de conciencia (Teilhard de Chardin). La cefalización (desarrollo del cerebro) explica la perfección psíquica de un viviente. En el hombre el grado de desarrollo de su cerebro explica la aparición de la conciencia reflexiva. Gracias a esa conciencia, el hombre “no solamente que sabe, sino que sabe que sabe.”

- ¿Hay algunos criterios para pensar el paso del primate pre-humano al primate humano? Se dice que los primates aparecieron hace 70 millones de años, y sólo se tiene datos fósiles de un mono de hace 40 millones de años. Pero estos fósiles comparados con los del ser humano son fisio-morfo-lógicamente (en su físico y en su forma) cada vez más lejanos.
Los datos que pueden darnos referencias cercanas al hombre son: por una parte, los fósiles (restos humanos antiguos) y; por otra, los restos de las culturas, las plurales y diferentes huellas que ha dejado en el tiempo y el espacio y que no reflejan sino las formas y estilos de vida del ser humano primitivo.

- ¿Cuál es el probable cuadro que explicaría la filogénesis de los homínidos? Se cree que en la Era Terciaria (hace 30 millones de años) de un tronco de Primates Las primeras bacterias aparecieron hace 4.000 millones de años. Los animales y los vegetales hace 700 millones de años. El hombre evolucionó de los primates hace unos 2 ó 3 millones de años. Los antropomorfos (monos superiores con formas de hombre) se desprendieron dos ramas que fueron evolucionando separadamente: la de los Póngidos, que serían antepasados de los grandes monos actuales como son los Gorilas, Chimpancés, y Orangutanes y; la de los Homínidos de donde vendría el hombre.
-
Los póngidos se adaptaron al medio y se especializaron como seres arborícolas que viven en las selvas. Si la evolución es de lo simple a lo complejo, el hombre cuanto animal simple y no especializado no puede proceder de ellos, tan especializados.

Los homínidos, animales bípedos (dos pies) y sin cola, resultan ser los más cercanos al hombre. En esta línea se han encontrado varios fósiles, cercanos entre ellos pero no secuenciales, como para presentarnos la real evolución del ser humano. En la rama de los homínidos aparecieron dos ramas (pondremos el nombre del fósil y los años en que se calcula que apareció):

- Los australopitecos:
-
Nombre del fósil lugar donde se encontró capacidad craneana edad aproximada
australopiteco Afarencis Sudáfrica no supera los 550 cm. cúbicos 3.700 millones de años

Se cree que fue antepasado del Australopiteco Africano que vivió hace 2.500 millones de años, y del Australopiteco Robusto que vivió hace 1.500 millones de años. Esta rama se extinguió hace un millón
de años.
- La otra rama no extinguida

Nombre del fósil lugar donde se encontró capacidad craneana edad aproximada Destrezas desarrolladas
Homo Habilis Tanzania algo más de 700 cm. cúbicos 2 millones de años
Homo Erectus
hoy se le llama
Ante neandertal Hava, China, África, Europa cerca de 1000 cm. cúbicos 1.500 millones de años Utiliza el fuego y elabora hachas de mano
Neandertal Supera la actual, de 1.400 cm. cúbicos 100 mil años y se extinguió, según algunos, hace unos 35 mil años Entierra a sus muertos y tiene ritos funerarios
Homo Sapiens
Entre ellos está el Hombre de Cromagnon Posterior a la última glaciación

Después de ellos y de ellas, están los hombres y las mujeres actuales.
En el proceso de la evolución humana, parece ser que las transformaciones se dieron en los siguientes aspectos: la talla (el Hombre de Cromagnon tenía 1,20 cm.), la dentición, el cerebro y, la estación. Y, para que el hombre llegue a la fase reflexiva se cree que pudo haber pasado las siguientes fases: fase de indecisión; fase de pensamiento técnico; y fase de pensamiento.
Para unos la evolución del hombre ha terminado, para otros, continúa. Para nosotros, que comprendemos al ser humano como un ser inacabado, creemos que el proceso de evolución continúa sobre todo como proceso de hominización.

- ¿Cuál es el origen de las razas? Dos teorías explicarían: el Monocentrismo y el Policentrismo.
El monocentrismo que sostiene que el hombre habría evolucionado en un único lugar,
el policentrismo que sostiene que el hombre habría evolucionado en plurales y diferentes lugares.

- ¿De qué forma el hombre ha evoluciona en sus orígenes? Al problema de si el hombre apareció en un lugar o en varios se suma el problema del cómo evolucionó. Dos teorías explicarían la variabilidad de los grupos humanos en el planeta: el Monogenismo y el Poligenismo (monofiletista o polifiletista). En este contexto, el monogenismos monofiletista sostiene que descendemos de una sola pareja humana; el poligenismo monofiletista, de varias parejas del mismo tronco de evolución y, el poligenismo polifiletista de varios troncos de evolución.

4.2. Visión filosófica de la evolución
La ciencia positiva nos acaba de explicar el qué y el cómo de la evolución pero no nos explicará nunca el por qué ya que esta cuestión es filosófica. Y la filosofía tiene varias explicaciones al problema de la evolución, las mismas que van desde una visión materialista y atea, hasta una visión teísta y espiritualista.
4.2.1. Visión materialista y atea
Sostiene que la sola materia es capaz de auto-organizarse llegando a evolucionar hasta el máximo escalón: la conciencia humana. ¿Cómo explica los saltos cualitativos de la materia? A través de los fenómenos y sus causas propias de la materia. Y si la materia es capaz de todo, Dios que sólo es una idea de locos y que por tanto no existe, no cuenta en este cuento de azar. Los pensadores y científicos que defienden esta visión se encuentran entre las corrientes fisicalista, biologicista y materialista.

No viene al caso en este espacio abordar toda la cosmogonía de la creación, pero se sugiere que se promueva una lectura y hermenéutica para una comprensión teológica y pastoral encarnados en la realidad humana y del mundo.

Pero la pregunta fundamental, para ellos es: si nadie da lo que no tiene, ¿puede la sola materia auto-trascenderse organizándose en sistemas cada vez más complejos por sí misma, sin que se admita una mente o un espíritu creador de la misma?

Se puede responder descabelladamente sí, pero en la práctica, no es posible pensar que la sola materia sea auto-conciente de sus procesos evolutivos por sí misma. Ante la visión materialista que niega una Trascendencia nos queda un vacío profundo a la vez que surge una intuición que reclama ese algo fundamental le falta a esta postura.

La visión materialista y atea que cree en el poder autoorganizativo de la sola materia termina siendo el sustento de la teoría del evolucionismo.

4.2.2. Visión teísta y espiritualista
Sostiene la existencia de un Dios personal que ha creado el mundo y lo conserva, cual celoso guardián que todo lo vigila y todo lo maneja, controlando los sucesos y fenómenos que vemos en el mundo y el mundo mismo.
Para esta visión, Dios que es creador y conservador del mundo es quien permite o no permite que las cosas se hagan como se las ve en la realidad. La imagen de este Dios que se nos viene a la mente es como la de un gran titiritero que maneja el mundo a través de sus hilos invisibles haciendo que sucedan las cosas, de donde, por inferencia, se concluye que él y sólo él es el culpable de todo: la vida, la muerte, los fenómenos físicos y naturales son causados por Dios quien todo lo controla por ser su creador.
Si todo es controlado por Dios, no existe la remota posibilidad para pensar que la materia autoevolucione por sí misma o que existan leyes físicas y naturales que sean las causas primeras de la evolución de la materia. Esta visión que considera a Dios el creador y conservador de todo, es el sustento de la teoría del creacionismo.

4.3. Visión teológica de la evolución
El tema de la evolución es un tema muy complejo y, así como han asistido la ciencia y la filosofía para explicar, ahora, se hace presente también la teología.

La fe bíblica nos dice que Dios creó todo de la nada (creatio ex nihilo): “En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra era caos y confusión y oscuridad por encima del abismo, y un viento de Dios aleteaba por encima de las aguas.” Gén 1,1-219.

Si todo cuanto existe, Dios creó de la nada y lo creó por amor, porque Dios que es Amar Total y Eterno, no necesita de la creación para ser Dios; en este horizonte, absolutamente, todo tiene como su único referente al Creador, así, todo cuanto ha sido creado se llama creación, ésta, por tanto, no se debe a sí misma sino a su Creador. La creación no es Dios ni es divina, es solamente obra del Creador y como tal, ontológicamente diferente de su Hacedor.

Esta visión, sostiene que la evolución y sus leyes son creadas por Dios. Todo ha sido creado, y esta creación lleva en sus propias estructuras materiales la capacidad de autoorganizarse desde la simplicidad hasta la complejidad. Por tanto, si Dios ha creado todo con estas posibilidades ya implícitas, Dios es quien sin interferir en los procesos evolutivos sostiene desde el principio de la creación la evolución y todos sus procesos que se suceden en la plural historia de la vida.
En esta visión, el cosmos y los seres se auto-trascienden, se auto-organizan desde lo más simple a lo más complejo. Ese plus-devenir, al que tienden desde su propia naturaleza y que va de menos a más, sólo es posible aceptarlo y pensarlo como creación. Esto es, Dios actúa desde la raíz misma de los seres y de las cosas haciendo que éstas evolucionen.

Precisando, ¿cómo se explica que en la creación aparezcan seres superiores, seres más complejos, sistemas más organizados? Explicación: lo que Dios ha creado, no lo ha dejado abandonado, Dios es aquel que habiendo creado, él mismo acompaña en el proceso de la evolución de esta creación, como hemos dicho, sin interferir, pues su manera de actuar es dejando que las cosas se hagan a través de todas sus leyes naturales que también han sido creadas junto con los seres y las cosas. Esta actitud de constante presencia acompañante de Dios en su creación para hacer que las cosas se hagan se llama acción creadora de Dios.

Allí donde surge algo inédito, cualitativamente distinto, mejor y mayor que lo anterior, allí está surgiendo algo que por hipótesis, supera la capacidad operativa de lo ya existente y, consiguientemente, demanda otro factor causal, amén del empíricamente detectable: la acción creadora de Dios.

4.4. Hacia una visión coherente en la que la ciencia y la religión se encuentran

Empecemos planteando la cuestión en discusión: Si la ciencia (razón) nos dice que todo el universo evoluciona por sí mismo a través de los procesos auto-organizativos de la sola materia, ¿cómo es posible comprender desde la religión (fe) que Dios sea el creador de todo?

- En primera instancia, la ciencia no tiene por qué nombrar a Dios en la evolución del universo, ella sólo explica el cómo y el qué sucede en las realidades observables y experimentables. * El evolucionismo considera que la sola materia es capaz de auto-organizarse hasta llegar a la conciencia. * El creacionismo considera que Dios es el que interfiere constantemente e incesantemente creando cada cosa. * La creación evolutiva es la visión que hoy prevalece como superación de las dos visiones anteriores y, sostiene que Dios ha creado en principio el núcleo cósmico de energía condensada con todas las leyes, incluida aquélla que hiciera posible el Big Bang, para que con éste, procesualmente, la evolución sucediera.

- En segunda instancia, la religión tampoco tiene por qué enfrentarse con la ciencia para explicar el por qué y el para qué sucede aquello que la ciencia no puede ni debe explicar desde sus paradigmas y métodos.
Cuando la ciencia explica que todo se da por evolución, no está negando la creación sostenida por la religión; cuando la religión explica que todo ha sido creado por Dios, no está negando que la creación no evolucione.

En conclusión, fe (religión) y la razón (ciencia) no dicen lo mismo ni son sinónimos, cada quien opera en su campo, sin embargo, ambas se complementan, así, concluimos: existe una creación que evoluciona21. <<La creación evoluciona>>, es la postura, hoy, asumida por la mayoría de científicos y creyentes para explicar la evolución del universo, desechando así, por un lado, el sólo evolucionismo y, por otro, el sólo creacionismo para sostener una tercera y coherente postura que es la de la creación evolutiva.


Espero les ayude

3 comentarios - Teorías que explican el origen del UNIVERSO, DEL MUNDO Y DE