La Didáctica Como Disciplina Pedagógica


LA DIDÁCTICA COMO DISCIPLINA PEDAGÓGICA

1. INTRODUCCIÓN


La realidad humana es mucho más compleja de lo que se desprende de su análisis por muy comprensivo que este se realice, de modo que resulta inabordable en todas sus dimensiones. Sí partimos de ahí, descubriremos la tremenda dificultad a la que nos enfrentamos cuando queremos analizar la realidad educativa no menos compleja que el estudio de cualquiera de las distintas disciplinas humanistas.
En el campo educativo se ha especulado durante mucho tiempo con opiniones, creencias, valores, etc., que de alguna manera han impedido a la didáctica construirse como ámbito de conocimientos científicos. La didáctica para constituirse como ciencia tenía que ofrecer un índice más elevado de fundamentacíón científica en cuanto a los postulados que sustentan la práctica educativa, como objeto propio.

Hasta el momento, la didáctica se ha apoyado en la siguiente estructura:

Teoría práctica teoría.

Pero sí consideramos que la práctica educativa es fundamental para el desarrollo educativo y que es algo palpable que se puede constatar de manera científica, la nueva estructura que debería constituirse seria:

Práctica – teoría - práctica.

Determinándose la teoría al justificar el estudio de las prácticas y estando condicionada por la complejidad de las mismas (características y variables).

Una cuestión importante respecto a la didáctica, es situarla dentro del espacio de las Ciencias de la Educación y antes dentro de las Ciencias Humanas y Sociales por ocuparse de actividades eminentemente humanas (enseñar y aprender) que se producen en contextos de carácter social. La actividad didáctica tiene lugar dentro de un sistema institucional y éste a su vez en el marco del sistema sociocultural más amplío, con una compleja serie de interacciones entre los componentes de ambos.

De alguna manera, podría decirse como indica el profesor Zabalza (1990, 85 - 124) que “lo educativo constituye un espacio especializado de las ciencias humanas. La Didáctica es una de las disciplinas dedicadas a su estudio y al establecimiento de planes de acción destinados a su mejora”

Así, al acercamos por primera vez a una disciplina y para entenderla con detenimiento debemos planteamos algunos interrogantes como por ejemplo: qué es, de qué trata, cuál es su objeto de estudio...

Para llegar a comprender la didáctica es necesario definirla conceptualmente, para lo que vamos a delimitar su dimensión semántica, histórica, epistemológica y para finalizar analizaremos el concepto de didáctica.

1.1.- Etimología

El término Didáctica procede del verbo griego didasko, enseñar. Su objeto es, por tanto, el estudio y la reflexión sobre la enseñanza, tanto en los aspectos relativos al qué enseñar, como a los de por qué, para qué y cómo enseñar.

El profesor De La Torre (1995) resalta tres ideas respecto al origen etimológico de la Didáctica.

a) Su significado originario está lejos de reflejar todos los significados desde Comenio hasta nuestros días.
b) La riqueza de la familia léxica
c) Su carácter transmisivo y tradicional.


Los griegos consideraban lo didáctico como un género literario que utilizaban para instruir para educar con sus textos. Entre los géneros didácticos de la época podemos considerar las fábulas de Esopo. Durante la Edad Media se siguió conservando este significado y hasta bien entrada la Edad Moderna, referida en ocasiones a enseñanzas sobre oráculos, sentencias o proverbios. Del significado primitivo griego hasta después de Comenio, los cambios fueron pocos, a partir de ahí se empieza a hablar de lo didáctico como artificio o método para enseñar y posteriormente se discute sobre teorías de la enseñanza tecnología, de la instrucción o currículo. Hoy se considera un género didáctico, por ejemplo, la historia en cuanto a su faceta instructiva, por tanto, no debe confundirse el término, con la disciplina Didáctica.
Sí nos fijamos exclusivamente en su etimología, la didáctica quedaría emplazada en el ámbito normal o instructivo de la escuela. Sin embargo, la Didáctica no es únicamente una acción transmisiva, no es solamente enseñar, como veremos posteriormente. Si etimológica y tradicionalmente ese es el sentido en el que ha llegado hasta nuestros días, hoy se habla en la teoría didáctica más de formación que de la instrucción.

1.2.- Acepciones más usuales de la palabra Didáctica.

La palabra educación ha recibido diversas equivalencias como aprendizaje, formación, instrucción, buen comportamiento, etc. Dependiendo de los autores, la didáctica no iba a ser menos y según el profesor De La Torre en 1993, tiene al menos cuatro acepciones: familiar o coloquial, artística, tecnológica, y teórico-científica.

a) Familiar o coloquial: equivale a enseñar como método, es decir, al modo como se transmite información o se instruye. En un sentido más amplío se podría referir a la forma o método para organizar el contenido de manera que sea comprendido de manera fácil. Equivaldría a método eficaz.

b) Artística: cuando hace referencia al empleo adaptativo de los recursos docentes que sirven para mejorar el aprendizaje del alumno. No está la actuación didáctica en llevar un orden con método, hacerlo de manera clara, secuenciada e instructiva, sino en hacerlo de manera "personal". La actuación didáctica está en el actor o artista, el docente, de manera muy especial, independientemente de la lógica del método. Al afirmar que la didáctica es arte se indica que la intervención didáctica comporta conocimiento de ciertas normas y éstas el docente las debe adaptar a circunstancias y contextos diferentes La experiencia es fundamental para la adaptación a diferentes situaciones

c) La didáctica como tecnología: Las tecnologías se utilizan hoy en el campo instructivo de manera cada vez más creciente, habiendo pasado por tres momentos claves y diferentes: En el primer momento prevalece la consideración de la máquina como Instrumento facilitador de un proceso comunicativo. En el segundo las máquinas son sustituidas por modelos de instrucción. De la tecnología De la educación se pasaría a la tecnología En la educación donde el diseño se adaptará a las instrucciones educativas. En el tercero hay una alternativa mediadora que se identifica con la Tecnología educativa. Es una concepción sistémica por la que todos los componentes de un sistema intervienen en la instrucción: personales, formales, materiales organizativos, etc. y tienen la consideración de elementos de este sistema. El cuarto momento se correspondería con la reflexión crítica sobre los medíos y tecnologías interactivas...

d) Teórico científica: Es complementaría de la anterior. Esta acepción dada en algunas definiciones de didáctica, destaca el carácter explicativo propio del conocimiento científico, junto a su orientación práctica. También su carácter constructivo desde la teoría y la práctica, en ambientes organizados de comunicación y relación interpersonales.

1.3. Definiciones de Didáctica

La definición no es el arranque de una ciencia sino el resultado (siempre provisional) de un largo proceso en el que se construye conocimiento, se mejora la teoría que identifica como propios los elementos constitutivos de su campo y se construye un programa metodológico para su estudio.

No hay una definición ni un concepto único de la Didáctica sino que hay como una cierta obligación de cada uno de los teóricos de la Didáctica de dar su propia definición de la disciplina, lo que puede dar ambigüedad conceptual y por consiguiente, desorientación entre los estudiantes y a veces, también ente los mismos profesores. La verdad es que la disciplina se refiere a un tipo de realidades complejas y mudables que hacen que no sea fácil que los especialistas lleguen a un consenso. Lo fundamental no está en las palabras indicadas por cada autor sino en lograr concebir el sentido que se da a esas palabras.

Vamos a indicar a continuación, a título de ejemplo, algunas definiciones sobre el término Didáctica dadas por varios autores, con objeto de aproximarnos a su concepto:

Comenio en su Didáctica Magna, define la Didáctica como el artificio universal para enseñar todo a todos los hombres.

Mattos (1963) concibe la Didáctica como la disciplina pedagógica, de carácter práctico y normativo, que tiene por objeto específico la técnica de la enseñanza, esto es, la técnica de dirigir y orientar eficazmente a los alumnos en su aprendizaje.

Stöker (1964) manifiesta que la Didáctica es la teoría de la instrucción y la enseñanza escolar de toda índole y a todos los niveles.

Fernández Huerta (1964) expresa que la Didáctica es una ciencia que estudia el trabajo docente y discente congruente con los métodos de enseñanza y aprendizaje y que tiene como finalidad la instrucción.

González Soto (1989) indica que es un campo científico de conocimientos teórico prácticos y tecnológicos cuyo eje central es la descripción intrerpretación y práctica proyectiva de los procesos intencionales de enseñanza/aprendizaje que se desarrollan en contextos de relación y comunicación para la integración de la cultura con el fin de transformarla.

Para Zabalza (1990) la Didáctica actual es ese campo de conocimientos, de investigaciones propuestas teóricas y prácticas que se centran sobre todo en los procesos de enseñanza aprendizaje.

Concretas (1991) manifiesta que la Didáctica es la Disciplina que explica los procesos de enseñanza/aprendizaje para proponer su realización consecuente con las finalidades educativas.

Saturnino de la Torre (1995) entiende la Didáctica como disciplina reflexivo/práctica que se ocupa de los procesos de formación y desarrollo personal en contextos intencionalmente organizados.

Finalmente, Estebaranz (1994) considera la didáctica como un campo de conocimientos y de investigación que tienen su origen y su razón de ser en la práctica, en los problemas de diseño, desarrollo y evaluación del curriculum y en el intento de una innovación que facilite la mejora de la educación a través de la innovación curricular.

Como hemos podido observar, para una mayoría de autores la didáctica se construye, en cuanto a su carácter y funciones como ciencia/técnica/tecnología/disciplina con una orientación o finalidad dirigida hacia la práctica, expresada en términos como: optimizar, normatizar, integrar, orientar, dirigir… En relación con su contenido propio u objeto, se señalan los procesos de enseñanza/aprendizaje y la instrucción como términos más utilizados a lo que siguen: aprendizaje, formación intelectual, formación y desarrollo personal, los métodos, las materias escolares, el profesor, el alumno…

En resumen, la didáctica actual es un campo de conocimientos, de investigaciones, de propuestas teóricas y prácticas que se centran sobre todo en los procesos de enseñanza/aprendizaje.

1.4. La Didáctica mediante su objeto de estudio

Hemos podido observar que los términos que más se repetían en el concepto de Didáctica eran: enseñanza, aprendizaje, instrucción y formación. Estos cuatro términos son fundamentales para la didáctica al elaborar sus teorías, ya que la didáctica se va a instrumentar a través de las teorías de la enseñanza, del aprendizaje, de la instrucción y de la formación. Vamos a conocer cada uno de estos vocablos:

El concepto de enseñanza va emparejado con el de Didáctica desde su comienzo. La enseñanza es también un término polisémico y ambiguo (Benedito, 1987), al igual que otras muchas palabras clave en educación. Investigar en educación equivale en muchos escritos a investigar en didáctica, como indica Contreras (1991). El término procede del latín "in signare" que equivale a mostrar a través de signos, a descubrir aquello que está poco claro o encubierto y es el maestro el encargado de desvelar al alumno lo que está oculto o poco claro. Para Smith (1990) hay otras acepciones del término enseñanza: Sentido originario y mostrativo enseñanza como logro o adquisición de aprendizajes, con sentido de actividad intencional y anticipatorio como actividad normativa y la Didáctica como actividad relacional o interactiva.
Hoy se está dando otro concepto el de la Didáctica como actividad reflexiva. La reflexión requiere disposición, actitud cooperativa, vinculación con la realidad, autoconciencia y contrastación (González Soto, 1989). El planteamiento reflexivo conlleva la innovación.

El concepto de aprendizaje que se utiliza por otras muchas ciencias, se refiere aquí al que se encuentra dentro del marco educativo. La enseñanza y el aprendizaje se circunscriben al hombre y se realiza de la cultura que necesita para hacerse persona. El aprendizaje hay que entenderlo como cambio formativo (Zabalza, 1990). Para De La Torre (1993) este cambio se caracteriza por:

1.- Afectar a la triple dimensión personal: cognitiva, afectiva y efectiva de la acción.
2. Ser tarea del alumno y del profesor.
3. Desarrollarse a lo largo de la vida
4. Ser de naturaleza innovadora


El concepto de instrucción nos da una perspectiva constructiva a partir de la cultura. A partir de Herbart se ha utilizado para indicar el proceso de culturalización mediante la formación intelectual, lo que implica su unión con el aprendizaje formal o escolar. Mediante las materias Instructivas se construye el conocimiento y la socialización. Para que haya instrucción ha de existir intencionalidad y gran número de autores se refieren al término como concepto explicativo del quehacer didáctico.

El vocablo proviene de instruere o construir desde dentro. Esa construcción sólo es posible con la interacción con el medio. Para Zabalza (1990) la instrucción es la formación específica que la escuela suministra.

La formación del hombre conduce al desarrollo de todas sus facultades o potencialidades específicamente humanas (De La Torre, 1995). La formación es más amplía que la instrucción ya que aquella se dirige al desarrollo personal en todas sus partes y a la capacitación y mejora sociocognitiva de los sujetos. Esto, entendido como formación general de las personas. También se habla de formación específica, profesional y ocupacional. Actualmente, debido a los cambios tan rápidos que se originan respecto al conocimiento, es preferible ofrecer una formación de carácter general sobre una de carácter específico (dejando ésta para exigencias concretas de carácter laboral). La formación profesional y ocupacional se producirá como una preparación o capacitación para desarrollar actividades laborales. Hoy se habla de las prioridades de la formación técnica sobre la humanística en determinados enclaves cuando lo deseable seria una posición equilibrada entre ambas.

1.5. La Didáctica estudiada a través de sus contenidos

En todos los manuales de didáctica, tanto en los más antiguos como en los más modernos, imprescindiblemente se encuentra un tema dedicado al concepto y a la metodología científica. Es como una reflexión teórica y racional de la acción instructiva. Actualmente se habla más en la fundamentación teórica de su carácter reflexivo, crítico y orientativo que del prescriptivo. Si antes era el método el eje de la disciplina, actualmente, son varios los temas que se consideran como centrales: la relación entre la teoría y la práctica, la comprensión del proceso enseñanza/aprendizaje, la elaboración de teorías que puedan servir de guía para la práctica educativa y el estudio de los valores, entre otros.

Respecto al acto didáctico o proceso de instrucción, la temática se ocupa de los contenidos de la materia de enseñanza, del centro educativo, el docente, el discente, la relación de comunicación, la metodología y técnicas utilizadas y los medios y recursos didácticos. Hoy el contenido se estructura siguiendo modelos curriculares, donde los elementos comunes son: objetivos, contenidos, medios, organización, metodología y evaluación Nuevos temas están hoy tratándose y saliendo en los manuales didácticos: la innovación como crecimiento personal e institucional, la formación del profesorado capaz de crear situaciones de aprendizaje y de impulsar innovaciones, la evaluación de las innovaciones, el desarrollo profesional de los docentes, el pensamiento de los profesores, la nueva organización escolar que sirve de apoyo al crecimiento institucional, la enseñanza/aprendizaje como formación, las teorías y los modelos de enseñanza, las estrategias de aprendizaje y los estilos cognitivos, los modelos y estrategias de innovación curricular, los modelos y estrategias de evaluación curricular e institucional, la investigación para el cambio, los enfoques cualitativos y globales, etc.

Dentro de la relación didáctica, los tipos de actos didácticos (informativo, interactivo y retroactivo) se encuentran entremezclados al realizar la actividad docente, como nos indica el profesor Medina (1988 ,pp.29): " La enseñanza es una actividad compleja y esencialmente interactiva al llevarse a cabo como fruto de la implicación e Influencia recíproca entre los agentes intervinientes en el aula". La formación se realiza mediante procesos interactivos en los cuales se dan las siguientes circunstancias: un contenido cultural que se enseña, unas relaciones docente/discente y una capacitación del sujeto implicado. El clima social del aula es otro tema importante dentro de la interacción didáctica. Motivación y contactos comunicativos serán esenciales dentro del clima escolar y del aula.

Otro aspecto a tener en cuenta es el de la intencionalidad en el acto didáctico. La intención o propósito de enseñar va implícito con el mismo. Enseñamos algo a un sujeto y lo hacemos con un propósito y un método Dependiendo de la clase de sujeto o discente y de lo que enseñemos la intervención didáctica necesitará de un tipo de preparación específica concreta y es ahí donde entran en juego las distintas didácticas especiales y diferentes con organización, contenidos, modelos y metodologías propias.

1.6. Dimensión epistemológica y científica de la Didáctica

2.-DIMENSIÓN HISTÓRICA DE LA DIDÁCTICA

Siguiendo al profesor De La Torre, la evolución de la Didáctica nos llevaría a hablar de los momentos siguientes:
a) Fase artesanal
b) Fase metódica
c) Fase filosófica
d) Fase aplicativa
e) Fase explicativa y normativa
f) Fase epistémica o de paradigmas de racionalidad.

La historia del desarrollo de la Didáctica se ha caracterizado, igual que la del desarrollo del pensamiento, por un movimiento de espiral pendular sujeto objeto. A períodos con predominancia de la contextualización y la diversidad, le siguen períodos con alternancia de la generalización y la uniformidad. Entre estos períodos suelen realizarse otros que de alguna manera sirven de integración.

a) Fase artesanal: En esta primera fase no hay normas preestablecidas y generalizables,
por lo que la instrucción se basa en la propia experiencia del maestro y en algunos consejos y reglas. La enseñanza, así establecida tiene sus raíces en la experiencia del docente junto a algunas normas que utiliza el mismo, y no en normas metodológicas establecidas anteriormente. El maestro es una persona que sabe o que tiene, de alguna manera, una autoridad moral para instruir a otros.
b) Fase Metódica: A partir de Comenio con su Didáctíca Magna en 1632 y del Currículum de la Universidad de Glasgow en 1633, surgen dos líneas paralelas respecto a la acción instructiva, lo que va a suponer la primera sistematización de los procesos de enseñanza/aprendizaje.

La Didáctica de Comenio tiene su justificación en la célebre frase de "Enseñarlo todo a todos" (Aparece en el su título de la Didáctica Magna) Comenio organiza la clase en grupos bien articulados para realizar su ideal didáctico “que un sólo maestro baste para instruir al mismo tiempo a cien alumnos”. Para ello mezcla los alumnos y hace que “los más inteligentes enseñen a los más tardos”. Utiliza el método inspirado en la naturaleza, es decir, un método intuitivo basado en la visión directa de los objetos y sus imágenes. Este concepto de la Didáctica como el método de enseñar va a perdurar durante mucho tiempo y, aún hoy, en algunos contextos se sigue utilizando.

La Didáctica es algo más que el método de enseñar, ya que implica la intencionalidad educativa, la formación del discente Por tanto, no sólo se busca la instrucción, sino la formación. Prevalece la comprensión sobre la imitación.

El currículo se caracteriza por ser globalizador y buscar la reforma en los planes de formación de los maestros. En los países de habla inglesa el término curriculum será el que se utilizará a diferencia del resto de Europa que seguirá empleando el de Didáctica.

c) Fase filosófica: A partir de la propuesta metódica de Comenio, que representa el inicio precientífico, se va a pasar a una fase de explicación filosófica buscando la fundamentación teórica de la acción educativa. Numerosos autores van a ir desarrollando sus ideas pedagógicas:

Rosseau (1712 1778) la individualización de la enseñanza y el paidocentrismo.
Pestalozzi (1746 1827) La intuición, la gradación y la aplicación.
Fröebel (1782 – 1852) La actividad lúdica que ejercerá como principio didáctico en la pedagogía contemporánea.
Herbart (1776 1811) hace un planteamiento explicativo del proceso educativo y se convierte, según Fernández Huerta (1985) en el iniciador de la Didáctica pedagógica con la instrucción educativa.El método se formaliza a través de la lección la cual debería tener claridad mostrativa, asociación comparativa, generalización sistemática y aplicación conceptual.
Willman (1839 1920) formula la Didáctica como teoría de la formación humana y da realce al papel del maestro. La reflexión filosófica va a ser una constante permanente en la Didáctica al igual que el carácter metodológico.


d) Fase aplicativa: Símultáncamente con la reflexión filosófica surge un movimiento basado en la actividad y en la práctica "praxis" más que en la reflexión teórica. Se separa tanto del método formal, basado en la lección del maestro, como de la reflexión teórica: es el movimiento llamado "Escuela Nueva". En este movimiento cada una de las experiencias utilizará una metodología concreta y un nuevo sistema de enseñanza. A este movimiento pertenecen, entre otros, Decroly, Reddie Tolstoy, Agazzí, Tagore, Montessori, Ferrer, Makarenko y Freinet.

e) Fase explicativa y normativa: La búsqueda de una explicación científica y racional de la enseñanza, por un lado, y los enfoques de la "Praxis" de la "Escuela Nueva”, por otro, van a convivir en la primera mitad del siglo XX buscando argumentos científicos a las conductas ideales que permitan alcanzar los aprendizajes previstos. Distintos movimientos de otras disciplinas se van a basar en la Pedagogía y en la Didáctica para buscar modelos de eficacia en el aprendizaje y metodologías de investigación. El positivismo ejercerá gran influencia en la escuela, ofreciendo las posibilidades de análisis empírico para las conductas humanas. Autores como Brain, Binet, Lay, Buyse, Watson, Thorndike, Skinner,… serán seguidos en apoyo del asentamiento de la Didáctica como ciencia. Igual ocurre con la Psicología Funcional y Genética, con autores como Claparède y Piaget; o con el en enfoque cognitivo con Witkin, Bruner, Ausubel y Novak o el personalismo con Mounier, Faure, Stefanini y García Hoz; con la tecnología y la Teoría de los sistemas con Landa, Shanon y Miller, o con el enfoque social de Makarenko y Bourdieu. Al comienzo de los años setenta la Didáctica se ha consolidado como disciplina fundamental en la formación pedagógica al abrirse nuevas vías de desarrollo: Formación del profesorado, didácticas especiales y diferenciales, creación de instrumentos de evaluación y diagnóstico, tecnología en las escuelas, organización escolar, etc. Al campo semántico de la Didáctica llega, de los países anglosajones, el término currículo, el cual va a evolucionar de manera diferente a la didáctica y con la cual se va a reencontrar en el campo de los paradigmas.

f) Fase epistémica o de paradigmas de racionalidad. En la década de los setenta, por medio de Kuhn, comienza a hablarse de los paradigmas, al afirmar que la ciencia progresa mediante estructuras conceptuales compartidas por una comunidad de científicos (en nuestro caso didáctas). El positivismo anterior empieza a perder apoyo y surgen dos tendencias metodológicas contrapuestas: la cuantitativa y la cualitativa. La llegada de planteamientos sociocríticos por medio de Giroux, Habermas, Apple y Carr y Kemmis le dan un planteamiento de paradigma integrador. Hoy en día un planteamiento epistemológico de la innovación o la Didáctica necesita de un análisis o posición paradigmática. Mediante los paradigmas se da apoyatura científica y teórica a la práctica educativa.

3.- DIMENSIÓN EPISTEMOLÓGICA Y CIENTÍFICA DE LA DIDÁCTICA

Son varías las preguntas que nos podemos hacer sobre la disciplina: qué es la Didáctica, cuál es su campo de estudio, desde qué perspectivas es posible su enfoque. Sí nos preguntamos ¿Es la didáctica una ciencia? tendremos primero que conocer qué es una ciencia. El concepto de Ciencia es polisémico, ya que no hay un concepto de ciencia único, sino que depende de la perspectiva epistemológica de la que se parta o de los matices que se le den a su enfoque. Ciencia es para Laudan (1978) una actividad para resolver problemas. Para Kerlinguer (1975) la ciencia tiene dos dimensiones principales: una estática y otra dinámica. En su dimensión estática la ciencia se entiende como un cuerpo suficientemente organizado, sistemático y coherente de principios y hechos que explican o predicen fenómenos sobre una determinada faceta o parcela de la realidad. Desde su dimensión dinámica, la ciencia es la actividad desde la cual se llega a construir y elaborar ese cuerpo coherente y organizado de conocimientos. Es decir, desde esta perspectiva una ciencia elabora las teorías que la Integran a través de unos procesos. Sintetizando, podemos indicar que una ciencia es un conjunto de teorías, más los procesos de elaboración de esas mismas teorías. De esta manera podemos decir que la Didáctica es una ciencia que estudia y elabora teorías sobre la enseñanza, o lo que es igual, modelos que explican o predicen la realidad que es enseñar. La didáctica como ciencia humana forma parte de un sistema de ciencias cuyo objeto formal de estudio es la educación (Estébaranz, 1994)

Desde una perspectiva epistemológica, la Didáctica la incluimos dentro del ámbito de las ciencias humanas y sociales porque comparte con ellas una serie de características comunes esenciales. Si tradicionalmente la Filosofía ha sido la que ha actuado como coordinadora e integradora de los distintos saberes pedagógicos, actualmente la Didáctica se plantea la necesidad de elaborar un cuerpo teórico fundamentalmente que proyecte su desarrollo en el futuro y permita una Integración adaptada de contribuciones procedentes de otras áreas del saber (Rosales, 1988).

Para el profesor Contreras (1991) epistemológicamente son dos los problemas que giran en tomo a la Didáctica. Primero, el carácter del conocimiento que genera y debe generar la didáctica. Y segundo, su cientificidad. La relación entre ambos problemas es claramente manifiesta. El profesor De La Torre (1995) añade un nuevo problema, su desarrollo, ya que toda disciplina ha sufrido a lo largo de la historia, un proceso evolutivo que no tiene por qué corresponderse con el estado general de conocimiento. Durante mucho tiempo, y aún todavía en el lenguaje coloquial la Didáctica significa el simple método o forma de enseñar. Probablemente esta visión práctica ha podido ser la que de alguna manera, durante muchas décadas ha evitado su desarrollo teórico, que actualmente se intenta revitalizar.

En la configuración de la Didáctica destacan: en primer lugar, un hecho educativo como acción humana (en su doble dimensión de proceso y producto) y en segundo lugar e imprescindible, la intencionalidad con la que se realiza. En tercer lugar, esta intencionalidad se concreta en el perfeccionamiento del sujeto (mediante su participación consciente y voluntaria) y finalmente esto se concretiza a través de una estructura normativa (desde la situación actual a la situación que se pretende alcanzar). Estas características conducen a estudiar los procesos de formación en las materias pedagógicas, sí bien ha sido el lenguaje pedagógico utilizado, una de las controversias mantenidas en tomo a la cientificidad de las disciplinas pedagógicas.

En la afirmación de que la Didáctica es una disciplina pedagógica reflexivo/aplicativa que guía la acción formativa (De La Torre, 1995) se señalan de manera implícita sus niveles y su carácter. Los cuatro puntos cardinales de la didáctica son: Explicar, aplicar, prescribir y mediar. Estas son las orientaciones que tradicionalmente se le vienen asignando a la Didáctica para explicar su proceso formativo.

La Didáctica elabora teorías explicativas de la enseñanza a partir de la reflexión filosófica o de la práctica educativa. La teoría y la práctica son dos extremos de un mismo proceso, por tanto, el carácter explicativo de la Didáctica es necesario para su construcción científica, al mismo tiempo es necesario conocer que la Didáctica es una disciplina orientada hacía la práctica. La explicación es la luz que ilumina y orienta la práctica docente. Es necesaria la interacción entre la explicación y la aplicación para que tenga sentido. El carácter normativo, guía de acción o prescriptivo es fundamental ya que se traduce en reglas de actuación pedagógica que buscan la eficacia. Finalmente, el carácter metodológico o mediacional de la didáctica, es el método, imprescindible en la acción didáctica. E profesor Ferrández (1981) transforma el modelo clásico triangular: docente-discente-materia en un modelo tetraédrico, incorporando la estrategia metodológica y quedando así:

Docente Dicente Materia Método

Las cuatro orientaciones de la didáctica nos dan tres niveles de conocimiento de la misma: teórico, tecnológico y práctico. Y un triple carácter: normativo, formativo y mediacional.

Paradigmas de investigación didáctica y mediación del profesor

Durante las últimas décadas, tanto en las ciencias sociales como en las ciencias de la educación, hemos asistido al nacimiento de múltiples lenguajes científicos, de pluralidad de posiciones epistemológicas y de nuevas perspectivas de investigación que se engloban bajo la denominación de paradigmas de investigación.

El tratamiento que reciben aquí los paradigmas es de carácter didáctico, como marco general de referencia y categoría organizadora de los principios, postulados y valores por los que se rige la diversidad de enfoques de Investigación. En este sentido el concepto de paradigma nos es de gran utilidad.

Si bien el concepto de paradigma admite pluralidad de significados y diferentes usos, aquí lo referimos al conjunto de creencias y actitudes, como una visión del mundo compartida por un grupo de científicos que implica específicamente una metodología determinada. El paradigma es un esquema teórico, o una vía de percepción y comprensión del mundo, que un grupo de científicos ha adoptado.
Como se puede deducir, cada comunidad científica participa de un mismo paradigma y constituye así una comunidad intelectual cuyos miembros tienen en común un lenguaje, unos valores, unas metas, unas normas y unas creencias.

El análisis del acto didáctico nos lleva a la consideración de los paradigmas o modelos didácticos como marcos teóricos para la interpretación del acto didáctico. En ellos se destaca la figura del profesor como mediador.
Se distinguen tres tipos de paradigmas: "de proceso producto”, "mediacional" y "ecológico".

a) Paradigma Proceso- producto.

Se ha acusado a este modelo de ser válido en todo caso, sólo para la adquisición de habilidades básicas o elementales. Pero lo cierto es que también ha demostrado su eficacia didáctica en el desarrollo de funciones psicológicas superiores como la formación de conceptos. En este caso la mediación se ejerce esencialmente en la estructuración del material de aprendizaje (textos, por ejemplo).


b) Paradigma mediacional

En el paradigma mediacional la acción mediadora del profesor se centra en los procesos cognitivos del alumno. Los sucesos de la enseñanza crean las condiciones para que el alumno realice el trabajo cognitivo que produce el aprendizaje.

En definitiva, los profesores influyen en los estudiantes haciéndoles pensar, es decir, son causa de que los alumnos piensen y se comporten de una manera determinada durante la enseñanza.

Algunas conductas del profesor influyen directamente en el proceso cognitivo que el alumno ejerce sobre el contenido. Novak afirma que el profesor es un mediador entre la estructura conceptual de las disciplinas y la estructura cognitiva del alumno. La mediación consiste en la actualización de la estructura cognitiva que se produce en el aprendizaje. Es más, las estrategias cognitivas pueden enseñarse. Este es, por tanto, el acto mediador más importante.


C) Paradigma Ecológico.

El paradigma Ecológico o contextual toma su nombre precisamente de la atención preferente prestada a los contextos en los que se desarrolla la acción didáctica. Profesor y alumno son considerados como habitantes del aula. El objeto de aprendizaje no es algo externo sino que forma parte del contexto. El alumno aprende del contexto (aprendizaje socializado o compartido).

El profesor ejerce su función mediadora actuando en el contexto de dos formas. 1) Espontáneamente, como habitante del aula; 2) intencionalmente, interviniendo en la creación de un clima de aprendizaje.

En el paradigma ecológico el concepto clave es el de reciprocidad o interacción entre profesores y alumnos: la clase es considerada como un ámbito o contexto comunicativo, en el que se construyen los acontecimientos de la vida diaria como parte de las interacciones entre profesores y alumnos.

En esta perspectiva, el proceso didáctico se Interpreta como un proceso comunicativo, por medio del cual alumnos y profesores construyen conjuntamente el significado, es decir, Interpretan y conceptualizan la experiencia (Interna y externa).

Fuentes de Información

Dar puntos
66 Puntos
Votos: 9 - T!score: 7.5/10
  • 1 Seguidores
  • 53.234 Visitas
  • 7 Favoritos

3 comentarios

@ANDRUM684_ Hace más de 3 años +1
molto graxxxe... amiwo.!
@Tina1932 Hace más de 1 año +1
@CaMeLrIdEr Hace 16 días
¿y tus fuentes?.
¡Saludos!.