Cuentos De Terror Cortos

Cuentos De Terror Cortos


La advertencia


Sólo quería ayudar,ese fue mi error. Aquí en esta institución psiquiátrica no me tratan mal,¿loco?, puede, no escribo esto para debatirlo, escribo por que es la última oportunidad de avisarte.
Nadie me creyó. Hay días que pienso que fue un sueño, la medicación, supongo. Sé lo que vi, y sé que no soy el único, por esta razón te prevengo, por lo que mas quieras,nunca cierres los ojos en la ducha!!.
Diecinueve años le seguí la pista, tuve decenas de sesiones con sus victimas, le llamaban de muchas maneras, el duende de la ducha, demonio, cosa, espectro.Todos acabaron muertos o locos, en el mejor de los casos. Los muertos se encuadraron en accidentes domésticos, resbalón en la ducha..etc.
Recuerda esto, cuando te duches puede que no estés solo, no cierres los ojos, quién sabe que puedes ver al abrirlos.


Cuentos De Terror Cortos

Lo que sucedio de noche

Era noche y observaba aquel cuerpo inerte, tendido en el suelo, bañado en sangre y con dos hombres con pasamontañas despojandole de sus pertenencias !que injusticia al ver el acontecimiento!, yo grite !vayanse, viene la policia! pero no me hicieron caso, cuando de pronto, habiendo realizado el acto, los sujetos se fueron, sonaban a lo lejos las sirenas, me acerque al cuerpo poco a poco, no sin antes pensar lo atrevido de mi accion, observe las facciones de aquel cuerpo inmovil que yacia en el suelo, tenia dos orificios de bala, uno en el pecho y otro finalmente en la cabeza. No paso mucho tiempo para que me diera cuenta de que el hombre que habia sido asaltado era yo, la atroz realidad me baño como agua fria,por que no recordaba nada?,como llegue a este estado?, lo unico que se, es que en este momento, no soy mas que un fantasma hablando de su propia muerte.

cuentos

El Error

Era la hora, todo estaba oscuro. En cualquier momento esos ojos iban a aparecer en la oscuridad de mi habitación y se iban a acercar lentamente a mí, sin hacer nada más que observarme en mi profundo sueño.
Pero esta vez iba a ser diferente, todo estaba preparado, el objeto metálico en mis manos y mis ojos buscando a esos redondos y penetrantes ojos.
Como cada noche los ojos se me acercaron y se quedaron a mi lado. Era el momento, apreté con fuerza el objeto en mi mano y en un segundo que me pareció eterno, el objeto color plata hacía en uno de sus ojos.
Se estremeció, chilló y luego no dijo nada. Me levanté de la cama y encendí la luz, estaba horrorizado.
Mis padres se suponía que iban a salir, pero me había olvidado de algo, mamá decidió no ir.
Y ahora yacía tendida en suelo sin señales de vida.


terror

Lo Interminable

De nuevo las tres de la madrugada. ¿Porqué sera que siempre me despierto a esa hora? Es una costumbre imposible de cambiar ya que yo no soy la que decido despertarme a esa determinada hora. Como siempre, escuche ruidos abajo en el living,(mi cuarto quedaba escaleras arriba), pero esta vez decidi no ignorarlos como acostumbraba hacerlo. Tome valor y decidí bajar. Obviamente estaba todo oscuro,pero no con mucha dificultad logre distinguir dos puntos rojos hacia el fondo de la sala. Trate de encontrar el interruptor de luz pero me era imposible, estaba temblando. ¡Que conducta estúpida! Esos dos puntos podrían ser cualquier cosa pero por algun motivo no logico estaba asustada. Muy asustada. Junté todo el coraje que me era posible y avancé algunos pasos. Cuando logré distinguir aquello que me inquietaba tanto, pude notar que aquellos puntos rojos eran dos ojos, ojos de la criatura mas extraña que habia visto jamás. Traté de huir lo mas pronto posible pero el miedo me habia paralizado, dejandome allí, quieta, vulnerable. La criatura que tenia forma de serpiente se avalanzo sobre mí enroscándose sobre mi débil cuerpo con una fuerza inverosímil hasta tal punto de que me cortó la respiración. No quería morir, aún tenía las suficientes fuerzas para pensar en ello y en que esto no podía ser una pesadilla ya que el dolor era mu real e intenso. ¿Por que? Fueron las últimas palabras que mis labios pudieron articular, y me sentí callendo hacia el vacio...

-¡Dafne, Dafne despierta! Ya va la quinta vez que intento que abras los ojos. Se te hace tarde para tus clases de Ingles.
Con dificultad los abrí. Todo fue un sueño, una pesadilla. Trate de incorporarme lentamente todabía aturdida pero algo en mis muñecas llamo mi atención. Eran dos puntos rojos, dos manchas de sangre. En ese momento lo unico hice fué recordar aque dolor intenso que tanto me había dañado, y en ese momento supe que habia sido realidad. Una pesadilla creada para atormentarme hasta mis últimos alientos: Algo interminable.


Cortos

Ruidos ahí abajo

A veces no me puedo dormir. Me asusta estar solo en mi cuarto pero esta noche pude hacerlo sin ningún problema, hasta ahora. Recién escuché unos ruidos espantosos que venían de abajo. Yo estoy en el primer piso, descansaba en mi cuarto tapado en la cama hasta el cuello cuando esos espantosos ruidos me despertaron. Fui al cuarto de mi madre pero no estaba ahí, mi padre está de viaje así que tampoco puedo contar con él. Después pase por la habitación de mi hermana, entré y no se que este pasando pero ella no estaba. Tal vez esos ruidos las han despertaron y esta abajo. Pero si es así ¿por qué los ruidos no paran? Parece que se esta librando una guerra justo en mi casa. No se si prender las luces o tantear el camino hasta llegar a las escaleras. No se porque pero siento que hay alguien detrás mío, me parece que respira cerca de mi cuello, no me animo a prender la luz del pasillo y sigo hacia las escaleras.
Los ruidos no se detienen, la planta baja es un campo de batalla. Si, definitivamente hay alguien detrás mío, sentí la suela de un zapato rechinar contra el suelo. Es alguien que trata de pasar desapercibido pero ya lo oí. Llegué a las escaleras, hay luces débiles que vienen de la planta baja. Tal vez son linternas, ¿puede que estén robando? No, nadie seria tan estupido de hacer tanto ruido. No se si bajar el primer escalón o quedarme quieto. Ahí alguien detrás mío acercando su mano hacia mi hombro, son garras siniestras ¿me quieren matar? ¿Tirar por las escaleras? Eso no, no lo voy a permitir. Me toca, despacio me toca. Creo que me muero de miedo… creo que… No!!!!
No podía permitirme morir ahí. Como si nada me di vuelta, sujeté al extraño de la mano y lo empujé por las escaleras. Su mano se me hizo familiar y sus gritos al caer también, esa voz, como la de… ¡mi madre! Encendí la luz del pasillo. Mi hermana salió del baño, miró debajo de las escaleras y enloqueció, comenzó a gritar. Se arrodilló gritando y mirándome a los ojos “¿¡que pasó!?” me dice mientras grita. Bajé con ella las escaleras. Mi asustada hermana se acercó al control remoto del televisor y lo apagó. Todos los ruidos espantosos terminaron. Recordé cuanto le gusta mirar videos musicales a todo volumen cuando papá no está y también recordé porque pude dormir tan cómodamente; mamá se había quedado a dormir en mi cuarto, junto a mi cama. Mi hermana encendió la luz y llamó desesperadamente por teléfono en busca de auxilio. Yo vi los ojos de mi madre, yo los vi. Ella no iba a esperar al doctor. Perdón mama…


de terror

El criminal y el detective

El lo persiguió durante semanas y semanas. Lo perseguía con el fin de matarlo. Era el asesino más cruel de toda esa ciudad, la sola idea de que había matado a una niña empujándola de un acantilado le daba escalofríos. Sabía todo de él. Había estudiado archivos suyos hasta el hartazgo. Se privaba de comer, de beber y hasta de dormir. Lo único que hacía es buscar y buscar algún indicio que le revele su guarida.
Un día como cualquier otro, descubrió su escondite. Su primera reacción fue de sorpresa, todos los indicios apuntaban a que estaba en esa misma habitación, en ese mismo lugar.
Desesperado comenzó a golpear paredes, a patear el piso. Pero no lo encontraba por ningún lado. De repente, una idea se le cruzó por la cabeza – y si… ¿el criminal fuera ÉL? Todo coincidía el lugar, su descripción, ¡hasta su nombre!, ¡como podría haber sido tan tonto! ¡Él era el criminal! Comenzó a golpearse la cabeza fuertemente contra las paredes, debía hacerlo, debía matarse. Por el bien de la sociedad. En eso estaba cuando una alarma sonó y de repente vio todo negro…

-Murió de una rotura en el cráneo causado por los reiterados golpes contra la pared, - declaró la enfermera. – llevaba aquí dos años. Era un detective jubilado, llevaba una vida normal hasta que la trágica muerte de su hija lo arrojó hacía la locura, siempre se sintió culpable de su muerte. La niña se cayó de un acantilado a los 9 años en una excursión familiar, el no la pudo detener. Desde ese día lo único que hacía era leer un papel con su autobiografía escrita. Los oficiales no observaron los primeros golpes ya que estaban en un breve descanso, llegaron a advertir los segundos, pero era tarde.
Bueno sentimos mucho lo ocurrido hoy, ¡adiós!- fueron las palabras de la enfermera mientras retiraba el cadáver del manicomio.


Cuentos De Terror Cortos

La Ruleta Rusa

Decidí comprar el revólver después de la primera vez que nos robaron, costó mucho menos que todo lo que se llevaron. Vaciaron la casa, los billetes los encontraron debajo del pato de barro negro. Después de tirar todo se fueron. Mi mujer siempre me decía que tener un arma en la casa era muy peligroso, que mejor lo reportara con la policía.
Terminé riendo mientras lo recordaba, aproveche el tiempo para poner el cañón dentro de mi boca. El metal era frío, pero no tanto como lo sería la bala, saqué el tambor y solo una bala quedaba dentro. Lo volví a meter y lo giré hasta perder la ubicación del proyectil.
Sólo esa bala había quedado allí después de tantos años. La segunda vez que nos robaron ya lo tenía, tres sujetos con guantes del mercado y pasamontañas entraron en la casa, uno traía una 9mm., otro una bolsa y el tercero nada. Sabían a lo que iban, no nos dijeron nada, nos apuntaron a la cabeza y nos hicieron tirarnos al suelo de la cocina. El sujeto de la bolsa revisaba qué teníamos de valor, el de la pistola nos apuntaba y el otro veía si nadie se había dado cuenta.
Cuando terminó de revisar todo, el de la pistola nos preguntó por alhajas y billetes. Los billetes los habíamos ocupado en la comida y las alhajas estaban empeñadas. No nos creyó, llevaron a nuestro bebé para amenazarnos.
Mi mujer se levantó para tomarlo, pero el sujeto de las ventanas la golpeo y el de la 9mm, le disparó a la pierna. Tomé el revólver de la alacena de la cocina. Un sonido hizo retumbar las paredes, seguido de otro y otro y otro, uno de los ladrones, el de la bolsa, tenía un hoyo en la pierna, el de las ventanas tenía otro en un hombro y el de la pistola tenía dos en el pecho.
Un vecino dio aviso a la policía, no creyeron que fue en defensa propia (pinches polis), aún cuando vieron el cuerpo de ella en el suelo. El tipo con el hoyo en la pierna tomó la pistola y se echó a correr antes de que llegaran, los otros se quedaron tumbados en la sala.
Me encerraron por mucho tiempo. Cuando salí mi hija tenía trece años. Mi mujer muy diferente, mi casa había cambiado. Nada se parecía y yo no me sentía igual. Tal vez era el hecho de haber matado a alguien. Aguanté un año mas así, pero ya no pude, fue entonces cuando saqué el revólver y lo metí en mi boca.
Mi dedo se posó temblorosamente sobre el gatillo, mis ojos, siendo presas del mismo temor, se cerraron con una lentitud similar a con la que tiraba del gatillo. Un solo ruido se apoderó de todo el cuarto… Pero las paredes no se mancharon de rojo. Di un suave golpe al tambor y al abrirse vi que la bala había quedado a un orificio antes del tiro que di. “Aun no me quieren allá”. Devolví la pistola al cajón mientras mi hija me decía que era hora de comer.


cuentos

¿Saben lo que no sirve?

¿Saben lo que no sirve? Decir te amare por siempre, puede que sea una mentira.
¿Saben lo que no sirve? Besarla tanto las primeras noches, después los besos se acaban.
¿Saben lo que no sirve? Dejarla sola tanto tiempo. Tiene sentimientos y necesidades.
¿Saben lo que no sirve? Hacer de cuanta que no estuvo con otro. Eso se queda ahí atragantado y no sale ni con mil vasos de vino
¿Saben lo que no sirve? Pensar mucho, porque la cabeza se cansan de pensar y pide que hagamos cosas horribles.
¿Saben lo que no sirve? Confiarse, porque ella puso su fe en mi y yo ya lo sabia todo.
¿Saben lo que no sirve? Limpiar la sangre con mucho agua, es mejor primero un trapo seco que la chupe toda y después baldear bien.
¿Saben lo que no sirve? Decir “se fue a casa de sus padres”. Las amigas de la mujer de uno son como moscas rodeando la mugre.
¿Saben lo que no sirve? Mentirle a la policía con tanto dramatismo. Las lágrimas de cocodrilos solo destapan la mentira.
¿Saben lo que no sirve? Ser tan flojo para usar la pala. Ese manchón desprolijo en el verde suelo liso del patio me delato.
¿Saben lo que no sirve? Decir “a mi nunca”. Eso decía yo cuando veía las pelis americanas en que violaban al preso nuevo como a una prostituta.
¿Saben lo que no sirve? Matar por segunda vez, porque le empiezas a agarrar el gustito a la sangre, aunque haya sido en una riña de vida o muerte.
¿Saben lo que no sirve? Que todos ignoren que mataste por segunda vez, eso es un aún más preocupante.
¿Saben lo que no sirve? La manera de condenar. Acaso no saben que hasta un loco se porta bien. “Su buena conducta le dará la posibilidad de obtener la libertad”, me dijeron.
¿Saben lo que no sirve? Enamorarse de un preso. Eso hizo ella. Y me visita y dice que me ama.
¿Saben lo que no sirve? Decir la verdad. Yo he mentido y mañana salgo. En unas horas voy a estar con Isabel. Pobre Isabel…

¡Libre! Al fin libre… Esta vez será distinto, no intenten nada, saben que no sirve.


Francisco Tonani fue condenado por el asesinato de su esposa, en prisión se vio envuelto en una riña que termino con la muerte de un sujeto. Obtubo el beneficio de la libertad condicional por buena conducta. Vivió un año con Isabel Pérez la cual desapareció sin dejar rastro. No hay pruebas que involucren a Tonani con la desaparición.




BUENO ESPERO LES GUSTES PRONTO SUBIRE MAS SALUDOS GENTE TARINGERA

Fuentes de Información - Cuentos De Terror Cortos

Dar puntos
257 Puntos
Votos: 47 - T!score: 5.5/10
  • 1 Seguidores
  • 87.476 Visitas
  • 30 Favoritos

27 comentarios - Cuentos De Terror Cortos

@Hastro2010 Hace más de 4 años
ME DA MIEDO xD
@asd123xd Hace más de 4 años +3
Estoy cagado de miedo boludooooooooooooooooooooooooooo.

Pero me encantó, tomá mis diez.
@luumi Hace más de 4 años
No lei ninguno pero me encantan ahora los leo pero ya te deje mis 10
@asd124xd Hace más de 4 años
Si no me asusto te doy 10 xD
@tusbolasxd Hace más de 4 años
.....son muchos, pero el segundo no da miedo, es mas un relato de unas minis novelas, como los 9 cuentos cortos de dalynger (si es que se escribia asi)
@Mortishead Hace más de 4 años
el último me gustó...
@Nick_kpo95 Hace más de 4 años
pone un par de imagenes
asi queda mas piola
@Venas_De_Acero Hace más de 4 años
no hay como los creepy pasta
@leandrobostero Hace más de 4 años
Están buenos, no dan miedo igual
+10
@carlosjulian31 Hace más de 4 años
recomendado
@RlxLolo Hace más de 4 años
Esta bueno
@elcojo Hace más de 4 años
los escribiste vos??
@edgarmejr Hace más de 4 años +1
+10
@asd124xd Hace más de 3 años
1 mes después lo recomiendo y te doy los +10 XD
@darkchakal Hace más de 3 años
pasado te van 10
posta
@david1559 Hace más de 2 años
buenisimo! voy a hacer una historieta de algunos... tengo tarea de esto para pasado mañana! me re sirvio toma mis diez master...
@13Shadow13 Hace más de 1 año
buena!,los lei un rato,te dejo 10
@madwomanxlove Hace más de 1 año
muy buenos!
@UndergroundQ Hace más de 1 año
te doy +7 los otros 3 es por la barra separadora que no deja leer.
@KEKO_LOKURAS Hace más de 1 año
Muy bueno. +10
@nikodealtos Hace más de 1 año
estan piolas chabos
@nikodealtos Hace más de 1 año
esta bueno mas 10
@LeitoCen2013 Hace más de 1 año
Por el primer relato, ahora salgo con los ojos rojos del baño ¿la razon? no quiero cerrarlos y el champu se entra en mis ojos.
@prayforplagues Hace más de 11 meses
@emiifrancio Hace más de 9 meses
Están muy buenos!! +5
@Siphone Hace más de 4 meses
+7 y fav!