Tabaquismo y los jovenes - MONOGRAFIA

TEMA: Tabaquismo y los Jóvenes

TESIS
Una gran cantidad de los jóvenes conoce las consecuencias que provoca el cigarrillo, pero no toma conciencia de ellas.

OBJETIVO
Lograr que la juventud tome conciencia sobre lo dañino que es el tabaco.


FUNDAMENTACIÓN
Un gran número de jóvenes hoy en día fuma y esto les provoca enfermedades a temprana edad, como cáncer, etc.. Lo que trae como consecuencia 10.000 muertes por día y 4 millones por año en el mundo. Por ello se va a hacer este trabajo constituido con información y estadísticas obtenidas de internet y de una breve encuesta, las cuales van a ayudar a jóvenes a pensar bien antes de consumir un cigarrillo y a que tomen conciencia de que de ellos depende su salud para que el número de enfermedades y muertes no siga creciendo cada día.


DESARROLLO

PROBLEMAS DE SALUD QUE CAUSA EL TABAQUISMO

El consumo de cigarrillos en jóvenes produce adicción a la nicotina y varios problemas de salud, entre ellos: enfermedad pulmonar, enfermedad del corazón y las arterias, caries y mal aliento, arrugas, fracturas, mayor probabilidad de consumo de otras drogas e impotencia.
La mitad de los fumadores morirán de una enfermedad relacionada con el consumo de cigarrillos, y tienen más posibilidad de tener ataque al corazón, embolia cerebral y cáncer. El cáncer de pulmón fue la primera enfermedad que se asoció al cigarrillo. Nueve de cada diez casos de cáncer de pulmón están relacionados con fumar. El cáncer de pulmón es muy maligno y sólo un pequeño porcentaje sobreviven más de cinco años.
El tabaquismo también provoca: caída de cabello, trastornos en el sentido del gusto, faringitis, laringitis, infecciones de senos, paransales (sinusitis), infecciones en el oído (otitis), trastornos de la visión, úlcera gastroduodenal, osteoporosis, disminución de la fertilidad en la mujer, climaterio (menopausia) precoz en la mujer.

EDAD DE INICIO

Los jóvenes en todo el mundo son los que “reemplazan” a los fumadores adultos que dejan de fumar o que mueren a causa del cigarrillo. Es decir que son los nuevos clientes de la industria del tabaco. Por esto, se invierten millones de dólares todos los años para promocionar los cigarrillos y hacerlos “deseables” para jóvenes. Si bien muchos jóvenes consumen cigarrillos, la mayoría de ellos no fuma.
En 1997, una encuesta en 3573 estudiantes secundarios de escuelas públicas y privadas de Argentina mostró que el 20% en los adolescentes de 12-13 años y de 40% de los adolescentes de 16-17 años eran fumadores. El consumo era levemente mayor en mujeres (32% vs. 29%) y 3 de cada 10 adolescentes habían probado el cigarrillo antes de los 11 años. Por otra parte, alrededor del 70% de los alumnos vivía en un hogar donde al menos un conviviente fumaba.
En el año 2000 se realizó en Buenos Aires la Encuesta Mundial de Consumo de Tabaco en Jóvenes. Esta mostró que el 30.2% de los adolescentes de 13-15 años fumaba. En el año 2002, el Ministerio de Salud de la Nación realizó una encuesta en los cinco grandes centros urbanos de nuestro país (Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mendoza y Tucumán) en 11.681 escolares de 12 a 18 años. En el grupo de 12 a 14 años, fumaban 2 de cada 10 chicos, y en el de 15-18 años fumaban 4 de cada 10. Este ultimo dato evidencia un consumo aun más alto que el promedio de la población adulta. La publicidad de cigarrillos en televisión, en la calle, en diarios y/o revistas había sido observada por casi todos los encuestados.
La encuesta se repitió en el año 2003 y se observó una leve disminución (27.5%). En ambas encuestas, el consumo era mayor en mujeres que en varones.


FACTORES QUE INFLUYEN EN LA INICIACIÓN AL TABAQUISMO

Fumar, es una conducta socialmente aprendida, con diferencias individuales, familiares, económicas, culturales y sociales.
Curiosidad natural, disponibilidad de cigarrillos, imitación de la conducta de padres, hermanos, amigos y familiares y deseo de aceptación social, son las causas fundamentales de iniciación al tabaquismo, cuando se encuentra en su etapa de experimentación.
La curiosidad natural se da fundamentalmente en los niños, el grupo que prueba el primer cigarrillo antes de los 10 años de edad y son generalmente aquellos que se relacionan con fumadores en la familia y pueden acceder fácilmente a un cigarrillo.
Es cierto que en esta curiosidad también se encuentra implícita la imitación, pero es una imitación donde prima la intención de "probar lo que hacen" más que de "hacer lo que hacen". El ordenamiento de a quién imitar, depende de factores individuales y también sociales.
Indudablemente que los medios de comunicación social constituyen un elemento muy importante, tanto para crear la curiosidad en los niños, como para llevar a los adolescentes a querer imitar patrones atractivos fabricados por la publicidad en el propósito de garantizar su mercado.
Indudablemente, lo medios de comunicación social constituyen un elemento muy importante, tanto para crear la curiosidad en los niños, como para llevar a los adolescentes a querer imitar patrones atractivos fabricados por la publicidad en el propósito de garantizar su mercado.
En la etapa de habituación, los aspectos sociales tienen un peso importante, aunque obviamente la relación física y psicológica también juegan su papel. Si el cigarrillo le hace sentir nauseas, tos o mareo, hay más probabilidad que cese en el empeño que si no sucede así. Pero indudablemente que la aprobación o rechazo que sienta a su alrededor en su nueva conducta, serán determinantes en que pueda llegar a la fase de mantenimiento y finalmente convertirse en fumador.
Con relación a la iniciación al tabaquismo en niños y adolescentes, pueden resumirse los siguientes aspectos:



Ø Los fumadores comienzan la etapa de experimentación antes de los 10 años.
Ø Las niñas comienzan la fase de experimentación más tardíamente que los varones.
Ø La experimentación aumenta con la edad.
Ø Cuanto más se retrasa la edad de inicio, menor es la posibilidad de ser fumador.
Ø El porcentaje de niños y adolescentes que comienzan a fumar aumenta cada año.
Ø Comienzan a fumar más los que tienen padres, hermanos y amigos fumadores.
Ø Al menos dos terceras partes de los actuales fumadores, se iniciaron en el tabaquismo sin ser adultos.


MARKETING Y PUBLICIDAD, SU RESPONSABILIDAD EN LA INICIACIÓN AL TABAQUISMO

La publicidad no transita sola por el escenario del niño y el adolescente, sino que va unido al precio y las forma de comercialización que facilitan el acceso, como estrategias de marketing para garantizar sus mercados y lamentablemente, son reforzadas por conductas de los adultos, que sin pensar en la connotación y trascendencia, piden a los niños que les alcancen los cigarrillos, los vayan a comprar cuando es permisible y en ocasiones, hasta que se los enciendan, cuando ya son adolescentes.
Es conocido que los niños y adolescentes reflejan las actitudes, valores y normas de la sociedad en que viven, por tanto, consideran que el tabaquismo es una conducta social normal si se encuentran que no existen limitaciones para exhibirla de lugares y momentos y tampoco se regula su venta y comercialización.


¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR?

La iniciación al tabaquismo ocurre entre los 14 y los 17 años. Entre un tercio y la mitad de los jóvenes que prueban cigarrillos luego continuarán el tránsito hacia el consumo regular. Investigaciones recientes han demostrado que el tabaquismo de los padres está asociado a un incremento del riesgo de tabaquismo en los niños, ya que la imitación en los gestos de fumar los incita a probar el cigarrillo. De ahí que la mejor prevención comience en casa:
• Promover conductas saludables.
• No fumar en los ambientes del hogar que frecuentan sus hijos. Hacerlo en espacios abiertos o en espacios que sean fácilmente ventilables, aireándolos al terminar de fumar.
• Dentro de la casa no llevar cigarrillos encima. Dejarlos en lugares que estén fuera del circuito doméstico habitual.
• Pedir a las visitas que cumplan también con estas normas.
• No tener ceniceros a la vista.
Como el consumo es un problema que afecta a una parte importante de la población, una forma de prevenir o desalentar su consumo es a través de la intervención del estado.

APORTES DEL ESTADO A LA PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO

Las medidas básicas para prevenir el consumo en los jóvenes incluyen:
• prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio
• aumento de precio e impuestos al tabaco,
• ambientes de uso público 100% libres de humo
• prohibición de venta a menores y de venta de cigarrillos sueltos y advertencias sanitarias con imágenes en los paquetes.
La prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio por la industria tabacalera es un factor clave en la prevención del consumo en los jóvenes.
En nuestro país, no todos los adolescentes están protegidos de la misma manera y dado que la legislación de control de tabaco no es nacional, se observa una clara diferencia entre las provincias. Los jóvenes de algunas provincias y/o municipios (como ser Tucumán, Santa Fe, Córdoba, Ciudad de Buenos Aires, Mendoza, Bahía Blanca, Ciudad de Corrientes) corren en “ventaja” frente a sus congéneres de provincias donde no existe una legislación de ambientes libres de humo.
Otro factor de valor para la prevención es la colocación de advertencias sanitarias fuertes, con imágenes, en ambas caras de los paquetes de cigarrillos. Ello debilita el valor del envase en el marketing del producto, que es explotado por la publicidad como recurso de seducción. La experiencia internacional es cada vez más amplia, aunque Argentina todavía no sancionó una ley que obligue a colocarlas.


DISEÑO DE CAMPO

Realizamos un estudio basado en una breve encuesta, a un grupo de 40 adolescentes de entre 16 a 18 años, que nos ayudó a tener una idea sobre las razones de porqué fuman, a qué edad comenzaron a hacerlo y sus opiniones personales.

Pregunta 1: ¿Usted Fuma?

15 jóvenes reconocieron ser fumadores activos y otros 21 dijeron haber probado alguna vez un cigarrillo.


Pregunta 2: ¿A qué edad empezó a fumar?

13 adolescentes declararon sus comienzos como fumadores activos entre los 15 a 17 años y otros 2 lo hicieron a los 18 años.

Pregunta 3: ¿Por qué lo hizo?

Sólo 15 jóvenes contestaron ésta pregunta.
El 53.33% de fumadores activos contestó que empezó a fumar por curiosidad a probar cosas nuevas.
El 33.33% de los adolescentes respondieron que se iniciaron en el tabaquismo porque sus amigos lo hacían.
Y el 13.33% de los encuestados respondió que empezaron consumir cigarrillos para aliviar problemas cotidianos.


Pregunta 4: ¿Les molesta que fumen en su presencia?

A esta pregunta la contestaron la totalidad de los encuestados. Así de 40 adolescentes, 23 respondieron que les molestaba el humo del cigarrillo y 17 contestaron que no les incomodaba.

Pregunta 5: ¿Alguien de su entorno familiar y/o social fuma?

En un porcentaje de 75%, los adolescentes reconocen que en su entorno familiar y/o social se encuentre un fumador activo y el 25% de los jóvenes admite no tener en su entorno a un fumador.



Pregunta 6: ¿Usted es consciente del daño que causa el tabaquismo?

La totalidad de los encuestados reconoció ser consciente de los problemas de salud y enfermedades que causa el cigarrillo.

Pregunta 7: ¿A la hora de fumar, usted le da importancia a los daños que causa el tabaquismo?

De los 15 fumadores activos, 12 dijeron que no les importa el daño que les pueda llegar a causar el cigarrillo, de los cuales algunos de ellos justificaron su respuesta diciendo que no lo hacen, porque las enfermedades aparecen en la adultés.
Y tan solo 3 de los 15 encuestados reconocieron que les preocupa su salud con respecto al tabaquismo.


Pregunta 8: ¿Qué tipo de enfermedades y daños causados por el tabaquismo conoces?

La enfermedad más conocida por los jóvenes encuestados fue el cáncer de pulmón, y algunos de ellos también agregaron que el cigarrillo provoca falta de estado a la hora de realizar una actividad física y que en algunos casos causa adicción.


CONCLUSIÓN

A partir de este trabajo se puede deducir que la mayoría de los jóvenes fumadores se inicia en el tabaquismo entre los 14 y 17 años. Los principales factores que influyen para que el adolescente empiece a fumar son: la curiosidad, la imitación, la publicidad o simplemente para ser aceptados por sus amigos. La mejor forma de prevenir esto empieza en la familia, manteniendo una conducta saludable y no fumando delante de los niños, y en la sociedad a través de la intervención del Estado, el cual debe promover campañas de concientización, para que el adolescente le de importancia a su salud a la hora de fumar.
En la encuesta realizada se pudo ver que el 100% de los jóvenes era conciente del daño que causa el cigarrillo, pero sin embargo, son muy pocos los que se preocupan por su salud cuando van a consumir un cigarrillo.

3 comentarios - Tabaquismo y los jovenes - MONOGRAFIA

@Camerocklets +1
Te dejo +10 por el ejemplo de monografía.