" Sin embargo, en una o en dos maneras habla DIOS; pero el hombre no entiende; por sueño, en visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho, entonces revela al oído de los hombres y les señala su consejo" Job 33, l4-16



----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


.: Diccionario de los números.

kabala Diccionario de los números, sueños y significadoCuando se sueña con números, generalmente le están informando al discípulo acerca de su desarrollo espiritual y de aspectos en lo personal. La kábala es la ciencia de los números, cuyo padre es el gran maestro griego Pitágoras.
En la Kábala existen los 22 arcanos mayores y cada uno de ellos tiene su significado. Cuando el número es mayor a 22, se suman sus cifras hasta que obtener uno comprendido entre el 1 y el 22.
Ejemplo: si se sueña con el 45, se suman las cifras 4+5, hasta obtener 9 y se busca el significado del número 9. Si el número soñado es 170, se suma 1+7+0=8, y se busca el significado del número 8. Si el número es 728454, sumo 7+2+8+4+5+4=30. Como 30 es mayor que 22, se suman las cifras 3+0=3 y se busca el significado del número 3.

A continuación algunos símbolos que facilitan la interpretación de las experiencias oníricas:
1: El Padre interno. La voluntad y el poder divino. La unidad.
2: La madre divina. El amor divino. Favorable para la ciencia oculta.

3: Producción material y espiritual. El Espíritu Santo.

4: El íntimo. El real ser. Mando. Progreso, éxito, misericordia.

5: La ley divina. El karma. Marte, guerra.

6: El alma humana. Victoria. Buena suerte. La indecisión.

7:El triunfo con guerras y luchas, dolor y amarguras.


Diccionario
8: La justicia. Pruebas, sufrimientos y dolor. El número de Job. La paciencia.
9: Soledad y sufrimientos. La novena esfera. El sexo. Alquimia ó Transmutación sexual.
10: Recurrencia. Retribución. La rueda de la fortuna. Buenos negocios. Cambios.

11: Que no haya temor porque lo favorece la ley divina.

12: El apostolado. Hay que divulgar la enseñanza gnóstica. El sacrificio. Pruebas y dolor.

13: Muerte y nacimiento. Cambio total. Transformaciones.

14: Matrimonio. Asociación. Larga vida. Estabilidad. No cambio.

15: Peligros. Pasión sexual animal. Fracaso amoroso.

16: La torre fulminada. Castigo. Caída terrible. Nos presagia algo mal .

17: La esperanza. Espera.

18: Enemigos ocultos saltan en cualquier momento. Enfermedades. No negocios.

19: Sol radiante. La inspiración. Éxitos. Buena suerte. La piedra filosofal.

20: Cambios favorables,aprovechela. Acabar con las debilidades o defectos.

21: Desmoralización total para el mal.
22: La verdad. Victoria. Triunfo. Todo sale bien. Buena suerte. Poder. Fuerza.

Recuerda que los sueños que nos presagian alguna situación dolorosa son una advertencia de algo que nos podría suceder, pero éstas se pueden cambiar haciendo un negocio cósmico



fuente: http://www.anael.org/sueno/numero.htm



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------







mi perspectiva a todo esto: para mi soñar conesas casualidades de numeros (como la de la imagen de arriba) no es mas q coinsiidencia, el sueño es un estado activo de inconciente, donde expresa una mezcla de recuerdos y cosas q se pensaron y anelos q tiene el conciete,

Llamamos sueños a esa serie de imágenes o escenas asociadas a distintas sensaciones y sentimientos que recordamos al despertar, pero ¿exactamente qué son? Nadie lo sabe con certeza. Sin embargo hay muchísimas hipótesis y versiones probables. A continuación te presento algunas de las más diversas y atractivas
que he encontrado:


Un sueño es una manifestación de imágenes -y a veces sonidos- que muestran interrelaciones comunes y no comunes. Es un espejo que refleja algún aspecto de la vida o el inconsciente, un escenario para ensayar posibilidades de expresión externas, una ventana de oportunidad para el auto conocimiento.

Stephorn Kaplan Williams
Manual para la interpretación de los sueños
, EDAF, Madrid, 1989.







"A menudo, al principio del trabajo con sueños, simpre hay alguien que me
anuncia que nunca sueña. Después de investigar un poco se revela que, en realidad, la persona sí tiene sueños; lo que ocurre es que a
veces no concuerda con nuestro criterio sobre lo que consideramos como un sueño. Se piensa que un 'sueño'
es algo especial, una clase de narrativa. Muy a menudo, el sueño flota en la superficie de la memoria, tomando la forma de una sola y ordinaria imagen, algo insignificante y absurdo. Tenemos más preferencia por la narrativa que por la imagen. Sentimos que cuanto más épico es un sueño, más significativo tiene que ser. Sin embargo, a menudo encuentro que la narrativa es menos reveladora que una imagen sola, la cual, cuando
realmente entramos en ella, produce un gran fruto."


Robert Bosnak: La práctica del soñar, Obelisco, Barcelona, 1996.







"El templo de Esculapio (en griego Asclepius) se erigió en su origen como un lugar de gran energía sanadora donde una persona enferma podía acudir, dormir y tener un sueño intrínsecamente curativo. El rito se fue transformando a lo largo del tiempo y los encargados del templo, o therapeutes, empezaron a hacer de intérpretes de las instrucciones sanadoras ocultas en el simbolismo del sueño. Fue entonces cuando a los sueños se les atribuyó una fuerza curativa menor, y pasaron a ser mensajes crípticos que debían ser interpretados por los terapeutas, los cuales analizaban de un modo adecuado estos comunicados de los dioses con el propósito de determinar el curso correcto. La palabra "terapeuta" tiene pues algo más que un origen etimológico griego."
Richard Yensen:
Hacia una medicina psiquedélica
, La liebre de marzo, Barcelona, 1998.








"Los sueños son desahogos emocionales en el nivel de la percepción [...] Los sueños son caóticos porque están regidos por tus deseos conflictivos [...] Y mientras lo ves no dudas de que sea real. Mas he ahí un mundo que, aunque claramente sólo existe en tu mente, parece estar afuera. No reaccionas ante él como si tú mismo lo hubieses construido, ni te das cuenta de que las emociones que el sueño suscita no pueden sino proceder de ti. Los personajes del sueño y sus acciones parecen dar lugar al sueño. No te das cuenta de que eres tú el que los hace actuar por tu, ya que, si fueses tú el que actuase, la culpa no recaería sobre ellos, y la ilusión de satisfacción desaparecería...

Foundation for Inner Peace, USA, 2000.





¿CÓMO SE CLASIFICAN LOS SUEÑOS?

Al igual que ocurre con las definiciones acerca de qué es un sueño, las clasificaciones basadas en los contenidos de un sueño son muy variadas. Éstas me parecen las más esclarecedoras:
Sueño ordinario u etérico: Es el tipo de sueño cotidiano cargado con las cuestiones emocionales de la vida interior y exterior.
Sueño de sabiduría o itérico: Es el tipo de sueño en el que el contenido, la simbología o las sensaciones nos revelan que hemos adquirido conocimiento de fuentes elevadas y que potencialmente tenemos oportunidad de aplicar este conocimiento en nuestra vida diurna.
Sueños psíquicos: Despliegan el desarrollo de nuestras capacidades intuitivas implicando percepciones espontáneas en el tiempo y en el espacio que no pueden basarse en nuestro conocimiento exterior. Por ejemplo telepatía (conocimiento de hechos paralelos) o clarividencia (conocimiento de hechos que tienen lugar en el futuro).
Sueños recurrentes: Los que aparecen varias veces tal cual o con ligeras variaciones. Han de ser considerados como sueños de importancia que reflejan pautas fundamentales en la psique del soñador, pautas que, de alguna manera, están “bloqueadas” y no pueden fluir o cambiar.
Sueño predictivo: Es el que representa acontecimientos literales acerca del futuro.
Sueño de prospectiva: Es aquel orientado al futuro, pero que sólo representa potencialidades o alternativas de acción.
Sueño de confirmación: Es el que refleja significativamente un nuevo paso que hemos dado en nuestra vida y sentimos el aval de nuestra sabiduría interior.
Sueños lúcidos: Describen el estado de sueño en el que experimentamos fuerza de voluntad y libre albedrío. El soñador comprende que está soñando, como si observara un sueño dentro de otro sueño.
Sueño grandioso: Aquel que evoca un sentimiento especialmente poderoso y que contenga un simbolismo universal y trascendente. Nos produce respeto por su significado y nos proporcionan una dirección curativa en la vida. Suelen tener una cualidad sincrónica con aspectos del exterior.
Sueño de la sombra: Es protagonizado por la sombra, o aspecto reprimido, en el que hacemos algo extraño o algo que no nos atreveríamos a hacer en la vida exterior. Nos sorprende por nuestra instintividad, violencia o cualquier otra cuestión oculta.
Pesadillas: Sueños de ansiedad extrema en los que aquello a lo que uno no se enfrenta concientemente surge con plena fuerza inconsciente creando miedo o una sensación de peligro de aniquilación o un miedo indeterminado.



¿CÓMO RECORDAR MEJOR LOS SUEÑOS?

Es un hecho científicamente comprobado que todos soñamos, la cuestión no es pues si sueñas o no sueñas, sino cómo recordar o cómo mejorar el recuerdo de tus sueños.
A través de mi experiencia y la de mis alumnos hemos podido constatar que la intención y el hábito de recordarlos hace que cada vez los sueños acudan a nuestra memoria más fácilmente y con mayores detalles. Las primeras ocasiones pueden ser sólo imágenes vagas, más adelante podrán ser escenas inconexas, luego escenas conectadas y eventualmente secuencias completas con lujo de detalles.
También es un hecho comprobado por nuestra experiencia personal que algunos lugares y situaciones son más propicios que otros para soñar vívidamente y recordar los sueños. Por ejemplo, las montañas de Machu-Pichu en Perú o Dahma-Neru en Santa María de Palau Tordera en Cataluña.
Tal como sucede con la agricultura, en los sueños hay temporadas buenas y temporadas bajas. A veces hay periodos particularmente pródigos en los que podemos llenar nuestros graneros para trabajar con ellos durante las épocas de "sequía onírica".
Aquí hay algunas recomendaciones útiles para mejorar tus recuerdos:

Si te parece necesario, antes de dormirte, expresa tu intención de escribir tus sueños a la mañana siguiente. Puedes escribir tu intención en una pizarra imaginaria. Mantén junto a tu cama tu diario de sueños, un bolígrafo y una lámpara. Escribe todo lo que se te venga a la cabeza en cuanto despiertes, sea un sueño o no, ya que el hábito y la constancia harán que eventualmente los recuerdes. Trata de mantener un horario regular de sueño. O sea: dormirte y despertarte más o menos a la misma hora diariamente. No te despiertes con música o un despertador si eso altera tu conciencia. Comprométete contigo mismo a escribir todos los fragmentos del sueño y no sólo los sueños más vívidos. Al escribir los sueños, aumenta tu conciencia de los detalles. Procura escribir rápidamente, sin tratar de organizar primero o recordar todo el sueño. Acuérdate de escribir los sentimientos y actitudes de los sueños. No salgas de la cama ni pienses en actividades exteriores antes de escribir en tu diario de sueños. ¡Escribe todos tus sueños, incluyendo los peores! No somos seres buenos. Somos seres totales. El trabajo con sueños lo revela todo. Lo que más evitamos es aquello a lo que más necesitamos enfrentarnos. Mantén la armonía con tu compañero de cama, si lo tienes. Todo resulta más compatible si los dos llevan su propio diario de sueños. Y ninguno debe leer el diario del otro. Sería una violación a los derechos individuales. Además uno carga con la responsabilidad de lo que lee. ¿Te sientes capaz de aceptar la responsabilidad de la psique de otra persona? Cuando estés escribiendo el sueño, ten en cuenta que es muy importante para los objetivos del Taller de Trabajo con Sueños, aunque a ti te parezca muy confuso o muy trivial. Derrota así cualquier actitud negativa. Trata de utilizar siempre el sueño de algún modo, para que merezca la pena recordarlos. Permítete fallar. La ansiedad impide el logro.