Máscaras

Instrumentos de torturas

instrumentos

tortura

edad media


A través de los siglos, millones de mujeres, consideradas “conflictivas” por su cansancio de la esclavitud doméstica y los continuos embarazos, fueron humilladas y atormentadas; así el poder eclesiástico exponía el escarnio público a los desobedientes y a los inconformistas. La Iglesia castigaba una larga lista de infracciones menores mediante este método. Muchas máscaras incorporaban piezas bucales de hierro, algunas de éstas mutilaban permanentemente la lengua con púas afiladas y hojas cortantes. Las víctimas encerradas en las máscaras y expuestas en la plaza pública, también eran maltratadas por la multitud. Golpes dolorosos, ser untados con orina y excrementos, y heridas graves (a veces mortales, sobre todo en los senos y el pubis) eran su suerte

San benito

métodos

(San Benito): era un hábito penitencial heredado de la Edad Media. De color amarillo (color de la traición) con la cruz de San Andrés bordada en la espalda y en el pecho y otros animales repelentes como serpientes. Se lleva por un tiempo variable y era obligatorio salir de casa con él puesto lo que suponía el escarnio y la mofa de los vecinos. Quitárselo constituía una falta grave. El uso del capirote era para aumentar la burla y no se tapaba la cara para que se conociera al culpable.

El uso del sambenito no solo fue un castigo para la víctima, sino también para su familia e incluso descendientes porque se introdujo la costumbre de ordenar que los sambenitos de los penitenciados fueran colgados en las catedrales e iglesias parroquiales, lo que perpetuaba la infamia de la familia. De ahí que fuese frecuente que los familiares y descendientes trataran de robar o esconder los sambenitos

La silla para interrogar

sufrimiento

No solo eran las cientos de pequeñas espinas las que hacían incómodo sentarse, sino que un fuego era hecho a menudo bajo la silla de hierro para hacerla alcanzar un horrible punto de hervor.

La garrucha

Instrumentos de torturas

La garrucha era el nombre con el que se conoció en la España del siglo XV, al método de tortura conocido como el estrapado, propio de la época medieval. Consistía en atar al reo con las manos atrás e izarlo con una cuerda por medio de una polea, de ahí el nombre de garrucha. A la víctima se le colocaban pesos en los pies, para después cuando se encontraba elevado, dejarlo caer de golpe contra el suelo. Esto se repetía varias veces. Al izado, que podía provocar las luxaciones de las articulaciones de hombros, codos y muñecas, hay que sumar las posibles fracturas y magulladuras, en todo el cuerpo y piernas fundamentalmente, que producían las múltiples caídas.


La pera

instrumentos

Dependiendo del género del torturado la pera era introducida por el ano o la vagina, una vez dentro de tu cuerpo se giraba una manivela que abría el artilugio en tu interior causando un dolor insoportable, además de la expansión el objeto tenía en su punta unos clavos se clavaban en tu interior.

¿Cuanto dolor debe causar un objeto que se expande dentro de ti y clava sus clavos en tu interior?


El cinturon de castidad

tortura

Un imperecedero mito popular, aunque recogido en publicaciones académicas, mitifica el uso de este aparato. La opinión tradicional es que el cinturón de castidad se usaba para garantizar la fidelidad de las esposas durante largas ausencias de los maridos, y sobre todo - nadie sabe porqué, ya que no hay evidencias documentales que den soporte a tal idea - de las mujeres de los cruzados que partían a Tierra Santa.

Quizás alguna vez, aunque no como utilización normal, la "fidelidad" era de este modo "asegurada" durante períodos breves, unas horas o un par de días - nunca por tiempo más dilatado. Una mujer ceñida de esta manera perdería en breve la vida a causa da las infecciones ocasionadas por acumulaciones tóxicas no retiradas, por no mencionar las abrasiones y laceraciones provocadas por el mero contacto con el hierro; por último, considerar también la posibilidad de embarazo ya en acto.

En realidad, el uso principal del cinturón era muy diferente: el de construir una barrera contra la violación, una barrera frágil pero suficiente en determinadas condiciones: en épocas de acuartelamiento de soldados en la ciudades, durante estancias nocturnas en posadas, durante los viajes. Sabemos por muchos testimonios que las mujeres se colocaban el cinturón por iniciativa propia, hecho que algunas ancianas sicilianas y españolas a recuerdan en nuestros días. Así llega a Plantearse la cuestión: ¿ el cinturón es o no instrumento de tortura? La respuesta ha de ser un inequívoco, puesto que esta humillación, este ultraje al cuerpo y al espíritu, es impuesto por el terror del macho por el temor de sufrir a causa de la agresividad masculina.


Aplasta pulgares

edad media

métodos


Simple y muy eficaz, el aplastamiento de los nudillos, falanges y uñas es una de las torturas más antiguas. Los resultados, en términos de dolor infringido con relación al esfuerzo realizado y al tiempo consumido, son altamente "satisfactorios". Éste era uno de los muchos instrumentos utilizados en lo que se conoce como "las preguntas dolorosas", que consistían en la extracción de confesiones por medio de torturas descritas e ilustradas con precisión científica, hasta los mínimos detalles: el grosor de cuerdas, el número de eslabones de las cadenas, la longitud de clavos y tornillos, los grados de mutilación permanentes permitidos para diferentes grados de acusaciones, etc.



Quebranta rodillas

sufrimiento

Usado para lacerar los brazos y las piernas y a mentido aplicado a la rodilla y al codo, articulaciones que los pinchos pueden destruir para siempre.




La sierra

Instrumentos de torturas

Este instrumento de tortura no necesita muchas explicaciones. Sus mártires son abundantes. A consecuencia de la posición invertida del condenado, se asegura suficiente oxigenación al cerebro y se impide la pérdida general de sangre, con lo que la víctima no pierde el conocimiento hasta que la sierra alcanza el ombligo, e incluso el pecho, según relatos del siglo XIX. La Biblia (II Samuel 12:31) hace mención a este tipo de tortura, en la época del Rey David. Este hecho contribuyo a la aceptación de la sierra, el hacha y la hoguera. La sierra se aplicaba a menudo a homosexuales (gays y lesbianas), aunque principalmente a hombres. En España la sierra era un medio de ejecución militar hasta el siglo XVIII. En Cataluña, durante la Guerra de la Independencia (1808-14), los guerrilleros catalanes sometieron a decenas de oficiales enemigos a la sierra. En la Alemania luterana la sierra esperaba a los cabecillas campesinos rebeldes, y en Francia a las brujas preñadas por Satanás.

La cuna de Judas

instrumentos

tortura

El reo era atado e izado y una vez estaba elevado se le soltaba dejándolo caer sobre una pirámide haciendo que, con su propio peso, se clavara la punta de la misma en el ano, la vagina, el escroto, etc. Esta maniobra se realizaba varias veces. Se utilizaba practicamente para hacer confesar al condenado.

Guillotina

edad media

la guillotina funcionaba con una cuchilla de acero con un plomo en su parte superior, de unos 60 kilogramos, que bajaba en diagonal a gran velocidad por unas guías hasta realizar un corte rápido que seccionaba la cabeza a la altura de la cuarta vértebra. No siempre el reo condenado a muerte moría al instante, pues la cabeza podía seguir consciente al menos durante 30 segundos separada del cuerpo


La rueda para despedazar

métodos

sufrimiento

Instrumentos de torturas

En la rueda, se ataba desnudo el acusado de pies manos y cuello, el verdugo la hacia girar, iba rompiendo lentamente cada hueso y aparte este utilizaba mas su imanación y complementaba esta tortura con hierros candentes, cortes y por si el acusado seguía con vida, la rueda se colocaba a la intemperie para que los animales carroñeros se lo fueran comiendo poco a poco.

La jaula colgante

instrumentos

La mayoría de los ocupantes eran enjaulados completamente desnudos para exponerlos al frío extremo o al calor extremo del clima. Y... la mayoría de los prisioneros enjaulados eran usualmente colocados ahí solo después de haber sido sometido a otros tipos de torturas físicas extremas. Pero espere, ¡aún hay más! Las víctimas eran dejadas en la jaula hasta que morían por el clima o de sed, lo que podía tomar semanas.

EL potro

tortura

El potro, es un instrumento de tortura en el que la víctima, atada de pies y manos con unas cuerdas o cintas de cuero, a los dos extremos de este aparato, era estirada lentamente produciéndole la luxación de todas las articulaciones -muñecas, tobillos, codos, rodillas, hombros y caderas-. Este método, se tiene constancia que se aplicó durante todo el período que duró la Inquisición en los países de Francia y Alemania; si bien ya se conocía desde mucho antes y por supuesto se utilizaba frecuentemente en las lúgubres mazmorras de castillos, prisiones y palacios de justicia.

El Garrote

edad media

El garrote consiste en un aro de hierro, con el que se sujeta contra un poste fijo, la garganta de la persona que se va a ejecutar; oprimiéndola por medio de un tornillo de paso muy largo hasta conseguir la estrangulación. También el tornillo penetraba en la parte trasera del cuello rompiendo las vértebras y por tanto, la espina dorsal. La muerte podía sobrevenir por dos medios, asfixia o por el quebranto de la columna vertebral de la víctima. En cualquier caso, el sufrimiento estaba garantizado.

Látigo de cadena

métodos

No se necesitan comentarios para estos artilugios, que parece más armas de guerra que instrumentos de tortura; sin embargo, látigos más o menos similares pero en gran variedad - con 2, 3 y hasta 8 cadenas, provistas de muchas "estrellas", o bien hojas de acero cortantes - se usaban, y en cierta medida aún se usan, para flagelar el cuerpo humano.

Látigo

sufrimiento

Estos cordeles, en apariencia inofensivos, tenían una finalidad bien precisa: desollar. Eran empapados en una solución de sal y azufre disueltos en agua de manera que, debido a las características de la fibra de cáñamo y a los efectos de la sal y el azufre - por no hablar de las más de cien "estrellas" de hierro, afiladísimas, una al final de cada cuerda -la carne lentamente se reduce a pulpa hasta que sobresalen los pulmones, los riñones, el hígado y los intestinos. Durante este procedimiento la zona afectada se va remojando con la misma solución pero calentada hasta su ebullición.

La familia de los látigos es vasta. Sus miembros varían de tamaño desde gigantes como "el gato de nueve colas" y el Knut de los boyardos rusos, que podía lisiar un brazo y un hombro de un sólo golpe, hasta los más finos e insidiosos como el famoso nervio de toro, que con dos o tres golpes podía cortar la carne de las nalgas hasta llegar a la pelvis, y finalmente al de hilo trenzado aquí presente.

La Dama de Hierro

Instrumentos de torturas

La Doncella de Hierro (o Iron Maiden) es uno de los tantos instrumentos de tortura usados hace unos siglos, creada casi completamente con hierro este ataud es una obra de arte en lo que a tortura de refiere. El objetivo último de este artilugio en general era empalar a la víctima e infligirle un gran dolor y, a su vez, mantenerlo vivo el mayor tiempo posible.

Tenia dos puertas de hierro suficientemente gruesas como para no escuchar el dolor de la victima, ambas puertas tenian aberturas independientes (con lo cual se podia comprobar el estado de la victima sin problemas de escapes), con clavos punzantes y dispuestos especificamente para no agujerear ningun organo vital, manteniendo vivo y erguido a la victima, en un espacio tremendamente pequeño.

Su funcionamiento es sorprendentemente macabro, al cerrase las puertas los clavos perforan piernas, brazos, pecho y hasta los ojos de la victima… causandole un gran dolor y dejandolo vivo por dias desangrándose.

Zapatos castigadores

instrumentos

Los zapatos metálicos de la imagen poseen en la planta unos pinchos que en caso de apoyar al planta de pie se clavan por la parte baja del pie, para no perforarte debias mantenerte de puntillas el máximo tiempo posible, para más sufrimiento este método de tortura se combinaba con un sistema que inmobilizaba las manos y muñecas cerca de la cabeza y te obligaban a permanecer erguido.

¿Cuanto tiempo piensas que podrías aguantar de puntillas para no clavarte los afilados pinchos en la planta de los pies?

Las botas

tortura

Las piernas de la victima se colocaban entre dos planchas de madera que se unían por medio de cuerdas. entre las piernas se situaban unas cuñas que la persona que realizaba la tortura golpeaba repetidamente con un martillo, se podían introducir hasta una docena de ests cuñas, cada vez que se realizaba un golpe preciso los huesos de las piernas se fragmentaban. Cuando se retiraban las tablas lo que antiguamente eran las piernas se convertía en un amasijo de huesos rotos que tan sólo la piel impedían que cayeran al suelo.

¿Podrías soportar como destrozan todos los huesos de tu piernas a mazazos mientras te inmovilizan?

La tortura de agua

edad media

Se ataba a la víctima con un alambre de espino y se le tapaba la boca con trapos para que no pudiese vomitar, por medio de unos tubos se le introducía por los conductos nasales agua hasta que su estómago estuviese a punto de explotar, al hincharse el abdomen los alambres de espino se clavaban en el cuerpo, el forcejeo causado por el agudo dolor de sentir como tu estómago esta apunto de explotar causaba que el alambre de espinos se te clavara en muñecas y tobillos.

Pero esto no era todo una vez hinchado los torturadores te empezaban a pegar patadas y saltar encima hasta que el estómago explotara y te causara la muerte.

La zarpa de gato

métodos

El torturado era colgado desnudo y con un instrumento dotado de garfios en la punta y era "rascado".

Las afiladas uñas de esta zarpa de gato desgarraban la piel y arrancaban tiras de carne, a menudo los garfios penetraban tan hondo que dejaban el hueso a descubierto e includo podían "rascarlo". El torturado solía morir desangrado o quedaba inconsciente debido al dolor.

¿Te imaginas colgado mientras te arrancan la piel y trozos de carne con unos ganchos con forma de uñas de gato?

El potro de tortura

sufrimiento

Te tumbaban en un mesón de madera y ataban las muñecas al cabecero de esta, los pies se ataban a su vez fijados a un rodamiento que por medio de un mecanismo iba enrollando la cuerda de tus pies, al hacerlo se generaba una tensión que hacia que el cuerpo se estirase al máximo.

Las articulaciones no podían dar mas de si y acababan desencándote hombros y caderas cuando la fuerza de tus músculos fallaba.

Descuartizado por caballos

Instrumentos de torturas

Una versión del potro un tanto macabra, se ataba una cuerda a cada extremidad del prisionero y a su vez el otro extremo de la cuerda a un caballo, de este modo un caballo estiraría un brazo o una pierna, en un momento determinado se fustigaba a los cuatro caballos que tiraban con fuerza de la cuerda arrancando literalmente la extremidad del torturado.

Esta era una ejecución pública que se solía emplear para asesinatos o intentos de asesinato a la realeza u otros nobles. Era una de las ejecuciones preferidas del populacho.

Purificando el alma

instrumentos

En muchos países católicos, el clero creía que las almas malditas se podían limpiar si se hacia ingerir al condenado agua hirviendo, carbón ardiendo o ambas en combinación.

Esta tortura solía producirse después de que el prisionero hubiese confesado su herejía cosa que normalmente ocurría tras haber sido previamente torturado y en muchos casos antes de ser ejecutado.

¿Te imaginas ser obligado a tragar agua hirviendo o trozos de carbón al rojo vivo?

El machacador de cabezas

tortura

Un utensilio en el cual introducían tu cabeza y mediante un rodamiento te apretaban la cabeza por arriba , mientras que por abajo estaba el tope con tu barbilla.

Los dientes estallaban o se iban clavando en los huesos de la mandíbulas, los ojos se salían de sus cuencas debido a la presión cuando el cráneo se rompía y finalmente podía incluso salirse el cerebro por los oídos.

¿Podrías soportar el dolor de sentir como tu cráneo es aplastado?

Empalamiento

edad media

Una enorme estaca perforaba y atravesaba tu cuerpo de un extremo al otro, se solía perforar al sentenciado por el ano hasta que la estaca salía por la boca. Normalmente en este proceso se solía morir pero se daban casos en los que se sobrevivía al sufrimiento durante casi un día. El empalamiento siempre se realizaba en público y solía dejar el cadáver a la intemperie para alimentar a los animales carroñeros y servor como escarmiento para el resto de la población.