Abuso sexual en niños

Como padres, madres, hermanos y familiares de criaturas indefensas debemos conocer, actuar y comprometernos con la vida de nuestros niños y niñas. Cuidándolos no solamente en la salud, la escolaridad, etc. Si no también de un problema social y frecuente que son las monstruosas violaciones y abusos sexuales contra nuestros hijos, vecinitos, primitos, nietos, hermanos, alumnitos, pacientes y todos los niños/as...
A modo de preocupación y ayuda se ha recopilado el presente material, que tal vez no sea exacto o perfecto; pero nos guiara y ayudara a detectar, enfrentar o evitar el abuso.
Un material para uso de padres, educadores y a todos a los que opten por defender la inocencia y la vida de nuestros niñitos y adolescentes
 Definición de pedofilia
Búsqueda del placer sexual, por medio de las relaciones sexuales con niños/as. Expertos mundiales indican que para la calificación de pedofilia como trastorno sexual es necesario que la conducta se prolongue durante un periodo de al menos seis meses, incluyendo fantasías, impulsos o comportamientos sexuales con niños pre-púberes o un poco más mayores, por lo general de doce años o menos.

Puede darse de diferentes formas: con relación a la orientación, puede ser de tipos heterosexuales, homosexuales o ambas; con relación a objeto, éste puede ser exclusivamente pedofílicos o no.

Las conductas de la pedofilia van del simple exhibicionismo hasta la penetración. El adulto suele ganarse la confianza y el cariño del niño y, por lo general, es alguien conocido o familiar

Se distinguen dos variantes en la pedofilia: el sentimental homo erótico y la agresiva heterosexual.

* Los sentimentales homos eróticos: tienen poco o ningún interés por las mujeres, toda su capacidad sexual se concentra en los niños, concretándose bajo la forma de caricias que le provocan el orgasmo.

*Los agresivos heterosexuales: intentan satisfacer sus impulsos con niñas, con métodos que van desde la seducción a la violencia, terminando (muy pocas veces) en homicidio sádico-criminal.


 ¿Como se da el abuso sexual a menores?
La mayoría de los abusos sexuales ocurren en el propio hogar de las/os menores, y el agresor es generalmente el padre, el padrastro, el hermano o cualquier pariente cercano que tiene fácil acceso a la víctima. En estas circunstancias el abuso sexual se le llama incesto.

¿Cuál es la incidencia?
Los abusos sexuales no son sucesos aislados. Generalmente ocurren a lo largo de mucho tiempo, meses o años. Además, al contrario de lo que puede suponer, se producen en todas las clases sociales y son muchas las niñas y niños afectados. Entre el 20 % y el 30% de las mujeres han sido abusadas sexualmente en su infancia o adolescencia. Alrededor del 15 % de niños también lo han sufrido. Sin embargo, el silencio y el secreto que rodea a estas experiencias, y que permite que se sigan repitiendo, nos hace pensar que son casos raros. Por eso es tan importante que hablemos de la existencia de los abusos sexuales y los reconozcamos como un problema social que hay que abordar.

¿Cuáles son los comportamientos o formas de presentación?

Los comportamientos abusivos van desde acciones que no suponen un contacto sexual como las proposiciones verbales o la exhibición de los órganos genitales, hasta la penetración anal o vaginal.

Algunos de estos comportamientos son:
"- Exhibirse desnudo delante de la menor con el fin de excitarse sexualmente.
" -Observar a la niña vestirse o desvestirse o cuando está en el baño, orina, etc. (con el mismo fin).
“-Tocarle, besarle, agarrarle.
"- Forzarle a ver imágenes o películas, escuchar conversaciones sexuales, posar para fotografías, ver o presenciar actividades sexuales.
“-Sexo oral o vaginal.
" -Ser sometida a tratamientos médicos innecesarios.
Es importante, sobre todo, considerar que una conducta es abusiva cuando es vivida y sentida de este modo por la niña, niño o adolescente, cuando es mirada o tocada de un modo que la hace sentirse intimidada/o.

¿Cómo saberlo?
Es importante señalar que los síntomas enunciados a continuación no necesariamente se presentan en su totalidad en un solo niño, pueden evidenciarse algunos y otros no. Pero la regla general dice ¨que siempre se observará un cambio en la conducta del niño abusado¨. La mayoría de las niñas y niños que están siendo víctimas no se lo cuentan a nadie porque creen que la gente va a pensar que no es verdad. A veces desconocen incluso el vocabulario necesario para hablar sobre el tema y por lo tanto no pueden EXPRESARSE adecuadamente. Aunque generalmente no lo expresan verbalmente, sí lo hacen mediante algunos cambios en su comportamiento.


Debemos ponernos alerta cuando de pronto una niña o niño comienza a manifestar simultáneamente varios de los siguientes comportamientos:

1-SINTOMAS EMOCIONALES
 Gran timidez predominante.

 Sentimiento de inseguridad

 Sensación de esconder algo u ocultación de sí mismo.

 Inhibición frente a miradas profundas, evitan mirar a los ojos.

 Incomodidad al hacer entrevistados, evaden dar respuestas profundas cuestionamientos de su vida familiar o personal.
 Se resiste a ir a cierto lugar o a quedarse con cierta persona.

 Aparecen trastornos en su forma de dormir (tiene pesadillas, se orina en la cama, teme dormir sola/o, necesita una luz encendida durante toda la noche, etc.)

 Aparecen trastornos en la alimentación (no tiene apetito o tiene mucho apetito de pronto)
 Comportamiento más dependiente de los padres de lo usual.

 . Hiperactividad.

 . Incapacidad de concentrar la atención en algo por mucho tiempo

 Rendimiento académico peor de lo usual
 Incapaz de relacionarse bien con otros niños o niñas y compañeros o compañeras de clase de su edad.

 Comportarse en forma muy agresiva generalmente, llega a pelear con otros (as).
 Comportamiento como si nada en el mundo le interesara.

 Temor a la oscuridad.

 . Muy somnoliento (a) en la escuela.

 Tics nerviosos en la cara.

 Temeroso (a) de alguien en particular, o por el contrario quiere pasar demasiado tiempo con esa persona en especial.

 Siente nuevos temores y necesita que se le tranquilice mucho más que antes.

 Retorna a un comportamiento inmaduro, como de bebé.

 De repente rechaza al padre o a la madre de forma repentina.

 Un temor reciente y obvio de una persona (hasta un padre) o de ciertos lugares

 Una reacción no normal ni anticipada cuando se le pregunte si alguien lo ha tocado

 Dibujos que muestran actos sexuales

 Cambios de comportamiento repentinos, tal como el orinarse en la cama o una pérdida del control de las evacuaciones

 Una conciencia repentina de los órganos genitales

 Actos y palabras sexuales compartidas con otros niños o animales

 Preguntas sobre la actividad sexual que no son apropiadas para su edad

 Estreñimiento o el negarse a evacuar
 A veces se automutila o intenta suicidarse.

 Puede fugarse de casa para evitar que continúen los abusos.

 Baja su rendimiento escolar y cambia su comportamiento social.
 Cautela para expresarse, evitan dar respuestas inmediatas.

 Trastorno de identidad, falta de autoestima y problemas de sociabilidad.

 Interés poco usual en, o el evitar, todo lo de naturaleza sexual

 Depresión o aislamiento de sus amigos y familia

 Comportamiento seductor

 Decir que tienen el cuerpo sucio o dañado, o tener miedo de que haya algo malo en sus genitales


 Negarse a ir a la escuela

 Delincuencia/problemas de conducta


 Secretividad

 Evidencia de abusos o molestias sexuales en sus dibujos, juegos o fantasías


 Agresividad poco común

 Anulación de la propia iniciativa.

 Vergüenza de su propio cuerpo y resistencia a cambiarse en frente de otros

 . Los jóvenes varones pueden sentirse atraídos por el fuego y podrían iniciar incendios

 Comerse las uñas, los dedos, los labios, hasta romperlos, infectarlos o hacerlos sangrar


2-SINTOMAS FÍSICOS

 Dolor al sentarse o al andar.

 Ropa interior inexplicablemente manchada o rota.

 Sangrados alrededor de la boca, el ano o la vagina (también fisuras, enrojecimiento, comezón).


 Aumento general de trastornos somáticos tales como: dolores de estómago, cabeza, etc.

 Regurgitación o vómito de alimentos (especialmente si el ofensor ha introducido su pene en la boca del niño, niña o del o la adolescente: felattio).

 Una secreción inusual del ano o la vagina

 Enfermedades de transmisión sexual, tal como la gonorrea, clamidia o verrugas genitales

 Frecuentes infecciones urinarias en las niñas

 El embarazo en las jóvenes

 Marcas extrañas en el cuerpo, moretones, mordeduras, etc.

 Presencia de enuresis (incontinencia urinaria) o encopresis (defecarse)..
3. SÍNTOMAS CONDUCTALES
Juegos más allá del típico mamá-papá o doctor; introducir objetos por la vagina o ano.
Generalmente hacen dibujos hipersexualizados o no incluyen ojos, genitales o boca. O las niñas se dibujan como adultas, pintadas y con taco.
Síntomas sociales: Rechazo del contacto afectivo que antes era aceptado. Miedo a determinada persona o intensa aversión a cierto lugar. Pesadillas recurrentes o sueño inquieto y miedo a la oscuridad. Retroceso en el comportamiento, como por ejemplo orinarse en la cama, chuparse el dedo o llorar excesivamente. Miedo a que los bañen o vean desnudos.

Síntomas sexuales:
 Manifestaciones de afectos o conocimientos sexuales inapropiados para su edad.
 Masturbación excesiva, juegos sexuales muy persistentes.

 Práctica de juegos sexuales precoces.

 Mayor exposición a una nueva situación de abuso. Debido al desarrollo de conductas sociales precoces y a la constante búsqueda de afirmación de su persona, el niño abusado busca el contacto íntimo con otros.

 Tendencias obsesivas: comprar y limpiar en exceso, abuso de sustancia.

 Fuga del hogar.

 Sentarse al filo de la silla y con los brazos cruzados, producto de la gran inseguridad que les aqueja.

 Posición encorvada del cuerpo (hombros hacia delante), lo que refleja su sentimiento de inseguridad y vergüenza.

 En algunos casos, dificultad en la coordinación de sus movimientos.

 Comportamientos extremos de acuerdo a sus rasgos de personalidad, que van desde ser muy callados y reservados, con un comportamiento de extrema sumisión, hasta tener conductas hiperactivas, agresivas o inadaptadas.

 Temor frente a figuras de autoridad o adultos cercanos.

 Vergüenza de su propio cuerpo, lo considera sucio, feo y poco atractivo, lo que los lleva a desarrollar conductas de seducción y o promiscuidad para probarse a sí mismos que tienen valor para los demás y que son deseables.
4. FACTORES FAMILIARES


 El niño no es un ser aislado, está inserto en un grupo familiar y es ahí donde se producen la mayor parte de las situaciones de abuso sexual. Por eso, es importante que conozcamos el entorno del niño, para detectar estos factores de riesgo.

 Marcado hacinamiento que no permite intimidad para la pareja. ( padres, padrastros).

 Cambio frecuente de una de las figuras parentales.

 Padres con historia de abuso o maltrato.

 Padres muy negligentes en el cuidado de sus hijos.

 Padres muy permisivos, el niño transcurre mucho tiempo en la calle o en diversas casa del barrio (con familiares o vecinos).

 Presencia de alcoholismo, drogadicción y / o prostitución en uno o ambos padres.

 Situaciones de violencia intra familiar.

Indicadores de Abuso Sexual Infantil en Niños entre 6 y 12 Años:
Síntomas psíquicos:
Miedos, fobias, insomnio, ansiedad y depresión.
En los y las adolescentes:
Algunos de los indicadores anteriores para niños (as) se aplican también a los y las adolescentes, además de los siguientes:
Mantenerse aislado (a) a los demás.
. Evitar llegar a casa.
Evade a una persona en especial o quiere estar a solas con esa persona en particular.
. Malas relaciones con compañeros (as) de clase y amigos (as).
Mala auto-imagen, habla de sí mismo (a) en forma despectiva.
. Con problemas de higiene o arreglo personal, usa algunas veces doble ropa interior.
Baja autoestima, dificultad para aceptar un cumplido.
. Rendimiento académico demasiado bajo de lo usual.
. Ausentismo en la escuela, vagancia.
. Consumo de alcohol o drogas.
. Hace todo lo que dicen los demás, falta de acertividad.
Actitud hostil y enojo por encima de lo normal.
. Peleas con compañeros (as) de clase, amigos (as) y/o hermanos (as).
. Ansiedad, nervios y tensión.
Dificultad para confiar en otros (as).
Aislado (a) de los (as) demás compañeros (as), amigos (as) o hermanos (as).
. Sentimiento de suciedad y necesidad de ducharse varias veces al día.

Los niños y jóvenes que pueden ser abusados son aquello que no tienen
Información sobre el tema.



Síntomas sexuales: Comportamiento sexual provocador impropio de su edad.

Síntomas sociales: Fugas del domicilio.

Problemas escolares: Falta de concentración y bajo rendimiento escolar; que aparece súbitamente; desinterés repentino por el colegio.

Indicadores de Abuso Sexual Infantil en Preadolescentes y Adolescentes entre 12 y 16 Años
Síntomas psíquicos: Ideas de suicidio. Miedos, fobias, insomnio, ansiedad el niño puede desarrollar una variedad de sentimientos, pensamientos y comportamientos angustiantes, depresión.

Síntomas sexuales: Sexualición de todas las relaciones. Asumir el rol de la madre en la familia. Comportamiento sexual provocador impropio de su edad.

Síntomas físicos: Embarazo.

Síntomas sociales: Rebelión familiar, alcoholismo o consumo de drogas. Ausentismo escolar. Fugas del domicilio.

Problemas escolares: Falta de concentración y bajo rendimiento escolar; que aparece súbitamente; desinterés repentino por el colegio.
Cuando el abuso sexual es cometido por la figura paterna, la madre por lo general presenta una conducta de extremo sometimiento a su pareja, rol que prioriza sobre su rol de madre.

Si una niña o niño de repente cambia y manifiesta varios de estos síntomas, hay muchas posibilidades de que haya o esté sufriendo un abuso sexual.
No hay niño preparado sicológicamente para hacerle frente al estímulo sexual repetitivo. Aun los niños de dos o tres años que no pueden saber que la actividad sexual es incorrecta, desarrollarán problemas como resultado de su inhabilidad para hacerle frente a la sobre-estimulación.
El niño de cinco años o más que conoce y aprecia al que lo abusa se siente atrapado entre el afecto y la lealtad que siente hacia esa persona y la sensación de que las actividades sexuales son terriblemente malas. Si el niño trata de romper con las relaciones sexuales, el que lo abusa puede amenazarlo mediante la violencia o negándole su afecto. Cuando los abusos sexuales ocurren en la familia, el niño puede tenerle miedo a la ira, los celos o la vergüenza de otros miembros de la familia, o quizás puede temer que la familia se desintegre si se descubre el secreto.
El niño que es víctima de abuso sexual prolongado, generalmente desarrolla una pérdida de autoestima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad. El niño puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede llegar a considerar el suicidio.
Algunos niños que han sido abusados sexualmente tienen dificultad para establecer relaciones con otras personas a menos que estas relaciones tengan una base sexual. Algunos niños que han sido abusados sexualmente se convierten en adultos que abusan de otros niños, se dan a la prostitución, o pueden tener otros problemas serios cuando llegan a adultos.
Muchas veces en el niño no hay señales físicas de abuso sexual. Algunas señales sólo pueden ser reconocidas mediante un examen físico por un médico.
Los niños abusados sexualmente pueden desarrollar lo siguiente:
Siempre esté pendiente de los siguientes cambios de comportamiento de su niño, los cuales pueden ser síntomas del abuso sexual:


Los que abusan sexualmente de los niños pueden hacer que el niño se muestre extremadamente temeroso de revelar las acciones del agresor y, sólo cuando se ha hecho un esfuerzo para ayudarlo a sentirse seguro, puede el niño hablar libremente. Si un niño/niña dice que ha sido molestado sexualmente, los padres deben tratar de mantenerse calmados y hacerle sentir que lo sucedido no fue culpa suya. Los padres deben de llevar al niño para que le hagan un examen médico y a una consulta siquiátrica.

¿Qué efectos producen en el largo plazo los abusos sexuales?
Las personas jóvenes y adultas que han sido abusadas sexualmente durante su niñez o adolescencia arrastran problemas a lo largo de sus vidas y suelen necesitar un apoyo o terapia psicológica especializada para superarlos.

Consecuencia del abuso sexual:

• MIEDOS:
Las sobrevivientes sufren de temores diversos, miedo a estar solas, a la oscuridad. Al abandono, incluso de la o el terapeuta, al rechazo, a los cambios, a estar en público, a la intimidad, por lo que las relaciones de pareja son muy dificultosas.
Miedo a perder el control, miedo a enloquecer, a ser tocada, a la sexualidad y los sentimientos y sensaciones sexuales; temor aciertos lugares (regularmente asociados al abuso). Una paciente mostraba miedo a estar en el cine -el abusador la manoseaba en las salas de cine-; miedos inexplicables relacionados con sus propios hijos, por lo que los protegen excesivamente o no los dejan con ninguna otra persona; miedo a los exámenes pélvicos, por lo que postergan la ida al médico, se rehúsan a asistir o se disocian cuando están siendo examinadas; miedo a ciertos lugares- parques, bosques, closets, dormitorio, casa, etc. Una de las integrantes del grupo no puede entrar a baños y vestidores de lugares públicos sino es en compañía.
* Odio al propio cuerpo, sentirse sucia.
* Desvalorización personal, pobre autoestima.
* Depresión, fobias, ansiedad y problemas psicosomáticos. .
* Miedo a la intimidad e incapacidad para poner límites y autoafirmarse.
* Comportamientos auto agresivos, mutilándose con cortaduras, quemaduras o golpes y realizando intentos de suicidio.
* Establecer muchas relaciones de abuso, incluso de maltrato, los varones victimizados tienden a ser abusadores y maltratadores, mientras que las mujeres victimizadas tienden a ser maltratadas y nuevamente abusadas
• SÍNTOMAS FISICOS:
Las sobrevivientes suelen tener mucha tolerancia al dolor, al cansancio, al hambre, es decir, no tienen sensibilidad para observar las señales de su cuerpo. Contrariamente, algunas sensaciones son expresadas con reacciones físicas. Tienden a esconder su cuerpo con ropas flojas. Ofrecen mucho problema respecto a la imagen corporal, por lo que engordan fácilmente-como protección- o bien tienen problemas alimenticios como anorexia y bulimia. Manejan enfermedades físicas en las que se sospecha fuertes componentes psicológicos, como los trastornos psicosomáticos o somatoformes. Se autolesionan. Una paciente solía bañarse con una piedra pómez en el afán de "limpiar su cuerpo. Suelen también, sentir rechazo manifiesto hacia su cuerpo "yo no me acepto así’. Sufren también de tensión muscular, por lo que es frecuente la cefalea por tensión y el dolor de espalda. Presentan trastornos gástricos inexplicables y son frecuentes problemas ginecológicos como amenorrea, dismenorrea, dispareunia y vaginismo.
Muchas de ellas tienen una historia ginecológica compleja, incluyendo abortos inducidos.
• SECUELAS EMOCIONALES:
La lista de las secuelas emocionales es amplia y compleja, desordenes de la alimentación, (anorexia, bulimia, etc.) Distorsiones de la percepción del propio cuerpo. Trastornos compulsivos, Trastornos adictivos-adicción a substancias adictivas o de otro tipo-. Codependencia, Conductas autodestructivas, riesgos innecesarios y poco juiciosos. Ideación suicida e intentos de suicidio. La ideación suicida suele se obsesiva. Es frecuente la depresión tanto severa y aguda, así como de manera crónica, que amerita el diagnóstico de distimia. Se pueden observar diferentes trastornos de ansiedad, especialmente, ataques de pánico. Sentimientos de culpa abrumadores, la mayoría de las sobrevivientes han pasado muchos años sintiendo que ellas fueron las culpables del abuso y se reprochan el no haberse defendido, en no haber pedido ayuda, el haber permitido, el haber sentido placer, en algunos casos.
También exhiben conductas sumamente controladoras, suelen controlar en las relaciones, en el trabajo, con mucha tendencia a la perfección, como defensa ante la angustia a perder su propio control.
La sobreviviente se percibe así misma como mala, sucia, "diferente" lo manifiesta que su autoestima está muy lastimada. Esto la lleva a establecer relaciones poco gratificantes y en las que es víctima de abuso físico y emocional.
Se observa también muy pobre control emocional, así se les dificulta manejar emociones fuertes, especialmente la ira, el miedo y a la vez su conducta puede ser retraída y buscar el aislamiento. Otras suelen presentar ataques de ira incontrolable.
Un aspecto importante es la despersonalización y desrealización- suelen sentirse como que si no es ella, extraña- o disociarse, experimentando personalidades múltiples.
Los sentimientos de desesperanza son frecuentes. Muchas de las integrantes del grupo tienen la idea que no son normales y que nunca van a poder salir de ello, aunque tienen fuertes sentimientos de olvidar lo que pasó, de dejar atrás y se frustran cuando esto no es posible.
• RELACIONES:
Las sobrevivientes tienen mucha dificultad para aceptar el amor de otros, porque prevalece el sentimiento de no merecer, de ser indigna, de estar manchada, "ser sucia", "mala o defectuosa". La convivencia en pareja hace dificulta la expresión de sentimientos, muchas veces se contienen de expresar lo que sienten por temor a perder el control y la idea que algo muy malo va a pasar: por otro lado, el desbordamiento de la ira es una característica que desconcierta a la pareja
Una dificultad manifiesta en esta área es la confianza. Le cuesta confiar en la pareja, amigas, familiares, conocidos, de tal manera que se mantiene hipervigilante, con temor de que algo malo pueda suceder, aunque muchas veces por la dificultad de discriminar con quien relacionarse puede revictimizarse en relaciones abusivas.
• SEXUALIDAD:
Esta área ofrece múltiples síntomas y secuelas. Algunos de ellos son: anorgasmia, dificultad de disfrutar la sexualidad o parte de ella, dificultad de ser tocada, rechazo al sexo, este es considerado, malo, sucio, pecaminoso. Muchas veces tienen "flashbacks" durante la relación sexual, sensaciones corporales desagradables, pánico o ausencia total de sensaciones (anestesia corporal).
Puede ser también que la sobreviviente presente una conducta promiscua, sexo obsesivo y compulsivo, sin satisfacción como producto de su autopercepción: "solamente soy un objeto sexual".
• MEMORIA:
Muchas de las sobrevivientes no recuerdan el abuso o tienen únicamente ideas vagas, recuerdos entrecortados o entre bruma, o sensaciones corporales que les hacen pensar que "algo pasó". Pueden sufrir lagunas mentales.
Por otro lado suelen tener sueños o pesadillas del abuso o simbólicos del mismo; una paciente nuestra sueña repetidamente que un rinoceronte la persigue. Los "flashbacks" son frecuentes, lo mismo que los disparadores, que se presentan ante estímulos que se pueden asociar al trauma. Una paciente, no soporta ponerse crema de cuerpo, porque probablemente lo asocia con el ritual que el abusador hacía durante los años del abuso regar el semen por su cuerpo.
En relación a la memoria del abuso los administradores de justicia deben conocer que "El recuerdo -sin importar la edad de la persona- con frecuencia no está completo y exacto. Los adultos así como los niños fallarán para notar ciertas características de un acontecimiento, olvidan partes de lo que ocurrió, y pueden confundir partes de lo que sucedió. Además, pueden mostrar pequeñas alteraciones del reporte basado en la desinformación de una serie de fuentes-las declaraciones de los otros, sus propios sueños e interferencias y las preguntas sugerentes de las autoridades." (Loftus, 1979, citado por Goodman, Gail S. Ph.D. 1988, en Batres y Marenco 1999).
Además, aunque el recuerdo no es perfecto, muchas de lo que el testigo cuenta es con probabilidad exacto. Diversos estudios dan cuenta que la probabilidad de la exactitud del testimonio aumenta cuando el reporte concierne a información "central", tal como acciones sobresalientes; el evento tuvo una larga duración en el tiempo: el asaltante era familiar, tal como un vecino, pariente o conocido; el evento fue repetitivo.
• ESPIRITUAL:
Las secuelas en esta área van desde insistencia de obtener la salvación y ganarse a Dios, hasta, lo más frecuente, ira hacia Dios, incapacidad de confiar en Él: "donde estaba Dios cuando eso sucedió". Pueden sentirse indignas e inmerecedoras del amor de Dios por que el vacío espiritual es constante.

¿Como Denunciar el Abuso Sexual Infantil?
Un abuso detectado jamás !!! debe silenciarse.
Crea lo que le dice el menor. Cuando se trata de abuso sexual infantil, los niños raramente mienten.
Si un niño/a tiene cambios de comportamiento y se muestra poco comunicativo, se pueden hacer preguntas concretas referidas a cosas distintas, sin olvidar incluir algún comentario sobre el abuso sexual:
• ¿Algún compañero te obligó a hacer algo que no querías?
• ¿Algún adulto te molestó o te hizo pasar un mal momento?
• Hágale saber que usted lo apoya ante todo. Resalte su sinceridad. Los niños tienden a sentirse culpables del abuso sexual. Es realmente muy importante sacarles ese peso de encima. Usted debe hacerle entender que no fue su culpa.

Controle su propia reacción, dándose cuenta de que según cómo lo haga, repercutirá y será una señal muy importante para los niños que han sido abusados. " Un adulto no debe esperar que un niño revele lo que está pasando, tendría que ser muy maduro y fuerte. Por eso son importantes las campañas de difusión de derechos del niño, explicarles a ellos que deben cuidar su cuerpo, decirles que nadie puede tocarlos a menos que ellos quieran.
El descubrir que han abusado de una niña o niño, puede resultar algo demasiado angustiante para cualquier persona. Sin embargo, nuestra primera reacción es muy importante para víctima ya que muchas veces no lo cuentan porque piensan que la gente no les va a creer. Por eso:

Créale, da fiabilidad a sus palabras.
Algo esencial es creerle al niño a la primera señal. Nunca decirle que miente, porque no es capaz de engañar con algo así. Lo segundo es ofrecer ayuda al cuidador de la víctima y advertirle que puede obtener apoyo para que la agresión no siga ocurriendo con la víctima y con otros menores. Hay que tener conciencia de que el niño jamás tiene la culpa, ni imaginar la idea de que hizo algo para provocar. diciéndole a los niños: si alguien trata de tocarte el cuerpo y de hacerte cosas que te hacen sentir raro, dile que NO a la persona y ven a contármelo enseguida
• enseñándole a los niños que el respeto a los mayores no quiere decir que tienen que obedecer ciegamente a los adultos y a las figuras de autoridad; por ejemplo, no les diga: siempre tienes que hacer todo lo que la maestra o el que te cuida te mande a hacer
• estimulando los programas profesionales del sistema escolar local para la prevención.


No es fácil descubrirlo, porque la víctima confunde los abusos con juegos de seducción, y porque frecuentemente hay amenazas por parte del agresor. Entran en una dinámica de espada y pared, el abusador manipula mucho las emociones: "Si tu mamá se entera, por tu culpa me pueden meter preso y a ti te van a castigar". O les dicen que lo hacen porque los quieren mucho.

* Dejar muy claro que no tiene la culpa de lo que le ha ocurrido. El adulto es el responsable.
* Decirle y agradecerle de que se lo haya contado.
* Transmitirle que siente que le haya pasado esa experiencia y que a otras niñas y niños también le ha ocurrido. Decirle que va a ayudarle y protegerle. Animarle de forma tranquila a que hable de ello y no se muestre enfurecida porque podría sentirse culpable de haberlo contado.
* Si no es su madre, pídale permiso para hablarlo con ella o para pedir ayuda profesional especializada.
Es especialmente doloroso para una madre saber que el abuso fue cometido por su esposo. En este caso, también ella es otra víctima. Además tendrá que decidir si es necesario hacer un reconocimiento médico a su hija o hijo, si presentará una denuncia y si demandará judicialmente al agresor. Todas estas decisiones que debe tomar después de un caso de abuso sexual son muy difíciles. Para asumir este terrible hecho y tomar las medidas oportunas, ella también necesitará apoyo.
Es frecuente que las madres nieguen sistemáticamente el conflicto a pesar de las señales enviadas por el hijo.


Hable con la víctima a solas y de forma distendida, dándole al niño la sensación de seguridad y protección que necesita.

Concurra a una institución nacional, provincial o municipal u organización no gubernamental, especializada en examinar víctimas de maltrato sexual: hospital de niños o centro de servicios de salud mental. Persista hasta encontrar un grupo o profesional que sea experto en este campo.

Ante cualquier examen médico que necesite, trate de buscar un médico con experiencia en el ámbito y el entrenamiento para reconocer e identificar el abuso sexual.

Hable con otros padres para saber si han notado algún cambio en el comportamiento o síntomas físicos en sus hijos.


¿Cómo son los agresores sexuales?
Los agresores sexuales no siempre son los "viejos verdes" que imaginamos. Son personas consideradas "normales" desde casi todos los puntos de vista. Muchas veces son personas respetadas, incluso aparentan firmes valores morales y religiosos. A veces, el agresor es un joven menor de edad.

Señales de un pedofílico
La pedofilia abarca un sector de abusadores sexuales que optan por fijarse en niños de cierta edad. No obedecen a un perfil psicológico determinado, pueden ser muy funcionales en algunos ámbitos y no son de personalidades extremas. Son personas inmaduras emocionalmente, con poca capacidad de contactarse con el otro, centradas en sus necesidades. Incluso son valoradas socialmente -aclaran.

A esto hay que sumarle la habilidad para lograr mantener sus agresiones en secreto.
En su mayoría los pedofílicos son hombres, menos agresivos que los violadores; muchos de ellos son alcohólicos o sicóticos de mente torpe o asociales, y su edad fluctúa entre los 30 y 40 años; generalmente, de fuertes convicciones religiosas. En general, son hombres débiles, inmaduros, solitarios y llenos de culpa.
La personalidad del agresor de mediana o mayor edad es de un individuo solitario y con dificultad para establecer relaciones heterosexuales normales, suele tener baja autoestima, con pocos recursos para enfrentar situaciones de estrés y frecuentemente abusa del alcohol y/o sustancias. Por lo general, no presenta trastorno psicopatológico. Sin embargo, se ha visto que dos tercios de los reclusos pedofílicos maduros llevaron a cabo esta conducta en momentos que sufrían de situaciones estresantes

El pedofílico puede llegar a sentirse culpable, pero no es capaz de detenerse porque adictivamente empieza a necesitar otros niños cerca suyo.
Poco se sabe de las causas, pero se dice que una de ellas es el aprendizaje de actitudes negativas hacia el sexo, como experiencias de abuso sexual durante la niñez, sentimientos de inseguridad y autoestima baja, con dificultad en relaciones personales, etc.; lo que facilita la relación adulto-niño. En cuanto al condicionamiento, éste no se extingue por condiciones gratificantes

La mayoría de estos agresores niegan el abuso con vehemencia. Sólo bajo evidencias legales y presión, algunos aceptan la acusación parcialmente, pero afirman que:
"no fue nada grave, nada de importancia".
"no le hice daño".
"la culpa fue suya".

Cuando se ven descubiertas suelen afirmar que lo sienten muchísimo, que nunca lo volverán a hacer, que ocurrió porque estaban borrachos o drogados. Los agresores sexuales son muy convincentes, hasta tal punto que quizás nos hagan dudar seriamente del menor. Pero recordemos que las niñas y niños no mienten sobre una cuestión tan grave, ya que poco o nada sabían sobre el sexo y su lenguaje.

A pesar del remordimiento que puedan sentirlos agresores sexuales, sabemos que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene. Prácticamente ninguno desistirá voluntariamente sino que necesitará una intervención judicial.

¿Cómo evitar que las niñas y niños sean abusadas/os sexualmente?
¿Cómo protegerlo del abuso sexual?
Es difícil proteger a sus niños del abuso sexual de miembros de la familia o amigos íntimos, pero usted puede estar alerta ante muchas situaciones potencialmente peligrosas.

Esté consciente de dónde está su niño y qué está haciendo: su atenta supervisión es su mejor protección contra el abuso sexual. Por supuesto, usted no puede estar con ellos todo el tiempo.


Pida a otro adulto responsable que los cuide cuando usted mismo no pueda cuidarlos.

Si usted no logra encontrar supervisión de adultos, haga arreglos para que los niños caminen o jueguen durante estos períodos.

Conozca a los amigos de sus hijos. Especialmente aquellos que son un poco mayores que su hijo o hija.

Enseñe a sus niños a velar por su propia seguridad.

Enséñele a no aceptar dinero o favores de extraños.

Adviértales que no aceptan nunca pasear con alguien a quien no conocen.

Dígales lo que pueden hacer si alguien se les acerca.

Decirle a sus niños que busquen la ayuda de otro adulto persona mayor inmediatamente cuando un adulto les hace sentir incómodos o los asusta.

Explíqueles que es correcto llamar la atención, gritar y crear un escándalo en estas situaciones.

Recordarles que muchos niños son víctimas de personas que ellos conocen.

Decirles que ellos no tienen por qué estar de acuerdo con demandas para mantener contacto físico estrecho.

Asegurarles que es totalmente correcto decir no aún a parientes cercanos y amigos.

Anímelos a decirles a usted u otro adulto inmediatamente si cualquiera los toca o va hacia ellos en forma que parece extraña.

Háblales sin Asustarlos.

Si usted ha dado a sus niños con frecuencia reglas para su seguridad, tales como: ¿Cómo atravesar una calle bulliciosa?, ¿qué hacer cuando ellos tienen un accidente y otras cosas por el estilo?, las precauciones relativas al abuso sexual se convierten en una parte natural de sus conversaciones sobre seguridad en general.

Existen reglas apropiadas para cada edad del niño y ellas cambian a medida que el niño crece.

Estas medidas de prevención deben comenzar a edad temprana, ya que muchos casos de abuso sexual son con niños en edad preescolar. Los siguientes lineamientos le ayudarán a discutir temas de acuerdo a la edad de su hijo:



Plan de prevención de acuerdo a cada edad
18 Meses.- Enseñe a su niño los nombres apropiados de las partes del cuerpo.
3-5 Años.-Enseñe a su niño las "partes privadas" del cuerpo y a decir "NO" a cualquier oferta sexual. Dele respuestas directas a sus preguntas acerca del sexo.
5-8 Años.-Explíquele la seguridad lejos de casa y la diferencia entre un cariño bueno y un cariño malo. Aliente a su hijo a platicar acerca de experiencias que le hayan dado miedo.
8-12 Años.-Enséñele seguridad personal. Explíquele las reglas de conducta sexual aceptadas por la familia.
13-18 Años.- Destaque la seguridad personal. Explíquele la violación, las enfermedades sexuales y el embarazo indeseado.

Los profesores de su hijo y el Pediatra le pueden ayudar a enseñarle a su hijo a evitar el abuso sexual. Ellos saben cómo lograrlo sin que su hijo se sienta asustado o molesto. Su Pediatra comprende la importancia de la comunicación entre padres e hijos. Su médico está entrenado para detectar signos de abuso sexual. Pida consejo a su médico para proteger a sus hijos.
Posiblemente su niño no sepa el peligro que puede correr al atender personas que laman su atención y que él no conoce. La atenta supervisión del niño es la mejor protección contra el abuso sexual.

El abuso sexual afecta a miles de niños cada año y en la gran mayoría de los casos los agresores son personas que ellos conocen y en las que confían, por lo que muchas veces se hace difícil prevenirlos de este tipo de ataques.

Lo más importante es que hablemos de la existencia de abusos sexuales por personas familiares y conocidas, y no solamente de los que son cometidos por personas desconocidas. También pueden abusar personas cercanas a la familia, amigos, vecinos. El 85 % de los abusos se producen por personas conocidas.

Solemos enseñar a las criaturas que siempre deben obedecer a las personas adultas, haciéndoles creer que éstas siempre saben lo que está bien. A veces, les obligamos a besar a personas cuando no desean hacerlo. Esta educación contribuye a que puedan producirse los abusos. Para evitarlos es importante:
* Hablar con las niñas y niños de la existencia de abusos sexuales y de cómo se producen.
* Enseñarles que tienen derecho a la privacidad de su cuerpo. Nadie debe tocarlo o mirarlo de una forma desagradable. Puede negarse a ello.
* Si alguien les mira o toca en una forma que no les gusta, deben contarlo enseguida. Hazles saber que pueden confiar en ti, vas a creerles y protegerles.
Explicarles las formas en que los agresores tratan de intimidar para que guarden el abuso en secreto. Enséñales que nunca deben guardar este tipo de secretos aunque se lo pidan o les amenacen.

Reconocer la existencia de los abusos sexuales es una forma de prevenirlos.
Si ha sufrido algún familiar o hijo abusos sexuales, ¡no lo calle, busca ayuda!.
El incesto no es un tabú, es una agresión y un delito.
¡¡Denuncie los abusos!! ¡¡Atrévase!!!
Sabemos que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene.
Prácticamente ninguno desistirá voluntariamente sino que necesitará una intervención judicial.

El niño aprende lo que vive
* Si vive con tolerancia aprende a ser paciente
* Si vive criticado aprende a condenar
* Si vive con aprobación aprende a confiar en sí mismo
* Si vive engañado aprende a mentir
* Si vive en equidad aprende a ser justo
* Si vive con vergüenza aprende a sentirse culpable
* Si vive con seguridad aprende a tener fe en sí mismo
* Si vive hostilizado aprende a pelear
* Si vive en la aceptación y la amistad aprende a encontrar el amor en el mundo.

Fuentes de Información - Abuso sexual en niños

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 2 Seguidores
  • 4.178 Visitas
  • 2 Favoritos

4 comentarios - Abuso sexual en niños

@knee089 Hace más de 3 años
Cuantos enfermos hay en el mundo. Al que toca un niños habría que darle perpetua yque no salga ni a los 99 años
@yorchix Hace más de 3 años
increible y pensar que tiene la razon
@libertobarron Hace más de 5 meses
Si me lo permiten, quiero compartir una historia, la historia de un niño que desde los cinco años padeció abusos sexuales, vivió un infierno, iré publicando los capítulos en una página web creada únicamente para este fin.... diré que no tengo ánimo de lucro, únicamente concienciar a padres y educadores sobre esta lacra social... http://davidvr92.***/todoonada