El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Relación entre William Shakespeare y Federico García Lorc

“Romeo y Julieta”, “Bodas de sangre” y “La casa de Bernarda Alba"

La Libertad, pájaro con alas, las personas la buscan pero nunca la encuentran,

y yo les digo busca tan alto como tus ojos puedan,

porque si la encuentras tu vida será serena.

Anónimo.



La libertad es un concepto que hace referencia a muchos aspectos de la vida humana. Comúnmente se le define como aquella facultad natural que posee el ser humano de poder obrar según su propia voluntad. También es posible comprender la libertad como aquel estado en el que el hombre no está siendo esclavizado ni preso por otro. Se trata de un concepto que hace alusión a aquellos aspectos relacionados con la independencia, con la licencia para realizar aquello que se estime adecuado o conveniente.
A lo largo de la existencia humana, este concepto nos ha hecho reflexionar en múltiples sentidos, siendo uno de los temas fundamentales de la filosofía.
A lo largo de la existencia humana, este concepto nos ha hecho reflexionar en múltiples sentidos, siendo uno de los temas fundamentales de la filosofía. Esto se debe a que, muchas veces, el hacer siempre aquello que deseamos nos lleva por el camino equivocado y, por lo tanto, obrar según la propia voluntad puede terminar por hacernos perder la tan deseada libertad.
Como es posible de intuir, la libertad es un concepto abstracto de muy difícil definición, y que además, en el intento por hacerlo, el ser humano se ha encontrado frente a múltiples paradojas. Es debido a esto, que a modo muy personal, la libertad puede sólo comprenderse a partir de aquello que no es. En otras palabras, es sólo posible definirla según su contexto y las condiciones en las que se da, ya que en la mayoría de los casos, sólo se puede hacer uso de ella en función de las opciones, siempre limitadas, que se nos presentan.
En el presente informe se trabajará con dos grandes escritores de la literatura universal. Por un lado, Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, provincia de Granada, 5 de junio de 1898 – 19 de agosto de 1936) poeta de la generación del ’27, de gran influencia y popularidad en la literatura española del siglo XX y representante de un estilo particular en cuanto a los temas que trataba (muy interesado en las figuras femeninas, en el rol social de la mujer y sus características) y en la forma (simbolismos, inclusión de fragmentos musicales y visuales ya que él también era músico y pintor). Por otro, William Shakespeare (Stratford-on-Avon, Warwickshire, Reino Unido, 26 de abril de 1564 – 23 de abril / 3 de mayo de 1616) dramaturgo, poeta y actor inglés del período Isabelino y Jacobino, presenta tres fases en su maestría verbal. En la primera fase experimenta con distintos tipos de drama populares, el lenguaje parece cubrir al pensamiento. En la media coincide con los últimos años del siglo, Shakespeare dominaba la escena. Aquí sus producciones son dramas históricos y comedias sonrientes. La última fase, significa un retorno al drama novelesco en un clima de indulgencia y serenidad, donde el mal y la pena han perdido mucho de su fuerza destructora ya que su impresión no es tan viva y ardiente en el ánimo del poeta, cuya fe en la bondad humana está atestiguada por la creación de personajes simples e instintivos.
En esta presentación se confrontarán las obras “Bodas de sangre” (1931, Federico García Lorca), “La casa de Bernarda Alba” (1936, Federico García Lorca) y “Romeo y Julieta” (1597, William Shakespeare) en las que se relacionará el deseo de libertad que se expresa en cada una de ellas. Para ello se tomo como marco teórico la bibliografía adjunta y las obras literarias citadas.
Sinopsis de las obras:


“Romeo y Julieta”
La historia se desarrolla en Verona, en donde viven dos familias que son rivales, los Montesco y los Capuleto. Romeo, único heredero de los Montesco, entra al baile de los Capuleto, en el que conoce a Julieta, hija única de los Capuleto; ambos se enamoran a primera vista. Sabiendo que sus padres jamás permitirán su unión, se casan en secreto, con ayuda de Fray Lorenzo. Mercurio, el mejor amigo del joven Montesco, entabla duelo a muerte con Teobaldo, primo de Julieta. Llega Romeo que intenta que haya paz, pero su actitud es confundida con cobardía y Mercurio lucha contra Teobaldo y cae moribundo. Romeo indignado, toma la espada y mata a Teobaldo Capuleto. El Príncipe de Verona, indignado por diversos sucesos de gravedad, condena a Romeo al destierro o a la muerte. Romeo se encuentra desesperado, porque estará separado de Julieta, pero Fray Lorenzo le aconseja que escape a Mantua, hasta que se reúna con ella. El Conde Paris, pariente del príncipe, pide la mano de Julieta y le es concedida. Julieta se niega y pide auxilio a Fray Lorenzo, quien le aconseja que acepte la boda y le entrega un pequeño frasco con un elixir que la sumirá en estado cataléptico, parecido a la muerte. Fray Lorenzo envía un mensajero a Romeo (Fray Juan) para que venga por Julieta en el momento de despertar. Sin embargo, el mensajero no encuentra a Romeo, ya que este avisado por su criado (Baltasar) de que Julieta ha muerto, sale inmediatamente hacia Verona. Romeo llega a la cripta de los Capuleto, se acerca a Julieta, la besa por última vez y toma veneno, falleciendo a los pies de su amada. En ese momento llega Fray Lorenzo, quien se atemoriza al ver el cuerpo de Romeo. Julieta despierta y el fraile trata de convencerla para que huya con él, pero la joven se niega al ver a su esposo muerto. Fray Lorenzo se va y Julieta se acerca a Romeo, lo besa y se hiere con el puñal de su esposo, muriendo abrazada a su amado. Con la muerte de Romeo y Julieta, se sella la paz entre las dos familias rivales.


“Bodas de sangre”
El argumento principal de la obra es la futura boda que unirá al Novio con la Novia. Pero la tragedia está presente e impedirá que este matrimonio llegue a consumarse. La Novia, que guardaba su amor por Leonardo en el olvido, vuelve a despertar cuando ve a su antiguo novio el día de su boda. La obra plantea el conflicto entre dos familias. Por un lado, la parentela del novio y la madre, quien ha perdido a su marido y a uno de sus hijos por culpa de la otra familia. La familia de Leonardo, los Félix, está también abocada a la catástrofe porque este aún está enamorado de la novia, una joven con la que estuvo saliendo durante tres años y que aun estando él casado y con un hijo, no ha podido olvidar. Finalmente, el novio y la novia se casan pero, durante la fiesta, la novia y Leonardo se escapan juntos para hacer realidad su amor. El novio los persigue por el bosque hasta que los encuentra y entonces, en una lucha entre Leonardo y el novio, ambos mueren. La novia, que siente que ya no tiene razones para vivir, visita a la madre del novio, no para pedirle perdón sino para que le quite la vida a ella también. La madre, por su parte, no es capaz ni de tocarla. Aunque desearía poder atender la petición de la joven, no tiene fuerzas para hacer nada, al perder lo único que le quedaba: su hijo.
Por otro lado, cabe mencionar que “Bodas de sangre” está inspirada en un hecho real ocurrido en 1928, La tragedia de la muerte de los dos pretendientes de la novia en su noche de bodas llamó la atención de García Lorca por su similitud con la tragedia clásica: la sociedad y el orden establecido por ella, desemboca en la tragedia. El tema del amor imposible, el amor frustrado y el deseo de libertad.

“La casa de Bernarda Alba”
Tras la muerte de su segundo marido, Antonio María Benavides, Bernarda Alba decide recluirse y guardar rigurosísimo luto, tanto ella como sus cinco hijas. El luto es roto por la llegada de Pepe el Romano, que pretende a la mayor, Angustias. Si bien es una costumbre real, Lorca lo retrata insinuando que además de ser "un drama de las mujeres en los pueblos de España", tiene también la intención de documental fotográfico. La obra comienza con la entrada de las sirvientas hablando del despotismo de Bernarda y con la llegada inmediata de esta, confirmando su riguroso trato a ellas y sus hijas, e imponiendo silencio. Cuando la hija mayor hereda una fortuna grande que atrae a un pretendiente (Pepe el Romano), celos y pasiones se desatan en la casa, desembocando en un final trágico con la muerte de la más joven, Adela, quien no quiere someterse a la voluntad de su madre. Bernarda finaliza la obra diciendo que su hija ha muerto virgen, mostrando su preocupación social, la cual es más importante que la muerte acaecida.

En las obras mencionadas, se puede apreciar el deseo de libertad expresado a través de diferentes conductas de los personajes. En algunos casos es un deseo de liberar el amor prohibido y en otros, a la vez, deshacer las rivalidades y opresiones familiares que encadenan las relaciones sociales.

En “Romeo y Julieta” la libertad se expresa en dos jóvenes enamorados que, a pesar de la oposición de sus familias rivales entre sí, deciden luchar por su amor hasta el punto de casarse de forma clandestina; sin embargo, la presión de esa rivalidad y una serie de fatalidades conducen al suicidio de los dos amantes. En el siguiente fragmento de la obra se deja ver la rivalidad de las familias

“Capuleto: ¡Mi espada, digo! el viejo Montesco esta aquí y blande su arma en mi presencia.”
“Montesco: ¡Vos, Capuleto ruin!.. No me detengáis, ¡Dejadme!”

En “La casa de Bernarda Alba” este mismo deseo es presentado por María Josefa y Adela

“Adela: (Rompiendo a llorar con ira) No, no me acostumbraré. Yo no quiero estar encerrada. ¡No quiero que se me pongan las carnes como a vosotros! ¡No quiero perder mi blancura en estas habitaciones! ¡Mañana me pondré mi vestido verde y me echaré a pasear por la calle! ¡Yo quiero salir!”


“María Josefa: ¡Quiero irme de aquí! ¡Bernarda! ¡A casarme a la orilla del mar, a la orilla del mar!”


“Adela: Esto no es mas que el comienzo. Eh tenido fuerzas para adelantarme. El brío y el medito que tú no tienes. Eh visto la muerte debajo de estos techos y eh salido a buscar lo que era mío, lo que me pertenecía. ”


“Adela: Ya no aguanto el horror de estos techos después de haber probado el sabor de su boca. Seré lo que él quiera que sea. Todo el pueblo contra mí quemándome con sus dedos de lumbre, perseguida por los que dicen que son decentes, y me pondré delante de todos la corona de espinas que tienen las que son queridas de algún hombre casado”


Si bien las otras mujeres también anhelan escapar, no tienen la "ilusión" de éstas últimas y por lo tanto, están más dispuestas a aceptar sus vidas oprimidas.
Por último, en “Bodas de sangre” ocurre un conflicto entre dos familias; por un lado, el novio y la madre, quien ha perdido a su marido y otros de sus hijos por culpa de la familia Félix. La novia tiene el deseo de estar con Leonardo Félix sabiendo que esta casada y no puede ser libre de ser feliz con él y deciden escaparse, como se refleja en las siguientes citas.

“Madre (Al padre): ¿Qué es esto? ¿Donde esta tu hija?
Mujer: ¡Han huido! ¡Han huido! Ella y Leonardo. En el caballo. ¡Iban abrazados, como una exhalación!”





Como conclusión en el teatro griego, como en el de Lorca, los personajes se apresuran hacia el desastre atenazados por verdades más intensas que el conocimiento, por fuerzas que trascienden al hombre. La realidad de Orestes implica la de las Furias, y así como en el teatro de Shakespeare la fuerza del destino se cierne sobre el héroe, también en la obra de Lorca la libertad individual es una utopía frente a los designios del destino; las Parcas están a la espera del alma de Macbeth así como Leonardo y la Novia son guiados por la Mendiga y la Luna al encuentro con la muerte. Lo trágico de las mujeres en la obra de Lorca es que, queriendo huir de su destino de sometidas buscando la libertad, acuden a la llamada poderosa de fuerzas ciegas que las hunden en la tragedia y en la muerte; es la derrota de la libertad. Los amantes de Bodas de sangre se rebelan y huyen en un acto heroico de defensa del amor, pero son derrotados por el destino de muerte que les estaba asignado. Adela, en La casa de Bernarda Alba, rebelde y decidida, se atreve a desafiar a la sociedad, pero su valentía deja una secuela de dolor y muerte

0 comentarios - Relación entre William Shakespeare y Federico García Lorc