Introducción

“La ley de Yerkes-Dodson establece que, mientras más compleja sea una tarea, más bajo será el nivel de la emoción que puede tolerarse antes de que disminuya el nivel de rendimiento”
El estrés es el proceso adaptativo que establece un papel importante en la supervivencia de las personas. Sin embargo, los efectos del estrés se tornar negativos bajo ciertas condiciones (cambio de puesto de trabajo, adquisición de nuevas responsabilidades o competencias). La relación entre la activación producida por un estresor y la actuación/ rendimiento, mantienen una forma de “U” invertida, según la ley formulada por Yerkes y Dobson (1908).
Dicha relación señala, que si bien los niveles bajos y medios de un estresor hacen que este actúe como energizante y por lo tanto como facilitador en la actuación, desempeño y ejecución de cualquier tarea, cuando se elevan demasiado los niveles de intensidad del estresor, la activación comienza a interferir y entorpecer la ejecución, hasta llegar a bloquear cualquier tipo de respuesta; siendo por lo tanto el efecto del estrés una función de los niveles de intensidad del estresor.
De esta manera, la condición generadora de efectos positivos/ negativos del estrés, viene en principio definida en función de la magnitud del propio estresor, pero esta condición está altamente mediatizada por la auto-capacidad para afrontar el estrés que posea la persona. A mayor capacidad de afrontamiento, los efectos positivos del estrés abarcarían niveles más altos de intensidad del estresor y cuanto menos sea la capacidad de afrontamiento mayores niveles de estrés habrá ante una menor intensidad de éste.












Ley Yerkes-Dodson (1908)
La ley de Yerkes-Dodson demuestra una relación empírica entre el despertar y el funcionamiento. Dice que el funcionamiento aumenta con despertar cognoscitivo, pero solamente a cierto punto: cuando los niveles de despertar llegan a ser demasiado altos, el funcionamiento disminuirá. Un corolario es que hay un nivel óptimo de despertar para una tarea dada.
Es un principio científico desarrollado por el Roberto M. Yerkes de los psicólogos y el J. Dodson en 1908 y se pone a tierra dentro de los discursos Biopsychology y de la neurología .
El proceso se demuestra a menudo gráficamente como curva en forma de "U" invertida (curvilínea), aumentando y después disminuyendo con niveles más altos de despertar. (Sin embargo, hay también un componente linear que propone que de una tarea simple, el funcionamiento aumente con despertar. Por lo tanto, en una tarea simple la relación entre el despertar y el funcionamiento es linear. Según la ley de Yerkes-Dodson, solamente en una tarea difícil está la relación entre el despertar y el funcionamiento curvilíneos.)
Se ha propuesto que diversas tareas pueden requerir diversos niveles de despertar. Por ejemplo, las tareas difíciles o intelectuales exigentes pueden requerir un nivel inferior del despertar para el funcionamiento óptimo (facilitar la concentración), mientras que las tareas que exigen vigor o la persistencia se pueden realizar mejor con niveles más altos de despertar (aumentar la motivación).
El efecto de la dificultad de tareas llevó después a la hipótesis que la ley de Yerkes-Dodson se puede descomponer en dos factores distintos. La parte ascendente del U convertido se puede pensar en cómo el efecto de activación del despertar. La parte hacia abajo por una parte es causada por efectos negativos del despertar (o de la tensión) en procesos cognoscitivos, como la atención (" vision" del túnel, memoria, y Problem-solving.
Tiene sido investigación que indica que existe la correlación sugerida por Yerkes y Dodson (por ejemplo el de Broadhurst, 1959; Duffy, 1962; Anderson, 1988), sino una causa de la correlación no se ha establecido todavía con éxito (Anderson, Revelle, y Lynch, 1989).










Los efectos somáticos, emocionales, cognitivos y conductuales del estrés


La cifra de reacciones psicológicas asociadas al estrés son importante.
Hay reacciones psicológicas de cuatro tipos, según afecten:

• Al cerebro límbico: emocionales;
• Al cerebro cortical: cognitivas;
• Al cuerpo: somáticas;
• Al comportamiento; conductuales.

Acaban afectándose unas a otras, siendo las reacciones emocionales las más importantes.

Las reacciones cognitivas pueden suponer, de hecho, formas más o menos eficaces de afrontar el estrés. Cabe señalar como las más habituales a la aceleración mental, la indecisión la pérdida de la memoria o del sentido del humor... Con echar una mirada en nuestro entorno podemos comprobar la enorme extensión del estrés.

Las reacciones somáticas más habituales son la fatiga, dolores diversos, el insomnio, temblores... Están muy relacionados con los emocionales y con frecuencia los unos causan los otros o viceversa. Emociones negativas como la depresión, la ansiedad, la frustración y la ira suelen estar asociadas al estrés.

Muchos de estos aspectos somáticos no son más que los componentes de la reacción Emocional. Parece que la ansiedad se relaciona más con un estado de estrés temporal y la depresión con uno crónico.

Las reacciones conductuales pueden ser estados de nerviosismo diversos como tener tics, moverse en exceso, morderse las uñas, comer más de lo debido o fumar continuamente.













Conclusión

Se concluye esta investigación, señalando la gran importancia que forma parte el estrés en nuestras vidas, ya sea estrés del malo o del bueno.

La finalidad de esta investigación es que comprendamos la relación que tiene el estrés con nuestra vida, y de cómo puede afectarnos física y emocionalmente.

Señalando la ley de Yerkes-Dodson tenemos en cuenta que cuando los niveles de despertar llegan a ser demasiado altos, el funcionamiento disminuirá, es decir, en una tarea simple la relación entre el despertar y el funcionamiento es linear. Según esta ley, solamente en una tarea difícil está la relación entre el despertar y el funcionamiento curvilíneos.)