El crimen de la Hipotenusa



1. INFORMACIÓN BIBLIOGRÁFICA
Título: El crimen de la Hipotenusa.
Autor: Emili Teixidor.
Editorial: Planeta & Oxford.
Lugar de edición: Barcelona.
Fecha de edición: Junio 2006 (5ª edición).
2. EL AUTOR
Datos biográficos:
Emilio Tejedor nace en 1933, en Roda de Ter (Gerona). Además de Magisterio
estudió Derecho, Filosofía y Letras y Periodismo. Comienza a escribir literatura
infantil y juvenil catalana a finales de los años sesenta. En los años siguientes
colabora en revistas dirigidas especialmente a la juventud. En 1975 se traslada
a vivir a París, en donde dirige una enciclopedia de cine, en francés. Aprende el
oficio de editor y al volver a Barcelona se dedica a publicar obras para chicos y
chicas. Ha escrito también novelas para adultos y ha realizado guiones para
televisión y cine. Recibió la cruz de Sant Jordi en 1992 y ganó el Premio
Nacional de Literatura Infantil por La amiga més amiga de la formiga Piga. Su
novela Pan negre, considerada su obra maestra le ha merecido un gran
reconocimiento de la crítica y la concesión del premio Joan Crexells en 2003 y
el premio Lletra d´Or en el 2004.
Obras:
Se ha especializado en narraciones de Literatura Juvenil:
El soldat plantat (1967).
Les rates malaltes (1968).
Didac, Berta i la máquina de lligar boira (1969).
L´ocell de foc (1972).
El crim de la hipotenusa (1988).
Les ales de la nit (1990).
Marcabrú y la hoguera de hielo (1985).
Corazón de roble (2002).
Y, para adultos:
Sic transit Gloria Swanson (1979).
Frederic, Frederic, Frederic (1982).
Retrat d´un assassí d´ocell (1988).
3. ANÁLISIS
Género
Novela juvenil de misterio.
4. TEMAS
Tema principal: la desaparición de la profesora de Matemáticas.
Temas secundarios: la vida estudiantil, adolescencia, amistad entre los
compañeros de clase, compañerismo, opinión y apodos de los profesores, etc. ;
el robo de exámenes; violencia o no violencia en el deporte; la adopción de
niños; la explotación infantil; la piratería informática; la traición entre
compañeros; investigación de un suceso.
5. RESUMEN
Una mañana de mediados de diciembre un grupo de alumnos, al entrar al
colegio, son desviados a la biblioteca. Un inspector de policía y sus dos
agentes les interrogan acerca de la desaparición de la profesora de
Matemáticas, la Hipotenusa como ellos la llaman. La tarde anterior, esta
profesora los recibió en su casa para explicarles las dificultades que podían
encontrar en la prueba escrita del día siguiente. Ellos, entre bromas, mientras
la profesora va preparando la merienda, comentan la posibilidad de, en ese
momento, robar el examen, copiar las preguntas y devolverlo. La profesora
desaparece y ellos son los últimos que la han visto. Uno a uno aclara su
participación en el robo, hasta que Boris se declara culpable. En ese momento
el inspector informa de que la profesora ha llamado por teléfono para justificar
su falta al trabajo. Está muy preocupada. Desde la noche anterior está
buscando a un joven desconocido que entró en su casa a robar y ella,
asustada, le asestó un fuerte golpe en la cabeza antes de que saltara por la
ventana. Necesita saber qué ha sido de él. Tras esta revelación, Boris comenzó
su relato. Declara que ayudó a su hermano Malaquías en el robo; fue él quien
escribió la nota a Salud para que dejara la ventana abierta y así facilitarle la
entrada al despacho de la casa de la Hipotenusa. El equipo técnico de
investigación, al terminar de escuchar la explicación de Andrés, el cronista,
resuelve el caso alegando que Boris padece una enfermedad de doble
personalidad y se inventa la existencia del “hermano malo” para que pague las
culpas de sus malas acciones, pues todos saben que es hijo único y fue
adoptado por un abogado cuando murió su mujer y se quedó solo.
Sin embargo, es en los dos últimos capítulos cuando Boris descubre su
verdadera identidad a Andrés. Sí existe su “hermano”, pero está metido en una
red de piratería informática de la que difícilmente puede salir sin ayuda.
6. PERSONAJES
-Andrés, el cronista, declara que “los verdaderos protagonistas de la historia…
son los criminales. Los asesinos. O mejor, el involuntario provocador del
asesinato” (p. 11)
Los siete sospechosos de la desaparición de la señorita Cinta Olius, la
profesora de matemáticas llamada por los alumnos la Hipotenusa (pp. 8-11),
son estudiantes de un colegio y tienen en común ir fatal en matemáticas.
Uno de ellos, Boris Bo, se declara culpable del hecho que se investiga.
Es “alto, flaco y nervioso, de cara sonriente pero con una sonrisa de sorpresa,
de encantamiento, de no saber qué hacer ni qué decir” (p. 26). Explica que
tiene un hermano pero el equipo de investigación no le cree. Piensan que es un
enfermo que padece una personalidad dividida. Será al final del libro cuando
desvele su verdadera identidad al cronista.
El primer acusado, según el narrador, es él mismo, Andrés. Dice ser “el
poeta oficial del curso. Capaz de convencer a cualquiera de cualquier cosa” (p.
107).
-A Nico Ferrer se le define como “el atleta del curso, un futuro campeón
de gimnasia y de natación, con unos puños… de potencia a prueba de acero”
(p. 19).
-Román Veira es “el niño bonito oficial del curso… Un tío bien plantado,
aunque algo tímido y embarullado, con mucha influencia sobre las niñas,
nuestro Rodolfo Violentito de andar por casa” (p. 80).
-Carlota Torrente, “una chica con todas las cualidades: hermosa,
inteligente, simpática, buena amiga o noble, o sea, una joya” (p. 20).
-Salud Mir, la Pitufa, “era pequeñita y gordinflona”, muy simpática, con
algo gracioso siempre que contar y a la que todo el mundo le caía bien, “hasta
la Hipotenusa”. Se presenta voluntaria para ayudarle a ordenar los libros
nuevos en la biblioteca, y así poder aprobar. Ella recibirá la nota para que deje
la ventana abierta si quiere colaborar con ellos en el robo del examen.
Otros personajes:
María Vilar o María la Roja (p. 18), que organiza un simposio en el
colegio sobre la violencia o no violencia. Asiste Malaquías y al hablar con ella
sobre la violencia le propone robar los exámenes a la Hipotenusa y así eliminar
el peligro con que esta profesora les amenaza: “Y si requisamos las armas,
adiós violencia” (p. 78).
Malaquías, el “hermano” de Boris. Entra con la excusa de robar el
examen, copiarlo y devolverlo, aunque en realidad va a robar los programas
informáticos que la profesora crea para una empresa internacional.
El cateto es el nombre que le ponen al “pobre suplente” (p. 18) de la
Hipotenusa, porque “ella solita al cuadrado valía tanto o más que el cuadrado
de sus catetos (p. 11). “Un latazo”, según el narrador.
Y, por último, el equipo de investigación: el comisario Arveja, los dos
policías, la doctora Kellerman (la psicóloga del colegio) y el profesor de
Psicología de la universidad, Goyo Juncosa.
7. TIEMPO
El autor no nos da información precisa sobre el tiempo externo de la obra, es
decir, la época o el año en que se desenvuelve la acción narrativa. Por tanto,
podemos apuntar que la acción narrativa se da en el año en que se publica el
libro. En cuanto al tiempo interno, es decir, el tiempo en que se desarrolla la
acción principal, sólo dos datos nos da el autor: un mañana de mediados de
diciembre -la mañana de los interrogatorios- y una mañana de finales de curso
-cuando Boris le llama traidor a su compañero Andrés, el cronista-.
8. ESPACIO
La acción de la novela transcurre, suponemos, en una ciudad española
(inspector, policías, profesor universitario…), pero el autor no expone ningún
dato que nos lleve a pensar en alguna en concreto. Los lugares citados por el
autor son: un colegio, su biblioteca, un despacho cercano, la casa de la
señorita Cinta Olius, el bar Quita, o el cubil de las Moscas, como lo rebautizan
los alumnos. Podemos pensar que esta imprecisión espacial y temporal es
intencionada y tal vez obedezca a que estos detalles no importan a la hora de
despertar la intriga del joven lector, intriga que Emili Teixidor consigue avivar
desde las primeras páginas del libro.
9. PERSPECTIVA Y ESTRUCTURA
Emili Teixidor utiliza en esta novela la estructura tradicional de narrar, en
tercera persona y de forma lineal, los hechos que van sucediendo a lo largo de
la mañana en que tiene lugar la declaración de los hechos sobre los que
investiga el equipo del inspector Arveja.
Ahora bien, es interesante reparar en el procedimiento de flash back
que emplea en los capítulos en que cada alumno declara su grado de
participación en el robo del examen de matemáticas, ocurrido la tarde noche
anterior.
En cuanto al narrador, es un testigo de los hechos que narra, el
cronista. Cuenta lo sucedido en tercera persona y pasa a utilizar la primera
persona sólo en el capítulo titulado “La crónica”, cuando declara todo lo que
sabe. Tanto sus compañeros “culpables” como él mismo coinciden al apuntar
que es el mejor escritor de la clase. Todos le nombran “el cronista oficial del
caso del crimen de la Hipotenusa” (p. 10).
En lo referente a la estructura, distinguimos:
La estructura externa. La obra se divide en veinte capítulos titulados
por el autor. Son breves. Constan de seis u ocho páginas la mayoría.
La estructura interna. El desarrollo de la trama corresponde a la
estructura característica de planteamiento, nudo y desenlace.
La introducción ocupa los siete primeros capítulos (pp. 7-43).
Encontramos: la presentación de los personajes “culpables”, su descripción, y
las normas que se van a seguir en la investigación de los hechos.
El nudo comprende del capítulo ocho al dieciocho (pp. 44-118).
Aparecen los interrogatorios y la aclaración de lo sucedido.