EN AGRADECIMIENTO A TODOS LOS MAESTROS

en agradecimiento a todos los maestros

La tierra se mide por sus frutos, el hombre por sus conocimientos y acciones.
Si por cada nuevo conocimiento sembrásemos una semilla,
entonces pudiésemos ser tan bellos como el jardín más hermoso jamás erguido, pero el jardín, como el conocimiento, de nada serviría si no se comparte con los demás.

Maestro, sembrador del conocimiento, has compartido tus semillas para decorar jardines en los que muchos, gracias a ti, disfrutaremos el paso del tiempo y la vida misma.

Que otra vocación más noble y entregada que la tuya,
pues siempre nos guías de la mejor manera al umbral de nuestra propia capacidad, nunca vedándonos el acceso al saber y al entendimiento, viva muestra del amor más grande de este mundo, dar la vida por el prójimo, cuando tu vida es tu tiempo en beneficio de los demás.

Siempre enseñas a tus discípulos a descubrir su propio potencial.

Al músico, lo instruyes en el ritmo que llevan las olas,
pero nunca le das tu oído para que lo capte ni tu voz para que lo exprese.

Al científico, le descubres los detalles microscópicos de una observación, más no le das tus ojos para que llegue a captarlos.

Este es el paradigma que tu, Maestro, te esfuerzas tanto por cambiar, pues nuestros problemas y limitaciones son el reflejo de nuestras capacidades; sin embargo, al superarlos habremos vencido y crecido para afrontar otros más,
siempre al nivel de las habilidades adquiridas, he aquí el poder de tus enseñanzas, y el de tus aprendices constantes con su gran capacidad de cuestionar.

Al final, el conocimiento no es más que la proyección de los ideales y sueños más anhelados, que si permanece dentro de uno mismo, nos convierte en una vela apagada; sin embargo tu, Maestro, siempre lo transmites y lo vuelves útil,
prendiendo muchas velas en tu vida, haciéndolas brillar, permitiéndoles trascender, como yo, que si fui capaz de escribir esto, es GRACIAS A TI MAESTRO.


El 11 de septiembre se conmemora un nuevo aniversario del fallecimiento de Domingo Sarmiento, el Maestro de la Patria. Para recordarlo, se homenajea a los docentes en todo el país.



link: http://www.youtube.com/watch?v=JTudXd2wf3A

Sin duda no hay argentino que haya contribuido más al desarrollo de la educación que Domingo Faustino Sarmiento. Durante su Presidencia (1868-1874) se propuso elevar el nivel social de amplios sectores de la sociedad a partir de una fuerte acción educativa impulsada por el Estado. En ese entonces la educación era privilegio de un sector muy reducido de la sociedad, perteneciente o muy estrechamente relacionada con la clase dominante. Sarmiento abogó por una educación popular: “Lo que necesitamos primero –dijo– es civilizarnos, no unos doscientos individuos que cursan las aulas, sino unos doscientos mil que no cursan ni las escuelas”.

Es por ello que en 1943, a 55 años de su fallecimiento, la Conferencia Interamericana de Educación -integrada por educadores de toda América- se reunió en Panamá y estableció el 11 de septiembre como Día del Maestro.

Sus ideas, pese a su carácter progresista, eran vistas con recelo por parte de la oligarquía y la Iglesia, a los que Sarmiento explicaba que lejos de poner en peligro sus intereses, los reproducía y confirmaba: "Para tener paz en la República Argentina, para que los montoneros no se levanten, para que no haya vagos, es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales... para eso necesitamos hacer de toda la república una escuela." Al régimen aristocrático opuso el democrático, dentro de los cánones de la época: “la escuela para todos; el colegio para los que pueden; la universidad para los que quieran”. Después de analizar presupuesto de instrucción pública, le escribe una carta a Rojas Paul: “El Congreso de la República Argentina da 100.000 pesos fuertes para las escuelas en que debieran educarse 400.000 niños, y 280.000 pesos para los colegios en que sólo se educan 1.500, sin que nadie sepa por qué esos y no otros niños son los tan ampliamente agraciados”.

Su gran pasión era lo que llamó “educación popular”, “educación nacional” o también “educación común”: “La educación más arriba de la instrucción primaria la desprecio como medio de civilización. Es la educación primaria la que civiliza y desenvuelve la moral de los pueblos. Todos los pueblos han tenido siempre doctores y sabios, sin ser civilizados. Por eso son las escuelas la base de la civilización”. En consecuencia, durante su presidencia impulsó la educación fundando en todo el país unas 800 escuelas.

Durante la presidencia de Roca ejerció el cargo de Superintendente General de Escuelas del Consejo Nacional de Educación. En 1882, logró la sanción de su viejo proyecto de ley de educación gratuita, laica y obligatoria, que llevará el número 1420. Por supuesto, no puede verse en esta postura un rasgo de ateísmo o actitud contraria a la religión. Sarmiento estaba convencido de la mayor eficacia de la educación laica y, por otra parte, creía que imposición de la enseñanza religiosa en las escuelas públicas se oponía a los principios de libertad sostenidos en la Constitución de 1853.

La magnitud y alcance la obra educativa de domingo Faustino Sarmiento solo se entiende cuando se la considera en el contexto de su modo de pensar la realidad Argentina de su época, como un conflicto entre civilización y barbarie. La educación se revela como el aspecto más luminoso del “Maestro de la Patria” que contrasta con otros aspectos más polémicos y antipopulares de su accionar político. No obstante, la figura de Sarmiento a trascendido su propia historia y hoy se ha convertido en un símbolo del gigantesco esfuerzo que miles de docentes argentinos desarrollan día a día.

Javirap2k8: Maestros "Los Valoro", y creo que hacen cosas extraordinarias, sepan que son una pieza muy importante en la vida de cada persona, se esfuerzan en todo momento para lograr hacer entender en cada chico lo que quieren explicar (enseñarnos), de todo corazón gracias.
maestros
Profesores