El capitalismo es el sistema económico donde los individuos y las empresas de negocios llevan a cabo la producción y el intercambio de bienes y servicios mediante diversas transacciones en las que se interponen los precios y los diferentes mercados.

Originado en la antigüedad, su desarrollo es un fenómeno europeo el cual evoluciono en diferentes etapas, extendiéndose alrededor del mundo hasta el estallido de la primera guerra mundial. El término kapitalism fue empleado por el economista alemán Karl Marx, pero fue el filósofo Adam Smith el fundador de dicho sistema, siendo el primero en describir los principios económicos básicos que definen al capitalismo.

A lo largo de su historia, el capitalismo ha tenido una serie de características básicas. En primer lugar, los medios de producción, tierra y capital, son propiedad privada. En este contexto el capital se refiere a los edificios, la maquinaria y otras herramientas utilizadas para producir bienes y servicios. En segundo lugar, la actividad económica se realiza mediante la interacción entre compradores y vendedores. En tercer lugar, tanto los propietarios de la tierra y el capital como los trabajadores, son libres de buscar maximizar su bienestar, los consumidores pueden gastar cómo y cuando quieran sus ingresos para obtener la mayor satisfacción posible, entre otros.

En resumen el sistema capitalista se fundamenta en que los factores de la producción, (trabajo y capital) estén en manos privadas.