Les dejo las mejores frases de amor... y a mi me gusto uno de los mejores poemas que se han escrito...

"Aún sin sentido, sin razón ni pensamiento, aún sin saber por qué te amo o por qué te pienso... pero sé que existes, y que eres mi sueño."

"Abrázame fuerte, para que pueda sentir lo que es la pasión en tus brazos y la felicidad de tus labios, mírame profundo, para que mirándote me enamores y con una caricia te entregue mi vida."

"Calor de besos, camino de luz, promesa eterna de amor, tú y yo.... para gritar de amor y callar en la pasión."

"Le pondré nombre a cada uno de tus besos, a cada caricia, a cada palabra, a cada mirada, así no podré olvidarte, aunque te vayas y no recuerde tu amor."

Baila, a través de mis cariños, del querer intenso y los sueños tardíos, danza conmigo, juntos en esto que se llama pasión y sabe a amor.

Te acaricio con sonrisas y te miro con ternuras, quiero conquistar pasiones y corazones... pero me conformo con amarte.

Recorro lenta tu piel de deseos, muriendo por llegar a tus labios, , llega el ruido de los besos y la paz de la pasión, no es un sueño, sigues estando ahí para amarte.

No tengo derecho a amarte, aunque te ame, no puedo quererte, aunque te quiera, ni puedo hablarte... porque ni me conoces aunque muera por ti.

No es una locura. sólo es algo que se llama querer y te pertenece, es un sentimiento que me domina y que lleva tu nombre junto al del amor.

Dime qué has hecho conmigo, que no respiro nada que no sea tu aire ni siento nada que no te pertenezca, dime por qué me enamoraste y me dejaste sin más razón que tu amor.

Tendría que cerrar los ojos, tendría que quedarme ciego y no recordar más que la imagen de tu ternura, debería guardar toda tu belleza en un pensamiento y no volver a ver más que tu luz, la que me enamoró.

Te amé incluso antes de que nacieras, sin conocerte pero sintiéndote, sin mirarte pero conociéndote, te amé porque supe que en algún lugar existías, y ahora además de amarte, puedo adorarte.

No es una locura. sólo es algo que se llama querer y te pertenece, es un sentimiento que me domina y que lleva tu nombre junto al del amor.

Dime qué has hecho conmigo, que no respiro nada que no sea tu aire ni siento nada que no te pertenezca, dime por qué me enamoraste y me dejaste sin más razón que tu amor.

Tendría que cerrar los ojos, tendría que quedarme ciego y no recordar más que la imagen de tu ternura, debería guardar toda tu belleza en un pensamiento y no volver a ver más que tu luz, la que me enamoró.

Te amé incluso antes de que nacieras, sin conocerte pero sintiéndote, sin mirarte pero conociéndote, te amé porque supe que en algún lugar existías, y ahora además de amarte, puedo adorarte.

Cuando escuches en el viento mi nombre, y cuando vayas al mar las olas te haran acordarte los momentos mas felices, aunque intentes callarlo sabes que no puedes, mi corazón llora por tu lejanía, mi alma sufre, mi ser nacio con tu ser y morira cuando termine el amor que sentimos tu yo.

Cuando escuches en el viento mi nombre, y cuando vayas al mar las olas te haran acordarte los momentos mas felices, aunque intentes callarlo sabes que no puedes, mi corazón llora por tu lejanía, mi alma sufre, mi ser nacio con tu ser y morira cuando termine el amor que sentimos tu yo.

Mece mis sentimientos con tu mirada dulce, deja que me duerma esta noche en tu regazo, mientras cierro los ojos y recuerdo tu cara bella para soñar mientras viva.

Estoy escribiéndote palabras al ritmo de mi corazón, palabras que no pueden reflejar tu inmensidad, vacías pero llenas de fascinación....estoy regalándote palabras de amor que matan mi voluntad

Y por ultimo quiero dejar el poema numero 20 de neruda... que si a alguien no conmueve sera x no ser sensible

POEMA 20

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.