El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Para reflexionar

Cerca de Tokio vivía un gran samurai ya anciano, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes.

A pesar de su edad, corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.

Cierta tarde, un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos, apareció por allí.

Era famoso por utilizar la técnica de la provocación.

Esperaba a que su adversario hiciera el primer movimiento y, dotado de una inteligencia privilegiada para reparar en los errores cometidos, contraatacaba con velocidad fulminante.

El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una lucha.

Con la reputación del samurai, se fue hasta allí para derrotarlo y aumentar su fama.

Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo aceptó el desafío.

Juntos, todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzaba a insultar al anciano maestro.

Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió en la cara, le gritó todos los insultos conocidos -ofendiendo incluso a sus ancestros-.

Durante horas hizo todo por provocarlo, pero el viejo permaneció impasible.

Al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.

Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

-¿Cómo pudiste, maestro, soportar tanta indignidad?

¿Por qué no usaste tu espada, aún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?

El maestro les preguntó:

-Si alguien llega hasta ustedes con un regalo y ustedes no lo aceptan, ¿a quién pertenece el obsequio?

-A quien intentó entregarlo- respondió uno de los alumnos.

- Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos -dijo el maestro-.

Cuando no se aceptan, continúan perteneciendo a quien los llevaba consigo.

_________________________________________________________________________________________________________
INSTANTES

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho tomaría muy pocas cosas con serio.

Sería menos higiénico. Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares donde nunca he ido, comería más helados y menos pastas, tendría más problemas reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíjamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener solamente buenos momentos. Por que de eso está hecha la vida, de momentos; momentos para no perderlos nunca.

Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin un antialérgico,una moda de ropa una impermeable y un paracaídas; Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. y comenzaría a caminar descalzo a principios de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, jugaría con más niños, miraría más amaneceres regalaría más flores, si tuviera otra vida por delante.
Pero no tengo otra vida por delante y no puedo volver atrás.


__________________________________________________________________________________________________________
EL HOMBRE MAS GRANDE

NO tenía sirvientes, aun así lo llamaban Señor
NO tenía un grado universitario, y le llamaban Maestro.
NO tenía medicinas, y le llamaba Sanador.
NO tenía un ejército, y le temían.
NO ganó ninguna batalla militar, pero conquistó el mundo.
NO cometió ningún crimen, y aun así, lo crucificaron.

Murió y fue enterrado en una tumba prestada, y vive hoy día entre nosotros.

Me siento honrado de servir a este GRAN LIDER que nos ama




Para reflexionar

0 comentarios - Para reflexionar