Hola Taringueros ! Quiero presentarles mi cuento "La ciudad y el robo misterioso"

Bueno... Este cuento me llevo 3 semanas hacerlo... Lo hubiera hecho mas rapido pero no le dedique mucho tiempo...

Este cuento decidi presentarlo en T! una vez terminado para compartirlo con ustedes...

La ciudad y el robo misterioso
California era una ciudad muy agitada. Aquella mañana había mucha niebla porque había llegado el otoño. Los habitantes tenían mucho frío. Llevaban accesorios como bufandas, guantes, gorros, también chalecos de lana y camperas. Igual salían todos a trabajar contentos y tranquilos porque se sentían protegidos por los grandes policías que controlaban todas las esquinas. Ellos eran muy atentos con la gente. Cuando alguien necesitaba algo enseguida se ofrecían para poder ayudar.
Eran las ocho en punto cuando se oyeron pisadas en el techo de la casa de Jonathan, un gran policía que tenía antigüedad en su trabajo. Él llamó a otros valientes policías, sus compañeros Román, Silvert, Brian y Cristian. Ellos no creían que podría haber problemas en esa ciudad protegida y organizada. Muy pocas veces los llamaban por un robo. Por eso pensaron que podía haber sido un mal entendido. Entonces no fueron a ver qué pasaba en la casa de su compañero. Se quedaron tranquilos, cada uno en su casa.
Jonathan sospechaba que podían ser los asesinos ingeniosos que venían de Cuba. Pero él se preguntaba qué querrían en esa ciudad, qué buscarían, por qué en su casa. Intranquilo, Jonathan salió a investigar, fue al patio y lo único que encontró fueron muchas pisadas que lo llevan a una escalera que se dirigía al techo. Agarró su linterna de emergencia, la encendió, subió al techo y encontró muchas tejas rotas, dio un paso más y encontró un agujero en una esquina del techo de su casa. Sabía que alguien quería entrar, se imaginaba por qué. Se fue a la casa y se tranquilizó. Dejó pasar el tiempo.
A los quince días volvió a escuchar pisadas, empezó a tomar muy enserio lo que estaba pasando. Le tocaron el timbre y eran sus cuatro amigos inseparables que se dieron cuenta de lo que ocurría. A Brian la noche anterior le había pasado algo parecido. Se quedaron en la casa de Jonathan a investigar en su computadora. Después de largas horas de trabajo Brian recibió una llamada misteriosa que le decía que estaban planeando robar en su ciudad. Jonathan les contó a todos sus amigos que estaba seguro que eran los asesinos William, Jack, John, Greg y Betty. Todos empezaron a interesarse y preocuparse porque esas personas eran muy peligrosas para los habitantes de la tranquila ciudad. Robaban y en algunos casos mataban. Los policías empezaron a buscar por todos los barrios, las avenidas, mientras que Jonathan buscaba a orillas del mar, porque pensaba que podrían escapar en un medio de transporte acuático. Silver también buscaba en los aeropuertos. No pudieron encontrar ningún rastro de los asesinos. Entonces a Cristian se le ocurrió una idea, viajar a Cuba y México para hablar con los policías de esas ciudades y buscar información. Así lo hicieron. Averiguaron las edades, características físicas y las veces que habían robado y matado. Además se enteraron que habían nacido y crecido en México pero por todos los delitos que habían cometido se instalaron en Cuba. Con todos estos datos volvieron a su país.
Después de un tiempo de no tener ninguna noticia, los ladrones empezaron a cometer delitos a los alrededores de California. Es así como empezaron a encontrar algunas pistas para llegar a ellos, un documento donde decía el nombre del helicóptero con el que habían viajado, la llave de su departamento y huellas digitales.
Una noche Brian, estando recostado, escuchó un ruido de helicóptero. Rápidamente llamó a sus amigos para ir a ver qué pasaba. Se dieron cuenta que se dirigían a la casa de Jonathan. Fueron hasta allí y vieron a los cinco ladrones que tanto estaban buscando. Estaban tratando de entrar a la casa, es así que Jonathan se dio cuenta que querían robar su tesoro más preciado, un medallón de oro que tenía en su interior la clave para abrir la caja fuerte del banco más rico y poderoso de París, donde vivieron sus ancestros. Cuando los ladrones se dieron cuenta que los habían descubierto trataron de escapar. Los policías los corrieron, los ladrones a tiros de ametralladoras se metieron en un callejón, donde los esperaba Greg con el helicóptero en marcha. Subieron al helicóptero e intentaron escapar. No pudieron porque los policías hicieron explotar el motor. Los ladrones al escuchar el ruido se tiraron en paracaídas, empezaron a correr nuevamente y se escondieron en una fábrica que hacía años que estaba abandonada. En el interior de la fábrica había cuerpos sin vida. Entonces, al verse acorralados a William se le ocurrió una idea, pegaron varios tiros al techo para hacerles creer a los policías que eran ellos los muertos. Pero los muy astutos volvieron a escapar. Jonathan, no convencido, comparó las huellas digitales de los cuerpos con las que ya tenían de los ladrones. Así se dio cuenta que habían sido engañados. Les contó esto a sus amigos quienes decidieron reunirse para armar un plan.
Los ladrones estaban confiados que los policías habían creído que ellos estaban muertos y volvieron otra vez a robar, ahora en otro país desorganizado. Para esto cambiando sus documentos de identidad.
Fueron perseguidos por la ley mucho tiempo, robaron varios bancos, casas, mataron gente en distintos países.
En una de sus andanzas tuvieron un terrible accidente, chocaron contra un camión que llevaba troncos, quedando heridos de gravedad. Iban a una velocidad no permitida. Fueron internados, lograron salvarse todos menos Betty, que era la más golpeada del grupo.
Los médicos no se dieron cuenta que eran los delincuentes tan buscados quienes tuvieron la suerte de volver a escapar.
Planearon volver a California para ir a buscar el medallón de Jonathan, robar el lujoso banco de París y matar a los policías.
Una vez en el país, estando parados en un semáforo, Silver los reconoció, les informó a sus amigos y los persiguió para ver dónde vivían. En el camino los ladrones se dieron cuenta aceleraron el auto para llegar a destino. Una vez en la casa agarraron sus armas, se escondieron y empezaron el tiroteo. Mataron a Silver, hirieron a Jonathan en el brazo, tiraron bombas de humo para que no los persigan y escaparon. Fueron a la casa de Jonathan, entraron por el techo y lograron robar el medallón de oro donde se encuentraba la llave.
Viajaron a París, perseguidos por la policía de todos los países donde habían estado. Llegaron al banco, ahora debían pensar cómo entrar. Planearon hacer un túnel tan profundo que llegaron hasta donde pasa el subte. Cayeron en las vías con tanta suerte que en ese momento no pasaba ningún tren. Llegaron a una estación, subieron por las escaleras para ir a la calle y trataron de volver al banco.
Una vez en el banco pusieron bombas en la parte trasera, derrumbaron la pared y pudieron entrar y ver la caja fuerte escondida en un cajón vigilado por guardias. Con una pistola con silenciador, John mató a los tres guardias que cuidaban el cajón con su plata adentro. Cuanto lo agarraron, lo abrieron y pusieron el medallón para poder abrir la caja fuerte que adentro tenía muchos dólares. Un guardia que vigilaba la entrada al banco escuchaba ruidos en el cuarto en donde estaban los ladrones, fue hacia allí y se encontró con los asaltantes William, John, Jack, y Greg, llamó a los policías Román, Cristian, Brian y Jonathan, cuando llegaron empezó un tiroteo y los ladrones tuvieron que dejar la caja fuerte en el cajón para poder defenderse.
Dentro del tiroteo los ladrones intentaron escapar como lo hicieron la última vez pero los policías se lo impidieron porque ya sabían todas sus formas de escape como la de hacerse pasar por muertos o ser esperados por algún vehículo. Los policías los empezaron a rodear y los ladrones no tenían más salidas. De esta forma los pudieron matar.
Así triunfó justicia. Después que pasó todo aseguraron la caja fuerte con muchos más guardias y candados.

Bueno...Chau

Si no les gusta no insulten...Los insultos seran borrados y bloqueare el usuario...