Ya renuncie a vivir,
No me queda nada...
Solo andar por la vida y existir,
No amar, no llorar, ni siquiera pensar;
Estoy muerto y no puedo despertar.

Los años pasan largos y vacíos;
Los días son horas bajo tierra mirando al cielo,
Solo me queda existir,
Y ver como lentamente muero.

La angustia es mi fuente de energía,
La vida, mi constante agonía;
Ya no me queda nada,
Es tan triste, que ya no veo el sol...
Tan triste, que ni siquiera late mi corazón.

Muerto en vida; es mi definición...
No tengo amor, Odio ni pasión;
Es la tierra mi infierno personal,
Soy una mera ilusión que a los ojos parece real.