La vida se dio tanto a ricos como pobres,
A locos y cuerdos;
A caballeros y cerdos...
A blancos y negros,
Nadie es mejor que nadie,
Todos tenemos el mismo color de sangre.

Nadie debe insultar,
Nadie debe matar;
Pero todos lo pueden hacer,
Porque la vida nos dio esa capacidad;
Pero nunca olvidemos,
Que también nos dejó discernir entre bien y mal.

El destino de cada uno,
Lo hizo lo que hoy es;
No creo que un bebe haya nacido malvado,
Ni que un pequeño resien llegado...
Pueda distinguir entre bueno y malo.

La sociedad nos hace,
El destino nos da la oportunidad;
Y la vida nos la regalan;
Para aprenderla a aprovechar.