KATY PERRY Y LADY GAGA: LAS NUEVAS DIVAS DEL POP

Me gané un pleito hace días cuando me referí a Katy Perry como una nueva diva. Un par de amigas se tomaron la cosa a pecho y me apabullaron con nombres que en realidad esperaba: ¡Siouxie Sioux!, ¡Debbie Harry! ¡Esas sí son divas!, espetaron en el Facebook para diversión de los cientos de anónimos presentes. Yo les contesté que eso de ser tan canónicos y vociferar “divas, las de mis tiempos” es de los abuelos.

Lady Gaga Y Kathy perry las nuevas Divas Del Pop

Por supuesto que empeoré la cosa, es que mi curiosidad era ver hasta dónde llegaba el asunto.
Correcto, nadie dice lo contrario; Deborah Harry y Siouxie Sioux son iconos en el Olimpo personal de miles. Igual la reina Madonna. ¿Cindy Lauper? Vino a Lima el año pasado, ¿alguien en realidad la anduvo siguiendo los diez o quince años anteriores? Propongo actualizar el cuadro de honores y aunque el tema da para largo, esta vez quiero darme el lujo de ser arbitrario y nombrar a dos damas como divas reinantes del nuevo pop, un trono compartido: Katy Perry y Lady GaGa. ¿Por qué gasto bytes en escribir sobre ambas en un blog de rock? Porque una cosa llevó a la otra.

pop
Primero dibujo un marco conceptual de lo que entiendo por “diva”. Sin mirar diccionarios veo en una diva a una personalidad distintiva dentro de la cultura pop que se distingue por su actitud en busca de exposición, por su capacidad de impulsar modas en el vestir y actuar, en su capacidad de llenar todos esos nichos que incumben al -hoy agonizante- marketing musical.
Escandalo

Hablando de música pop esto incluye videos con los mejores directores, ropa no de las marcas más elegantes sino de las más trendy (que marcan tendencia), productores costosos al servicio de sus caprichos musicales (Perry tuvo el apoyo de Glen Ballard -Alanis Morissette- y Dr. Luke -Avril Lavigne- para One of The Boys (2008), con el que saltó a la fama. Su primer disco, el álbum de música cristiana Katy Hudson, salió en 2001 ) y los medios de comunicación dándose cabezazos por hallar entre ellas a la eterna “nueva Madonna” aquella que nunca pudieron ser ni Cristina ni Britney, mucho menos Jessica Simpson. Clase, desenfado, sensualidad y en muchos casos una posición sexualizada ambigua se han vuelto elementos accesorios aunque cada vez más presentes

lady gaga

Aquí el nuevo vídeo de Katy Perry, que suena en nuestras radios estos días con la pegajosa “Hot ‘n Cold”. Esto se llama “Waking Up In Vegas”, y déjenme decirlo, hace mucho que no se hacían videos así de glamorosos, que dieran tanto placer visual en cada toma. Yo lo pongo como candidato a mejor dirección, edición, diseño de producción e interpretación femenina de cualquier concurso en el que pueda participar. Ahí va:


link: http://www.youtube.com/watch?v=kTHNpusq654

¿Productos comerciales? Por supuesto. ¿Descartables? Un momento. Lady GaGa (que recibió el sobrenombre por “Radio GaGa”, la canción de Queen; su verdadero nombre es Stefani Joanne Angelina Germanotta y nació en Yonkers, Nueva York) y Katy Perry (en realidad, Katy Hudson, pero que adoptó el “Perry” debido a que la actriz Kate Hudson es más conocida), vinieron desde abajo y fueron rechazadas varias veces hasta que les llegó la oportunidad.
Ambas comparten además un par de datos importantes: las dos son cantautoras, las dos dominan bien instrumentos (GaGa el piano, Perry la guitarra) y ambas se ganaron y se ganan algunos dólares más componiendo para otros. Recalco, ambas ya tenían una reputación ganada como músicas antes que les llegara el turno de brillar en YouTube y MTV. GaGa ha causado tal revuelo con su electro-pop inteligente que incluso la revista The New Yorker le ha dedicado un buen texto en su edición de abril. El título es “¿Cuán tonta no es Lady GaGa?” (El resaltados es mío).
Por si no la conocían, aquí está Lady GaGa.


link: http://www.youtube.com/watch?v=6qGQwRYu2qQ

Y si en algo cuentan estos datos, tanto la chica-que-le-gusta-besar-a-otras-chicas como la fashion victim GaGa vienen de estrictos hogares cristianos: Católica la una (Lady GaGa) y cristiana evangélica la otra (Katy Perry), ambas se dedican ahora a un nuevo rol de abanderadas de la bisexualidad. “El error más común que la gente comete conmigo es pensar que solo soy así por ser un artista”, dice GaGa. “La verdad es que soy como soy todo el tiempo. ¡De veras me he vuelto loca!”. Tecladista virtuosa, sus golpeteos dance heredados de los 70s y 80s son celebrados por la crítica a una sola voz.

kathy perry

En esta lista me hubiera gustado poner como tercera en disputa a la artista de hip hop británica de origen ceilandés (Sri Lanka) Mathangi Arulpragasam, la originalísima y superlativa M.I.A., pero ella misma prefiere mantenerse en un registro semi-underground. Por desgracia, han removido el video de YouTube (donde hacen un cameo nada menos que los patriarcas del género, los Beastie Boys), pero pueden escucharla aquí, en “Paper Planes”, donde usa un sample de The Clash sacado de “Straight to Hell”.
Pongamos también a M.I.A. para variar un poco.

Lady Gaga Y Kathy perry las nuevas Divas Del Pop

Britney y Cristina son una indigestión de la década anterior. Janet Jackson, devaluada. ¿Beyoncé? Buena pregunta, yo le auguro un futuro decente y predecible en el rango de Mariah Carey, sin ninguna intención de transgredir nada. A lo sumo, sus frenéticos contoneos neoafricanos son su mejor marca registrada. Buena voz y belleza, hay varias con eso. Por ejemplo Rihanna. Aunque mucho mérito tienen sus productores, la chica no compone casi nada.

pop

En la otra orilla Katy Perry, desde que hizo de las escenas lésbicas algo demasiado chic y casi aptas para todos con su video “I Kissed A Girl”, ha sido fija en presentaciones especiales y premiaciones musicales en el mundo. Fotógrafos, reporteros y consumidores de Internet la aman por sus ojos enormes y verdes, su cuerpo espectacular (que ya le valió una sesión de fotos en Esquire) y su carácter asequible, además de tener uno de los blogs más divertidos de un artista. The Fame, el álbum de Lady GaGa, es una amalgama perfecta de histrionismo pop, electrónica y dance.
El estilo visual de GaGa me recuerda en un instante a dos nombres vitales de la estética excesiva de los ochenta: Grace Jones y Devo. Es divertido además seguir el universo que se ha creado GaGa con sus alusiones a una ficticia “House of GaGa” (Casa de GaGa), su supuesta guarida pop. “(The Fame) trata de cómo cualquiera puede ser famoso”, dice ella. “La cultura pop es arte”. Aquí hay otro artículo sobre ella en New York Magazine.
¿Lilly Allen? Lo interesante de ella es que fue una hija completa de Internet: se hizo conocida cuando los adictos a MySpace descubrieron las canciones que ella colgaba en su profile, las pidieron agresivamente y forzaron a EMI a garantizarle un contrato. Nadie duda que sin Lilly Allen, Katy Perry no sería posible, incluso Allen misma declaró que Perry “es una versión más delgada de mí para el mercado estadounidense”. Y eso que ambas son amigas. El problema con Allen es que también tiene una tensa relación con la fama. Empezó riéndose de ella, y poco a poco fue ganada por su aversión a ella. Y las noticias que llegaban de ella empezaron a ser escalofriantes: ¿Un supuesto aborto? ¿Un tercer pezón mostrado en TV? ¿Apologías a las drogas una y otra vez? Para colmo, su nuevo disco, It’s Not You, It’s Me prometía bastante pero es oscuro y flojo.
Amy Winehouse. Es un buen nombre pero quiera ella misma salvarse de la espiral descendente en la que se encuentra su carrera. Además, la cobertura de sus escándalos le ha impedido expresarse sobre algo más que no sea dar explicaciones sobre sus adicciones

Escandalo

¿Björk y PJ Harvey? Ellas no son divas, son musas, ya son escalones más altos. Son categorías en sí mismas.
Revisemos nombres: Fiona Apple… inconstante, conflictiva, difícil de generar empatías más allá de sus composiciones. Goldfrapp… no se olviden que Alison Goldfrapp integra un dúo que completa el tecladista Will Gregory. Feist es indie total, dejémosla tranquila, se queda en la misma banca con Liz Phair y Tanya Donelly, la aspirante a estrella alternativa de los noventa (sí, ya sé que estoy haciendo una paella de rock mainstream, pop, electrónica y etc…. pero una vez al año…). Pero no se trata de botar nombres porque sí. Hablo de divas del pop anglosajón de HOY. Cher es un gran nombre sino fuera porque saca una buena canción cada diez años (“If I Could Turn Back Time”, 1989; “Believe”, 1998) y aún esperamos la de esta década.
Solo suban el volumen y escuchen a Lady GaGa cantando “Summerboy”.
O conozcan un poco más de la House of Gaga:


link: http://www.youtube.com/watch?v=ockdsFcINXM

¿Santogold? La veo como una versión menor de M.I.A. Fergie es una buena carta contra mi postulado aunque debo decir que además de no componer y dejarnos alterados con su figura, Fergie… no tiene nada qué decir. Si tan solo Sarah MacLachlan o Alanis no se hubieran ido en picada sino en ascendente (me confieso seguidor a muerte de MacLachlan en Surfacing, 1998), el panorama sería otro. Quizá.
Entretanto, Lady GaGa y Katy Perry refrescan, animan y dan mucho para hablar. Si no te gusta una, tienes la otra. Si no te gusta ninguna, ahí tienes cualquiera de los otros nombres de esta lista. Perry, con su look kistch de Lolita retro y potente voz provocando discusiones acaloradas, es un encanto. Pero ya que Perry tiene más exposición por estos lares, recomiendo investigar a Lady GaGa un poco más.
Después de todo, la chica se subió al escenario con el cantante de The Killers, Brandon Flowers, para cantar junto a Pet Shop Boys en los Brit Awards de este año. Y como buena devota de Andy Warhol y David Bowie, ha prometido que sus shows siempre incorporarán “arte, multimedia, tecnología, moda, tecnología y cine”.
O pueden olvidarse de todo lo dicho líneas arriba. Sí, pueden optar por odiar todo lo pop por la sagrada gloria al rocanrol. Pero al menos con este par, se estarían perdiendo de un buen momento.

AweeeeeeeeeesOOOooooomeee!!!!!