Algo raro para meditar

En una celda vacía, fría, ahí estaba, un cuchillo en la mano y muchas ideas locas volaban en la mente, muchas veces al salir de la habitación, e ir a ese lugar, volviendo al hoyo oscuro, tocando un fondo cada vez más oscuro, tantas veces pensando en lo mismo, buscando a una persona que sea capaz de comprender sin juzgar, sin dañar, con la intención verdadera de ayudar, pero por causa del mismo orgullo se cerraron las puertas del corazón, por no escuchar la desesperación del alma, hasta lo más profundo del interior, hasta llegar a la soledad más cruel y feroz que alguien puede resistir jamás, buscando felicidad en un olvido desesperado jamás encontrado, buscando salida donde no la hay, es así como llegué hasta aquí, hasta el punto máximo de la locura y la estupidez más grande; que por miedo a lo que sigue después no se cometió, ¡gracias a este miedo! de lo contrario es probable que ahora mismo una familia estuviera enlutada con el alama de uno de sus miembros condenada, bajo miles de kilómetros de tierra ardiente con llamas abrazadoras y demonios torturadores sin piedad, llenos de maldad. Por fortuna ese momento jamás llegó, agradeciendo a la persona que sin saberlo un día donó un abrazo, lamentando haber valorado ese abrazo a tiempo, amar a quien no ama y depreciar a quien en realidad ama, a quien quiere tal como se es, lamentar el tiempo perdido, con personas que solo se acercan cuando se ven beneficiados por la presencia del prójimo, sacando desde luego algún provecho de ello, pero que en realidad sus corazones estaban demasiado lejos. Es por esto que este texto un tanto enredado escribo, para darle un molde a algo que no lo necesita, la soledad, el llanto no soluciona nada material o físico, pero libera el alma, sana el corazón del ser humano y sacia la sed de alivio interior dentro de sí.

Con love, a friend


Esto es un trabajo origianal de un escritor poco conocido pero muy bueno en realidad llamado Elías Ramírez, todos los derechos están reservados, favor no usar con fines lucrativos agradezco sus comentarios y gracias por leerlos

1 comentario - Algo raro para meditar