Soldado estaba a punto de morir pero una protectora de animales de Hampshire le salvó la vida. Este perro estaba condenado a una muerte segura después de que su antiguo dueño le hubiera dejado de dar de comer durante meses.

Cuando la protectora le encontró, el animal no pesaba ni la mitad del peso considerado normal para un perro de su raza. Ahora, Soldado, que ya pesa 42 kilos, se recupera en la perrera a la espera de un nuevo amo.

Estaba prácticamente en los huesos. Soldado apenas se podía tener en pie cuando fue encontrado por una protectora de animales de Hampshire. Este perro estaba condenado a la muerte después de que su dueño le hubiera dejado sin comer durante meses y meses, según el diario Daily Mail.

Mientras, su antiguo dueño está siendo procesado por maltrato animal.