El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Fauvismo

El fovismo, también conocido como fauvismo, en francés fauvisme, (aprox. 1905-1908) fue un movimiento pictórico francés caracterizado por un empleo provocativo del color. Su nombre procede del calificativo fauve, fiera en español, dado por el crítico de arte Louis Vauxcelles al conjunto de obras presentadas en el Salón de Otoño de París de 1905. El precursor de este movimiento fue Henri Matisse y su mayor influencia en la pintura posterior se ha relacionado con la utilización libre del color.

Origen del nombre

El término fovismo surge durante la celebración del Salón de Otoño de 1905 ya que se presentaron numerosas obras a concurso y aparecieron problemas a la hora de clasificar y encajar algunas de ellas. Fue algo parecido a lo que pasó en su momento con los impresionistas cuando una serie de pinturas fueron calificadas de «incoherentes» y sus autores excluidos del salón por expresarse de un modo intenso y diferente. El crítico Louis Vauxcelles afirmó sobre ese conjunto de obras: “Mais c'est Donatello parmi les Fauves” ('Esto es Donatello entre las fieras'), por lo que de la palabra fauve se derivó en fauvisme (fauvismo o fovismo). La mención a Donatello se debe a que en la misma sala había una escultura de corte renacentista. Los autores de las obras no dieron importancia a lo peyorativo del nombre «fauvisme», sino que, en cambio, lo adoptaron como distintivo de sus obras.

Contexto

En 1904 Henri Matisse considerado padre del fovismo, pintó Lujo, calma y voluptuosidad, considerada como la obra síntesis del postimpresionismo que fue fruto de un ejercicio de búsqueda personal y se convirtió virtualmente en un manifiesto de lo que sería el fauvismo poco después. La utilización subjetiva del color y la simplificación del dibujo empleados por Matisse sorprendieron a todos cuando fue expuesto por primera vez, mientras que su desinterés por el acabado y sus colores chillones le granjearon el desprecio de la crítica cuando expuso sus paisajes, pintados en Colliure, en el Salón de Otoño de 1905. Allí también se expuso el Retrato de la Señora Matisseo la La Raie Verte (La línea verde) donde se presentaba como una caricatura de la feminidad y una excentricidad en la pintura de retrato.
El repudio de la crítica convirtió al fovismo en el grupo de vanguardia en París, poco después Maurice de Vlaminck se unió al fovismo de Henri Matisse y André Derain. Como movimiento expresionista, apareció cronológicamente a la vez que el Expresionismo alemán, con una propuesta de protesta contraria al Positivismo, al Naturalismo y al Impresionismo. Sus principales influencias vienen de Paul Gauguin y de las ideas de Zola, Nietzsche, Stirner y Huysmans.
Aunque concebían la actividad artística como consecuencia de un impulso vital, su punto de partida fue la resolución de problemas puramente plásticos, como el empleo del color en una doble función plástica y constructiva al mismo tiempo. El maestro del grupo fue Gustave Moreau, en cuya escuela estudiaron Matisse y Rouault, Marquet, Manguin, Camoin y Jean Puy. Moureau no enseñaba ninguna doctrina sino que forzaba a sus alumnos a pintar con independencia y con la técnica que fuera más adecuada a su temperamento. De la obra de Gauguin aprendieron la libertad en el uso del color, que llevaron al extremo (los colores como cartuchos de dinamita, que diría Derain), así como la liberación del temperamento y el instinto personal. También admiraban la capacidad de síntesis y el sentido decorativo de la obra de Gauguin. Para los fauvistas el cuadro debía ser expresión, no composición y orden.

Características

• El fundamento de este movimiento es la liberación del color respecto al dibujo exaltando los contrastes cromáticos. Los artistas fauves van a trabajar con la teoría del color interpretando qué colores son primarios, cuáles son secundarios y cuáles son complementarios. Mediante este planteamiento consiguieron una complementariedad entre colores, lo que producía un mayor contraste visual y una mayor fuerza cromática.
• Este planteamiento, conocido como modelo RYB, clasifica los colores en:
o Colores Primarios: rojo, amarillo, azul
o Colores Secundarios: se obtienen mezclando colores primarios: rojo + azul (violeta); rojo + amarillo (naranja); amarillo + azul (verde).
o Complementarios: se entiende por color complementario de otro, el color que se sitúa en la parte opuesta: para el verde es el rojo, para el azul es el naranja y para el amarillo es el violeta.
• En esta búsqueda tan dirigida hacia el color se olvidan otros aspectos como el modelado, el claroscuro o la perspectiva. La técnica pictórica fovista emplea toques rápidos y vigorosos, trazos toscos y discontinuos, aunque se cree distorsión en las figuras: se persigue dar una sensación de espontaneidad.
• Otra característica de esta pintura es su intención de expresar sentimiento, algo que anteriormente intentaron los pintores Nabis. Esto hace que percibieran la naturaleza y lo que les rodea en función de sus sentimientos.
• El dibujo será un aspecto secundario para estos artistas, sin embargo Matisse no se olvidó de su importancia. También se destacaba la función decorativa y se empleaban las líneas onduladas.
• Defendían una actitud rebelde, un intento de transgresión de las normas con respecto a la pintura. Buscaban en definitiva, algo diferente, que les hiciese avanzar en el ámbito artístico.
• Con respecto a los temas que pintaban existía gran variedad: algunos pintarón el mundo rural y otros el ámbito urbano. Algunos realizaron desnudos e interiores, mientras otros preferían la pintura al aire libre influidos por las costumbres del impresionismo, otros mostraban la importancia de sentir la alegría de vivir.
Cerca del impresionismo, que supone una ruptura sustancial con la pintura academicista, surgieron en el panorama artístico nuevos movimientos pictóricos, algunos de corta duración. A pesar de su breve vigencia, constituyen los pilares de una línea evolutiva coherente; este es el caso del fauvismo, movimiento que no llegó a cumplir diez años de existencia, pero cuyas investigaciones estéticas y técnicas constituyeron, sin embargo, un elemento esencial de una etapa crucial de la historia de la pintura contemporánea.
La invención de la fotografía hizo surgir entre los jóvenes pintores la inquietud por la investigación de nuevas fronteras en el arte y sobretodo, de una mayor subjetivación. Con objetivos parecidos y con la misma concepción subjetiva de la pintura, nacen por las mismas fechas los dos movimientos pioneros del siglo XX: el fauvismo y el expresionismo, los cuales utilizan como instrumento de su concepción la exageración de la experiencia. Utilizan este método para hacer más fácilmente comprensible y comunicativa la pintura; emplean los mismos métodos (la síntesis, la ausencia de detalles accidentales, la concisión y la discontinuidad); ambas tendencias artísticas pretenden los mismos fines: el efecto, la expresión. Sin embargo, hay aspectos que separan los dos movimientos: los fauvistas no se preocupan del sentido metafísico y de los problemas sociales (cosa que si hacen los expresionistas). El fauvismo goza más con la investigación plástica: la pasión por el color será su manifestación más ostensible de este goce.
Esta despreocupación de los fauvistas por el sentido metafísico y profundo de la existencia los induce a crear una estética violenta pero armoniosa, lejana de todo pesimismo: rebeldes ante la concepción clásica del realismo idealista, proponían la comunión de los espectadores con las visiones subjetivas que nacían de la sensibilidad del artista en contacto con la naturaleza.
Se trata, según Matisse, de "choques", de sensaciones violentas provocadas por el artista con imágenes que nacen en el pensamiento del poeta. Basados en las nuevas tentativas de organización propuestas por Cézanne, Manet, Van Gogh y Gauguin, que consideraban el color como elemento susceptible de ser empleado en toda su potencia, los fauvistas empezaron a elaborar su estética, su visión particular del mundo: pretendían que esta visión fuera más auténtica que la de la apariencia. Tomaban de la objetividad sólo algunos aspectos indispensables. Tuvieron como fin supremo construir por medio del color: aunque este amor por color puro fue la causa de la muerte del grupo.

Orígenes y desarrollo (1905-1909)

El arte de Van Gogh se considera como una de las fuentes del fauvismo y del expresionismo (por ejemplo El catorce de julio). La influencia de Gauguin en el nacimiento del fauvismo también es muy notable: El caballo blanco o El Cristo amarillo llaman la atención por el elemento que el pintor reconoce como primordial en su obras: el color. Mujeres de Tahití o Ta Matete perfilan ya algunas de las características técnicas del fauvismo: riqueza cromática, ausencia de modelado, ruptura con la perspectiva clásica... Es, pues, bajo la influencia de Van Gogh y Gauguin, como también de Manet y Cézanne, que se formaron los primeros fauves, sin olvidar, la parte que aportaron las estampas japonesas y las vidrieras polícromas, dada la estima que tenían por estos objetos.
En el año 1898 Marquet y Matisse ya trabajaban juntos; por medio de Derain se establecería el contacto entre los máximos representantes del movimiento: Viaminck y Matisse (1901). Pero cuando su pintura produjo un fuerte impacto en la crítica fue en el Salón de Otoño de 1905. El crítico de arte Louis Vauxcelles dio el nombre de cage aux fauves (jaula de las fieras) a las obras que se exponían.
Pero ya hacia el año 1908 o el 1909, cada fauvista seguía su propio camino. ¿Por qué? Por agotamiento. Habían agotado hasta tal punto su ímpetu, su agresividad artística, que se vieron forzados a derivar hacia una manera más serena de ejercer su arte y hacia un cromatismo más contenido.

"Los colores llegaron a ser para nosotros cartuchos de dinamita, cuya misión era descargar luz. Acometíamos el color directamente. Era maravillosa, en su frescura, la idea de que podía elevarse todo por encima de la realidad".
Derain

Estética y formas

El fauvismo no es un movimiento teórico (como lo son, en cambio, el futurismo o el dadaismo): No tenían más catecismo que el que les dictaba su sensibilidad de artistas.
"Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, dirigido a todo aquél que trabaje con el cerebro, tanto al hombre de negocios como al artista de las letras, una cosa así como un lenitivo, un calmante cerebral como una cómoda butaca donde uno reposa después de la fatiga física" (Matisse)
Tienen una temática casi exclusivamente paisajística: continuando con el criterio impresionista de la pintura al aire libre, elaboran una obra en contacto directo con la naturaleza. Porque el fauvismo es, sobre todo, el producto de la libertad artística, de la ausencia de limitaciones. Liberados de los prejuicios de la anatomía, de la perspectiva convencional, de la proporción, los fauves construyeron su propia técnica.

Técnica:

1. Simple, directa, concisa;
2. Uso de los colores puros, tal como salen del tubo;
3. Deseo de captar rápidamente la imagen forjada en la mente;
4. Dibujo simple, parecido a un arabesco; sin embargo, es, juntamente con el color, el elemento trascendental del cuadro;
5. A veces las figuras y los objetos llevan un contorno negro, delimitador, que suple la falta total de modelado;
6. Utiliza, pues, los perfiles y, así, consigue este efecto de monumentalidad y síntesis;
7. La fuerza del valor de sus cuadros está en la disposición de los elementos, en la composición de un conjunto expresivo y armónico;
8. Para los fauvistas, el cuadro es un espacio espiritual: no se trata de copiar el color y la luz, como habían hecho los impresionistas, sino de expresar la luz a través del color; teóricamente y prácticamente los fauvistas inician el camino hacia el arte abstracto.
Objetivo pictórico:
1. A pesar de que el grupo no se homogeneiza ni tiene un programa definido, sus componentes se oponen a la ornamentación hedonista del Art Nouveau y a la evasión espiritualista del simbolismo.
2. Afrontan críticamente y quieren resolver una serie de problemas específicamente pictóricos, como el de la dualidad sensación (el color) y construcción (la forma plástica, el volumen, el espacio) potenciando la constructividad intrínseca del color.
3. El principal objetivo de su investigación era, pues, la función plástico-constructiva del color. Pintan con pinceladas separadas, limpias, dispuestas en un cierto orden o ritmo, que dan el sentido de la materia concreta, del color y de la construcción material de la imagen. La naturaleza de este orden o ritmo es:
o Cézanne: El orden intelectual de la conciencia;
o Signac: La ley óptica de los efectos de luz;
o Van Gogh: El ritmo profundo de la existencia traducido en gesto;
o Fauvistas: La estructura autónoma, autosuficiente del cuadro como realidad en sí misma.
(El itinerario paralelo de Matisse seria André Gide: una novela es un sistema autónomo y cerrado, cuya ley estructural no es ni la verosimilitud del hecho narrado ni la coherencia psicológica de los personajes).
Con la oposición entre La joie de vivre (1 905-1906) de Matisse y Las señoritas de la calle Aviñón (1907) de Picasso muere el fauvismo y nace el cubismo.

Representantes:

• Maurice de Vlaminck
• André Derain
• Othon Friesz
• Raoul Dufy

0 comentarios - Fauvismo