El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Hasta que suena el teléfono (cuento propio)

Hasta que suena el teléfono (cuento propio)


HASTA QUE SUENA EL TELÉFONO


Después de un arduo día de trabajo, filas interminables para tomar el autobús, y la multitud de desconocidos, apáticos, cansados, molestos y al borde del colapso, como ella, al fin Julieta llega a su frío y desolado departamento. Ya hace mucho que no le puede llamar a ese sitio “su hogar”, pero sigue siendo el lugar donde se despoja de todo.

Su bolso es pesado; está cargado de papeles por revisar, documentos por llenar y un teléfono apagado. Por eso es de lo primero que se deshace, aligerando su hombro y abandonándolo sobre la mesa de centro. Después se quita el reloj de pulsera, le sigue el saco, y se encamina a su habitación.

La cama está impecable, hace meses que sólo la usa para dormir, y a veces ni para eso. Piensa tomar asiento, desacomodar un poco las sábanas, quitarse las zapatillas y dejar que el tiempo pase, como si no hubiera un “mañana”. Pero se queda de pie, y así se descalza, con la mirada fija, como ausente, perdida o hipnotizada.

El frío recorre la planta de sus pies hasta alcanzar la espalda, provocándole un estornudo, que resuena con eco en el pasillo, pero no hay quién le diga: “salud”.

Camina hasta el baño, y frente al espejo se quita los aretes, se deshace de la cinta y los pasadores con los que aprisionaba a su pelo, y abre el grifo. Llena el lavamanos hasta el límite y zambulle su rostro en el agua helada. Después de un rato, e ignorando cuánto tiempo ha pasado, abre los ojos, pero no saca su cabeza hasta que su cuerpo le exige un respiro.

Abre la llave de la regadera y vuelve su mirada al espejo. Delante de él, se desabotona poco a poco la blusa, la deja caer y hace lo propio con la falda. Después se despoja de las medias, y le sigue su ropa interior, que al igual que el resto, termina en el suelo; sin vida ni voluntad, como ella.

Se mete a la regadera y las gotas golpean delicadamente su piel desnuda, devolviéndole por un instante las ganas de vivir.

Frente al fluir del agua tibia, siente cómo se quita de encima las presiones del día, disminuye la tensión de sus hombros, así como se regulariza su ritmo cardiaco y respiración.

Poco a poco, siente cómo su piel se desprende del cuerpo, la grasa, los músculos, sus vasos sanguíneos y nervios se separan de los huesos, se disuelven los tejidos de sus órganos, y se diluye la sangre, que se arremolina, como un coctel carmesí, con dirección al desagüe.

Hasta que suena el teléfono.



propio
rutina


cuento




Hasta que suena el teléfono (cuento propio)


propio

22 comentarios - Hasta que suena el teléfono (cuento propio)

@vidrioso
Mmm un cuento muy relajante después de un ajetreado día de trabajo rutina
@samiraa
Me encanto la imagen final: Poco a poco, siente cómo su piel .

Muy bueno, me gusto la sorpresa.

Gracias por compartir
@roy_vader
Últimamente me siento así
@OliverTours
Muy bueno Moi. Como me tenes acostumbrado. El final es impecable
@El_Chapo_Guzman
muy bueno, lo unico que no me gusto fue lo del estornudo
mañana regreso con points
@Meteor_B
Quién no ha sentido tal sensación alguna vez, cuando parece que no queda nada para nosotros en el mundo y simplemente queremos dejarnos ir para hallar eso que creemos perdido pero siempre hemos tenido, eso conocido como libertad. Ella mientras viva, mientras sienta puede hacer la diferencia puede levantarse y darle un giro de 180 grados a su camino. Despertar de su terrible sopor no por el sonido de un teléfono o no por uno como ese que mencionas Moisés, es tal vez el teléfono de la conciencia que siempre da el llamado de alerta para que "funcionemos" correctamente.

¡Una gran historia! Saludos Moisés.

PD: Creí que no la había leído antes, por eso entré a fin de cuentas. Pero al traspaso de la lectura la reconocí no sé de dónde pero sé que ya mis cansados ojos habían recorrido este texto. Igual no hay problema, siempre será un gusto leer uno de tus cuentos una, dos o hasta mil veces. Siempre ves cosas nuevas.
@Estrellade
Rutina cotidiana, cuando todo pierde sentido, solo el correr de los minutos y días, eso no es vida, pero tanta gente se encajona en esa realidad.
Muy lindo, y sobre todo salir goteando por toda la casa, encontrar algo para secarse las manos y que la llamada se corte, jajajajja, eso le da variedad, jajajaja!
Saludos!!
@Allum
Que hermoso y relajante! Siempre enamorada de tus escritos! +10
@spereyra93
muy bueno, reco y puntos
@tmhd
Gracias.