Vos no sos mi creación, yo soy la tuya.
Acá va otro escrito, amigos taringueros, gracias por la mano que me están tirando con recos, puntos y seguirme. Son groooosos!

No te conviertas en mi sueño eterno, deja que la realidad toque tus manos y las ponga a pintar deseos.
Ayer dijiste que sin saberlo venías buscándome hace siglos, desde todas las vidas anteriores a ésta, desde los abismos de tu alma...
Que venís siguiendome en distintos momentos históricos, en lugares inverosímiles y en fantasías disparatadas...
Y finalmente sabes donde estoy...
En vos mismo, en el tiempo exacto de tu reloj, en el lado izquierdo de tu cama, en el directorio de tu teléfono y frente a vos en el bar cuando huís por las mañanas.
Vos no sos mi creación, yo soy la tuya.
Vos descubriste una mujer que está aprendiendo a descubrirse.
Una mujer que comprendió con creces que no es la desnudez lo que la enciende, sino la sensualidad de una mirada, la calidez de una palabra o la dulzura de una caricia.
Y yo, inventada a imagen y semejanza de tu búsqueda, estoy aquí, agradeciendo tu creación.

Saludos y abrazos! Buen finde!