epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El arte de la corrección

El arte de la corrección

Las etapas del proceso creativo

El proceso de la escritura tiene dos etapas bien diferenciadas. La primera es la de la escritura misma, torrencial, en que las palabras parecen derramarse sobre el papel o el teclado casi sin control de la voluntad. Uno siente la inspiración brotando por los poros, una electricidad te recorre el cuerpo, te sentís como si fueras Cervantes escribiendo El Quijote. Un error común, sobre todo hoy en día en que publicar un texto no implica más molestias que dar un enter, es el de publicar inmediatamente después de terminar de escribir. Todos hemos pasado por eso, es una tentación casi irresistible. Sin embargo, eso es un grave error. Así como el padre primerizo, llevado por la emoción, no se cansa de exaltar ante el mundo la belleza de su hijo recién nacido, el escritor, borracho de adrenalina, muere de impaciencia por mostrarle al mundo su obra maestra. Esto implica saltearse el segundo paso del proceso creativo, tan importante como el primero: la corrección.

Literatura

Qué es la corrección


Antes que nada, un consejo. Al terminar el texto hay que dejarlo, y esperar unos días para empezar a corregir. En la escritura predomina la creatividad y la emoción, mientras que la corrección es esencialmente técnica. Por lo tanto, hay que esperar que baje la adrenalina para iniciarlo, porque si no lo más probable es que no veamos nuestros errores.
Corregir implica analizar el texto en todos sus componentes, gramaticales y semánticos. Los correctores ortográficos son una buena ayuda, pero no son totalmente confiables, por lo que siempre hay que tener un diccionario a mano. La finalidad de nuestro texto es conmover, y la única forma en que eso ocurra es que el relato sea verosímil, es decir creíble para el lector, que "compre" nuestra historia. No confundir verosimilitud con realismo, se puede escribir un cuento sobre aliens o gnomos que envuelva al lector y le resulte creíble, aunque obviamente él sabe que los gnomos no existen. Hay que tener mucho cuidado de mantener una unidad lógica en el relato, si matamos al personaje en el primer párrafo no podemos hacer que aparezca después, a menos que le demos al lector una explicación para ello. Crear un personaje es un arte en sí mismo, hay que trabajarlo, pulir su psicologìa, hacer que cobre vida, volverlo humano, creíble, hacer que el lector lo ame o lo odie. Cuando leemos a un personaje como Aquiles, Don Quijote o el capitán Ahab, lo que nos conmueve de ellos es su profunda humanidad, sus contradicciones absolutamente humanas en las cuales nos vemos reflejados.
Un capítulo aparte merece el tratamiento de los adjetivos. Cuando empezamos a escribir solemos creer, erróneamente, que mientras más cargado de adjetivos esté nuestro relato, y mientras más rebuscados sean, más intenso será el texto. Eso es otro grave error.
"El adjetivo, cuando no da vida, mata." (Vicente Huidobro)
La adjetivación en literatura ha de entenderse como el arte de intensificar la expresión, sin dejarse llevar por la tentación de sobreadjetivar un texto que ya de por sí, en la mayoría de los casos, posee ya significado. Veamos algunos ejemplos.
honda desesperación, lengua viperina,dulces sueños, gran corazón, odio implacable. Lugares comunes, que en su momento, fueron originales, pero que hoy en día no sorprenden, no aportan originalidad alguna al texto, sino que lo afean. Hay que evitarlos, a menos que exista una razón que vuelva necesaria su utilización. Además, piensen una cosa: palabras como desesperación, pasíón, amor, angustia, odio, tienen por sí mismas una fuerza tremenda, por lo tanto hay que tener mucho cuidado al adjetivarlas porque es muy probable que en lugar de agregarles intensidad se la estemos quitando.
Se ha escrito muchísimo sobre el tema. Veamos que nos dice Alejo Carpentier.
Y la verdad es que todos los grandes estilos se caracterizan por una suma parquedad en el uso del adjetivo. Y cuando se valen de él, usan los adjetivos más concretos, simples, directos, definidores de calidad, consistencia, estado, materia y ánimo, tan preferidos por quienes redactaron la Biblia, como por quien escribió el Quijote.


adjetivo

Último paso de la corrección: el lector calificado


Lo ideal, antes de publicar, es poner a prueba nuestro texto con un "lector calificado", que puede ser otro escritor, alguien con estudios de Literatura, o alguien que haya leído mucha literatura de buena calidad, es decir alguien con "buen ojo". Esto es porque, por rigurosa que sea nuestra corrección, es probable que se nos pueda escapar algo. Lo digo por experiencia propia. Me ha pasado de presentar un texto, exhaustivamente corregido, en el taller al que voy, y que me hicieran notar errores que parecían obvios, pero que se me habían vuelto "invisibles".

Las Palabras

Dales la vuelta,
cógelas del rabo (chillen, putas),
azótalas,
dales azúcar en la boca a las rejegas,
ínflalas, globos, pínchalas,
sórbeles sangre y tuétanos,
sécalas,
cápalas,
písalas, gallo galante,
tuérceles el gaznate, cocinero,
desplúmalas,
destrípalas, toro,
buey, arrástralas,
hazlas, poeta,
haz que se traguen todas sus palabras.

Octavio Paz


Este es un tema que da para mucho más pero por hoy lo dejo acá. Como última reflexión, recordemos que lo más importante en un buen cuento o poema no es sobre qué escribimos, sino cómo lo escribimos. No alcanza con tener una idea genial. A mi se me puede ocurrir escribir un cuento sobre un tipo que se despierta convertido en un insecto gigante, pero de ahì a escribir La metamorfosis hay un largo trecho. Pero a no desanimarse, esta etapa tan ardua,en la que uno enfrenta al texto, lo relee, lo analiza, lo pule oración por oración, verso por verso, que a veces parece llevarnos a a callejones sin salida, tiene su reverso en la satisfacción inmensa que porporciona ver el texto pronto, libre de "impurezas".

7 comentarios - El arte de la corrección

badabach
excelente el post, muy útil y cautivador
reco +10
tmhd
Buen post, das tela de dónde cortar.
samiraa
Muchas Gracias por enseñar, uff yo sufro de aceleré. Muy valiosos consejos.

McRasta
Por suerte hace poco me di cuenta de todo esto, pero fue por pura casualidad.

Buen post